Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Autonomía y Federalismo
06 feb 2017


Sam Dolgoff

El renacer del interés por el anarquismo ha producido, recientemente, trabajos sobre la ideología y la historia del movimiento libertario. En gran medida, los más modernos escritores confirman la confusión popular sobre cómo ven los anarquistas la relación de la sociedad con el Estado, de la libertad individual y la autonomía local con el orden social y de la organización con la autoridad. Es de esperar que estos breves comentarios clarifiquen algunos aspectos importantes de estos problemas.
Los críticos creen que desde que la sociedad moderna se está volviendo cada vez más compleja e interdependiente, la libertad individual y la autonomía local al nivel en que la imaginan los anarquistas fragmentaría la sociedad rompiéndola en grupos pequeños, aislados y débilmente relacionados. En el caos resultante cada grupo sería libre de hacer cualquier cosa que le apeteciera sin tener en cuenta los derechos de los vecinos o el bienestar general. Puesto que la moderna vida social es imposible sin organización a gran escala y dicha organización implica la autoridad que los anarquistas rechazan, el anarquismo como teoría práctica de la regeneración social es una ilusión.
Argumentan que si bien el anarquismo podría darse en una sociedad relativamente primitiva, su único papel útil hoy es el de coartar la excesiva intrusión del Estado en la libertad individual y social. Si bien se reconoce que algunas de las críticas anarquistas al Estado son correctas, el hecho es que, afirman, la suprema autoridad, inteligentemente ejercida, debe continuar siendo ejercida por el Estado. Consideran al Estado como indisolublemente unido a la sociedad y que la sociedad no puede funcionar sin el Estado. En el mejor de los casos es una bendición, en el peor, un mal necesario.
Para el anarquista, la sociedad es la asociación de todas las personas cooperando en una variedad infinita de organizaciones para el cumplimiento y satisfacción de las innumerables necesidades individuales y sociales de la humanidad. El científico político E. Barker dice:
... la sociedad es cooperación voluntaria. Su energía es la buena voluntad. Su método es la flexibilidad. Mientras que el otro, el Estado, es una acción bastante mecánica, su energía forzada, su método rigidez...[«El pensamiento político desde Spencer a la actualidad», p. 67]
Estas ideas en general son acordes con la concepción anarquista de la sociedad. Kropotkin imaginó la sociedad anarquista como:
... el más alto desarrollo de la libre asociación en todos sus aspectos, en todos los grados posibles y para todos los propósitos concebibles; una asociación eternamente cambiante portadora de los elementos de su propia duración y tomando las formas que en cualquier momento mejor se corresponda a los múltiples empeños de todos... Concebimos la estructura de la sociedad como algo que nunca está completamente terminado... [Artículo de la Enciclopedia Británica]
De estos básicos conceptos libertarios resulta que no hay un conflicto básico entre la libertad individual y la sociedad. Por el contrario, es en este entorno social donde la personalidad y la libertad del individuo se expanden, enriqueciendo así la vida social.
El político científico conservador James Garner ilustra la diferencia entre la asociación voluntaria y el Estado. Un miembro de una asociación voluntaria es:
... libre de retirarse siempre que elija hacerlo, mientras que la pertenencia al Estado es obligatoria y el ciudadano sólo puede renunciar a ser miembro expatriándose [en cuyo caso caería bajo la jurisdicción de otro Estado (Sam Dolgoff)] ...las asociaciones voluntarias carecen de poder legal de coerción, el supremo poder de ordenar e imponer la obediencia. Las asociaciones voluntarias no pueden ordenar el imponer la obediencia, en el mejor de los casos puede emplear la presión de la desaprobación pública o la expulsión... no pueden arrestar, multar ni encarcelar, mientras que el Estado puede hacer todo esto y más en caso de que sus órdenes sean desobedecidas y su autoridad desafiada. [«Ciencia política y gobierno», pp. 63, 64]
La diferencia entre el Estado y la sociedad es la diferencia entre la libertad y la esclavitud. Por esta razón es por la que los anarquistas desean la abolición del Estado y la erradicación de los principios estatistas que impregnan las organizaciones voluntarias que aceptan el Estado como modelo.
La mayor amenaza a la libertad y a la felicidad del hombre es la creciente concentración de poder en el Estado y sus instituciones satélites. Aunque este hecho esté reconocido de forma generalizada por más y más gente pensante, también se afirma que el Estado es necesario para asegurar el orden en la sociedad. Los anarquistas sostenemos que si bien la sociedad es incompatible sin orden, la organización del orden no es derecho exclusivo del Estado.
El gran pensador anarquista Proudhon consideraba que la absoluta libertad no puede existir en una sociedad organizada, pero sostenía que la sociedad debe organizarse de modo que los límites de la libertad sean lo suficientemente amplios para incluir la máxima libertad alcanzable en proporción al orden social.
Proudhon se anticipó hace más de un siglo a lo que muchos sociólogos, juristas y filósofos, enfrentados al creciente poder del Estado defienden ahora: la dispersión del poder en unidades funcionales y descentralizadas de la sociedad que aseguren la participación directa de cada uno en los temas que afectan a sus vidas.
La organización libertaria debe reflejar la infinita variedad y complejidad de las relaciones sociales y promover la solidaridad en la más amplia escala posible. Esto no se puede alcanzar mediante una unidad artificial impuesta desde arriba. Debe ser alcanzada a través de la práctica del federalismo, que significa la coordinación a través del acuerdo libre a nivel local, regional, nacional e internacional: una vasta red coordinada de alianzas voluntarias que abarquen la totalidad de la vida social y en la cual los grupos y asociaciones obtengan los beneficios de la unidad, mientras siguen ejerciendo autonomía en sus propias esferas, expandiendo de este modo el campo de su propia libertad. El federalismo ha sido definido como «la organización de la libertad».
Nosotros no proclamamos que la Edad de Oro esté a la vuelta de la esquina. Pero si la sociedad humana sobrevive debe encaminarse en esta dirección. Tampoco proclamamos que todo será de color de rosa, que no habrá fricciones inevitables, violación de acuerdos e incluso serias desavenencias. Ninguna forma de organización es inmune a estas cosas, y no hay garantía de que todo funcionará como se anticipó. Pero el gran atributo de la sociedad libre es su autocorrección y autorregulación. Víctor Hugo se dio cuenta de que:
La libertad tiene sus inconvenientes e incluso sus peligros; pero tratando de realizar la libertad sin ella sería como cultivar la tierra sin el sol

Traducción del inglés de
Ruiz & Amador

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more