Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : educació i societat : amèrica llatina : dones
El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
24 jun 2017
Artículo de Sol Bajar, sobre el femicida Farré y sus argumentos tan propios del nuevo patriarcado, en el que los asesinos y abusadores, se hacen pasar por víctimas.
1381433_555634497823932_1673667841_n.jpg
El femicidio de Claudia Schaefer conmocionó al país en agosto de 2015. El hecho, ocurrido en el lujoso country Martindale de la localidad de Pilar, permaneció durante días en las pantallas, radios y periódicos del país. Dar a conocer los detalles del crimen, reconstruir la escena, tejer hipótesis amorosas, policiales y psiquiátricas, encontrar el punto en el que se comprobaría que en realidad fue ella la que causó la reacción “incontrolable” de Farré, fueron, como suele suceder ante estos casos, los temas del momento para gran parte del periodismo. Generar horror, culpabilizar a la víctima, despersonalizar a la mujer hasta convertirla en el titular más llamativo. El rating y la primicia, la primicia y el rating.

Si el de Claudia fue “un femicidio de manual”, como sostuvo en el juicio la defensa de su familia, la televisación de Farré, tres días después de ser hallado culpable del “homicidio doblemente agravado por el vínculo” y el “femicidio” de Claudia, también fue “de manual”, e incluso canales o periodistas que han difundido nuestra lucha no quisieron perder la oportunidad de contar con la primicia. Mostrándose compungido, desde una celda de la Unidad 46 de San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense, donde está detenido a la espera de su sentencia, el empresario habló durante horas ante las cámaras de cinco de los principales canales del país: horas enteras con sus declaraciones casi al unísono, en horario prime time.

Raiting, banalización de la violencia machista y un "espectáculo" montado alrededor de la palabra de un femicida declarado. De más está decir, pero hay que hacerlo porque es tan evidente que se oculta, que el beneficio con el que contó Farré para realizar su "descargo" es el mismo que la justicia le niega a Higui De Jesús, y a otras tantas mujeres, para relatar ante el periodismo la verdad de su historia. Esa, lamentablemente, es una noticia que no se televisa. Pero ese tiempo es el mismo que le falta a los reclamos que hace décadas sostiene el movimiento de mujeres, así como a las infinitas denuncias que desesperadamente buscan difundir cientos de familias, amigos, amigas y compañeros de las que no llegan a sus hogares al salir del trabajo o de la escuela, el tiempo que les falta a las que denuncian que son revictimizadas por jueces y policías cuando van a buscar ayuda, a las que denuncian que son despedidas por quedar embarazadas o exigir su derecho a una licencia por maternidad o enfermedad, a las que son reprimidas por exigir un salario que les permita vivir, a las que mueren en el anonimato por aborto clandestino. Para cuestionar la misoginia, no; para promoverla, sí. Por eso este viernes, rating manda, Farré inundó las pantallas.

“Yo también me considero víctima”

Entre las innumerables afirmaciones que profirió ante los medios, Farré, quien ya había sido denunciado por violencia doméstica y a quien el país conoció en aquél 2015, cuando la imagen de su cara ensangrentada apareció ante las pantallas, afirmó que está "convencido que no soy un femicida", al mismo tiempo que sostuvo que “no recuerda” lo que ocurrió en la habitación en la que reconoció haber asesinado a Claudia Schaefer con casi 70 puñaladas. Con supuesta extrañeza, no tardó en reflexionar que “evidentemente, el asesino fui yo”. Y ante una audiencia televisiva a la que se convidó a ser jurado, en un macabro espectáculo que emulaba al Gran Hermano y el reality show, el femicida sostuvo que “yo también me considero víctima” porque “una persona que mata a lo que más quiere en un acto irracional es víctima de su propio acto. Si yo estaba sano, eso no lo cometía”.

Sin dudas, sus declaraciones, similares a las que mantuvo su defensa ante el juicio por jurados, pretendían volver sobre el argumento del femicidio como un crimen cometido bajo la “emoción violenta”, un acto inimputable, una expresión “desmedida” del amor. Aunque Farré ya fue condenado y sólo resta conocer la sentencia y aunque sus declaraciones en los medios no sirven como pruebas, la colaboración explícita entre el Poder Judicial, el servicio penitenciario y los medios de comunicación, no merece menos que el más amplio repudio.

Lejos de ser hechos aislados, insólitos o irracionales, los femicidios son la expresión más brutal de la violencia machista, la reiteración cotidiana de una opresión histórica, con raíces estructurales, que garantiza este sistema capitalista y patriarcal para mantener su vigencia. No son excepciones. Esos femicidios que nos abruman con sus titulares y coberturas amarillistas, son el último eslabón de una larga cadena de violencias que se origina, legitima y reproduce desde las propias instituciones del Estado, como la justicia, las fuerzas de seguridad o el propio parlamento, donde una casta política compuesta por los partidos mayoritarios sigue posando para la foto mientras le da la espalda al genuino reclamo de Emergencia nacional contra la violencia machista, negándose a implementar las medidas concretas y elementales que exigimos en las calles.

Distinta vara

El hecho es repudiable no sólo porque colabora en el intento de desprestigiar las incontables pruebas aportadas por la familia de Claudia Schaefer, que incluyeron testimonios, pericias y hasta audios con conversaciones probatorias de la violencia que Farré ejercía sobre ella, sino también por el efecto disciplinador que pretende establecer sobre todas las mujeres, porque ese mensaje transmitido en "cadena nacional" obra también como amenaza y advertencia para las que sufren cotidianamente la violencia y aún no se atreven a denunciar su situación ante las instituciones del Estado, porque conocen la respuesta: allí también serán desoídas o revictimizadas y luego, para la amplia mayoría, no habrá recurso al que puedan acudir.

Ese mensaje y esa negativa del Estado a implementar las medidas urgentes e indispensables para palia este flagelo, como los refugios y hogares transitorios, o los planes de empleo y de vivienda, o la asistencia a las mujeres víctimas de violencia, con un presupuesto acorde, también son parte de un verdadero entramado de impunidad que niega a las mujeres sus derechos más básicos, incluído el de hacerse oir. Eso también fue lo que denunciaron nuevamente, hace sólo una semana, decenas de miles de varones y mujeres en las principales calles y plazas del país, al grito de “Ni Una Menos”. El "reclamo político" que tanto asusta a periodistas como Jorge Lanata, es claro: no nos sumamos a su demagogia punitiva; no estamos pidiendo "penas más duras" para que se apliquen sobre los cuerpos de las mujeres que murieron. Mientras luchamos por cambiar de raíz este sistema capitalista y patriarcal, estamos exigiendo a todos los gobiernos de turno, al parlamento y a todas las instituciones del Estado que se garanticen ya mismo las medidas urgentes y elementales que permitirían que estén vivas.

La entrevista a Fernando Farré tiene de fondo un mensaje desafiante: “si hablan, nadie les creerá, o serán puestas en duda… y si mueren, lo mismo”. Mucho más si el femicida es un poderoso ex gerente de empresas multinacionales como Avon, Loreal y Coty, como Fernando Farré, o si la víctima es una mujer, pobre y lesbiana a la que se intentó “corregir” con una violación grupal, como Higui. Pero no es menos cierto que a ese pacto reaccionario millones de personas le antepusieron en las calles un grito ensordecedor, que caló profundamente en amplios sectores de la sociedad, y que sigue creciendo, mostrando toda la potencialidad que tiene nuestra lucha.

Organizarnos miles para imponer nuestros reclamos

En Argentina, el movimiento de mujeres lleva años reclamando que en los medios se designe y se refleje a los femicidios como lo que verdaderamente son: expresiones brutales de la violencia contra las mujeres, y no “crímenes pasionales” o actos irracionales provocados por una repentina “pérdida de control”. La exigencia se apoya en datos alarmantes: un femicidio cada 18 horas en el país, sólo siguiendo las noticias de los diarios, y el mismo presupuesto miserable de hace décadas para prevenir, atender y contener a las víctimas de violencia.

Contra esa “normalidad” las mujeres también nos manifestamos masivamente en las calles, ganando aliados fundamentales para imponer nuestro grito. Así lo demostró el paro internacional por los derechos de las mujeres, que el pasado 8 de marzo arrancaron miles de trabajadoras y trabajadores a sus conducciones sindicales, y más recientemente la movilización del pasado 3 de junio, donde otra vez hicimos oir nuestra exigencia de "Ni Una Menos". Con esa fuerza conquistada, tenemos el desafío de avanzar y profundizar nuestra lucha, de extender nuestra organización, independiente de todos los sectores que garantizan nuestra situación de opresión, para llegar a cada barrio, a cada lugar de estudio y de trabajo, para que nuestra voz se multiplique y se fortalezca en un gran movimiento, para conquistar todas esas libertades y derechos que nos niegan.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Impresionante ejercicio de cinismo: esto ya parece ¡Salvame de Luxe!
24 jun 2017
Argentina. Como casi todos los paises de Sudamérica es un pais con unos niveles de violencia asfixiantes. Casi 8000 muertos por accidentes de tráfico (6 veces mas que en España), la mitad de ellos peatones que cruzaban su semáforo en verde. La sexta parte de ellos ciclistas arrollados por vehículos a motor. 4000 asesinatos (homicidios violentos). Secuestros, robos violentos, violaciones... 13 millones de personas viviendo en la miseria (debajo del umbral de la pobreza) incluyendo 5'5 millones de niños. No hay seguridad social, la economía 'en negro' supera el 35%, no existe el seguro de desempleo si te quedas en la calle, ni servicios sociales, ni contención del Estado...
Hay cientos de "villas miseria" y barrios de chabolas donde viven hacinados los mas vulnerables. Se está llevando a cabo un 'ajuste' (léase expolio a gran escala) diez veces peor que el que vivimos en España en los ultimos 8 años. Porque apenas queda ya nada que robar aquí. Perro come perro. Las ciudades son un infierno, los pueblos originarios están siendo expoliados de lo poco que les quedaba para dárselo a terratenientes y a las compañias mineras. Las mafias (policiales, politicas, economicas) y el narco se hacen fuertes.
De los 300 femicidios (mujeres asesinadas por violadores o parejas o ex parejas) cometidos cada año, SOLO UNO -el que aqui presenta 'Aliss'- fue cometido por un 'potentado', por un rico. Por un alto ejecutivo en un ataque de histeria causado por los celos. Los otros 299 no merecen tanto 'honor'. Porque son mucho menos 'morbosos'. No hay glamour y dólares. Ni fotos en Miami y Suiza. Porque en los otros 299 ella no es rubia de apellido nórdico ni él un ex ejecutivo de L'Oreal. Ni tampoco residen en mansiones altamente vigiladas ni tienen hijitos rubios, que quedaron huerfanos, con un padre psicopata y asesino, encerrado de por vida: ¡qué suerte tienen los ricos!
Porque cuando eres pobre, morocho y del montón, ni siquiera te conceden los quince minutos de fama... No eres mediático, ni sirves para la propaganda feminista: las 'Aliss' no te hacen ni p... caso
¡Qué pena ser pobre!
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
25 jun 2017
Si por lo menos se hubiera leído el texto, se habría dado cuenta que precisamente el artículo de Sol Bajar viene a decir lo mismo que usted dice que no dice.

La agresión de la que se defendió Higui dando muerte a uno de sus 5 agresores, y el tratamiento mediático que se le dio, contrasta con el asesinato del femicida Farré, que contó con la disponibilidad de todos los medios para hacerse pasar por víctima.

Entiendo que defienda a este femicida y que se esconda tras las muertes de mujeres pobres en Argentina que le importan menos que nada, pero que siempre dan juego para intentar poner en evidencia la violencia de los hombres contra las mujeres.

Le voy a destacar una de las partes del texto en las que expresa exactamente eso que usted niega que exprese:
“el beneficio con el que contó Farré para realizar su "descargo" es el mismo que la justicia le niega a Higui De Jesús, y a otras tantas mujeres, para relatar ante el periodismo la verdad de su historia. Esa, lamentablemente, es una noticia que no se televisa. Pero ese tiempo es el mismo que le falta a los reclamos que hace décadas sostiene el movimiento de mujeres, así como a las infinitas denuncias que desesperadamente buscan difundir cientos de familias, amigos, amigas y compañeros de las que no llegan a sus hogares al salir del trabajo o de la escuela, el tiempo que les falta a las que denuncian que son revictimizadas por jueces y policías cuando van a buscar ayuda, a las que denuncian que son despedidas por quedar embarazadas o exigir su derecho a una licencia por maternidad o enfermedad, a las que son reprimidas por exigir un salario que les permita vivir, a las que mueren en el anonimato por aborto clandestino. Para cuestionar la misoginia, no; para promoverla, sí.”

Su manipulación es tan estúpida que, nada más hablar de “niveles de violencia asfixiantes”, a continuación pone la cifra de muertes en accidentes de tráfico.

Otra de sus “maravillosas” aportaciones es la siguiente: “No hay seguridad social, la economía 'en negro' supera el 35%, no existe el seguro de desempleo si te quedas en la calle, ni servicios sociales, ni contención del Estado…”

A ver si se aclara. Cuando las feministas reclaman “penas de prisión más duras para los asesinos de mujeres…”, a usted le falta tiempo para responder que piden la tutela del estado y más penas de prisión. Ahora no intente despistar diciendo que yo estoy reclamando eso que piden las feministas, pues en más ocasiones ya he dejado claro que más leyes y más prisiones, también son parte del problema y me sobran todas. Estoy hablando de usted, no de mi. Es usted el que reclama la intervención del estado. Que las personas no se organicen por sí mismas y que el estado intervenga en su auxilio. Y ya sabemos qué sucede cuando un estado “auxilia” al pueblo.

Su país tiene tantas “villas miseria” como pueda haber en Argentina. En su país “los pueblos originarios” ya no tienen más tierra que expoliar y por eso se asaltan los fondos públicos con la corrupción y se los reparten entre políticos y empresas transnacionales. La policía de su país no es menos mafia que la de cualquier país de Abya Yala, y tampoco está exento de narcos… Las cárceles de Argentina o de cualquier otro país de Abya Yala en comparación con las de su país, no encierran menos, no privan menos de libertad a las personas encarceladas.

Sí, hay muchas muertes y asesinatos en Abya Yala, muchos de ellos instigados por las economías de países como el suyo, en el que las muertes ni son menos violentas, ni en menor cantidad. Acá o allá, cuando te matan y asesinan, estás igual de muerta.

Usted, detrás de ese “discurso” en favor de los “pobres”, como buen católico y asesino en nombre de dios, encubre su política genocida y criminal. A usted le duele que se señale a un femicida de la clase potentada porque usted es un esbirro del poder.

El femicida Ferré no mató a su mujer “en un ataque de histeria…”, la mató porque como hombre sentía que tenía derecho a hacerlo. Usted es un neoliberal tan patético que se cree que las personas desheredadas quieren “quince minutos de fama”, el mismo pensamiento capitalista que tenía Andy Warhol, ese personaje de la aristocracia artística al que una mujer, Valerie Solanas (que vivía en las calles, prostituyéndose y cuya vida nada tiene que “envidiar” a la de “sus pobres”), le pegó siete tiros y que escribió el manifiesto SCUM que tanto miedo les produce a ustedes, porque ha sabido expresar la rabia de las mujeres ante el sistema patriarcal.

Ahí tiene a una mujer pobre y nada mediática, denostada y que las feministas radicales que tanto le asustan, han sabido recuperar para la memoria sin necesidad de esos miserables “quince minutos de fama”.

Ser pobre no es una “pena”, eso solo lo puede pensar un frustrado. Ser pobre es una condición de esta sociedad capitalista de clases. Sin ricos, con justicia social y con un justo reparto de las riquezas, no habría pobres.

Usted nos quiere pobres porque así su iglesia nos podrá ayudar. No se olvide que mañana es domingo y que hay oficio religioso. Sin pobres, usted no irá al cielo.

PD.
Tengo que reconocer que mi ignorancia de su idioma, a veces me hace dudar de algunos significados. En esta ocasión “tu tía la gueña”, desconozco el significado de “gueña”. Pensé que se trataba de algún pueblo o localidad, pero no he encontrado referencias, e intentando encontrar el significado en el diccionario, tampoco he tenido demasiada suerte. Sólo era curiosidad para saber a cuales de “mis tías” se refería el comentarista descerebrado y patán que siembra ridículos cada vez que comenta.
Más amarillismo feministoide
25 jun 2017
Y ahora resulta que Allis nos había mentido en el anterior post amarillista que ha tenido a bien regalarnos, en ese decía que "Higui fue atacada por 10 hombres por ser mujer", ahora dice que eran cinco. ¿En que quedamos?

De otro lado ¿tenemos que estar siempre en vilo a ver si "El País de España", como dice esta señorona, u otros escogen para desarrollar su amarillismo socialdemócrata negociante este u otro caso scaandaloso, en lugar de los miles, millones, de otros casos denigrantes que están sucediendo y son efectos estructurales del capitalismo que nuestra señorona partidaria del idealismo generista neoliberal fomenta, para eludir las causas (propiedad privada, explotación, marginación). Toda una declaración amarillista, Aliss, la que has vuelto a hacer, en lugar de atacar las causas, hacer del negocio de los efectos (en este caso atencional y politiquero), que ni siquiera es reformismo. Pero oye, nada nuevo bajo el sol. Amarillismo puro y duro, titulares escabrosos, fomento del morbo sensacionalista, y manipulación de las miserias humanas causadas por el caitalismo para hacer negocio, precisamente ocultando las causas que la generan, de feminismo nada.

Agur
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
25 jun 2017
Aliss, dices: "Su país tiene tantas “villas miseria” como pueda haber en Argentina." OK. Me niego a discutir lo evidente. La miseria en 'Abya Yala' en diez veces peor que en Europa Occidental. Lo dicen las cifras macroeconomicas, las estadisticas, los propios habitantes. Basta con agarrar un colectivo hasta el conurbano de Buenos Aires o pasear por 'Retiro' para comprobar hasta qué punto la miseria aquí es sordida, siniestra e indecente. Vicalvaro, Canillejas, la Elipa, Singuerlin, Cornella o Ciudad Lineal son verdaderos paraisos comparados con la 'villas miseria' de las megalopolis sudamericanas.
Y no porque los europeos(as), españoles(as) o catalanes(as) seamos mejores que ustedes. Es por una cuestion geopolitica. Las potencias coloniales robaron y expoliaron, cierto (expolio en el que NO PARTICIPARON LA INMENSA MAYORIA de los europeos) pero el mayor expolio los han cometido (y lo siguen cometiendo) los criollos oligarcas y sus esbirros bajo la batuta de las potencias neocoloniales anglo-gringas.
Por eso las diferencias entre ricos y pobres en America son tan abismales, indecentes, obscenas. Ahi aun no llegó, ni se le espera, el discurso keynesiano, el plan Marshall o el estado del bienestar socialdemócrata. Es neodarwinismo de los chicago boys lo que impera. Y todo lo que lo acompaña. Represión salvaje, mafias en todos los niveles del Estado y de la pirámide social, una clase media acobardada y colaboracionista. Sindicatos mafiosos, 'barras bravas' y patotas. El Estado ni siquiera guarda las formas: es una herramienta al servicio de la élite, de la oligarquía, del imperio.
Cuesta imaginar un golpe de estado y un gobierno militar, de facto, en Europa. En Sudamérica están volviendo a insinuarse, como un fantasma que siempre estuvo vigilando.
Y el caso de la Claudia Schaefer y su maridito navajero, la verdad, apesta. A Salsa Rosa y 'Salvame que soy de Luxe'... Porque lo 'lógico' y lo 'sensato' es que el tal Farré, con su solvencia economica, hubiera contratado a un 'mecánico' y se hubiera librado de una ex-esposa de la alta burguesía, exigente e insaciable mediante un discreto 'contrato profesional' disfrazado de 'accidente de tráfico'.
Producen tanto o más dolor e indignacion cualquiera de los otros 300 feminicidios, 450 hombres fallecidos por accidente laboral, 4000 homicidios, 3000 peatones y 1000 ciclistas atropellados en Argentina cada año.
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
25 jun 2017
Hola. Una pregunta: La mujer que sale en la fotografia con gafas de sol, eres tu?
Tu eres un hombre o una mujer?
Perdona mi curiosidad.
Gracias.
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
25 jun 2017
"Fernanda", ¿importa eso?.
No cuelgo ni comento para satisfacer curiosidades. Para eso ya hay otros modos.
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
25 jun 2017
Sr ".", a mi no me cuesta reconocer mis equivocaciones. Sí, eran 10 hombres los que intentaron agredir a Higui, y no 5.

Usted confunde los errores y las equivocaciones con las mentiras, que son las que habitualmente usted, sr ".", vierte continuamente en esta web.

Le invito a que exponga dónde sucede todo eso que usted anuncia que hago.

La cuestión es que de todos esos "miles, millones, de otros casos denigrantes que están sucediendo", usted guarda mucho silencio, y solo se acuerda de ellos, para su demagogia cuando alguien señala uno de ellos.

Pero incluso en ese señalamiento, usted intenta confundir, pues no es un caso aislado, sino una situación que en muchos lugares se reproduce sin que haya comentario alguno.

Sol Bajar no escribe en un gran medio de comunicación, no forma parte de ese sensacionalismo del espectáculo mediático. Y lo más probable es que políticamente yo no coincida con sus ideas, pero eso no me priva de coincidir en alegrías por la libertad de Higui.

Antaño ustedes tuvieron miedo a los pueblos indígenas armados y que se defendían. Los exterminaron.

Luego, les dio pánico ver como los negros y las negras se autodefendían y se armaban. Los "neutralizaron". Eufemismo de exterminio.

Hoy tienen miedo de las mujeres que se defienden. Como decía Eduardo Galeano, tienen miedo de la mujer sin miedo.

Y como verá, he utilizado las palabras de un hombre con el que seguramente tampoco comparto ideas, pero no me cuesta reconocerme en algunas de sus palabras.

Lo que no soy es una dogmática totalitaria como usted. A mi no me cuesta utilizar las palabras de un hombre porque no estoy en guerra con los hombres, sino con el sistema que reproducen, ellos, nosotras y todas, solo que algunos lo hacen por convicción y porque no quieren que nada cambie, como es su caso, sr "."

"tu tia la gueña (again)"
¿De dónde proceden los criollos oligarcas? ¿A quienes sirven?

¿”potencias neocoloniales anglo-gringas”? No señor. Alemania, por no referirme a su país, vende armas a los gobiernos. Armas que serán utilizadas para la represión y las desapariciones forzadas y para armar a los narcos.

Los gringos tienen su “patio trasero” para todo tipo de experimentos, pero no fueron ellos quienes colonizaron toda Abya Yala.

Si usted tiene cierta edad, o si tiene la posibilidad de hablar con alguien con la edad suficiente como para haber vivido en alguno de esos barrios de su país que dice que “son paraísos” comparados con “villa miseria”, le sugeriría que le preguntara cómo eran años atrás.

A mi me costaba creerlo, pero algunas personas de familias migrantes me han comentado que las condiciones de miseria no eran tan diferentes, había favelas en las faldas de las montañas o al lado de las líneas del ferrocarril o los ríos.

Y además, usted no tiene en cuenta una cuestión que no le van a decir las cifras de macroeconomía ni las estadísticas. Aquí ya no tienen tierras que expoliar, solo tenían ahorros de su trabajo, y eso es lo que han intentado expoliarles. En Abya Yala todavía hay tierras que son cuidadas y trabajadas por personas de esos pueblos originarios, y en parte esas miserias se mantienen hasta el expolio total. Y muchas de esas muertes, son consecuencia de las resistencias a que les expulsen de sus tierras.

El caso de Argentina y otros países son un poco diferentes, pues en algunos los pueblos originarios sufrieron un exterminio mayor por parte de los colonizadores y criollos que, como controlaron la economía, tuvieron suficiente poder como para incluso promover revoluciones o tomar el poder de los gobiernos.

Usted habla de que allá hay “sindicatos mafiosos”, y es cierto, y también hay quien asesina al sindicalista que lucha por sus derechos. Pero si vamos a ver cuál es la mafia más efectiva, le aseguro que es aquella que consigue lo que quiere sin tener que dejar un rastro de muertes y en eso, los sindicatos de acá han sabido constituirse en la mafia más efectiva, pues el fin de las mafias no son los asesinatos, sino el control de los negocios y la expansión de dicho control.

Y tiene razón, para qué discutir lo evidente. ¡Sabe usted por qué se llevaron esclavos y esclavas africanas a Abya Yala?

A usted le podrá parecer el asesinato de una mujer, a telebasura, pero no lo es. La telebasura la hacen los medios, a esa mujer la asesinó su marido. Del resto de femicidios podrían hacer también sensacionalismo, recurriendo a términos como los que usted expone, “miseria sordida, siniestra e indecente…”, pero allá, al igual que aquí, y no voy a discutir lo evidente, lo que sube los niveles de audiencia, por el momento no es eso. Un femicida de clase acomodada sí. Quiero decir que no es el asesinato de su mujer lo que crea audiencia, sino el asesino rico que, además, dice ser también víctima. ¿Y usted me dice que la miseria de allá y acá no se parecen?, pues parece que a ciertos niveles, la telebasura, no hay tanta diferencia.

Además le voy a proponer que cambie por un momento su mirada eurocéntrica, y que vea a las personas de una comunidad indígena, viviendo sin tener que enfrentarse a la amenaza por su territorio, ni tampoco por la contaminación de las aguas, ni por la devastación de su hábitat, invasiones de evangelizaciones religiosas, etc…

Es decir, en un imposible momento idílico, en el que las mayores amenazas sean las de buscarse el sustento, cultivar, cazar, pescar, vivir con su comunidad y los problemas de esta, procrear, seguir sus usos y costumbres, etc… Si viese a esa comunidad con su mirada eurocéntrica, podría pensar que no tienen canalización de agua, tampoco agua caliente. Que no hay electricidad, ni luz eléctrica. Que no tienen comodidades, y tal vez hasta vea miseria o pobreza. Pero si se aparta de esa mirada eurocéntrica, tal vez se de cuenta que ni es pobreza, ni es miseria.

¿Sabe usted a partir de cuándo las poblaciones indígenas empezaron a tener hambrunas?
Es amarillismo, Aliss
26 jun 2017
Buenas Aliss:

Siempre es alucinante leerle a usted. Y no se haga la inocentona, señora Aliss, usted nos endosó un superbodrio de la tal Eve Mitchell, con la conclusión teórica absurda de que para abolir las relaciones sociales de producción capitalistas habría que abolir primero al género masculino. No nos informó si acababa de decirselo Rodolfo, el hipopótamo rosado volador, en su jardín, o se le había ocurrido a ella solita cuando cocía esa mermelada de letras con que nos castigó en su texto a los tontos que caímos en la trampa de leernoslo entero. En fin, como cualquiera otra absurdidad no me indigna, lo que si es enfadoso es que al desbarre malintencionado de esta orate aristócrata obrera, lo presente usted como marxismo-femenismo y se quede más ancha que larga. Pero que, cuando le pregunté yo a ver qué le parecía semejante conclusión teórica, usted respondiera descargando sus cañones de amarillismo con estos dos textos sensacionalistas sin decir ni mú sobre los disparates de Mitchell, es para no tomarla en serio, señora Aliss.

Usted esta obsesionada con poner la política socialdemócrata de las identidades por sobre el análisis histórico de la lucha de clases. Y, lamentablemente, ya ha perdido el norte, como demuestra esta última traca de amarillismo feministoide, completamente descerebrado-descerebrante.

Agur
Re: Tu tia la gueña significa 'refutar a alguien de manera brusca sus intenciones o afirmaciones'
26 jun 2017

"Antaño ustedes tuvieron miedo a los pueblos indígenas armados y que se defendían. Los exterminaron."
RESPUESTA:
No, Aliss. Los que exterminaron a los indigenas fueron los colonos norteamericanos. En EE. UU. los pocos nativos originarios que subsisten aún viven en reservas, en su mayoria atiborrados de drogas y alcohol. En algunos estados, les permitieron que controlaran los casinos y los juegos de azar. Como si fueran los de la ONCE en España. Los conquistadores españoles se distinguieron de los anteriores por FORNICAR y mezclarse con las poblaciones originales. Seguramente gracias a ese 'pequeña diferencia' estás hoy aqui... lejos de tu paraiso Abya Yala, del que cualquier persona con dos dedos de frente sale huyendo en cuanto tiene ocasion.


"Luego, les dio pánico ver como los negros y las negras se autodefendían y se armaban. Los "neutralizaron". Eufemismo de exterminio."
Respuesta:
Una vez más, habria que recordarte que Haiti fue el primer 'pais de negros libres' en América. Y lo primero que hicieron fue exterminar a los blancos y elegir un emperador negro Toussaint Louverture. Y exterminarse mutuamente. El resultado de dos siglos de 'emancipacion negra' lo podemos ver aun hoy: el país más pobre, corrupto, peligroso y siniestro del mundo. También habria que recordarte que la aportación de los españoles -aun condenable y repulsiva- a la esclavitud africana en el nuevo mundo fue ínfima, comparada con la contribución indispensable para tal infamia de lesa humanidad por parte de reyezuelos negros, piratas anglosajones y holandeses, comerciantes arabes y judios, etc.

"Hoy tienen miedo de las mujeres que se defienden. Como decía Eduardo Galeano, tienen miedo de la mujer sin miedo."
RESPUESTA
Me alegra que reconozcas la aportación de Galeano (y espero que también la de muchos hombres decentes) a la emancipación femenina: seguramente más valiosa que la de millones de feministas radicales, que están haciendo para la emancipacion de la mujer tanto como hicieron los estalinistas para la emancipación de la clase obrera.
No hay mas que leer a la prostituta homicida Valerie Solanas y su 'precioso' manifiesto SCUM para comprender la magnitud de la tragedia feminista radical... para las mujeres.
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
26 jun 2017
Es tan extraordinario como sorprendente comprobar la capacidad manipuladora de muchos de los comentaristas. Al sr “.”, se le suma el sr “tu tia forever”

Los españoles, no solo violaron a las mujeres indígenas, también exterminaron a los hombres indígenas. Tzvetan Todorov, entre otras muchas cosas investigador e historiador, explicó el relato de cómo unos españoles se divertían soltando los mastines contra los indígenas para ver cómo los devoraban y descuartizaban en pedazos. Hay numerosos grabados indígenas del sadismo y la tortura de los españoles.

Lo de USA fue muy posterior, y sí que en una cosa tiene razón, los invasores españoles, al contrario que los anglosajones, se “mezclaron”, es decir, abusaron de cuantas mujeres indígenas pudieron, e interprete lo de “abusaron”, en el más amplio sentido del término. De dónde sino salieron tantos criollos.

Supongo que cuando habla de las reservas de los USA, de las drogas y el alcohol, lo explica porque usted estuvo allá y lo vio. Para su información, en las reservas no se permite la entrada ni de alcohol, ni de drogas, y los casinos “no se los permitieron controlar”, sino que fue otra lucha más, contra el gobierno y contra la mafia, que era la que gestionaba los casinos en los USA.

Por si todavía no lo sabía, entre los indígenas del norte y del sur se han dado momentos de encuentro y hemos tenido la oportunidad de compartir experiencias, pues los indígenas fueron exterminados incluso por “revolucionarios” como los nicaragüenses sandinistas, y en Cuba, no acabaron con ellos porque los españoles no dejaron a ningún cariba vivo.

Vaya usted a contar cuentos de la españa de la dictadura franquista a otra parte.

A lo que usted se refiere de Haiti, es a la lucha de independencia contra Francia, en la que los ESCLAVOS se revelaron. Y miente usted descaradamente porque el esclavo rebelde Toussaint Louverture, que declaró la abolición de la esclavitud y se enfrentó a franceses, ingleses y españoles, no vió la independencia. Lo mataron antes. Por tanto nunca se pudo proclamar emperador.

Para mentir debería de informarse antes. Que le parece si le nombrara a James Warren Jim Jones, un hombre blanco, pastor de congregación religiosa que la trasladó desde los USA a Jonestown en la Guyana, prometiéndoles el paraíso lejos de la sociedad capitalista, y lo que construyó en ese país afín al socialismo, fueron abusos sexuales a las mujeres, maltrato, esclavitud, explotación laboral, torturas a niños y el “suicidio” colectivo de su congregación con la excusa de la llegada del “juicio final”, y convirtiendo esa masacre en un “acto revolucionario”.

Se calcula que alrededor de 250 niños, bebés y jóvenes fueron asesinados por envenenamiento. Ahora le recuerdo que este era un hombre blanco y si fuera tan manipuladora como usted, diría el disparate de que todos los hombres blancos son igual de genocidas. Eso es lo que usted ha hecho con Toussaint Louverture, que nunca fue “emperador” y con los negros de Haití.

Usted manipula interesadamente la historia y hace pasar al rebelde Toussaint Louverture, por el déspota emperador Dessalines, que fue asesinado por el pueblo. También evita explicar que la inestabilidad política en Haití se ha sostenido a lo largo de muchos años, por los intereses económicos de alemanes, estadounidenses, franceses e ingleses que hicieron del comercio exterior su monopolio y condenaron al pueblo a la más absoluta de las miserias.

Tanto es así, que a poco de comenzar el siglo XX, los yanquis invadieron Haití, para defender los intereses económicos estadounidenses en la isla, y lo hicieron, como es habitual, “para restaurar el orden”, pues el pueblo, otra vez el pueblo, asesinó al que era presidente y nuevo déspota.

A partir de la tutela estadounidense, en Haiti se produce la sucesión dinástica de los dictadores Duvalier, “Papá Doc” y “Baby Doc” supongo que muy añorados por usted, hasta que esa saga dictatorial fue derrocada por una insurrección popular. A partir de ahí, el ejército se hizo con el gobierno y se sucedieron diversos golpes de estado.

Usted no cuenta que la inestabilidad política de Haití, ha sido siempre una cuestión de clase y racial. De intereses de estados europeos y estadounidenses que han sometido a una población, en permanente revuelta contra sus dictadores, a un genocidio a través del hambre, la pobreza y el exterminio. Sí, dictadores negros, sí, pero formados, adiestrados y armados por sus gobiernos blancos.

Y como le decía con los hombres y Galeano, lo mismo le digo con los blancos. No los odio, ni por ser blancos, ni por ser hombres. Sí por racistas, criminales, machistas, misóginos y vendidos al colonialismo burgués y neoliberal.

Su comentario es racista de principio a fin, y además patriota, negando el genocidio de los españoles. A Cortés se le conoce con el nombre de “el asesino”. Usted niega y reniega de lo que relató Fray Bartolomé de las Casas y todos los testimonios aportados por los nativos de los pueblos indígenas de Abya Yala.

El remate de su comentario, es la contribución española a la esclavitud. El comercio de esclavos desde África, se inició porque quienes explotaban las minas, decían que los indígenas no servían para trabajar. Y de ahí surgió el comercio de esclavos y esclavas africanas. Y sí, había “reyezuelos negros” que los capturaban, pero adivine por qué. ¿Acaso también quiere silenciar la contribución de su iglesia a la causa de la esclavitud?

Y por cierto, la última metedura de pata (supongo que usted es el “metepatas” habitual de los comentarios, el que está en el “cuadro de honor”). Llama a Valerie Solanas “homicida”. Entiendo que le gusta calificar así a las mujeres que, o bien no han matado a nadie, o bien lo hicieron en defensa de su vida. Valerie Solanas llevó a cabo un intento de homicidio y no un homicidio.

Su racismo y misoginia se le están desbordando.
Re: Don't shoot me, i am only the piano player
27 jun 2017
Me fascina esa capacidad que tienes, Aliss, para llevarlo todo al extremo que te conviene. Al 'o estás conmigo o contra mí'. Una caracteristica propia de los dictadores, de los fachas, de la intransigencia. Cualquier intento por dimensionar, relativizar, ponderar o situar en su justa medida es una afrente de 'lesa majestad' criptoracista, antifeminista, pseudoprogre o 'machirula'.
PARA NADA defiendo a los invasores cristianos de Abya Yala, con los que no tengo nada que ver ni por ideologia, ni beneficio, ni por herencia. En todo caso, mírate tú la parte que te toca en lo genético de Hernan Cortes y Malinche.
Creo recordar que fue en el Tratado de Tordesillas cuando el Emperador Carlos autorizó a los virreyes de América a importar 'mano de obra' africana dado que los padres de la iglesia no estaban seguros de si los nativos del Nuevo Mundo tenian 'alma inmortal' o no. Pero sí que estaban seguros de que los negros no la tenían y de ahí el apaño. Obviamente, mis antepasados arabes y judios andaban muy ocupados dejándose violar o siendo torturados por la inquisición para preocuparse de estas minucias.
No hace falta apuntar lo bien que vivian las damas españolas que se fueron a las Indias Occidentales a repoblar el Nuevo Mundo con sangre cristiana. Imagino que eso no merece comentario. Ni tampoco la extraordinaria fecundidad de los invasores con las indigenas (y vice versa).
Ni tampoco que donde mas esclavos negros se concentraron fuera en Brasil, Cuba y Norteamérica. En Brasil porque los portugueses bandeirantes se tomaron como algo personal exterminar a cuantos indios & indias encontraran en su expansion y con alguna mano de obra tendrían que sustituir a los masacrados. En el Caribe por la caña de azucar y en los Estados del Sur, por el algodón.
Lo de Haiti vino con la revolución francesa y la venta de Luisiana por Napoleón. Cabe destacar que en 1762, el gobernador español de Luisiana habia prohibido la esclavitud, que los franceses reinstauraron.
http://es.wikipedia.org/wiki/Compra_de_Luisiana
http://es.wikipedia.org/wiki/Luisiana_espa%C3%B1ola
Concedo que Toussaint no era Dessalines. (De memoria y a oscuras, todos se parecen, jeje)
http://es.wikipedia.org/wiki/Hait%C3%AD
pero no deja de resultar evidente que en la desgracia de Haití los negros han tenido tanto que ver como los blancos. Y que hubo blancos (como Galeano) que se implicaron en denunciar estas injusticias, contra la población negra y también contra las mujeres (blancas, negras, indias, mestizas, etc).
Lo que no es de recibo es ese maniqueismo de 'todos son lo mismo'. Porque esa es la razon que adujo la Valerie Solanas para disparar siete veces contra un artista gay y plutocrata desarmado que no le hacia ni puto caso. Tan feo y tan homicida lo de ella que lo del tal Farré, puestos al caso.
Asi que espero que no se me ponga usted en plan Valerie, que ya somos mayorcitos...
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
28 jun 2017
Oh!, vaya, lo descubrió. Lo que no descubrió es que intenté ponerme a su altura. Esa, la de llevar las cosas al extremo que le conviene a usted. No fuí yo quien hizo alarde sobre la historia de Haití y sus “dictadorzuelos”, o la de los españoles “se mezclaron” o no exterminaron, toda una desvergüenza para no llamar las cosas por su nombre. Que otros invasores europeos exterminaran a más indígenas, no quiere decir que al exterminio de los españoles, hay que rebautizarlo con “ayuda humanitaria”.

A su arrogancia ilustrada, he contestado con mi arrogancia ilustrada, especialmente porque en este mundo, su mundo occidental, patriarcal, racista y neoliberal, a la información se la confunde habitualmente con la argumentación, e incluso con la verdad, como si hubiera una verdad de las cosas.

He intentado explicarle que no odio a los hombres. Tampoco odio a las personas blancas. Lo mismo puedo decir de los europeos, españoles, vascos, catalanes, barceloneses o del barrio de La Pau. En una ocasión ya expliqué, sospecho que a usted mismo, que no me mueve la venganza y mi respuesta es mi manera de aplicar justicia, que usted se vea en mis respuestas, y por lo visto, no le ha gustado, aunque piensa que esa soy yo y no usted. Esta vez soy yo quien les trae los espejos que nos cambiaban por oro, simplemente para que se vean aunque no se reconozcan. Porque con tanta arrogancia, cómo se van a reconocer. Ese es el otro, esa es la otra… Alteridad le llaman a eso, y las actitudes racistas tienen mucho que ver con eso.

Los invasores españoles, cristianos, dice que no los defiende, pero ha pretendido pasar la invasión y el exterminio por un acto natural de mestizaje. El invasor no se mezcla, se apropia de… oro, tierras, mujeres, animales. Es decir, a la mujer la convierte en otra propiedad más, en otra mercancía que tiene que llevar a su mundo, junto con animales diversos y demás riquezas. A los hombres indígenas los pone a trabajar, pero como no entienden el trabajo de explotación, de esclavitud, se escapan algunos, otros mueren en el intento, los más, mueren en el trabajo. Y esos son los que no exterminaron con las armas, o con las enfermedades.

Entiendo que lo de Haiti es un error, pero lo que no es un error, es el mensaje que encierra, esconde y adorna de anécdotas. Usted insiste en que “en la desgracia de Haití los negros han tenido tanto que ver como los blancos…”, y yo le reitero e insisto en que NO.

Habla de “Brasil y Cuba y Norteamérica” como países con mayor concentración de negros. Si llevase todo al extremo, le diría que también de negras, pero entiendo a lo que se refiere y no le ando señalando estupideces. Sí que lo voy a señalar que se olvida de Haiti. Y en esos países, como Cuba, Brasil, Haiti (dejo de lado USA), ¿no es donde más cultos animistas se dan? ¿Por qué…?

Ahí tal vez encuentre una de las principales razones de porqué unos jefes negros de África, comerciaban con los europeos en la venta de esclavos.

Usted de nuevo pretende responsabilizar de la esclavitud a los propios negros. ¡Uyyy, que malos los negros! Y lo dice como si los blancos no tuvieran nada que ver, cuando ya en su Europa, tenían esclavos y sirvientes negros. No en vano el capitalismo empieza con la invasión de Abya Yala, ya hay una demanda de esclavos para llevar a un mundo, en el que no pueden esclavizar a conveniencia a los indígenas, porque una mayoría no se someten al trabajo.

Y aquí evita responsabilizar a los europeos nuevamente, a los españoles… No le habla de sentimiento de culpa, usted puede estar tranquilo aunque diga que tiene antepasados árabes o judíos, pues si usted ha nacido aquí, esos antepasados árabes o judíos, fueron después conversos, y más tarde cristianos y españoles.

Usted habla de colocar las cosas “en su justa medida”. Supongo que lo de “la medida”, se refiere a la suya, porque mi “justa medida”, ni es justa, ni tiene medidas exactas.

En una ocasión un hombre me preguntó de dónde era, y después de explicarle dónde me nacieron, me habló de “la conquista de América” y los reyes católicos. Me explicaba que Colón, que era español, consiguió conquistar “las Américas” porque la reina Isabel la católica, vendió sus joyas para que pudiera comprar los barcos y pagar la tripulación que necesitaba. Lo explicaba con cierto orgullo, como diciendo lo que alguno han soltado por aquí, que gracias a eso yo puedo estar aquí.

No voy a entrar a comentar esas estupideces, ahora. Lo que quiero explicar es que es falsa esa historia de las joyas. Por lo menos en gran medida. La invasión de Abya Yala, Las Indias para Colón, fue financiada por los judíos de Catalunya. No sorprende que, cuando los españoles vieron las riquezas que podían obtener, reafirmaran su voluntad de expulsar a los judíos, a los que debían de entregar parte de lo que trajeran. Expulsión, o conversión al catolicismo.

Por tanto, si usted tiene herencia judía, sepa que algo tiene que ver con todo lo sucedido. Se lo digo no porque tenga algo contra usted, sino para poner las cosas “en su justa medida”.

Por otra parte le felicito que se reconozca con herencia árabe, pues es algo que gran parte de los españoles niega, ellos son más de cosas de esas como la “reconquista” y “Santiago y Cierra España” (ese es el tatuaje que llevaba en el brazo un fascista).

Cuando le he llamado metepatas, usted mismo ha reconocido uno de sus errores. Por tanto no lo decía porque usted “me llevase la contraria”, sino por motivos evidentes. Decirle que no pretendo compararme con Valerie Solanas. Ustedes la juzgan desde sus miedos muy concretos. Y cuando digo ustedes, no interprete “todos los hombres”, sino ustedes, los que la juzgan.

Usted a mi me ve como ve a las feministas, a pesar de que he reiterado hasta el agotamiento que no soy feminista, que su lucha (no ellas) son un referente, pero que discrepo en muchos de sus planteamientos. Por tanto es falso ese “maniqueismo” que me achaca de “todos son lo mismo”, aunque usted por el momento no ha demostrado que sea demasiado diferente. Igual no, pero muy parecido sí. Es usted quien me ve a mi como “otra igual que se cree que todos somos lo mismo”.

Valerie no fue una homicida, y su insistencia es muestra de su dogma, de su misoginia. Tiene que crucificarla una y mil veces (y esto no lo digo por lo de herencia judía, sino por el escarnio). ¿Está usted seguro que esas fueron las razones por las que Valerie disparó a Warhol? Pues a mi me parece que sigue usted metiendo la pata.

Sepa usted que no le he llamado racista. Lo que he dicho es que su comentario responsabilizando al pueblo negro de Haiti de su situación, y negando que era por causa de los intereses de estados europeos y estadounidenses, era un comentario racista, e insiste en esa responsabilidad, cuando esos negros, seguramente estaban mucho mejor en África, viviendo con sus tribus y sus pueblos y “guerreando” entre ellos. Y cuando digo “guerreando”, no me refiero a masacrando, eso también es parte del legado de “los hombres blancos”, en una mano la cruz, y en la otra la espada.

Si quiere puede insistir en decir que estoy señalando a todos los hombres blancos del mundo, pero se volverá a equivocar, esta vez mezquina e interesadamente. Usted intenta hacerme pasar por una “extremista”, por una “fundamentalista”, al más puro estilo manipulador de los gobiernos de las democracias del sistema capitalista, y si insiste, no le va a dar resultado. Sé perfectamente que buena parte de la guerrilla en Abya Yala fueron hombres blancos, e incluso cristianos, quienes participaron en su organización. Sé que en las luchas indígenas, en las de los negros en cualquier parte del mundo, la de los aborígenes, siempre han participado hombres, y mujeres, blancos, de Europa, de España, de Catalunya…

Usted pretende hacerme pasar por lo que no soy, y ese comportamiento que me achaca, es más parecido al suyo, solo le ha faltado calificarme de loca o histérica…

Fíjese que ha pasado de “mi tía la gueña (again)”, a “pianista”. No ha entrado, como dice, intentando “dimensionar, relativizar, ponderar o situar en su justa medida”, sino arrollando un poquito a una “servidora”, y eso es un fiel reflejo, en otra medida, del cartelito que muestra la mujer de la fotografía que encabeza la noticia.

Sepa usted que aquí (sé que ya lo sabe), en no pocas ocasiones se ha dicho que la violencia de los hombres contra las mujeres, no es tal, en unas ocasiones; en otras se dice que las mujeres algo habrán hecho, y en otras hasta se afirma que esa es una violencia que sólo se da en las clases proletarias.

Mi intención no era hacer ningún espectáculo basura, sino mostrar que la violencia de los hombres contra las mujeres, no depende de las clases. Mostrar cómo los medios juegan un papel determinante en toda esa “cosmovisión”, en el imaginario que nos hacemos. Mostrar cómo los discursos misóginos, patriarcales, machistas, recurren a la línea de hacerse pasar como víctimas y no como victimarios. Mostrar…

Aquí la basura la han puesto los carroñeros “tertulianos”.

Frente a todos eso, ¿cuáles han sido sus respuestas…?

¿Cuántas de esas informaciones de muertes violentas de mujeres pobres que se dan en Argentina y en cualquier parte del mundo, han difundido? Sepa (ya sé que lo sabe), que esta no es la única muerte de mujer a causa de violencia de un hombre que he difundido.

Me piden que haga, lo que ustedes, que tanto saben y conocen, no hacen. Pero vamos a sincerarnos, a muchos de ustedes les da igual que haga una cosa u otra, porque lo suyo, lo de quienes les importa, es venir aquí a decir que lo he hecho mal, que lo hacemos todo mal. Algunos solo vienen a cagarse encima y ya está, y eso lo pueden hacer tranquilamente en el lavabo de su casa.

Tampoco busco sus aplausos o palabras “motivadoras”, no lo hago por eso, sino por avanzar en lo que nos separa y que a ustedes también les está oprimiendo.

Desde luego no voy a hacer ningún esfuerzo por convencerles sobre sus prejuicios, esos que nos separan y no nos permiten avanzar, pero sí que se los voy a señalar en cuanto me den la oportunidad.

PD
Lo de "mayorcito" es un "privilegio" que se lo regalo para usted
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
01 jul 2017
una recomendación de lectura, nada sesgada:
http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_haitiana
donde verás que lo de Haití es desde su origen un desproposito. Criollos blancos, mulatos, negros, militares, civiles, britanicos, franceses y españoles 'cubriendose de gloria'.
Entiendo que la cosa tiene mucho que ver con el 'poder de las palabras', esa 'performatividad' de la que habla Judith Butler. Negros, mulatos, blancos, varones, mujeres, ricos, pobres... son signos que no pueden definir la realidad que intentan condensar.
Querer vendernos mediante un articulo sensacionalista esos 'hombres asesinos', que además, son ricos y 'mujeres asesinadas', que además son lesbianas, viene a ser más de lo mismo. Manipulación pura y dura.
maniqueismos varios
01 jul 2017
MaDesalines_-_Huyes_del_valor_frances,_pero_matando_blancos.jpg
Aqui arriba la bonita imagen de uno de los jefes revolucionarios haitianos con la cabeza cortada de una criolla blanca... ¡en todas partes cuecen habas!

otro enlace;
http://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_Haiti_de_1804
Re: El femicida Farré y un "espectáculo" montado por cadena nacional
01 jul 2017
Muy interesante la revolución haitiana. De lo que se explica, hay dos cosas que me interesaría remarcar y que aportan algo de luz a lo que intentaba insinuar. Una de ellas es que en las revueltas mataban indistintamente a blancos y a negros leales. Y eso mismo se podía extender a los criollos, pues muchos formaban parte de la casta económica que empobrecía y apoyaba la esclavitud. En este sentido, es importante destacar que también había blancos sublevados y apoyando la revolución, y cómo en contienda de diferentes intereses, los gobiernos colonizadores, intentaban negociar con las distintas fuerzas para dividirlas y evitar que se juntaran en las revueltas. En ocasiones lo consiguieron, pero en otras fueron derrotados.

Hay detalles que me parecen importantes, pues los esclavos sublevados responden con la misma crueldad que han aprendido de los ejércitos colonialistas y esclavistas, y la reproducen en sus guerras de independencia. Los que se proclaman sucesivamente “emperadores”, adoptan los pomposos nombres y las formas de las monarquías invasoras como la corrupción, los golpes de estado, el autoritarismo, etc…

Si recuerda la guerra de tutsis y hutus y las cruentas matanzas, encontrará que esa sinrazón asesina no formaba parte de la razón histórica de esos pueblos, y que fue el “ejemplo” criminal de los invasores, lo que acabaron reproduciendo como si fuera propio.

Y la otra cuestión es que en esas revueltas estaban involucrados hombres y mujeres muy vinculadas con los rituales del vudú, especie de sincretismo entre las ideas animistas de sus orígenes africanos y del cristianismo. Es decir, una parte de la población, la más rebelde, había resistido a preservar parte de sus creencias animistas, y otra parte, aún teniendo esas creencias, se sometieron al mandato de los colonizadores.

A donde pretendo llegar es que, el comercio de hombres y mujeres africanas como esclavos y esclavas, fue favorecido por los países colonizadores que habían evangelizado parte de esos pueblos africanos, y pagaban a los reyezuelos evangelizados, para que capturaran a africanos y africanas animistas. Y es por eso que las tradiciones de la santería o el vudú siguen todavía en esos países en los que la población de origen africana, esclavos y esclavas, era extensa. Es decir, la religión tuvo que ver con la trata de esclavos y esclavas, pues los africanos y africanas evangelizados, no eran los que habitualmente formaban parte de los esclavos y esclavas capturados y vendidos.

Y sí, es cierto que “en todas partes cuecen habas”, sólo que en algunas de esas partes, está el origen, y las otras partes, lo que hacen es ponerse a su altura para no ser exterminados. No pretendo justificar nada de esto. sólo aporto las observaciones que, desde una visión crítica, intenta llegar a la raíz de cómo se ha llegado a confrontaciones tan cruentas y desproporcionadas.

Al margen de estas dos cuestiones, aclarar que “la bonita imagen” de Desaline (eso interpreto por el nombre en el pie de la imagen) “con la cabeza cortada de una criolla blanca”, y sin menospreciar la crueldad de las matanzas, es muy probable que sea una visión de los blancos esclavistas. Es decir, es una interpretación desde una ideología muy concreta, que podría decir que, si se me permite el exceso, forma parte del imaginario que pretendía crear la “prensa sensacionalista” de la época.

El artículo en cuestión del femicida, no forma parte de ese tipo de prensa, ni me parece que pretenda vendernos una idea de “hombres ricos asesinos” y “mujeres asesinadas”. El artículo hace un contraste entre tratamientos de informaciones y cómo la justicia no es equitativa y atiende y favorece a cuestiones de clase. Los medios hicieron entrevistas al femicida porque la justicia permitió incluso que los medios entraran en la prisión. Y de ahí se pueden hacer varias lecturas. La que hace la articulista es una de tantas, pero por ejemplo, a mi se me ocurre que el propio sistema de justicia, permitiendo las entrevistas a la vez que condenando al femicida, intenta redimirse por todas esas otras mujeres anónimas de mujeres asesinadas y que no acaparan ni un solo pesar, más que el de su entorno más cercano. Y estoy de acuerdo en que la situación es de tal complejidad, que a través de los signos y sus significantes e imaginarios, es imposible ”definir una realidad” que siempre nos desborda.

Muchas gracias por la recomendación.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more