Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
"Bandidos generosos" ¡Nuevo cómic! Prólogo de Enric Duran. Ed. Descontrol
15 abr 2016
Un libro de aventuras y entretenimiento --con elementos elementos propios tanto de la novela histórica como de los cómics de héroes y villanos-- basado en historias reales, si bien con ciertas licencias historiográficas.
Mujeres que se disfrazan de hombres y participan en abordajes piratas, un minero del Salvaje Oeste que atraca diligencias por venganza, un anarquista de la Belle Époque que defiende ante los jueces su actividad ilegal, una historia de amor y resistencia en el sertao brasileño, un expropiador revolucionario que desafía al régimen franquista y activistas que roban y reparten comida en la época hippie son los personajes que protagonizan las seis historias que componen esta novela gráfica.

El historiador Rodrigo Vescovi es el responsable del guión y la documentación de este cómic, en el que también ha colaborado Zoel Forniés y ha sido ilustrado por dibujantes noveles y consagrados: Jakob Silves Kramer, Marc Vila, Jordi Zapata, Fraçois Gaullier, Nuria Velasco y Henar Torinos
PRÓLOGO
La diferencia entre ricos y pobres es tan antigua como la agricultura, y desde los tiempos de los tiempos la figura del bandido ha estado presente en la cultura popular, habitualmente, gozando de simpatías entre los de abajo para disgusto de los de arriba.

Por generaciones, las injusticias han sido el denominador común de la mayor parte de las organizaciones sociales y de los sistemas políticos. Éstas han dejado su huella en la historia de la humanidad y lo siguen haciendo hoy, con el voayeurismo en tiempo real que aportan las redes sociales.

Si bien, históricamente, el bandido ha sido asociado a ciertos principios, como aquel que afirma que sólo roba a los más pudientes, diferenciándose de un ladrón cualquiera que escoge a su víctima por criterios de oportunidad. El hecho de dirigir sus acciones contra los que más tienen, provoca que se le considere una persona de gran coraje, pues sus enemigos son también las presas más difíciles y que mejor pueden defenderse.

Yendo aún más allá, no son pocos los casos en los que, además de escoger su botín entre los poderosos, la acción va destinada a distribuir el botín entre los luchadores, los pobres y los revolucionarios; siendo estas acciones las que más apoyo generan.

A lo largo de la historia, las acciones expropiadoras que han juntado riesgo, altruismo y una ética elevada han sido muchas. Seguramente las más legendarias fueron aquellas que se produjeron en entornos de resistencia al statu quo. De hecho, muchas de esas acciones, estuvieron protagonizadas por colectivos anarquistas en el marco de una organización política con un objetivo muy claro, tratándose por tanto de activistas haciendo de bandidos, como otros podían hacer de organizadores, abogados o periodistas.

La historia está repleta de ejemplos bien diversos y saludamos que esta novela recupere unos cuantos de aquellos que, mediante la acción directa, recuperaron y redistribuyeron en base a sus principios e ideologías.

Aun así, la novela gráfica que tienes entre las manos, deja la linea ética abierta de forma que tú mismo puedas sacar tus propias conclusiones. Quizá veas demasiados límites en alguno de los protagonistas de este libro, como para ganar tu simpatía y, en cambio, otros obtendrían tu más directo apoyo. Es difícil, por ejemplo, no apoyar a un Quico Sabaté, con sus acciones tan legendarias como comprometidas para organizar la resistencia a la dictadura franquista, pero si nos ponemos en la situación de atracadores de diligencias o de piratas que tuvieron de forma visible una ética mucho más borrosa, la valoración puede generar muchas más discusiones. Creo que saldrían diversos puntos de vista, acentuado, si cabe, por el desconocimiento que podamos tener del contexto social, político y histórico en el que se llevaban a cabo esas acciones.

Y si el bandido ha tenido su lugar en la cultura de siglos atrás, me aventuro a decir que lo seguirá teniendo en los tiempos futuros. Ya lo estamos empezando a ver; los bandidos de ahora, aquellos
que en lugar del sable pirata, cuentan con un ordenador y el conocimiento liberado en la worldwideweb. Aprendiendo en las retaguardias de los fraudsters, que pueblan la llamada dark net, uno descubre allí esa ética que les hace escoger a los bancos y grandes corporaciones antes que provocar una pérdida en un ciudadano normal. Entre esos bandidos del siglo XXI, habrá quien diga que quieren hacer algo mejor con lo aprendido y quizás un día aparezca un mensaje que llame a juntar esfuerzos y distribuir todo lo expropiado entre los refugiados expulsados por la Europa fortaleza.
Mientras siga habiendo injusticias, seguirá floreciendo la generosidad de los bandidos.

Enric Duran. 16 de marzo. Un lugar en el mundo

This work is in the public domain
Sindicat