Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: educació i societat
Educar a los niños para el éxito laboral aunque dejen de ser niños
14 nov 2016
Son los nuevos tiempos y hay que adaptarse. Desde la más temprana edad se intenta que los niños obtengan capacidades con las que puedan triunfar o simplemente sobrevivir en este sistema pseudosalvaje: el niño deberá aprender varios idiomas, ir al club de tenis, a ensayar con su instrumento...después del colegio, a las 4 de la tarde clases de inglés; a las 5 clases de francés, a las 6 clases de chino, a las 7 toca informática, a las 8 música (por si acaso tenemos un Mozart); a las 9...y jugar...jugar es perder el tiempo. El resultado son niños que han dejado de ser niños o que nunca lo fueron, niños sin las emociones típicas de su edad; son niños robotizados, sin alegría en sus rostros, con un montón de contenidos metidos en sus cabezas pero sin apenas alegría. Conseguirán prepararlos para la dura vida laboral del sistema capitalista pero a cambio de perder la mejor etapa en la vida de un ser, la infancia.

Conozco casos en los que, en el afán de los padres por preparar a sus hijos para la "batalla", han prohibido que en sus casas haya juguetes: muñecas, cochecitos...todo esto es una pérdida de tiempo e inútil: todo ha de ser didáctico desde el principio, todo ha de tener como finalidad el aprender algo útil; ¿fomentar y potenciar emociones sanas como la risa? Eso es para perdedores, nuestro hijo no va a perder el tiempo jugando con amigos y riendo ni un solo instante pues tiene cosas más importantes que hacer.

Algunos colegios supuestamente avanzados aplican técnicas y presumen de que sus pequeños alumnos están a la vanguardia de la moralidad. Los niños se muestran muy educados, correctos, disciplinados y con formas típicas de adultos muy "civilizados"; sus padres están encantados de tener unos niños tan estupendos, pero una mirada basta para percatarse de que ya no son niños: ahora son otra cosa más parecida a un robot.

Paso todos los días por la parada de un autobús escolar donde una decena de niños, bien uniformados y con pantalón corto a pesar del frío, esperan junto a sus padres a que llegue el bus para que les lleve a su escuela: no veo alegría en sus caras, veo unos niños tremendamente educados, niños responsables y que sin duda muchos sacarán buenas calificaciones y en el futuro serán grandes abogados, empresarios o lo que se propongan, pero no veo la alegría del "niño" en sus caras. Curiosamente, en la parte trasera del bus hay un dibujo publicitario con dos niños con una sonrisa de oreja a oreja. Qué curioso.

Parece que los tiempos exigen preparar a los niños para la complicada vida que les espera y es normal que así sea pero no debería ser a cambio de arrancarles las emociones y la mejor época que van a vivir en sus vidas, la infancia; no debería ser a cambio de que los niños dejen de ser niños.
Mira també:
http://libertadycritica.blogspot.com.es/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Educar a los niños para el éxito laboral aunque dejen de ser niños
14 nov 2016
Lo realmente obsceno es empezar un texto diciendo: "Son los nuevos tiempos y hay que adaptarse..."
Re: Educar a los niños para el éxito laboral aunque dejen de ser niños
14 nov 2016
Parece que su comprensión lectora no es muy elevada, de lo contrario comprendería que lo se trata de decir en el entrecomillado es que esa es la consigna; no que el autor esté de acuerdo con que esa sea la consigna de estos nuevos tiempos (todo lo contrario), sino que ese es el mantra que se ha instalado en buena parte de la sociedad capitalista y en realidad esa es la crítica del texto. Le vendría bien pasarse de nuevo por la escuela, hay unas excelentes escuelas de adultos hoy en día.
Re: Educar a los niños para el éxito laboral aunque dejen de ser niños
14 nov 2016
Ja, ja, ja... ¿Debo pasarme por alguna de esas escuelas que ya no nos permiten ser niñxs?
Y hablando de comprensión lectora..., acaso he dicho "que el autor dice..." Simplemente, iniciar el texto con la consigna del propio sistema, aunque luego sea para "criticarla" (¿?), me parece obsceno. Si le molesta, esa es mi opinión. Y ya que supongo que le gustaría que profundizara un poquito más en las obscenidades del texto, decirle que si bien el autor parece que quiere criticar, mi comprensión lectora de escuela pública me lleva a interpretar algunas cositas más...

"Parece que los tiempos exigen preparar a los niños para la complicada vida que les espera y es normal que así sea..."

Ahora si quiere me puede decir que "manipulo porque corto la frase, pero déjeme decirle que en la frase va implícita una aceptación, una normalización en relación a los tiempos que corren, y no en base a nuestros deseos con independencia de que los tiempos que se nos imponen, exijan una u otra cosa.

Entiendo, y de nuevo interpreto, que se renuncia a luchar por lo imposible, y se propone lo probable. Es decir, quien escribe ya está domesticado por esa misma escuela que dice criticar, por ese mismo modelo social que presuntamente pretende combatir.

En el texto se denuncia un modelo escolar, pero no la escuela en sí. Además apuesta por una concepción de la infancia completamente eurocéntrica, en donde los juguetes están al alcance de los niños. En donde la imaginación para convertir un palo en un arma de destrucción masiva, tampoco existe. La risa de lxs niñxs que ya no saben imaginar, no es más que una mueca aprendida, como la de la foto que aparece en la parte de atrás del autobús escolar.

Dicho esto, como usted comprobará, estoy haciendo una crítica de lo que dice el texto, y no de su autor. Y ya que me "aconseja" que me vendría bien pasarme por una de esas hipotéticamente excelentes escuelas de adultos, me voy a tomar el abuso de confianza para preguntarle ¿en qué mundo vive usted? ¿Tal vez uno virtual o, como la caverna de Platón, de apariencias?

Gracias por el esfuerzo de su comprensión lectora. Estoy seguro que en esta ocasión prestará más atención a lo que expreso, y no fantaseará con lo que digo.

PD.
Ferrer i Guardia, en su momento, hizo una interesante crítica a la formación escolar supeditada a las necesidades productivas, pero no normalizó nada, ni lo justificó. Hoy las necesidades no sólo son productivas, ni de personas formadas para el desempeño de algún trabajo... Todo esto sigue teniendo que ver con la función de la escuela en la época de su aparición..., y hasta ahí puedo leer.
Sindicat Terrassa