Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió : ecologia : laboral : sexualitats : dones
Derechos Sexuales - Derechos Animales: Mirha-Soleil Ross Habla Sin Tapujos con Claudette Vaughan
23 ago 2003
Claudette Vaughan habla con Mirha-Soleil Ross, una activista transexual, trabajadora sexual, artiste de performance y militante por la liberación animal.
Derechos Sexuales - Derechos Animales
Mirha-Soleil Ross habla sin tapujos con Claudette Vaughan.
(from Vegan Voice, Spring 2003, issue #15)

CLAUDETTE: Para los lectores que no están familiarizados con tu trabajo, cuéntanos algo acerca de tu historia y de cómo te volviste una activista para los derechos de los animales.

MIRHA-SOLEIL: Yo soy una mujer transexual, artista de video y de performance. También he sido prostituta y activista para los derechos de las trabajadoras sexuales por muchos años. Nací en un barrio pobre de la costa sur de Montréal (en Québec de habla francesa) en una familia francófona y en su mayor parte analfabeta. En la mitad de los años ochenta, cuando tuve 16 años, ví en la televisión un documental sobre las pieles que incluyó imágenes de animales atrapados en cepos y en trampas de lazo. Me cambió la vida para siempre. Estuve tan traumatizada por lo que había visto que al día siguiente, corrí a una manifestación anti-peletera. Entonces por primera vez conocí a muchos activistas para los derechos de los animales. Tenía un montón de preguntas y ellos tuvieron buenas respuestas con el resultado de que a las 6 de la tarde del mismo día, había dejado de comer carne, de usar cuero, y estaba ávida para aprender y hacer muchísimo más. Con respecto a mi trabajo relacionado con los derechos de los animales, una de mis principales contribuciones ha incluido animar semanalmente por 4 años un programa de radio sobre los derechos de los animales. Llamado ANIMAL VOICES, el programa todavía puede ser escuchado en CIUT 89.5 FM (www.ciut.fm). También, en 1997 desarrollé el primer programa de servicio social públicamente financiado en Toronto para las transexuales y travestís de escasos recursos y que laboran en la calle. Llamado MEAL-TRANS, el programa incluyó un día por semana un comedor de beneficencia en donde servíamos la mejor comida vegana de la ciudad. Yo coordiné el programa de 1997-1999 y después de eso, dejé el liderazgo a otra mujer transexual llamada Christina Strang. Ella dirigió el proyecto muy bien hasta el año 2002 pero entonces consiguió otro trabajo en otra agencia y el nuevo personal recientemente empezó a servir carne. Otra acción que yo cumplí ocurrió cuando fui elegida Grand Marshal para la Marcha del Orgullo Lesbiana y Gay de Toronto en reconocimiento de mi trabajo en las comunidades transexual, travestí y de trabajadoras sexuales. Decidí aprovechar esta oportunidad para celebrar mi grupo preferido de héroes: el Frente de Liberación Animal. Organicé un contingente de activistas llevando pancartas que destacaban acciones del Frente de Liberación Animal abarcando dos décadas. Así que mientras un montón de lesbianas y gays âradicalesâ? de izquierda lloriqueaban de cómo la marcha del orgullo lesbiano y gay se había vuelto demasiado conservativa y apolítica, nosotras encabezamos el desfile celebrando una organización identificada como una amenaza terrorista domestica en Norte América. Me vestí como The Lady of the Beasts y los 20 activistas que me acompañaban estaban vestidos con ropa de camuflaje y llevando máscaras de coyote. Había más de un millón de gente por el camino aplaudiendo. Y cuando encontrábamos un restaurante McDonalds o una tienda que vende cuero, yo gritaba â¡La carne es asesinato!â? o â¡El cuero apesta!â? Los activistas entonces se alineaban y levantando una pierna, pretendían orinar en las tiendas. ¡Fue un gusto!

CLAUDETTE: ¿Por qué piensas que la estafa de la experimentación animal ya no ha sido expuesta en la comunidad lesbiana, gay, y transexual?

MIRHA-SOLEIL: Creo que es la entera explotación y abuso a gran escala de los animales - no solamente la experimentación animal â que hasta ahora no ha sido expuesta en ninguna forma en las comunidades lesbiana, gay y transexual. Me di cuenta a temprana edad que era un error considerar a las lesbianas, gays y transexuales como personas mas politizadas, más revolucionarias o como personas que cuidan más a los animales. Pueden ser tan centrados e interesadas en si mismos como cualquier otro grupo. Además, la comunidad gay has sido afectada por el Sida y aparte de unas excepciones, apoya las investigaciones usando animales y las multi-nacionales farmacéuticas. Siempre que se puedan convencer que la experimentación animal les ayuda a incrementar sus opciones de tratamientos para sus propios traseros, no les importará un comino la vida de cualquier otra persona ni especialmente la vida de los animales. También tenemos un pequeño grupo que se refiere a ellos mismos como la âcomunidad de cueroâ? â otro montón de llorones que se dan aires de machitos pavoneándose en sus ropas caras de diseñadores y en sus aparejos de fetiche. ¡Mejor ni empecemos! Yo crecí en una familia de trabajadores de construcción muy masculinos y ninguno de ellos necesitaba un suspensorio de cuero para sentirse más hombre. Mis dos abuelas podían noquear a un hombre en un instante y ninguna de ellas necesitaba más que su puño para imponer su poder como mujeres. Entonces toda la cultura de cuero con sus grotescos payasos tratando de revindicar sus ganas por las pieles muertas como una âopresiónâ? para mi es nada menos que una broma elaborada y de muy mal gusto.

CLAUDETTE: Has dedicado mucho de tu energía exponiendo el hecho de que las lesbianas y los gays no están dispuestos a luchar para los derechos de los animales. Tu activismo es un logro extraordinario. ¿Como llegaste a este punto?

MIRHA-SOLEIL: No me involucré políticamente en primer lugar porque quería mejorar mis propias circunstancias de vida pero porque a mi me importaban otros animales, humanos y no humanos. Estaba involucrada en el movimiento para los derechos de los animales y en otros tipos de acciones para la justicia social mucho tiempo antes de que hice algo acerca de las lesbianas, gays, transexuales, trabajadoras sexuales o de la pobreza. Y pienso que fue para mí un proceso muy saludable para el desarrollo de mi conciencia. Si te importa y si sientes repugnancia al ver un ratoncito en una trampa de pegamento en un armario, no será muy difícil convencerte de cuidar para el futuro de la humanidad. Y yo he tratado de poner mi granito de arena en plantear el asunto de los derechos de los animales en las comunidades sexuales en cualquier oportunidad que he tenido. Te voy a dar un ejemplo. En el año 2000, fui invitada por dos programadores a realizar un pequeño video para un programa especial en el Festival Inside Out de Cine Lesbiano y Gay de Toronto. El video debía ser sobre el tema del romance âtransâ?. La asistencia iba a ser muy buena, acerca de 750 personas. Entonces mi compañero y yo nos preguntamos como podíamos explorar el tópico del romance âtransâ? y al mismo tiempo denunciar el repugnante tratamiento de los animales en las granjas factoría y mataderos. Y como podíamos presentar todo eso de manera interesante y relevante para una audiencia principalmente constituida de jóvenes lesbianas, gays y trans. Acabamos usando una serie de entrevistas con un grupo de veganos sexualmente diversos quienes hablaban de sus preferencias por otros veganos como compañeros románticos y sexuales. Además, en la primera mitad del video, usamos imágenes sexualmente explícitas de Mark y yo. En la secunda mitad, usamos imágenes de animales en mataderos y granjas factoría. ¡Acabo siendo un éxito! El video â se llama G-SPrOuT! - ha sido proyectado en más de 25 festivales internacionales de cine independiente y de diversidad sexual (incluso el Melbourne Queer Film Festival). Y constantemente tenemos gente contándonos del impacto que el video les ha dado, incluyendo a muchos que dicen que dejaron de comer carne como resultado. Miles y miles de personas han visto ese video y ellas son exactamente el tipo de personas que no mirarían una cinta de metraje educativo distribuido por PETA o FARM SANCTUARY. Así que cuando oímos a los militantes para los derechos de los animales diciendo que quieren alcanzar a diversas comunidades, les decimos que necesitan repensar la manera en la cual presentan los asuntos de los derechos de los animales para esas comunidades. Necesitan tener diferentes estrategias y emplear personas que ya tienen sus raíces en esas comunidades para hacer el trabajo. Y necesitan encargarles y conferirles el poder. Desafortunadamente, parece que no hay mucho interés en aprender acerca de estos tipos de herramientas exitosas de educación y de campañas porque tratamos una y otra vez de tener G-SPrOuT! proyectado en conferencias vegetarianas o de derechos animales y nunca fue aceptado.

CLAUDETTE: Las trabajadoras sexuales han empezado a ser muy organizadas desde la década pasada, demandando reformas a las leyes que castigan el sexo comercial consentido entre adultos. ¿Estas desilusionada con la hipocresía de los grupos feministas que han rechazado el asunto mientras que afirman todavía trabajar por los derechos de las mujeres?

MIRHA-SOLEIL: Las feministas occidentales han convenientemente tratado la prostitución como el último símbolo de la violencia masculina y de la subyugación económica y sexual de las mujeres. Pero por las ultimas tres décadas, hemos tenido en el occidente â y por aún más tiempo en los países llamados del âtercer mundoâ? â grupos y redes de prostitutas quienes han claramente identificado nuestras necesidades políticas. Han articulado lo que debe ser legal/culturalmente cumplido para que podamos trabajar y vivir con más seguridad y dignidad. Internacionalmente, en este punto, tenemos consenso con respecto a ciertas metas básicas incluyendo la necesidad de tener la prostitución reconocida como trabajo legítimo y de despenalizarla. No creemos que la prostitución sea inherentemente una actividad de explotación, de degradación o que cause daño. En vez de eso pensamos que son las diferentes leyes anti-prostitución y las maliciosas actitudes culturales hacia la prostitución y hacia las prostitutas que crean un contexto en el cual nuestros más fundamentales derechos humanos puedan ser violados, un contexto en el cual algunos piensan que es correcto violar y matarnos. Nuestro análisis y posiciones como prostitutas han sido desarrollados a través de años y años de trabajo de prostitución cotidiano. No son los resultados de las especulaciones abstractas y teóricas de cualquier feminista socióloga quien nunca ha cogido a un cliente, sino que ha pasado toda su vida enterrada muy profundamente debajo de los libros en la biblioteca. Desafortunadamente, el movimiento para los derechos de los animales ha sido un movimiento social en donde las voces de las prostitutas han estado dolorosamente ausentes en la presencia de actitudes muy hirientes y de propaganda muy perjudicial, desdeñosa, y manipuladora. Escritores como Carol Adams, Gary Francione y Jim Mason regurgitan viejas divagaciones e información errónea sobre la prostitución y la pornografía que vienen de las feministas radicales de los años setenta. Estos escritores hacen comparaciones que son insultantes entre las mujeres que consienten trabajar en la industria del sexo y los animales quienes ciertamente no consienten ser matados en la industria carnicera. Y hacen eso sin hablar nunca con nosotras. Si cada uno va a empezar escribir artículos y desarrollar teorías conectando la carne con la pornografía y la prostitución y la llamada âcosificaciónâ? de los cuerpos de las mujeres, que yo insisto que nosotras como prostitutas y como trabajadoras del sexo fuéramos las primeras en ser consultadas acerca de estos temas.

CLAUDETTE: En tu espectáculo de monólogos âYapping Out Loud: Contagious Thoughts from an Unrepentant Whoreâ?, haces una conexión entre los coyotes y las prostitutas. Por favor cuéntanos más acerca de eso.

MIRHA-SOLEIL: En 1999, recibí ayuda financiera para escribir y producir mi primer espectáculo individual, una serie de monólogos autobiográficos criticando los discursos y campañas anti-prostitución. Quería detallar como varios grupos de feministas, trabajadores sociales y la policía trabajan juntos para crear una sociedad en donde nuestro trabajo y nuestras vidas como prostitutas son devaluados y a menudo con consecuencias trágicas. También quería enseñar como la violencia perpetrada en contra de nosotras acaba siendo usada por todos ellos para alimentar sus propias ideologías y promover sus propias agendas en contra de la prostitución, ignorando totalmente lo que nosotras - como prostitutas - decimos necesitar para mejorar nuestras condiciones laborales y de vida. Entonces cuando empecé a pensar acerca de que quería hacer, captó mi interés una de las más largas y viejas organizaciones por los derechos de las prostitutas en los Estados Unidos. Esa organización se llama COYOTE (Call Off Your Old Tired Ethics) y leí que el acrónimo COYOTE fue originalmente escogido por la fundadora Margot Saint-James porque el animal se erigía perfectamente como metáfora para el tratamiento de las prostitutas en nuestra cultura: como intrusas amenazantes, portadoras de enfermedades y alimañas que deben ser eliminadas. Así que por un lado estaba intrigada por esta comparación pero por el otro me sentía muy incomoda por tener, una vez más, una entera nación de animales usados tan trivialmente, sin tener su propia representación o compensación. Entonces decidí que como prostituta y activista para los derechos de los animales, era mi deber devolver un poco a los coyotes y mostrar a la gente la realidad brutal que cientos de miles de ellos enfrentan cada año en Norte América: ser envenenado, matado a balazos y atrapado en cepos como parte de varios concursos de caza y programas de âcontrolâ?. Indirectamente, también quería hacer unas preguntas difíciles acerca de nuestra utilización de los animales como metáforas para el sufrimiento humano. ¿Cuán apropiado es comparar nuestro propio sufrimiento al de los animales cuando la mayor parte del tiempo, cuantitativamente y cualitativamente, hay tanta disparidad entre los dos? Yo presenté el show aquí en Toronto en 2001 y lo preformaré de nuevo en Septiembre 2003 como parte de STAGES (www.stages2003.org), el primer festival de teatro transexual en Nueva York.

CLAUDETTE: Yo hice una conexión entre las mujeres y los animales y aquí te doy un ejemplo. En Australia, recientemente, una mujer fue brutalmente violada. Ella comentó que el violador estaba rompiendo grandes pedazos de su carne con su boca, tratando de mutilarla. Yo he colectado archivos acerca de ese tercer aspecto de la violación - la mutilación y la decapitación - y estoy convencida que todo empieza con la mutilación animal: la vivisección y la práctica de cortarles el pico y la cola y de castrarlos en la industria carnicera. ¿Cualquier idea al respecto?

MIRHA-SOLEIL: Yo creo que hay algunas conexiones entre la crueldad hacia los animales y la violencia hacia ciertos grupos humanos incluyendo las mujeres. Y creo que puede ser estratégicamente útil presentarlas a veces y como partes de ciertas campañas específicas. Pero yo no soy una persona que trata de conectar todo obsesionadamente como lo dice el lema eco-feminista â¡Todo esta conectado!â? Pienso que todo el abuso animal que sucede en los laboratorios, en las granjas peleteras, los mataderos, las trampas y en los mercados de animales vivientes, pienso que todo este abuso es algo que como sociedad debemos reconocer como horrible e inaceptable sin importar de que si o no nos afecta a nosotros como seres humanos. Mientras que no reconozcamos esa violencia especifica por lo que es y mientras que no estemos profundamente conmovidos para acabar con ella, estaremos en la bancarrota moral y creo que seguiremos cometiendo atrocidades hacia los seres humanos.    

CLAUDETTE: ¿Cuál es tu visión para la continuación del movimiento para los derechos de los animales? La mía es que debe emerger un segundo movimiento de las mujeres, uno intrínsecamente ligado al movimiento para los derechos de los animales. Al contrario de los años sesentas cuando las mujeres quemaban sus brasieres, esta vez: ¡quemaremos nuestros zapatos de cuero!

MIRHA-SOLEIL: Como una imagen rápida y pegajosa, me gusta. Pero quisiera ver algo más significativo hecho con las pieles de estos animales. Quisiera ver algo más dramático, algo que ponga en relieve de donde vienen estas pieles y el horror que representan. Y también creo que al menos aquí en América del Norte, ya hemos visto a que se refiere el âfeminismo de tercera olaâ? y este no ha sido mas amistoso hacia los animales. Realmente puede ser lo contrario. Muchas feministas jóvenes âen la ondaâ? de este âtercer feminismoâ? miran al vegetarianismo como un vestigio lamentable de políticas feministas problemáticas y anticuadas. Entonces como transexual, prostituta y como una persona profundamente dedicada a luchar por la liberación de los animales, me ha interesado menos y menos depender del feminismo para proveerme con un marco apropiado en el que pensar y resolver cualquier otro tema político que sea, incluyendo los derechos de los animales. He visto demasiadas veces como las feministas se pueden cagar en todo y el daño que pueden causar. Yo creo que la salud y el éxito de nuestro movimiento para los animales dependerán de cómo podrá evitar ser dominado por una única ideología política. Lo más que veamos personas cuidar a los animales y resistir al abuso animal en una multitud de contextos geográfico, cultural, lingüístico, religioso, étnico y de clase, los más que será posible para nuestro movimiento sobrevivir, diversificarse, expandirse y triunfar. Lo más importante es que ahora en todo el mundo hay personas que pueden reconocer el abuso y la crueldad hacia los animales cuando se perpetra. Y ya decidan combatirlos a partir de sus creencias feministas o religiosas o como parte de sus esfuerzos anti-especies o anti-coloniales, todo eso es realmente secundario para mí.

Grupos comunitarios e individuos interesados en obtener copias de los videos producidos por Mirha-Soleil Ross, pueden mandar un mensaje a: veganbums ARROBA sympatico.ca
Para alquileres y compras institucionales, contacte su distribuidora a: V-Tape â www.vtape.org
Esa entrevista fue publicada primero en la revista âVegan Voice: Promoting Compassion for All Beingsâ?, PO Box Box 30, Nimbin NSW 2480 Australia. Phone: 02 6689 7498 sitio web: http://veganic.net
Traducido del Inglés por Mirha-Soleil Ross. Corregido por Sandra Ramirez.

Comentaris

Re: Derechos Sexuales - Derechos Animales: Mirha-Soleil Ross Habla Sin Tapujos con Claudette Vaughan
24 ago 2003
"Siempre que [los enfermos de SIDA] se puedan convencer que la experimentación animal les ayuda a incrementar sus opciones de tratamientos para sus propios traseros, no les importará un comino la vida de cualquier otra persona ni especialmente la vida de los animales."

Joder que putos egoistas
sidosos: putos egoistas
24 ago 2003
Salvemos a las ratas de estos hijos de puta
Re: Derechos Sexuales - Derechos Animales: Mirha-Soleil Ross Habla Sin Tapujos con Claudette Vaughan
13 abr 2004
Está muy bien eso de llamar putos y sidosos, desde una pltaforma tan cobarde -anónima- como es internet, a personas que simplemente tienen una enfermedad, ni por mala ni buena suerte, tan dañina como es el HIV;por otra parte es penoso que en pleno siglo XXI siga existiendo gente que "¿piensa?" así..., pero esto ya lo hemos repetido hasta la SACIEDAD..AHHGGGG¡¡¡¡¡ Apartaos, que manchais¡
Sindicat Terrassa