Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió : educació i societat : immigració : laboral : dones
Marx y la cuestión de la prostitución
05 feb 2017
Es posible que para Marx la prostitución, como ocurre también con el crimen, sea el grado máximo al que el capital es capaz de reducir la vida humana
En oposición a las corrientes "regulacionistas" que defienden la prostitución como un trabajo legal y compatible con el pensamiento de Marx, el análisis de sus escritos revela que para él no existe emancipación posible en la actividad prostitucional. El regulacionismo sostiene que la actividad ejercida por las prostitutas debe gozar de un reconocimiento oficial con el fin de conseguir su integración en el régimen general de la seguridad social, ya sea como trabajadoras asalariadas o como autónomas. Un sector de la corriente regulacionista reconoce que la prostitución no es la actividad idónea para la auto-realización personal, pero que tampoco es peor que el trabajo de una obrera.

Este razonamiento regulacionista conduce a pensar que la única diferencia entre ambas actividades es que una es legal y la otra no (1). Se recurre asimismo al análisis marxista del trabajo asalariado para afirmar que la prostitución debe ser legalmente reconocida para que las mujeres que la ejercen puedan mejorar sus condiciones en el ejercicio de esa actividad.

Trabajo concreto, trabajo abstracto

El hecho de atribuir a Marx una posición regulacionista se basa en realidad en ciertas confusiones sobre la concepción marxista del trabajo. Para empezar, las corrientes regulacionistas pasan por alto no sólo la dimensión históricamente determinada del modo de producción capitalista, sino también el doble carácter del trabajo en ese modo de producción capitalista. Cuando Marx analiza el trabajo desde un punto de vista antropológico, vemos que es imposible separar la actividad productiva humana tanto de los individuos que la realizan como de los medios de trabajo (herramientas y materiales) como del producto de esa actividad.

Esta dimensión que define el "trabajo concreto" se da en todas la sociedades y en todas las épocas. Sin embargo, Marx nos revela una segunda dimensión del trabajo que es específica del modo de producción capitalista: el "trabajo abstracto". Esta dimensión reduce el trabajo a una mera producción de valor de cambio, independientemente de la actividad, de los medios de producción y de los productos concretos. Dado que el regulacionismo no tiene en cuenta estas distinciones, interpreta a su manera la noción de "trabajo abstracto" para considerar la prostitución como trabajo. El regulacionismo, desde un enfoque impregnado por el modo de producción capitalista, proyecta sobre ciertas relaciones sociales y humanas el punto de vista propio del capital.

Así, a través del concepto marxista de "trabajo abstracto" -aunque sin nombrarlo-, el regulacionismo promociona la mercantilización de una gran cantidad de actividades productivas humanas aún no acaparadas por el capital y reivindica una extensión legal del trabajo abstracto en la que poder incluir la actividad prostitucional, promoviendo ni más ni menos que el mercado regule y se haga cargo de la actividad sexual. En esta batalla, superar el reto del derecho y la legalidad constituye una etapa importante para el capital en su empeño por allanar el camino a esta forma de explotación.

Actividad sexual venal y trabajo abstracto

A propósito de la definición de trabajo abstracto, Marx escribió: «Si prescindimos del carácter determinado de la actividad productiva y, por tanto, del carácter útil del trabajo, vemos que éste queda reducido a un mero gasto de fuerza de trabajo humana. Aunque se trata de dos actividades productivas cualitativamente distintas, el trabajo textil y el de confección son ambos un gasto productivo del cerebro, los músculos, los nervios, las manos, etc., y en este sentido uno y otro son trabajo humano» (El Capital, Libro I).

En ese «etc» es donde el regulacionismo pretende incluir el sexo según la concepción marxista del trabajo abstracto. Una inclusión cuando menos osada. Si ese gran pensador del trabajo que es Marx hubiera tenido que integrar el uso mercantilizado de las partes íntimas del cuerpo, desde luego no lo habría dejado implícito en un «etc.». Abordando ya de manera específica la cuestión de la prostitución, constatamos que la actividad prostitucional -de todos los «trabajos humanos» de los que habla Marx- es la única y exclusiva actividad en la que lo que se vende es precisamente aquello que no se vende en ningún otro trabajo.

Si las personas que trabajan «alquilan su cuerpo» al capitalista (con sus músculos, sus nervios, su cerebro, etc.), la mujer prostituida es la única que autoriza el acceso a las partes íntimas de su cuerpo, excluidas de la venta de la fuerza de trabajo del conjunto de trabajadores y trabajadoras de los que habla Marx. La prostitución es por consiguiente la única actividad en la que el alquiler del cuerpo del individuo incluye una o varias partes del cuerpo cuyo acceso está formalmente prohibido en todos los otros trabajos.Vemos, pues, cómo la prostitución se aparta radicalmente y de manera específica del conjunto de «trabajos humanos» a los que se refiere Marx en el Libro I de El Capital.

Prostitución y lumpenproletariado

Además, el regulacionismo omite mencionar que Marx habló explícitamente de la prostitución. Si en los Manuscritos económicos y filosóficos de 1844 parece que Marx no dice nada sobre la cuestión de la prostitución, en otros textos posteriores sí que podemos extraer una posición constante de Marx relativa a esta cuestión. Ya sea en El 18 Brumario de Luis Bonaparte, en La lucha de clases en Francia o en el Libro I de El Capital, constatamos que la prostitución está sistemáticamente incluida en lo que Marx llama lumpenproletariado.

El lumpenproletariado, según Marx, está constituido por ese proletariado más empobrecido que no posee ya ni la fuerza de trabajo y por individuos desclasados que abandonaron la lucha de clases y dejaron de oponer resistencia. Según Marx, es el enemigo histórico del proletariado, aunque en parte emane de él. El lumpenproletariado se compone generalmente de «una masa claramente desligada del proletariado industrial, una cantera de rateros y delincuentes de todas clases que viven de los despojos de la sociedad, individuos sin profesión fija, vagabundos, gente sin oficio ni beneficio, que difieren según el grado de cultura de la nación a la que pertenecen, pero que nunca reniegan de su carácter de lazzaroni (2)» (La lucha de clases en Francia, K. Marx).

Si las prostitutas forman parte o no de esta categoría de individuos, lo único que podemos decir aquí es que, por una parte, la prostitución no pertenece al registro de la definición «positiva» del trabajo, es decir, no constituye una autorrealización para el ser humano, y por otra parte, se manifiesta como algo «distinto» al proletariado. Tampoco pertenece a la definición «negativa» del trabajo tal como se da bajo la égida del capital (es decir, trabajo pagado por el capital). E incluso aunque Marx conoce formas de prostitución remuneradas por el capital y se puedan asimilar a «trabajo productivo» -como ocurre en los burdeles que Marx evoca a título de ejemplo en Teorías sobre la plusvalía-, no significa que la integre en el dominio del trabajo. Incluso cuando Marx se refiere al "sedimento más bajo" (3) y describe las capas más sometidas de trabajadoras y trabajadores en el Libro I de El Capital, no incluye en ellas la categoría de «prostituta».

A este respecto, conviene leer atentamente el siguiente extracto de La lucha de clases en Francia: «De la corte al oscuro café, tenía lugar la misma prostitución, el mismo descarado engaño, la misma sed de enriquecerse, pero no produciendo, sino haciéndose astutamente con la riqueza ya existente de otros». Marx invoca aquí una sed de enriquecimiento que no tiene nada que ver con la producción, sino con el robo, el engaño, etc., una sed compartida tanto por la alta burguesía como por el lumpenproletariado. Sin embargo, no se puede decir que la prostituta «robe» al cliente ni que el cliente «robe» a la prostituta.Entonces, ¿en qué se basa Marx para hacer esta clasificación?. Se pueden seguir varias pistas para interpretarlo.

Es posible que para Marx la prostitución, como ocurre también con el crimen, sea el grado máximo al que el capital es capaz de reducir la vida humana. Si la prostitución, desde el punto de vista capitalista, puede ser equiparada a la actividad del criminal (del que Marx dice en Teorías sobre la plusvalía que es un «productor» en el sentido que da trabajo a personas del sector de la judicatura, de la cerrajería, de la criminología y del campo de la ciencia, etc.), ambas son actividades en las que el individuo ha aceptado aquello a lo que el capital quiere reducirlo, desposeyéndolo no sólo de las condiciones objetivas que le permiten llevar a cabo su actividad, como ocurre con el proletariado, sino también de todos los elementos que constituyen la base de su «humanidad».

El individuo del lumpenproletariado es, en cierto modo, quien «ha cedido» en su humanidad, quien ha abandonado la lucha y la resistencia en la actividad productiva, «esa tremenda y sin embargo fortalecedora escuela del trabajo» (La Sagrada Familia). Es esa persona que, dispuesta a vender todo de sí misma, se encuentra en «la situación del proletariado arruinado, el último grado en el que cae el proletario y la proletaria que han dejado de resistir a la presión de la burguesía» (La ideología alemana).

De ahí que podamos extraer que no existe, según Marx, ninguna perspectiva de emancipación en la actividad prostitucional y que más bien constituye una ruptura radical del vínculo que une el «organismo vivo» a su componente de resistencia y de «humanidad». Marx conoce perfectamente la violencia de las relaciones de dominación que se ejerce sobre las mujeres prostituidas. Escribe: «La prostitución es una relación que afecta no sólo a la prostituta, sino también al prostituyente, cuya ignominia es todavía mayor» (Manuscritos económicos y filosóficos de 1844). Si Marx sitúa la actividad prostitucional en el lumpenproletariado y no en el proletariado, no significa de ningún modo que condene a las prostitutas, sino al contrario, lo que condena son las actividades insalubres y perjudiciales para las mujeres, al tiempo que trata de que consigan la emancipación de la situación en la que se encuentran.

Una emancipación que irá unida a la abolición mundial de la prostitución, acompañada de medidas sociales y del pleno reconocimiento de las mujeres en el mundo social del trabajo. Y aunque los niños y las niñas formaban parte del proletariado en el siglo XIX, algunas sociedades han sabido resolverlo sin tener que pensar en darles más derechos laborales.

Eligieron, muy al contrario, apartarlos del mundo del trabajo. Prohibición del trabajo infantil y de los «trabajos nocivos para las mujeres» fue lo que Marx defendió en el transcurso de una entrevista para el periódico Chicago Tribune en diciembre de 1878. Si conseguimos abolir el trabajo infantil en el pasado sin reducir la cuestión a una mera ampliación de los «derechos sindicales» para los niños y las niñas, ya es hora de que nuestra sociedad y nuestras luchas consigan los mismos resultados con respecto a la prostitución.

Notas

(1) N. de la T.: El ejercicio de la prostitución en España no es delito. Sí es sancionable si se practica en la vía pública.

(2) N. de la T.: Los lazzaroni eran individuos sin hogar que vivían de la mendicidad en Nápoles. Llamados así por el Hospital de San Lázaro que les servía de albergue. Este fue el sobrenombre que se dio en Italia al lumpenproletariado como sinónimo de desclasados. Los lazzaroni fueron utilizados en reiteradas ocasiones por los medios monárquico-reaccionarios en la lucha contra el pueblo.

(3) N. de la T.: Sedimento que se forma en algunos líquidos.

http://traductorasparaaboliciondelaprostitucion.weebly.com

Texto completo en: http://www.lahaine.org/marx-y-la-cuestion-de

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Marx y la cuestión de la prostitución
05 feb 2017
Importantíssimo trabajo de arqueologia al encontrar la "opinión" entre lineas de este señor muerto sobre el trabajo sexual en 1844.

Totalmente relevante para ganar apoyos en vuestro discurso abolicionista de todxs los que escuchan antes lo que este señor tiene que decir de la prostitución, a interesarse en que pensamos y sentimos las y los trabajadoras/es sexuales sobre nuestra supervivencia en el capitalismo hoy dia.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
06 feb 2017
Bravo put@!
Utilizar un panfleto del spammer mas famoso del siglo XIX para argumentar en favor de la ilegalizacion de las prostitutas (más carceles, mas tribunales, delatores, policias, abogados cobrando, etc) es tanto como creer que orinando en el rompeolas vas a provocar un tsunami.
Por cierto, el tal Marx, ese... ¿no es el mismo que se casó con una aristócrata, que violaba a la criada y la dejó embarazada, llevó al suicidio a su yerno y a su hijo y provocó el genocidio de unos 200 millones de personas en su nombre con Mao/Stalin/Polpot? Ah... y se pasó la vida escribiendo falacias financiado por un amiguete explotador llamado Engels ¡por el bien de la clase obrera!
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
06 feb 2017
Por lo que interpreto del texto, ese “señor del S XIX”, parece que no emitió tal opinión. De lo que intuyo que va esto, es de que quienes proponen una regulación de la prostitución, pues es así como se inicia la reflexión, en más de una ocasión han recurrido a justificarse en los textos escritos por ese “señor del S XIX”, y nunca os pareció mal.

Saliha, que es la mujer que hace esta reflexión desde una perspectiva abolicionista, desmiente que Marx hubiese considerado la prostitución como una actividad productiva, y a las prostitutas y prostitutos, como clase trabajadora “que venden su fuerza de trabajo”.

Saliha es una mujeres de su tiempo, del presente siglo, y es bastante fácil argumentar sobre lo que dice, tanto a favor como en contra…, ampliando o cuestionando su reflexión, pero quiero suponer que, cuando hace una aportación de este tipo, sin entrar en lo acertada o desacertada que sea, sospecho que la hace desde cierta proximidad con el entorno de la prostitución, pues la prostitución no son exclusivamente “lxs trabajadorxs sexuales”. Sobre machismo, las voces de las mujeres son tanto o más interesantes que las de los machos.

Desde luego sobrevivir al capitalismo es imprescindible. Vivir de él es cuestionable y contradictorio en la medida que una se considere revolucionaria, o según sea el grado de complicidad con el capitalismo y el patriarcado. Y ahí es donde la supervivencia juega un papel fundamental, y el deseo de liberarse de las opresiones impuestas se convierte en leif motiv de nuestras vidas.

Si lo que buscamos es una salida profesional o garantías legales para poder desarrollar nuestra actividad cotidiana en las mejores condiciones posibles, estamos hablando de otra cosa y no es necesario apelar ni al marxismo, ni a las libertades, ni a hacer pasar por vida autónoma, las usuales relaciones de dependencia.

Por otra parte, Saliha no propone la “ilegalización” de la prostitución. La manipulación, e incluso la intoxicación y la confusión, requieren de ciertas habilidades que van más allá de la falsedad, la mentira, el insulto o la descalificación. Por tanto, no se proponen ni más cárceles, ni más tribunales, jueces, juezas, policías o delatores…, eso, en todo caso, deberías de planteárselo a quienes reclaman la regulación, pues para regular son necesarias todas esas instituciones, y para penalizar a quienes no se regularicen, también.

Nuestros pensamientos, en su mayoría, se sustentan en pensamientos de otras personas que nos antecedieron y que están muertas.

Marx no es un “santo” de mi devoción, pero ser un personaje con aspectos indeseables no le excluye de tener otras capacidades y eso lo podemos constatar desde Platón hasta nuestros días. Restar importancia a las palabras de Saliha, con el absurdo argumento de lo “indeseable” que pudiera ser Marx, es un recurso bastante mezquino y despreciable.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
06 feb 2017
El doble lenguaje y el doble rasero llevado al extremo:
por si no lo sabéis, la 'trata de blancas', el proxenetismo y el trafico de seres humanos están penalizados en toda la Union Europea. Otra cosa es que existan connivencias policiales, mafias locales y extranjeras muy bien organizadas, protegidas por jueces corruptos, politicos sobornables y abogados rastreros. Es decir, la 'realpolitik' se empeña en contradecir a los nobles planteamientos, las leyes justas y el ejercicio del derecho privado y la libertad personal.
Lo mismo pasa con el cristianismo desde tiempos de Constantino, con el nacional-catolicismo de Franco, la FE JONS y el Opus Dei.
O lo que ha pasado con Marx y su materialismo histórico, una vez se hicieron con el poder via 'dictadura del proletariado' Stalin y sus secuaces, o Mao y sus Guardias Rojos, Polpot y sus khmeres, etc.
El feminismo de unas señoronas de la clase dominante dando lecciones de moralidad y buenas costumbres y exigiendo la abolición de la prostitución produce la misma sensación que el estalinismo salvando a la clase obrera de sus depredadores. Al final todo es una cuestión de poder (economico, político, militar, cultural, mediático...) y esa 'liberación femenina' se convierte en una estafa piradimal:
El feminismo es un negocio espléndido para las mujeres de clase alta y media-alta, pero es un desastre para las mujeres de clase media-baja, de familias pobres, de paises subdesarrollados, en regiones gobernadas por teocracias cuya situación, en el ultimo medio siglo ha empeorado constantemente, mientras el feminismo triunfaba en el Primer Mundo... machacando a hombres decentes y compañeros solidarios (los depredadores 'machistas' siguen ejerciendo su poder mediante la fuerza y el dinero, impunemente)
Y estamos de acuerdo que hay que acabar con los proxenetas, con los dictadores, con los violadores, con los talibanes, con los feminicidas, con los corruptos, con los mafiosos, con los explotadores, pero... ¿los han combatido alguna vez desde sus elegantes salas de conferencias estas señoronas?
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
06 feb 2017
El doble lenguaje y el doble rasero llevado al extremo:
por si no lo sabéis, la 'trata de blancas', el proxenetismo y el trafico de seres humanos están penalizados en toda la Union Europea. Otra cosa es que existan connivencias policiales, mafias locales y extranjeras muy bien organizadas, protegidas por jueces corruptos, politicos sobornables y abogados rastreros. Es decir, la 'realpolitik' se empeña en contradecir a los nobles planteamientos, las leyes justas y el ejercicio del derecho privado y la libertad personal.
Lo mismo pasa con el cristianismo desde tiempos de Constantino, con el nacional-catolicismo de Franco, la FE JONS y el Opus Dei.
O lo que ha pasado con Marx y su materialismo histórico, una vez se hicieron con el poder via 'dictadura del proletariado' Stalin y sus secuaces, o Mao y sus Guardias Rojos, Polpot y sus khmeres, etc.
El feminismo de unas señoronas de la clase dominante dando lecciones de moralidad y buenas costumbres y exigiendo la abolición de la prostitución produce la misma sensación que el estalinismo salvando a la clase obrera de sus depredadores. Al final todo es una cuestión de poder (economico, político, militar, cultural, mediático...) y esa 'liberación femenina' se convierte en una estafa piradimal:
El feminismo es un negocio espléndido para las mujeres de clase alta y media-alta, pero es un desastre para las mujeres de clase media-baja, de familias pobres, de paises subdesarrollados, en regiones gobernadas por teocracias cuya situación, en el ultimo medio siglo ha empeorado constantemente, mientras el feminismo triunfaba en el Primer Mundo... machacando a hombres decentes y compañeros solidarios (los depredadores 'machistas' siguen ejerciendo su poder mediante la fuerza y el dinero, impunemente)
Y estamos de acuerdo que hay que acabar con los proxenetas, con los dictadores, con los violadores, con los talibanes, con los feminicidas, con los corruptos, con los mafiosos, con los explotadores, pero... ¿los han combatido alguna vez desde sus elegantes salas de conferencias estas señoronas?
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
06 feb 2017
Pues sí, mezquino y despreciable. Flora Tristán, es solo uno de los millones de ejemplos de mujeres feministas. Toda una "señorona" que nunca combatió a los opresores.

Todo eso que dices que está "penalizado", si montas una sociedad que paga sus impuestos, deja de estarlo. Y eso es así desde el imperio romano.

Stalin borraba de sus fotos a sus "rivales" después de asesinarlos, para que con la documentación se pudiera escribir su historia, la de los totalitarios. No hagas tú lo mismo. Lo digo sin doble lenguaje,
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
07 feb 2017
Esperemos que el feminismo de Flora Tristan no suponga para la emancipación de las mujeres del planeta resultados parecidos a los obtenidos con el obrerismo de Marx para la clase obrera mundial... pero dado que cada mujer es un mundo también habrá que considerar "feminismos" tan indeseables para la inmensa mayoria de la humanidad; como el feminismo de Simone de Beauvoir, de Margaret Thatcher, de Imelda Marcos, de Isabel II, de Hillary Clinton, de Esperanza Aguirre, de Valerie Solanas, de Kim Kardasian, de Ana Botella, de Ana Botin, de Marine le Pen, de Jane Fonda, de Margaret Sanger, de Lidia Falcon, de Condoleezza Rice, de Leni Riefsenthal, de Belen Esteban, de Isabel Pantoja, de Isabel Presley, de Isabel de Castilla, de Hola!, de Cosmopolitan, de Melanie Trump, etc

http://historiadelfascismo.wordpress.com/2016/09/23/el-feminismo-fascist/
La farsa de la “desregulación” de la prostitución continua…
07 feb 2017

La burguesía, la “clase media” funcionarial, el sector liberal del PP, que inopinadamente convive muy bien con el católico, y toda la panoplia de tontos útiles que les hacen el coro, pretenden hacernos creer que son altruistas y humanistas, pues al parecer han decidido mejorar la situación de la mujeres prostituidas "regularizándolas", y ahora las reconocen hasta como trabajadoras… ¿Y tu te lo crees? Anda ya….!!!!

Mira:

El PIB subirá hasta un 4,5% al sumar prostitución, drogas y otros cambios. La revisión estadística y metodológica rebajará la ratio de déficit y de deuda pública

http://economia.elpais.com/economia/2014/06/12/actualidad/1402564871_895

El PP(SOE)y sus comparsas ya está regularizando la prostitución y la ha incluido en el cálculo del Producto Interior Bruto, lo que le permite elevar los impuestos sobre el trabajo, puesto que el ratio PIB, impuestos e ingresos populares queda por debajo de la media de la Union Europea, aumentando el margen de la presión fiscal aplicable a la población. Y es que un puntito de elevación de impuestos por este truco puede significar sus cinco mil millones de euros. ¿Irán en favor de la abolición de la prostitución en el estado español el monto obtenido con esos impuestos ampliados gracias a la inclusión del sector de la prostitución en el ya de por si sobrestimado PIB?

Es poco creíble, porque la industria turística y la de las ferias comerciales, industriales, políticas, deportivas, etc., - que necesitan aceitarse de este tipo de servicios donde se explaya el machismo solvente -, llena, vía desarrollo del "turismo", las arcas de los administraciones públicas, además de las de un importante sector de capital. Veamos:


"Desde el punto de vista de la oferta, en España trabajan unas 600.000 prostitutas entre las que el INE no ha contabilizado a las que pasan menos de un año en España. (…) El INE asegura que sólo mostrará sus cómputos internos para alcanzar la cifra de 3.672 millones de gasto anual en prostitución a auditores externos de Eurostat."
http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/Prostitucion-Economia-INE-p

¿Queda claro? Pues bien, al contrario, el capital prostituyente es un sector a cuidar por el modernizadísimo régimen del 78(exitoso sucesor del anterior, el del 37) y al parecer a expandir para eludir la quiebra fiscal del capitalismo español a causa de la combinación de la deuda + los deficits + el eventual fin de la UE, como ya se demostró con el espaldarazo del PP al plan inversor en Eurovegas:

Gallardón legaliza el proxenetismo de lujo para Eurovegas con la reforma del código penal
http://www.vozpopuli.com/actualidad/nacional/Alberto_Ruiz-Gallardon-Mini

Pero resulta que ¡adios a los megaburdeles! pues esa inversión estaba condicionada a la designación de Madrid como sede de las Olimpiadas 2020 (candidatura promovida localmente por el sector constructor-inmobiliario-financiero de alto standing, también pro Ppero) y su esperado turismo olímpico de machistas de toda laya, solventes, claro esta. Rechazada la candidatura a sede olimpica, se anuló la inversión ¿queda claro?

Ahora salen Ciudadanos, fomentado al parecer por el fondo de inversión Black Rok, uno de los tres poderes del Ibex 35, y Esperanza Aguirre, muy liberal y avanzadísima ella, a promover la “regularización” de la prostitución, en plan megahumanista. Hagamos coro aquí en Indymedia, dándonoslas de anarcas, nosotras también queremos!!! Pues bien, estando por Madrid noté que suelen poner propaganda de los clubs a tutiplen en los coches, junto a las escuelas, de las últimas “novedades” de carne fresca, también las buzonean, por supuesto. Pregunto ¿será para presionar a los “avestruces” para que apoyen esa “regularización" de marras? Vaya con la campañita de presión política camuflada en supuesta propaganda, y realizada en los barrios votantes del PP y de la izquierda propietaria de la derecha hipster, vamos, que aquí se demuestra que es un capital muy fuerte y decidido en su busca de expansión… y además al parecer lo necesitan...

En realidad, ahora hay dos modelos de "regularización" de la prostitución en Europa, el sueco, de presión sobre el cliente, quien desde luego no es como se ha llegado a leer por aquí una “victima del patriarcado”, a redimir al parecer por las chicas puestas en explotación, por culpa de la familia nuclear y tal, muy lejos ya y abandonado el asunto de la crítica a machismo, por ser, de pronto, demasiado feminista y muy poco liberal. El otro modelo es el de los megaburdeles a la alemana, que financian administraciones públicas y descargan al gran capital corporativo de una parte de los costos de gestión urbana, mientras envilecen aún más a “la clase trabajadora”. ¿Cuál de estos modelos va a elegir el capitalismo español? Me pregunto si el PP puede sostener la contradicción de representar a los católicos más extremos y, a la vez, a sus supuestos opuestos, los liberales más salvajes, como si nada y sin implosionar? Pero claro, con la ayuda de sus escuderos y crispines de todo tipo, y de la masa de productores de espectáculos distractores y descerebrantes quiźas si. Quien sabe si lo lograra, yo no lo sé, pero el capital prostituyente, que sabe que puede mover bastante más dinero que 4.000 millones de euros anuales al parecer sí lo cree.La verdadera política es así; detrás de cada fuerza política hay un capital, y este, si es muy concentrado, puede ser muy diversoy hasta contradictorio, pues finalmente solo son sectores de negocio, como se puede comprobar en este caso.

Y detrás de todo esto, como base ideológica supermodernísima, volvemos a la encontrar a la ideología liberal del consumidor universal, cosificador, tiránico, ventajista y beneficiario de las miserias humanas que el capitalismo siembra en el proletariado in continun, eso si, cuidado por la racionalidad burocrática del funcionario anticlerical y positivista. Perfectamente infumable y para volverse locos, pero real como la vida misma.

Y en este manicomio se nos dice aquí que no damos alternativa: No es nuestra función; lo nuestro son cosas como la abolición del paro y del trabajo asalariado, de la cárcel, la universidad, la escuela y el estado, la propiedad privada y por supuesto la prostitución; No puede haber liberación sexual del proletariado sin abolición mundial de la prostitución.

Pero que mantengamos esta posición no significa que estemos contra la autoorganización, la autodefensa y la autoprotección de las que han llamado aquí “pornais”, ni del apoyo popular a su accionar proletario, o lo que es lo mismo, de la lucha en pro de su emancipación de las mujeres coaccionadas estructuralmente a prostituirse para poder subsistir, la parte en peor situación del proletariado desharrapado. No, nada de eso, pero no vamos a aventar la campaña liberal de expansión del mercado, de incremento de la explotación y de empeoramiento regulado de esta parte del proletariado, que según todos los indicios quiere incrementar ese negocio y prepararnos un futuro modelo de acumulación de capital basado en nuevos sectores de “valor añadido”, con aumento nos tememos que aún más desmesurado del ejército productivo en este ramo de la SUPERexplotación de los seres humanos, en este caso especialmente las mujeres.

Eso si, es cierto, hay hetairas, de clase media, que quieren prestigio, incluso también han habido grandes vedettes que con un único cliente han sacado millones de euros resolviéndose la vida y estando muy contentas, pero no se trata de eso, se trata de por qué tiene que haber unas mujeres que no pueden elegir con quién y cuándo acostarse o no acostarse y otras, incluso algunas de ellas muy peticionarias de “regularizar la prostitución”, si pueden hacerlo.Y por qué tenemos que aceptar esta situación como cosa normal, a regularizar y aceptar modernísisimamente. Las feministas verdaderas, entre otras cosas, luchan por esta igualdad entre las mismas mujeres, y por la no cosificación de las mujeres por parte de hombres que, desde una posición estructural de prepotencia y poder de compra, se arrogan falsos derechos de consumo y explotación de sus personas. Lo que nos faltaba por descubrir es que hay “anarquistas” a los que la lucha por la igualdad, la no explotación y la no cosificacion de las mujeres se la trae al pairo. Pues nada chico, a seguir el fraude, farsante.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
07 feb 2017
Te podias haber ahorrado los insultos del final, que solo te calilfican negativamente como histérica agresiva.
Y lamento contrariate, no soy tu enemigo; ni machista, ni abusador, ni violador, ni proxeneta, ni putero. Jamás pagué por tener sexo con una mujer... antes de tenerlo. Luego las cosas se complican, cuando cada cual defiende lo suyo ¿verdad? O como cantaba Jacques Brel, "las putas de verdad, las malas, son las que te hacen pagar, pero no antes, sino después..." Ya ves, nadie se libra de la etiqueta 'machista', ni siquiera el añorado Brel. Por ese mismo principio 'de defensa de la moral y las buenas costumbres', Boris Vian fue acusado de pornógrafo (y condenado). Leo Ferré fue considerado un misógino y Brassens (un santo varón) tachado de machista y putero, porque en sus letras narraban episodios sexuales con hetairas.
En cualquier caso, cuesta aceptar que exista una division entre prostituir tu cuerpo y prostituir tu mente. Que lo primero sea mucho peor que lo segundo. Las teorias holisticas y el existencialismo ateo sostienen que cuerpo y mente están indisolublemente ligados hasta la muerte.
Por eso tambien indigna la distinción que se hace desde este articulo entre 'las prostitutas' que ponen el cuerpo y 'las explotadas' a secas, que solo se dejan la vida por un par de dolares al dia, como en Bangladesh y en otros paises subdesarrollados. Parece como si las 'señoronas' que piden la abolicion de la prostitucion tuvieran envidia de las rumanas o sudamericanas que vienen a 'hacer el agosto' en los lugares mas turisticos de España, ganando mucho más dinero que ellas, las 'prohibicionistas' por unos meses de laburo. Da la impresion que quisieran 'ponérselo aun mas dificil a esas putas extranjeras' porque, a fin de cuentas, esa es la unica diferencia que se obtiene con las politicas represivas y sancionadoras. Sucede lo mismo que con la prohibición de las drogas: son toxicas y peligrosas, pero cuando además son ilegales, salen mucho mas caras y hacen que prolifere la criminalidad, la corrupcion policial y las mafias extorsivas.
¿El modelo escandinavo en España? ¡ojalá fueramos Escandinavia! De momento evitemos acercarnos cada vez mas a Marruecos...
Re: Belen Esteban y el materialismo dialectico
07 feb 2017
....
http://www.eldiario.es/andalucia/Prado-Esteban-enfrenta-laborans-consume
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
08 feb 2017
"Fake u" de Flora Tristán no vamos a poder saber lo que ha supuesto para la emancipación de la mujer, porque la mato su marido.

Hablas de "feminismo a indeseables" y nombras a demasiadas mujeres que nada han tenido que ver con el feminismo. Sospecho que no es un lapsus casual, sino intencionado y entiendo que es tu visión de los feminismo a, no porque puedan ser "indeseables", sino por feministas.

Como colofón dejas un link fascista que, como recuperadores de todo lo que pueden, también lo intentan con el feminismo igual que hicieron con el proletariado, el naturismo, los símbolos romanos, celtas u orientales.

Si se hace una atenta lectura del texto fascista, ellos mismos al igual que tú, se desacreditan. Para tu información, hubo un anarquista italiano, creador de un movimiento vanguardista que acabó también en el fascismo. Eso no demuestra que los anarquistas en Italia fuesen fascistas, sino la capacidad de captación del fascismo.

"Mi andaréis a, mato" nos deja un link de una entrevista a la Esteban, a la Prado, no a la Belén.

Prado Esteban es tan humana que a pesar de que en algunas cuestiones pueda ser una persona inmejorable, en otras, al igual que Marx, comete errores tremendos.

Define al patriarcado como una construcción ideológica, cuando el patriarcado existe mucho antes que las ideologías. El patriarcado es una construcción estructural, jerarquizada y de opresiones. Es falso que este "perfectamente acabada" o que sea atemporal. El patriarcado ha sido complementado, a lo largo del tiempo, primero por los estados y luego por el capital.

Al código civil de 1889 se llegó por un proceso de progreso del patriarcado, en comunión con el sentimiento liberal, de ahí que los hombres deban mostrar su valor y amor a la patria, no a la matria, muriendo por ella.

Es falso que el patriarcado venga del pueblo, como sentimiento colectivo se instala en los individuos que se reafirman colectivamente en sus roles, con la destruccion por los estados de lo comunitario.

Por supuesto que al poder le interesa la división y que solo trabajemos y consumamos.

En la cuestión de la ley de violencia de género, Al margen de mi desacuerdo, no es cierto que se conciba a la mujer como tonta. Esa relación de poder entre hombre y mujer existe seas o no pareja, seas o no esposa, seas o no compañera, y es precisamente el espacio afectivo, en el de la convivencia, donde ese poder se manifiesta en sus formas de violencia, y por supuesto que hombres y mujeres tenemos problemas comunes, pero las mujeres luchamos también por lo nuestro para conseguir la igualdad de condiciones, porque sin esa igualdad no podríamos luchar todas juntas y juntos, sin ser sometidas al criterio de los hombres.

Entre las mujeres, que no entre feministas, hay quienes asumen con todas sus consecuencias el patriarcado y por eso redactan doctrinas que pretenden imponer al resto de mujeres.

El patriarcado es una estructura jerárquica en la que hasta hace unos años, los puestos de poder eran exclusivos para hombres. De un tiempo a esta parte han surgido numerosas mujeres dispuestas a ocuparlos y a demostrar que lo pueden hacer igual o "mejor" que los hombres. He ahí otra forma progresado del patriarcado en su versión neoliberal, que nuestra amiga Esteban no sabe analizar.

Como datos interesantes para este debate, Prado afirma que el maltrato de mujeres "está creciendo". También dice que "ahora mismo la primera causa de muerte de mujeres entre 30 y 34 años es el suicidio".

"Farsante", no tengo ninguna tía que se llame Lidia. Te agradezco los insultos, especialmente el de "histérica agresiva" porque ese sí que te retrata. Ni positiva, ni negativamente, te retrata como estereotipo clásico, más bien rancio, de machista del siglo XIX.

No me interesa a quien pagas tú. Pero lo que sí que te voy a decir, que no es lo mismo tener una actitud o un comportamiento machista, que ser machista. Tal vez para ti sea lo mismo, pero no es lo mismo parecerlo que serlo.

Recapitulando, me dices que me podía haber ahorrado los dos insultos. Si vuelves a mis palabras, lo que había dicho es que hacer esas comparaciones con Saliha, era UN RECURSO mezquino y miserable. Tal vez tú seas una bellísima persona, pero algunos de tus recursos no lo son. Sin embargo tú, sin ahorrarte nada, regalas calificativos diciendo que soy una "histérica agresiva". Es decir, no lo parezco, soy como...

A veces no hay que esforzarse demasiado para poner en evidencia lo que negamos. Dices no ser mi enemigo, pero me descalificas como lo haría un enemigo machista "profesional".

Brel, Brassens, Ferré, en el terreno de la "chanson", sin duda eran imprescindibles. En otros terrenos, probablemente podríamos prescindir completamente de ellos. Boris Vian fue condenado por la moral.

Supongo que para ti no hay ninguna diferencia entre prostituir el cuerpo y prostituir la mente, y por eso, a todos los que prostituyen su mente, se les hace una lobotomia, penetrandoles con el picahielos o con un dildo, por la parte orbital de los ojos, al mismo tiempo que se le van dando cachetadas en el culo.

Los planteamientos hollsticos son fundamentales para la concepción de la salud y el cuerpo, pero para llenar la cesta de la compra, sirven de poco, y para la mente, no te los aconsejo. Quizás acabes en alguna corriente espiritual.

Efectivamente, es como lo de las drogas. No se trata de legalizarlas, sino de no penalizarlas.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
08 feb 2017
"Farsante" se me olvido decepcionarte un poquito más. Yo no me alineo, ni alieno, dentro de las propuestas " abolicionistas". Para mí son bastante dudosas aunque coincida en que la legalización de la prostitucion, va muy especialmente contra las prostitutas. Y eso lo esboza muy bien Prado Esteban al explicar en que están convirtiendo las relaciones sexuales.
Marx contra Marx
09 feb 2017
Lo único que ocurre, Saliha, es que Marx, en el Tomo IV de El Capital sostiene lo siguiente:

________________

En tercer lugar y de otra parte: Un entrepreneur* de teatros, concier­tos, prostíbulos, etc., compra la disponibilidad temporal de la fuerza de trabajo de los actores, músicos, prostitutas, etc., in fact** por medio de un rodeo que sólo interesa desde el punto de vista económico-for­mal; en cuanto al resultado, el movimiento es el mismo; compra este llamado “trabajo improductivo”, cuyos “servicios se esfuman en el mo­mento mismo de prestarse” y que no se plasman o realizan en “un objeto duradero” (llamado también particular)*** “o en una mercan­cía vendible” (fuera de ellos mismos). Su venta al público le propor­ciona un salario y una ganancia. Y estos servicios, que ha comprado, le permiten volver a venderlos, con lo que se renueva por medio de ellos el fondo del que se pagan. Y lo mismo puede decirse, por ejemplo, del
trabajo de los cleros (escribientes) que prestan servicios en el bufete de un aboga­do, con la particularidad, además, de que estos servicios toman cuerpo, generalmente, bajo la forma de enormes montones de papeles(...).


CARLOS MARX. TEORIAS SOBRE LA PLUSVALÍA I. Tomo IV de El Capital

http://ecopol.sociales.uba.ar/files/2013/09/Marx_Teor%C3%ADas-sobre-la-p

______________

Y si te has leído el Manifiesto Comunista, verás la importancia crucial que tiene el hecho de vender fuerza de trabajo cuando dice:

"El proletariado es la clase social que consigue sus medios de subsistencia exclusivamente de la venta de su trabajo, y no del rédito de algún capital; es la clase, cuyas dicha y pena, vida y muerte y
toda la existencia dependen de la demanda de trabajo, es decir, de los períodos de crisis y de prosperidad de los negocios, de las fluctuaciones de una competencia desenfrenada."

___________________

Por tanto, fundamentar la necesidad de la abolición de la prostitución en base a la negación del carácter de trabajo abstracto de la fuerza de trabajo vendida (no el cuerpo alquilado como mantienes) por las personas productoras de placer sexual, - con ese valor de uso y determinado valor de cambio -, verás que es incorrecto. Es más, se puede demostrar en los hechos que, en la medida en que ese trabajo sea alienado y produzca plusvalía, es también trabajo productivo.

Por otra parte, Marx tiene cientos de citas en relación con la prostitución, emplea ese concepto con muchas acepciones, y con muchas contradicciones, es cierto. Pero el Marx científico no deja lugar a dudas como has podido comprobar: Define la actividad de la mujer que vende a un empresario su fuerza de trabajo con valor de uso placer sexual como eso: Vendedora de fuerza de trabajo. Por tanto, trabajadora asalariada, sea burguesa, de clase media, proletaria o subproletaria (proletaria depauperada), dependiendo del monto que alcance ese salario. Y si lo vende directamente al cliente, no por ello deja de ser trabajadora, aunque no sea asalariada.

La fundamentación de la necesidad de la abolición de la prostitución tiene forzosamente que ser revolucionaria, no reformista.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
09 feb 2017
Cuesta imaginar como (ejem, narices) vais a abolir la prostitucion si no abolis primero al capitalismo, el trabajo asalariado y la mercancia.
En consecuencia, no deberiais llamaros 'abolicionistas' dado que no pedis que se despenalize la prostitucion... sino que se castige 'al putero y a la puta' como en paises como Francia, 'solo al putero' como en Suecia o 'se les cobre impuestos e incorpore al regimen general de la SS y el IRPF' como en Holanda y Alemania... o una mezcla de todo lo anterior sin saber ni tener la (ejem, menor) idea de como funciona el mundo de la prostitucion.
A fin de cuentas, casi mejor que se quede todo como está, pero ampliando la jurisdiccion de tribunales de violencia de genero y los medios de nuestras 'queridas fuerzas del orden' para que desmantelen redes de trata. Porque puestos a compararnos con los vecinos de Africa, donde la prostitución no existe oficialmente, la cosa empeora. Lapidaciones y ostracismo. Silencio ante el abusador o carcel para la abusada. Violaciones y asesinatos al sur del Sahara. Que son una forma más salvaje de obligar a las mujeres a prostituirse, ¿no crees?
Otro dia hablamos de por qué los paises con industria del porno son mas avanzados en materia de igualdad de sexos que aquellos donde la pornografia está prohibida...
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
10 feb 2017
Supongo que Saliha no os va a responder, entre otras cosas porque ella no ha colgado aquí el texto. “Capisci”.

Con todo mi reconocimiento a las aportaciones de Marx y su dialéctica materialista y científica, y también mis reservas, comentarte (comentaros) que él ha trabajado “poco” y dudo mucho que haya ejercido la prostitución alguna vez.

Las teorías productivas suelen ser muy diferentes en la práctica, pues hay variables que el método científico, ni controla, ni contempla. Si la “venta de fuerza de trabajo” escapa a todo planteamiento científico, la prostitución mucho más, ya que hay diversas resistencias o dificultades para elaborar teorías.

El “entrepreneur” que nombras (no tengas vergüenza en llamarlo “emprendedor”), no compra sino que contrata a actores. músicos…, prostitutas. Esa sería la visión “reguladora” que está sujeta a contrato, y esos contratos pueden ser regulados con respecto a la oferta y la demanda, es decir, el mercado.

En el caso de la prostitución, tal y como lo expones, no se trataría tanto de una “venta de fuerza de trabajo” sino más bien algo parecido a un “servicio de alquiler” por el que se obtiene una “renta”.

En la prostitución regulada, de manera más evidente que en cualquier otro tipo de trabajo, se obtiene una “renta” del cuerpo porque se cosifica para ser poseído por los demás. El “contrato” especifica el servicio que deben de ofrecer las prostitutas, sin que ellas puedan decidir sobre su cuerpo, y es en base a las “prestaciones” que el contrato reclama sobre los cuerpos que la “renta” varía.

Músicxs, actores y actrices, escribientxs, aparte de su tiempo, ofrecen una obra, una producción… La prostitución en tiempos de Marx, no vendía “obras”, ni producciones, y lo expresas correctamente cuando dices que “estos servicios toman cuerpo, generalmente bajo forma de enormes montones de ppeles…”, es decir, hay una producción además de la representación.

Remarco en tiempo de Marx porque hoy esta sociedad espectacular que lo transforma todo en mercancía, dispone de múltiples ofertas de “emprendedorxs” como el “porno-terrorismo” o lxs acompañantxs sexuales, quedando desdibujados los los claros límites de antaño. Y esto no lo expreso como juicio de valor, sino como respuesta al signo de los tiempos.

Con el mismo reconocimiento que antes mencionaba a las aportaciones de Marx, te aclaro que no he leído el Manifiesto Comunista, pero por el párrafo que aportas, lo que puedo decir es que las “crisis o prosperidad de los negocios“ no están relacionadas directamente con las “crisis o prosperidad” del trabajo sexual.

Este artículo ha sido difundido aquí a raíz de otros artículos que, manifestándose favorablemente a favor de la “regulación”, decían hacer un análisis desde la perspectiva marxista de la prostitución. Saliha también recurre a Marx para justificar la “abolición”. Es decir, a Marx se le interpreta. Todas lo interpretamos en nuestro beneficio para justificar nuestros argumentos y deseos.

No soy partidaria de “regulaciones”, tampoco “abolicionista”, ya expresé que me generan demasiadas dudas y sospecho que el “abolicionismo” no es más que otra reforma encubierta y tan encubridora como la “regulación”. Seguramente una vez se aboliera la prostitución, esta se ejercería en otras formas.

La actual situación de la prostitución como “no ilegal”, me parece que es la que, entre las opciones expuestas, hipotéticamente permite más posibilidades de adaptación a la diversidad de necesidades propias de quienes la ejercen. En lo que me parece que no avanzamos, es en el debate de las posibles “alternativas” a la prostitución, si es que las hay. La “regulación” no es una alternativa, sino la creación de “espacios temáticos” legalizados.

En general nos falta debate acerca de muchas cuestiones y especialmente las relacionadas con el sexo, las sexualidades, los afectos…, y al final nos encontraremos que la pornografía, por citar un ejemplo, se acabará reconociendo como “libertad sexual”, cuando nada tiene que ver con ella. En nombre de las supuestas libertades, se encubren toda una serie de negocios que para nada nos liberan. Si se denuncia la industria pornográfica para hombres, la respuesta es ampliar esa industria hacia las diversidades sexuales, en vez de valorar qué es lo que nos aporta la pornografía, que no su industria y negocios que giran en torno a ella. Casi siempre se habla de los “puestos de trabajo”, los beneficios económicos, y con esos argumentos, la tortura, por ejemplo, también tendría su espacio y su industria.

Menciono la pornografía, pero hago extensible esta reflexión a la policías, los ejércitos, las escuelas, los hospitales, fábricas…, porque todo ello son negocios para la “seguridad social” de los de siempre y nada tienen que ver con las libertades, más bien estas se supeditan y limitan a la seguridad y es desde esa relación sobre la que se desarrollan estas y otras “industrias”.

De la misma manera que en nombre del bien común hay quienes pretenden abolir causas de revolución, también hay quienes plantean regularizar dichas causas de manera que la revolución nunca se produzca.

Dicho esto, “que yo lo valgo”, los modelos de Francia, Suecia, Holanda, Alemania, Marruecos…, no son más que diferentes formas, más o menos progresadas, de lo mismo.

Recurres a la demagogia sensacionalista tan usual en las alarmas sociales de las “armas de destrucción” masivas que para nada les importan las vidas de las mujeres de Afganistán, y que solo las utilizan como propaganda “antiterrorista”. Por mucho que se “regularizase” la prostitución en los países de la comunidad europea, los europeos seguirían prostituyendo, abusando y violando a las mujeres del Sur del Sáhara. Tal vez te hayas olvidado que la “moral sexual” en África es muy diferente a la europea, y que quienes lapidan lo hacen en nombre de las “regulaciones” de unas leyes, propias sí, pero que se promulgan bajo la influencia de intereses de poder y con la misma finalidad del control social regulador. Ahí tienes por ejemplo la “regularización” en China, que penaliza la natalidad de mujeres, o la “norma” tradicional de mutilación genital femenina.

No pretendas hablar por mi, ni te inventes qué es lo que pretendo. Tengo mis propias palabras y si te generan dudas, no especules sobre ellas, plantéalas y si puedo, me explico. Mis planteamientos son contrarios a los prohibicionistas y a las penalizaciones. Es justo con las legalizaciones, las regulaciones o las normativas que las prohibiciones y penalizaciones aparecen.

Como decía, el “abolicionismo” no es consecuente con lo que propone, sino otra forma más de evitar el debate en profundidad y de abortar los procesos de transformación radical.
Re: Marx y la cuestión de la perfidia
10 feb 2017
Corto y pego:

"·Por mucho que se “regularizase” la prostitución en los países de la comunidad europea, los europeos seguirían prostituyendo, abusando y violando a las mujeres del Sur del Sáhara." (!)

No recuerdo haber violado y/o prostituido a ninguna mujer subsahariana. Preguntale a los mau mau, a los hutus interahamwe o a...
http://malcolmallison.lamula.pe/2011/06/25/primera-mujer-condenada-por-g/
http://en.wikipedia.org/wiki/Pauline_Nyiramasuhuko


corto y pego again:
"Recurres a la demagogia sensacionalista tan usual en las alarmas sociales de las “armas de destrucción” masivas que para nada les importan las vidas de las mujeres de Afganistán, y que solo las utilizan como propaganda “antiterrorista”. "

Lamento desilusionarte 'fake'... sí me importan las vidas, tanto las de mujeres, como de varones o de niños. A las que parece importarles menos esas vidas es a las feministasi que pululan por los medios antisistema ¡para hablar solo de lo suyo!
porque no hay noticias que los poderosos feministas hayan movido un dedito ni organizado convoys de ayuda a las mujeres del tercer mundo, aunque desplieguen mucho blabla.
Y a fin de cuentas, las que lanzan la primera piedra en las lapidaciones por presunta infidelidad en el islam, son mujeres; las que encienden la pira funeraria donde se quemará la viuda con el marido difunto en la India, eran mujeres, las que repudian a la hija violada o a la hija fruto de una violacion, son mujeres, las que organizan genocidios y violaciones en masa de mujeres de otras etnias en el Africa profunda, son mujeres, y las que practican la ablacion del clitoris, son mujeres.
Asi que echale tambien la culpa de todo lo que pasa Ana Botella o a Lady Gaga, a Kim Kardasian o a Christine Lagarde, a Hillary Clinton o a las Koplowitz, por no soltar la guita, bonita...
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
11 feb 2017
De la "bonita", para el feo y malo.

Cometí un error al decir "los europeos seguirían prostituyendo, abusando y violando a las mujeres del Sur del Sáhara...", quería decir "los occidentales..."

Sobre los Mau Mau, hutus, tutsis, lo que hicieron no fue más que reproducir lo que habían aprendido de los colonos blancos.

Sobre los Mau Mau le puedes preguntar a los kikuyu, a ver que te dicen, o sino, leer las siguientes noticias:
http://elpais.com/diario/2011/04/10/internacional/1302386414_850215.html
http://internacional.elpais.com/internacional/2012/10/12/actualidad/1350

Las versiones oficiales son siempre falsas y no le echo la culpa a la Botella, Clinton, etc... Lo de culpar se te debe dar mejor a ti, que culpas a las feministas de los medios antisistema de "no haber movido un dedito" Y como a ti te preocupan tanto todas esas muertes, oh! qué decepción, supongo que ya has perdido todos tus deditos de tanto moverlos..., en el teclado.

Si no recuerdas "haber violado o prostituido a ninguna mujer subsahariana", tal vez será porque no has viajado a esos territorios, pero te puedo facilitar una extensa relación de occidentales que, con la excusa de la "ayuda humanitaria", lo que hicieron fue abusar, violar o dejar asesinar a mujeres, niñas y niños.

Algunas informaciones sobre contribuciones occidentales (sólo hay que perder la vergüenza, y poner palabras clave en el buscador. Claro que, sin deditos, la cosa se complica)

La ONU investiga a soldados franceses por una denuncia de abusos sexuales a niñas centroafricanas
http://internacional.elpais.com/internacional/2016/03/31/actualidad/1459

Cascos azules y abusos sexuales: un escándalo recurrente
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/09/110905_misiones_paz_violacione

Violaciones de derechos humanos por integrantes de las misiones de paz de la ONU
http://www.fuhem.es/media/cdv/file/biblioteca/PDF%20Papeles/96/violacion

Indignación por los abusos de soldados uruguayos de la ONU a un joven haitiano
http://www.elmundo.es/america/2011/09/06/noticias/1315327870.html

La ONU denuncia abusos sexuales y violaciones contra menores cometidos por militares europeos en R. Centroafricana
http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/internacional/onu-denuncia-abus

Acusan a cascos azules de la ONU de violar a mujeres y niños
http://cnnespanol.cnn.com/2016/04/06/fuerzas-de-la-onu-en-republica-cent

La ONU reconoce que los cascos azules fallaron a las víctimas de violaciones en el Congo
http://www.rtve.es/noticias/20100908/congo/352727.shtml
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
11 feb 2017
Muy buenos tus links, simpatica: CNN, El Pais, El Mundo, RTVE, El Correo de Burgos...
Pero no veo que relación tengo/tenemos un servidor y la inmensa mayoria de los hombres que frecuentamos indymedia BCN con los abusos cometidos por los garbanzos negros de los cascos azules de la ONU en Africa.
¿Que todos nacimos con genes XY? ¿Qué coincidimos en rasgos secundarios con los hutus interhamwe o los mau mau? ¿con los Boko Haram y con los mercenarios del Renamo o el FNLA? ¿Recuerdas a Bokassa? ¿a Idi Amin Dada? ¿a Mobutu? Pues lamento decepcionarte: no tengo ninguna afinidad ni parentesco con los anteriores. Y hace mas de 25 años que dejé de trabajar para el ACNUR, la organizacion para los refugiados de la ONU, cuando descubri que pese a su presupuesto ascendente, el numero de refugiados no dejaba de aumentar.
Quizás tengas tu mas relacion con la Pauline Nyiramasuhuko, ex ministra de Igualdad de Género y Sanidad de Ruanda, e instigadora del genocidio ruandés que yo con los cascos azules.

Pero volviendo al tema de Marx y las prostitutas. El primer comentario, firmado por una presunta trabajadora sexual deberia ser suficiente. No es NO. Abolir la prostitucion... perfecto. Pero ¿cómo? ¿porque lo dijo Marx?
Abolir las violaciones y asesinatos. Perfecto. Pero ¿como? ¿Porque asi lo querria Flora Tristan?
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
11 feb 2017
En una cosa debo darte la razón, las fuentes no son nada alternativas, pero tampoco dudosas de feministas. Sin embargo sobre algunas de las fuentes que habéis aportado, como el blog fascista, “el diario”, “wikipedia” que una de las fuentes en las que se basa es la CNN, no son ni mejores, ni peores, con la excepción del blog, claramente fascista.

Te preguntas que tienes que ver con los cascos azules, y te voy a dar cuatro razones que te podrán gustar más o menos, pero que vienen a cuento, y además una quinta de regalo.

La primera tiene que ver con una afirmación en uno de mis comentarios. ¿Recuerdas o te hago memoria? Reconocí el error de poner europeos en vez de occidentales: "los europeos seguirían prostituyendo, abusando y violando a las mujeres del Sur del Sáhara..." Esos cascos azules son occidentales, y son sólo unos de esos occidentales que con la excusa de la ayuda humanitaria, los hombres abusan, violan, asesinan y/o prostituyen a las mujeres de esos lugares.

La segunda.- ¿Qué relación tienes/tenéis?. Pues la misma relación que yo, nosotras, las mujeres, feministas o no, tenemos con todas esas mujeres que tanto te gusta repetir sus nombres y compararnos a ellas. Simplemente he hecho de espejo, para que sientas el ridículo que haces, pero claro, seguramente a ti sí te parecerá que nosotras tenemos alguna relación con ellas, y vosotros no tenéis ninguna con ellos, aunque tengáis bastantes actitudes comunes.

Tercera.- Los genocidios son parte de la colonización, del colonialismo. Otra cuestión es que lo quieras entender. En África los pueblos, tribus, etnias, se podían enfrentar, pero nunca llevaron a cabo exterminios hasta la aparición del hombre blanco y su maquinaria de muerte.

Cuarta.- ¿”Garbanzos negros” de los cascos azules? Ni son los únicos occidentales en llevar a cabo esos abusos, ni son “garbanzos negros”, son estrategias de dominación cuando hay conflicto de guerra o de preguerra. Se denomina “garbanzos negros” a los hechos puntuales y aislados, y te he puesto una ínfima parte de las denuncias, y sólo las que hablan de los cascos azules. En la ex-yugoeslavia se utilizó la misma estrategia, especialmente contra las mujeres de la comunidad bosnia. No sólo te violenta el enemigo, sino que además llevas la semilla del enemigo en tus entrañas y crecerá contigo. El producto de tu vientre te recordará de por vida a quien te violentó. Si no entiendes eso, tendré que empezar a dudar que hayas tenido nada que ver con personas refugiadas.

Quinta.- Si realmente has tenido algo que ver con personas refugiadas, es increíble que tengas un imaginario de la mujer como lo tienes, pues muchos de esos puestos del voluntariado humanitario están cubiertos por mujeres. Y por lo menos ellas no se dedican a violar a otras mujeres. Y además también tendrías que haber visto en qué condiciones se encuentran las mujeres que vienen a Europa en busca de refugio.

Si te hace más feliz seguir creyendo que yo tengo “mas relación con la Pauline Nyiramasuhuko” que tú con los cascos azules de la ONU, pues consuélate con eso. Por lo pronto, yo nunca he trabajado ni colaborado con ninguna organización de la ONU, ni gubernamental.

Te he dejado también dos enlaces, sí de el país pero extraídos de otras fuentes, que ponen en evidencia toda la falsedad acerca de los Mau Mau y la denuncia contra el gobierno británico por el genocidio kikuyu en Kenia, y toda la invención que hicieron sobre el Mau Mau para poder llevar a cabo el genocidio, con el consentimiento de Europa. El mismo genocidio que hicieron con los aborígenes australianos.

Y volviendo a Marx, no. Volvamos a la prostitución. ¿Qué es lo que te hace pensar que el primer comentario lo ha firmado “una trabajadora sexual”? ¿Que se reconozca detrás de un ordenador? ¿Qué es lo que te hace pensar que nunca he ejercido la prostitución? Las compañeras putas o prostitutas que he tenido, pues es así como nos hemos llamado siempre, no utilizábamos el término de trabajadora/trabajador sexual.

Ya sé que los tiempos cambian y por eso ahora hay acompañantes sexuales, terapeutas sexuales, etc…, que no son más que regulaciones para designar lo mismo, y tener asociaciones-empresas detrás que ofrezcan el “servicio” del “contacto” con una amplia “cartera” de hombres, mujeres, mujeros y hombras acompañantes, terapeutas…, y otra de personas o entidades que reclaman el “servicio”. Es decir, la sociación empresa es la “madam” del mueblé.

Todas las mujeres que ejercen la prostitución saben perfectamente que “hacer la calle” es muy duro, pero hay algunas que lo prefieren a estar en otra situación del contesto de la prostitución. Muchas preferirían encontrar otro trabajo y no tener que prostituirse, aunque no me atrevo a decir que una gran mayoría porque las vidas personales de las mujeres que tienen que ejercer la prostitución, tienen cada una sus problemáticas y dificultades añadidas, y una cosa es la ilusión y otra la “necesidad” y el tipo de vida. Y hablo de mujeres que he conocido. En el 15M también estuvimos en la plaça Catalunya y dudo mucho que ninguna de las mujeres que coincidimos allí, propusiera una regulación. Dudo mucho que a las mujeres africanas, con las que por razones obvias se hace muy difícil contactar para organizar algo, o las mujeres “del este”, que a ellas les hayan preguntado si quieren una regulación. Y con las que he compartido “calle”, de sudamérica, centroamérica o de aquí, por lo menos antes no querían saber nada de regulaciones. Pero más allá de todo eso, habló por mi y por propia experiencia.

Y vuelvo a repetir que no soy abolicionista y mucho menos prohibicionista. He hablado de Flora Tristán como mujer feminista Me doy cuenta de que dije erróneamente que Flora fue asesinada por su marido, pero lo que quería decir es que sufrió un intento de asesinato que casi consigue matarla. Es por ello que su testimonio me parece especialmente importante, porque después de pasar por la vida que tuvo, llegar a reconocer las opresiones sobre los hombres, para mi tiene una dimensión que sobrepasa las perspectivas de muchos de los feminismos.

Ella se reconocía proletaria e hizo mucho antes que Marx el llamamiento a la unidad de los y las trabajadoras. Y te sorprenderías si leyeras lo que dice Flora Tristán.

No planteo las cosas porque lo diga tal o cual persona, me parece que eso ya lo dejé claro, igual que expliqué a cuento de que aparece por aquí Marx. Han sido desde el ámbito de quienes quieren regular la prostitución, quienes han hecho uso de Marx para justificar sus reclamos, y aquí, simplemente aparece un escrito de Saliha que interpreta a Marx de otra manera.

Es decir, ¿por qué hay que regular, porque lo dice Marx?, pues alguien interpreta que dice lo contrario. Es así de simple, no le des más vueltas porque no es una cuestión poliédrica.

También he dicho que a mi me resultan dudosas las propuestas abolicionistas, supongo que lo has leído y estoy de acuerdo con lo que decías que de lo que se trata es de revolucionar...

También os he preguntado a quienes proponéis la regulación, por las alternativas a la prostitución, y lo único que habéis respondido, es la prostitución regulada o regularizada, y eso no es una alternativa. Sigue siendo prostitución.

Quienes proponen la abolición, serán utópicas, pero no cometen la estafa o el engaño de no cambiar nada. Ellas piensan, creen que pueden hacer desaparecer la prostitución, sin embargo he expresado mi opinión de que la prostitución adquiriría otras formas, pero se seguiría ejerciendo, porque hay que ir contra la estructura de la violencia patriarcal, y el abolicionismo recurre al estado de derecho, que es el estado que con mayor impunidad los vulnera.

En el modelo social más ideal, seguiríamos teniendo problemas y conflictos, y es por eso que mi propuesta es por los debates abiertos de esos modelos sociales de relaciones que proponemos, para encontrar todas las miradas y lugares posibles desde los que hablar. No sólo las putas, también sus hijos e hijas si los tienen. Sus madres y padres si los tienen. Sus parejas si las tienen. Sus vecinos y vecinas, que seguro las tenemos. Porque las putas no somos seres aparte de esta sociedad, sino una consecuencia de ella.

No propongo convertirnos en bonobos, que parece que esa es una de las propuestas de algún o alguna reguladora. Pero tampoco quiero que si alguien quiere hacer el bonobo, se le prohiba.

Decías con razón que una muerte es un drama y mil son estadísticas. Eso es así simplemente porque lo aceptamos, y se convierte en norma. Ya expliqué que no reduzco las muertes a algoritmos matemáticos, sea una o un millón. Por eso mismo no te hablo de Paulines, Bokassas, Idis Amin, o Mobutus, sino de esos que nunca aparecen sus nombres porque sus asesinatos no fueron estadísticas, porque no llegaron a asesinar tal cantidad de mujeres como para que el shock nos haga mirar hacia otro lugar, pero que, los asesinatos que cometieron entre todos, sí que hacen de todas esas muertes una estadística.

Conocí a una doctora de Médicos sin fronteras que me explicaba los desmanes sexuales de sus colegas con las mujeres africanas, y cómo se valían de su posición social para conseguir favores sexuales, igual que sucede con parte de ese "turismo" que va a Cuba o a Thailandia.

Tuve una compañera sentimental, sí, compañera, que pudo viajar a África a colaborar con un primo suyo que era médico de la ONG. Más concretamente estuvo en Sudáfrica, y a su regreso me explicó como allí, tanto su primo, como sus colegas y la mayoría de hombres que habían ido con proyectos de ayuda humanitaria, tenían también ese comportamiento.

Los "cascos grabanzos negros", no son solo los cascos azules. Por si aún no te has dado cuenta, la violencia contra las mujeres no la ejercen los genocidas. Esos, ya sean hombres o mujeres, exterminan a todos. Les da lo mismo que sean hombres, mujeres, niños, niñas..., homosexuales o trans...

La prostitución no se limita a las mujeres, aunque estas son quienes en mayor medida la ejercen, pero los hombres y muy especialmente las mujeres trans, probablemente tienen una situación mucho más complicada que escapa a todos los análisis de Marx o de los y las abolicionistas y reguladores.

Flora Tristán decía:
“Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres”

“Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer”

“La ley que esclaviza a la mujer y la priva de instrucción, os oprime también a vosotros hombres proletarios”
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
12 feb 2017
"Fake", agradezco el cambio de tono de tus ultimos comentarios, porque hace mucho mas factible el intercambio de ideas y experiencias (vamos camino de escribir un librito, si seguimos asi :) y eso nos permite acercar posturas y acotar divergencias.
Estamos de acuerdo en que la prostitución es una forma de supervivencia aberrante consecuencia del sistema capitalista. Como también lo son el narcotráfico, las mafias locales que interactuan con los carteles internacionales, la trata de personas, el contrabando de armas, etc. Fijate que todo esto ultimo está intimamente relacionado con la prostitucion, y mucho mas en estos tiempos de desmoronamiento de valores universales y de 'salvese quien pueda'.
Estamos de acuerdo en las grandes lineas de lo que hay que combatir. Y eso nos lleva al territorio peliagudo de la proporcionalidad, de la ponderación, de las prioridades y de las ¡hojas de ruta!
Estamos de acuerdo en que el feminismo combata a sus opresiones (la teocracia, el machismo, la explotación sexual, el proxenetismo, la violencia, la desigualdad) ... pero no tanto en los modos en que este combate se debiera desplegar. Demasiado a menudo vemos como se ejerce una respuesta desmedida a los 'micromachismos' en los medios antisistema (excesos verbales, chistes, bromas, etc) mientras que se calla y se olvidan masacres monstruosas como la que comentábamos en Ruanda bajo la égida de una Ministra para la Igualdad de Género y Sanidad, como la Pauline Nyiramasuhuko de marras: medio millon de mujeres violadas y asesinadas. Se dice deprisa y se olvida enseguida. Mientras que un comentario 'machista' como 'estoy hasta los güevos' le cuesta interminables denuncias, debates y escraches al transgresor en los ambientes altermundiales, que suelen acabar con la exclusión del 'machista' abusador y violento. Resultado, cada vez menos varones se animan a arrimar el hombro por la emancipacion femenina.
Eso es un talón de Aquiles fenomenal para el feminismo de base. Es un error gravisimo que desmonta y desacredita la lucha feminista. Porque dificilmente los afroamericanos hubieran logrado abolir la esclavitud ellos solitos, sin el compromiso y la colaboracion de hombres y mujeres 'blancos'. Otro tanto para las luchas de ¡emancipacion nacional! en los movimientos altermundialistas. Si al final ves a las CUP abrazaditas a Convergencia y ERC, y boicoteando a Ada Colau a la hora de dar la cara, luego no apetece mucho apoyar combates independentistas. Lo mismo sucede con los colectivos LGTB cuando acaban adorando a la plutocracia y el narcisismo del 'salvese quien pueda'. ¿Y qué sucede cuando surge el tema de los 'vientres de alquiler' que reclaman estos ultimos pero convierten la maternidad en objeto de consumo?
Entran en conflicto las luchas transversales que pretenden cambiar el mundo desde un prisma sectorial. Combates antirracistas entran en conflicto con luchas basadas en el concepto de nación. Combates basados en la diferencia sexual acaban enfrentandose a las luchadoras de género. Los obrerismos (burocracias sindicales) impactan de lleno con las luchas sociales ciudadanas (y vice versa). La socialdemocracia choca contra el radicalismo. El socialismo autoritario con el socialismo libertario. La intolerancia con la contracultura. La ortodoxia con los discursos heterodoxos.
Como sucede en el mundo de narcotrafico, en el ambito de la emancipación femenina hay un grave problema de ponderacion y proporcionalidad. Se reprende, reprime, juzga, castiga y sataniza... a los micromachismos. Del abusador sexual, del violador, del feminicida, el enfermo psicopata, se encargan la policia, la medicina legal y la justicia ordinaria. Donde no llegan estas instituciones es a los macromachismos: antropologicos, religiosos, culturales, ideologicos, economicos, de consumo cotidiano y que son el campo de batalla del feminismo real, sin maniqueismos.
Como el largo brazo de la ley no llega a los grandes bancos que blanquean, a los gobernantes que trafican bajo cuerda, a los servicios secretos y señores de la guerra que trafican a gran escala. Y ahi está la asignatura pendiente del feminismo de base y de clase, que se reclama transformador y liberatorio. Hay mucho camino que recorrer, y no está de más asumir que demasiado a menudo se siguieron caminos equivocados con buena fe o escasa fortuna.
Re: Marx y la cuestión de la prostitución
13 feb 2017
Querido, necesito matizar algo que me parece importante, pues dices que compartimos algo que no es cierto, por lo menos por mi parte, y espero que por la tuya también, y que sólo sea un error de expresión, como algunos de los que a mi, en el fragor de los dedos y las teclas, se me escapan.

No estoy de acuerdo en que “la prostitución es una forma de supervivencia aberrante”. Sí una consecuencia del sistema capitalista, pero nunca equipararía la prostitución con el narcotráfico, el tráfico de armas, la trata de personas, etc…

La prostitución es un recurso de supervivencia, como lo es reciclar alimentos en los containers que hay frente a las grandes superficies. La prostitución no es indigna, el narcotráfico, el tráfico de armas, la trata de personas, etc…, sí que lo son.

A diferencias de otras feministas, no hablo de “micromachismos”, para mi son el machismo de siempre, y si estoy en un entorno que se supone que es afín, no sé porque debo sentirme constantemente agredida por el lenguaje de los y las demás. Me es indiferente que sea hombre, mujer o lo que quiera ser. Yo intento hacer un esfuerzo para ser consciente cuando hablo con un hombre, con un compañero y evitar que mis palabras le dañen, y no es por el rol de cuidadoras de las mujeres, tampoco me trago eso, pues casi siempre quienes lo argumentan, es porque ellas cuidan y no quieren desaprender ese rol,

Recientemente he leído un artículo que me dejó estupefacta y a cuadros. Estaba escrito por una feminista, en una revista que se dice feminista, pero que cuanto más la leo, menos feminista me parece. O bien, si eso es feminismo, no es lo que entiendo por igualdad o feminismo, sino por otra versión de lo mismo.
http://www.pikaramagazine.com/2017/02/contradicciones-de-una-feminista-e/

También te voy a reconocer que a mi no me importa que haya menos hombres, si ellos no van a hacer ese esfuerzo de interiorizar lo que produce opresión y lanzarlo contra quien corresponda, no contra quien está a tu lado. Lo que suele ocurrir, es que si eso se reproduce a pesar de mis comentarios, y no se asume colectivamente, quien deja de asistir y se despide del grupo o colectivo soy yo.

Sí, seguro que a los y las afroamericanas les hubiera costado más salir de la esclavitud, pues aunque en los USA dicen que está abolida, eso no es cierto. Todavía existe la esclavitud. Y no porque lo diga yo, sino porque lo reconocen ellos mismos y no hace tanto que hicieron una importante lucha en contra de ella y que ha pasado completamente desapercibida con los twitters de TRUMP y el “encanto” de Obama.

Y por supuesto que contaron con la participación y colaboración de hombres y mujeres blancos, lo mismo que hoy las y los refugiados cuentan con la colaboración y apoyo de personas no refugiadas…

Hay quienes piensan que para llegar a esos grandes escenarios, primero hay que intervenir en los más cercanos, y aunque no la tengan toda, no les falta razón. Ponerse grandes objetivos, no es siempre la mejor opción. Hay quienes se proponer los que consideran que sí que pueden alcanzar, y ahí ir caminando poco a poco, sin grandes ambiciones, ni saltos o sobresaltos. Y eso es muy razonable siempre y cuando en esos pequeños pasos, una no se quede cautivada y fascinada como a la feminista de los Goya, que de repente, por cuestiones de su proyección social, pierde sus principios y se justifica, reflejándose en los espejismos ajenos de Ana Belén, otra feminista de bote, sin darse cuenta de que ha sido utilizada por la propia industria como un peluche, como un objeto y no una persona que tiene cosas importantes que decir.

Seguramente que pensará que ya lo hará cuando esté en una posición de más poder. Si llega, que eso todavía está por ver, pues la mayoría caemos en el cuento de la lechera, si llega, entonces ya no podrá darse cuenta de que forma parte del propio sistema espectacular que tanto le molestaba. Y después puede que hasta algún hombre tenga que escucharle hablar de como son sus “privilegios” (los del hombre), sin darse cuenta de cuales son los suyos, porque ya ha trascendido el sentimiento de clase, si es que alguna vez lo tuvo.

Y sí, hay mucho camino que recorrer, y si en ese camino no hacemos los mismos esfuerzos para recorrerlos, volvemos otra vez a lo mismo. Los mismos esfuerzos no cuantitativos, sino cualitativos.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more