Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: pobles i cultures vs poder i estats
Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
25 feb 2016
Las dos formas que adopta el capitalismo, la privada y estatal, suscitan dos líneas retóricas igualmente manipulativas, las de un capitalismo sin Estado y un Estado sin capitalismo. Lo real es que, mientras la revolución no liquide al capital, se dará una combinación cooperativa y colaborativa, aunque no exenta de puntos y momentos de fricción, entre el capitalismo particular y el capitalismo de Estado.
Afinando un poco más comprobamos que casi nadie propone eliminar totalmente el Estado sino reducirlo. En el otro bando apenas ninguno preconiza convertir todo el capital privado en capitalismo estatal sino, meramente, ampliar éste y someter al particular restante al control de las instituciones.

En la vida real, que es lo que importa, para cada momento existe una relación óptima entre ambos capitalismos, que es realizada por medio de constantes ajustes, privatizando si hay excesiva carga institucional en la economía, o “nacionalizando” si ésta es insuficiente. Teniendo en cuenta que los países, en tanto que territorios tiranizados por un único Estado, están en competición y lucha permanente entre sí, en el caso de que no se alcance la relación optima concreta entre los dos capitalismos termina sufriendo su competitividad a escala planetaria, habiendo una regresión y pérdida de poder global del país que la padece, o sea, de ese Estado.

Está fuera de dudas que el capitalismo estatal es más ineficiente productivamente, aunque al mismo tiempo más capaz de estabilizar transitoriamente la sociedad con sus procedimientos paternalistas y protectores. Llegado a un punto, la competencia internacional entre los países hace que las situaciones de fuerte predominio del capital estatal no puedan mantenerse. Por eso la Unión Soviética, llegado a un punto de ineficiencia, tuvo que pasar del capitalismo de Estado al privado-estatal, en 1991.

La tendencia en el desarrollo del capitalismo es al crecimiento de su forma estatal con mengua de su forma privada. Si, para nuestro caso, el porcentaje del PIB que se apropiaba el Estado a principios del siglo XX estaba en torno al 10% ahora se sitúa hacia el 50%, creciendo año tras año. La vida económica, además, está más reglamentada que nunca, al ser regida por una maraña de leyes, disposiciones y normas que hacen del mercado un mecanismo cada día más secundario. Los precios, en el presente, no están fijados por el mercado sino por una complejísima actuación interactiva de normas y mercado, con las primeras como factor determinante aunque con el segundo como elemento que acaba de determinar el precio real. Hay ramas mayoritariamente “socializadas” (estatizadas), la agricultura por ejemplo, sin que por eso, más bien al contrario, dejen de ser un tipo de capitalismo extremadamente agresivo, explotador y depredador, también medioambientalmente.

Así pues, la fútil querella verbal entre estatocapitalistas, que suelen tildar a sus rivales de “neoliberales”, y anarcocapitalistas, que reivindican lo irreal e imposible (tanto que jamás ha existido, ni siquiera en los primeros tiempos del capitalismo), son disputan escolásticas sin relación con la realidad. El Estado es también un poder económico (hoy el poder económico decisivo y el principal explotador de la fuerza de trabajo asalariada), verdad obvia que niegan a la par el anarcocapitalismo y el estatocapitalismo, cada uno a su manera.

El Estado no sólo regula, organiza, protege, defiende, financia y sostiene al capitalismo privado sino que lo ha creado y lo sigue rehaciendo de muchas maneras. No puede existir un capitalismo sin ente estatal, y proponerlo es demagogia o ignorancia. En la crisis iniciada en 2008, como expongo en “El giro estatolátrico”, el capitalismo de los países principales se desmoronó y ahí se habría quedado, hecho un amasijo de ruinas, si el Estado no hubiera acudido a su rescate con cantidades astronómicas de numerario, proveniente de los impuestos. Esa intima fusión entre el Estado/Estados y la gran empresa financiera, industrial, comercial y del agronegocio es la clave del capitalismo actual que, ciertamente, no es el de los tiempos de Adam Smith… con la advertencia que éste tampoco era ajeno al ente estatal, ni mucho menos.

Por eso quienes defienden el capitalismo de Estado como forma predominante son los que se sitúan al lado del capitalismo del futuro. De ahí que a menudo, la loa de aquél adopte la forma de un programa “anticapitalista”, y lo es, en el sentido de desear poner fin al capitalismo de ahora para constituir el del mañana, que resulta de la evolución de los principales factores políticos, estratégicos, económicos, tecnológicos y sociales.

En esa acción “anticapitalista” los sostenedores del capitalismo de Estado arremeten contra los anarcocapitalistas, y se postulan a sí mismos como la burguesía de Estado que va a gestionan el nuevo monstruo, el mega-capital estatal-privado. Su embellecimiento del capitalismo de Estado, al que ponen la etiqueta de “sector público de la economía”, es negada por un hecho común, las huelgas en sus empresas, lo que prueba que en ellas hay explotación. Y que quienes las dirigen y gestionan son gran burguesía de Estado[1].

El capitalismo, en todas sus formas, es sólo eso, capitalismo. Y contra él sólo la revolución es eficaz. Hoy la apología del estatocapitalismo es más dañina que la del anarcocapitalismo, no sólo porque es muchísimo más común sino porque representa al capitalismo del futuro.


[1] Esta gran burguesía estatal se hace estatal-privada por los mecanismos habituales de apropiación de los fondos estatales, entre ellos la corrupción. Significativo es el caso de la Caja de Castilla-La Mancha, en la que el equipo gestor, de izquierda, entregó a sus correligionarios créditos sin avales ni garantías hasta llevar a la entidad a la quiebra. El Estado tuvo que aportar 7.100 millones de euros, para “sanear” dicha caja, lo que da una idea de las colosales sumas expoliadas de facto impunemente. Tanto, que la sección de la burguesía de Estado responsable sólo ha sido condenada a penas simbólicas. La conversión de los jefes de la izquierda en burguesía estatal para, en un segundo momento, transformarse en capitalistas privados, se suele hacer con casi total impunidad a partir de un hecho político incontestable, que el capitalismo, privado y estatal, necesita de la izquierda para controlar a las masas, lo que hace a aquélla corriente política escasamente perseguible judicialmente. Tal es la significación real de la defensa que ésa hace de “lo público”, o sea, del capitalismo de Estado por ella gestionado. En el capitalismo la corrupción es muchísimo más que un asunto político, legal y moral, al institucionalizarse como una de las vías por las cuales se forma y renueva el capital privado a partir del estatal. Por eso mismo es irremediable e inevitable, demagogias populistas aparte, teatralmente justicieras con un fin, enriquecer a una tanda tras otra de “servidores de lo público”.
Mira també:
http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2016/02/anarcocapitalismo-y-estatocapitalismo.html

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
25 feb 2016
Lxs anarko-capitalistas de Barcelona los ultimos dias aprovecharon para dar su fuerza de mano y cabeza al Mobile World Congress, porque "pagan bien". Si 10€ la hora es "bien" pagado en comparación con las ganancias que se llevan, es otro tema, pero como anarquista trabajar para esta basura mega-capitalista es simplemente absurdo! Que tipo de coherencias se puede esperar de estxs compañerxs? Se venden a cualquiera que les ofrece 10€ la hora? Me cago en dios, a donde hemos llegado?
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
26 feb 2016
¿Y a ti quién te paga...?, porque alguien te pagará, ¿no?
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
26 feb 2016
Esto no es una cuestión personalizada, mr.estado! El dinero es una triste realidad en nuestras vidas de miseria y hay distintas formas de conseguirlo (ninguna de ellas se puede considerar etica) pero hay que diferenciar si trabajas por ejemplo para empresas familiares pequeñas o de autonomo, en cooperativas de autogestion o a cambio te vendes directamente a los multinacionales como el MWC u otras mierdas... Pues cada unx decide lo que le parece justo,eh!
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
26 feb 2016
¿Si no es personalizada, por qué personalizas? No te refieres a quienes trabajan para el WC, sino a lxs que desprecias como "anarko-capitalistas de Barcelona".

Sigues sin contestar quié te paga a ti, lo demás que dices, es evidente, trabajar para una ong no es lo mismo que ser soldado profesional, pero estos últimos "no nos venden la moto"

En tu mundo de "igualdad de oportunidades" tienes la posibilidad de elegir. En el de la precariedad las "contra-adicciones", las superas de otra manera. COMSA es una empresa tan familiar como transnacional y lo mismo las de la familia Pujol, por ejemplo, o la transmediterránea, el Banco de Santader, por seguir con las empresas "familiares" un Rato.

Cada cual deberá confrontar su supervivencia y su coherencia, lo que no viene a cuento es engañarnos a nosotrxs mismxs, justificándonos que nuestro trabajo es más consecuente con nuestras ideas, por hacerlo en una pequeña industria familiar de manufacturación de cableado y portalámparas, que luego se venden, montadas, en los grandes almacenes del reino de espanha.

Y en cuanto a las cooperativas autogestionadas, ya te vale con la idealización. Ni consumen luz, ni agua, ni nada por el estilo y sus trabajadorxs, nunca han fumado un cigarro de una multinacional. Por mi que os canonicen y que os legalicen el martirio para que podáis cumplir con todos vuestros preceptos de pureza, pero no olvidar de ver quien esponsoriza vuestro proyecto, porque lo más seguro es que detrás esté la fundación La Caixa o los legionarios de cristo.
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
27 feb 2016
Tu arrogancia es casi para enfadarse!
No sabes nada de mi vida (en mi mundo de "igualdad de oportunidades":), solo desprecias lo que no quieres escuchar, si no te parece suficientemente precario (sobre-)vivir en ésta sociedad con 250€ al mes (+/-)pues tu mismo. Nuestros proyectos son autogestionados y autofinanciados, pura pureza, que mal,eh? Pues lxs que siguen defendiendo el Anarko-Capitalismo "superando sus contradicciones"
siempre encontrarán una buena excusa para venderse por cualquier cosa. Ya os hemos visto!
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
27 feb 2016
¿Mi arrogancia?, y de la tuya qué, de esa no se puede hablar, ¿no?

De entrada, vuelves a despreciar a quien te responde y me llamas "Mr Estado" ¿Tú me conoces de algo? Entonces por qué tú sí que te tomas el abuso de confianza como norma.

Me habría gustado leer tu crítica, pero sin descalificar a quienes tampoco no conoces, ni conoces sus motivaciones, ¡pero no!, es demasiado esperar. Y mi respuesta va en ese sentido, ¿quién eres tú para juzgarlos como "anarcocapitalistas"? Dicho esto, no pretendas que te hable en otro tono, pues no se puede empezar descalificando a compañerxs. Que tú no compartas su decisión, no es nunca razón para insultarlxs con ese calificativo. Lo mismo sucede cuando me llamas "Mr Estado". Ni soy "Mr", ni soy "Estado" con mayúscula. Lo peor es que seguramente hasta te consideras inteligente.

A tí no te conozco de nada pero sí que conozco lo que acabas de escribir, y cuando sin duda alguna afirmas:

"...hay distintas formas de conseguirlo (ninguna de ellas se puede considerar etica) pero hay que diferenciar si trabajas..."

Sí que apelas a ese paradigma de "la igualdad de oportunidades" desde el que todas podemos "conseguir" no se sabe muy bien qué...

Entre las paradojas que debo afrontar cada día, está la de mi aversión al trabajo, y hago lo que puedo para evitar trabajar en el sentido más estrictamente productivo; pero lo que sí que tengo claro, es que no "recomiendo" el trabajo precario, pues nos rebaja en todos los sentidos mucho más que otros trabajos, aunque en estos tiempos que corren, otro tipo de trabajo es casi impensable.

El trabajo, ya sea retribuido "injustamente" (pues toda explotación es injusta) o precarizado, para mi no son cuestiones a reivindicar, es supervivencia y siempre dan sentido a las "estructuras mega-capitalistas", aunque seas el dependiente del colmado de la esquina o en la tienda de "todo a 1 euro". La economía se mueve y remueve tanto desde abajo como desde arriba, y ya puedes ponerle factores éticos que al final, el sistema, lo integra como "moda", como "valor añadido".

Y cuando afirmas que:
"Nuestros proyectos son autogestionados y autofinanciados..."

No sé a quiénes te estás refiriendo con ese "nuestros", y lo de "proyectos" en plural, y además "autogestionados y autofinanciados", no es más que esa idealización de la que te hablaba.

Que sientas arrogancia en lo que digo, debería de hacerte reflexionar, pues lo que intento es ser sincero, por lo menos no engañarme a mi mismo y tampoco engañar a lxs demás. Porque de ese tipo de proyectos, los hay contados, y puede que tú te sientas parte, pero la mayoría funcionan sin ti y sin mi. ¿Y cuál es su autofinanciación o su autogestión?

Quién vive "en esta sociedad con 250€ al mes (+/-)", poco o nada puede contribuir económicamente a ninguno de esos proyectos. Probablemente podrá aportar su fuerza y sus capacidades para organizar y preparar algo, pero eso tampoco se traduce siempre en economía, pues "en esta sociedad con 250€ al mes (+/-)", uno de sus fundamentos es la economía porque no hemos sido capaces de revertirlo. Los proyectos de trueque e intercambio, no sirven para comer, son formas actuales de compartir lo que alguien tiene en desuso.

A donde quiero llegar, es que esos proyectos, individualmente tal vez puedan funcionar, pero su base sigue siendo económica y la mayoría, son de ventas o de ofertas de servicio. E incluso en el caso de las cooperativas de consumo, quienes viven "en esta sociedad con 250€ al mes (+/-)", están excluidxs.

Ya puedes hacer llamamientos sobre proyectos autónomos que necesitan apoyo económico para no desaparecer, no quiero explicarte cuál es la respuesta...

Eso que para ti es arrogancia, para mi es realidad, y es en esta realidad, "en esta sociedad con 250€ al mes (+/-)", en la que vivimos.

Yo no trabajo en el WC, y ni tan siquiera se me ha pasado por la cabeza meterme ahí, pero lo que sí que tengo claro es que si puedo conseguir en un mes, lo que de otra manera me va a llevar casi todo el año, tengo pocas cosas más que pensar. Una que no sea de "vigilante" segureta, otra que tampoco sea policía, otra más que no sea carcelero, tampoco quiero ser juez ni fiscal y me quedan unas cuantas que no voy a expresar, porque sé que hay compañerxs que esa es su manera de sobrevivir

En eso del autofinanciamiento y la autogestión, no es que estemos en pañales, sino en la fase anterior. Y prefiero sentirlo así porque si acabo interiorizando que es lo que ya tenemos, me entristece profundamente.

Hace unos días alguien se lamentaba del apoyo a la huelga de lxs trabajadorxs del transporte público, porque ellxs cobraban al año algunos miles de euros. Y aunque no haya una huelga por medio, tu actitud no es muy distinta... Tú, con tu vida, puedes hacer lo que puedas que te plazca, pero me parece, y tal vez esté equivocado, que lo que no puedes hacer es reclamar la precariedad para lxs demás, y encima pensar que ellxs no han tenido la capacidad para considerar las contradicciones. No todo el mundo necesita buscar excusas para disculparse, porque para sobrevivir sobran las disculpas y muy distinto es cuando esa decisión, es convertida en un acto político. Las opciones que apuntas, no es más que llamarse a engaño y engañar a las demás. No es más otra manera de plantearse la supervivencia con justificaciones personales. ¿Mejor?. No hay capitalismo mejor.
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
27 feb 2016
El gran sentido de la vida está entonces en la superviviencia? Vivimos para "sobrevivir"? No hay nada más? Porque no luchar y negarse a ésta realidad ? No estoy juzgando a nadie sino doy mi opinión sobre una cosa que me ha dolido ver y reclamo consecuencias en nuestras decisiones de no trabajar para cualquier basura, y además siempre buscar formas alternativas de subsistir. Reconosco que para una persona ciudadana parezcan éstas alternativas utopicos y que nos dejan "excluidxs" de ésta bonita democracia. Pues mejor! Si ésto llamas ("auto-)engaño" ya te has tragado la mentira que no se puede cambiar nada...que triste!
Ese mundo de trabajo=precariedad=huelga=trabajo no és el mundo que tenemos en nuestros corazones, ni un capitalismo mejor ni verde. Mientras la oferta manda matas éstos sueños no solo en ti mismx si no con tu ejemplo ante lxs demás logras que otrxs le sigan. Esta actitud impide el cambio real, el fin del sistema y de su trabajo laboral de mierda! Porque no una huelga eterna? Porque pedir más dinero cuando todo lo que necesitamos podria ser gratis?? Solo estás criticando lo que propongo pero que propones tu entonces?
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
27 feb 2016
Pues qué bien que te hagas y me hagas esa pregunta. Desde luego que no, la vida es supervivencia, pero no es esa su finalidad. Y es precisamente porque hay mucho más, por lo que debemos sobrevivir y luchar día a día para construirnos y reconstruirnos frente al espanto cotidiano.

Y cuando me refiero a sobrevivir, no me refiero a estar muerto en vida, sino a luchar y vivir para contarlo y compartirlo en el camino con quien te vas encontrando. Me resisto a la realidad del trabajo, de todo trabajo, y esa es también mi lucha.

Y sí, el pensamiento positivo no es más que un engaño. No hay “trabajo alternativo”. No se es mejor por trabajar en un pequeño taller manual que en una multinacional, porque puede suceder que en ese pequeño taller no te rebeles contra nada. Y lo que cuenta, como dices, es la actitud frente a lo que tienes delante.

Sé cual es el mundo que anhelo, pero no puedo confirmar cuál es el tuyo por mucho que me lo expliques. A la hora de la verdad, hay cooperativas que explotan y esclavizan bastante más que el trabajo asalariado. Para reconocerlo sólo hay que quitarse la venda de los ojos. Nos esforzamos denodadamente en ocasiones en llevar adelante proyectos autogestionados, sin antes darnos cuenta que no hemos creado la comunidad en la que debe desarrollarse ese proyecto.

Mis sueños no mueren, los preservo, y no pretendo ser ejemplo de nadie, esa es una esclavitud múltiple, la que nos somete al líder y la que nos reclama ser los líderes. No tengo ningún interés por competir, ni tan siquiera a nivel intelectual. No voy a intentar convencerte para imponerte mis razones, y lo que he cuestionado, es tu desprecio hacia compañerxs. Esa es también una actitud y lamentablemente muy habitual. Señalarla, no me convierte en un ser arrogante por decirte que no son las formas, ni los modos, pues no te estoy diciendo que tengas que pensar de otra manera. En cualquier caso, lo que intento, es mostrar la fragilidad de los argumentos que sostienen tu juicio.

Afirmas que “todo lo que necesitamos podría ser gratis”… No sé que es lo que necesitas tú. Ni tampoco qué es lo que necesitan lxs demás y por lo que veo, nada es “gratis” excepto las fantasías. Y si critico, ya te he comentado cuales han sido mis motivos. Criticar a alguien que juzga e insulta, pues para mi llamar a un/a compañerx “anarcocapitalista” por buscarse la vida, es insultarlo. Sin embargo el reclamo sobre qué es lo que propongo, me es muy familiar. A quienes nos consideraban anarquistas, los comunistas autoritarios siempre han intentado desvalorizarnos públicamente diciéndonos que sólo sabemos decir “no” y que no aportábamos alternativas, ni proponemos nada.

Querido amigo, las alternativas se construyen colectivamente. Lo que yo pueda proponer desde mi individualidad, es completamente irrelevante y sólo le interesa a las personas con las que me socializo. No soy “vendedor” de proposiciones, para eso ya están los líderes de partidos políticos y sindicales, y los dirigentes eclesiásticos.

Dices que lo critico todo y no propongo nada, sin embargo, tú también criticas ¿y qué es lo que propones?… Nos dices en qué lugares debemos trabajar y que como podemos elegir, sino trabajamos en ellos, es que somos “anarcocapitalistas y estatocapitalistas”.

Por si aún no te has dado cuenta, lo que estoy diciendo es que un trabajo no es mejor que otro, no nos hace mejor estar en la sanidad, en la docencia, o en cualquier otro trabajo público o privado. Todo trabajo tiene su función en este sistema, y para este sistema el trabajo precario es tan necesario como el menos precario. No es una casualidad que la precariedad haya revalorizado el trabajo. Hace años, antes de tanta precariedad, cuando la mayoría de empleos eran fijos y todavía se podía, no se hacía cualquier trabajo. Tú afirmas que se puede “elegir”, y yo digo que eso es falso, pues no hay igualdad y sin ella no se elige, te toca lo que te toca.

Independientemente de las mentiras y las verdades acerca de si se puede o no se puede cambiar el mundo, más allá de todo eso, estamos quienes nos importa muy poco esos inútiles debates, pero tenemos muy claro que es lo que no queremos. No te preocupes tanto de las mentiras que me trago o que se tragan los demás. Tal vez ni te hayas dado cuenta y esas mentiras ya están en ti y es por ello que te pregunto, no para que me digas lo que no me interesa, sino para que te veas reflejado en ellas.

Ah!, y el “ciudadanismo” no hace referencia a buscarse la vida como mejor se pueda. Creer en que hay trabajos “mejores” y que “dignifican” a las personas, sería como una versión 3.4 renovada del neoliberalismo y sus estrategias.
Re: narcocapitalismo y estatocapitalismo
28 feb 2016
Yo creo que las propuestas colectivas siempre vienen hechas de individualidades, por lo menos en un principio, luego entre más personas afines se puede debatirlas y afilarlas, esto si. Pero como no soy inteligente suficiente necesito tu opinión a ver si me equivoco de nuevo. Lo del trabajo ya lo has repetido, pues cada unx decide donde vende su tiempo de vida a mejor precio, sea lo que sea la mierda de empresa,si? Pues nada mi opinión sigue diferente aunque me lo expliques 3 veces más no lo comparto. Veo que no has entendido nada de lo que quiso expresar, pues no me da pa más lo siento. Me da tristeza viendo que hay personas como tu que se han convertido en ciegas que no vean diferencias. Yo no digo que éstos "trabajos alternativos" cambiarán el sistema, pero si que te dejan más "aire" para pensar en alternativas verdaderas. No estoy defendiendo para nada un sistema neoliberal u cosas raras como un "buen gobierno"... y tampoco quiso insultar ni juzgar a nadie. La palabra "anarcocapitalista" se la inventaste tu o quien ha escrito el texto, para mi es una mala broma juntando dos palabras que no tienen nada que ver una con la otra. Creo firmemente que lxs anarquistas si que tenemos suficientemente valores e ideales como para elegir donde y como vender nuestro tiempo y fuerza (por fin y al cabo al sistema, claro) y no te hablo de personas que no tienen otras opciones sino de compañerxs que si habrian podido elegir otro tipo de kurro para subsistir,pero a contrario han elegido éste aceptando también el sistema de control y vigilancia que éste conlleva. Esto para mi es totalmente incoherente con nuestras ideas y por eso me pregunto en serio si la confianza en ellxs como compañerxs está justificada o no. Pues porque cualquier cosa no es valido, si no somos borregxs. Abajo el trabajo y el sistema capitalista con/sin Estado! Viva la Anarquia!
Re: Anarcocapitalismo y estatocapitalismo
28 feb 2016
Se hace complicada la comunicación cuando de repente parece que hasta se te olvida lo que has escrito, y me responsabilizas a mi de tus palabras, aparte que tergiversas mis comentarios con tus interpretaciones.

Dices:
“La palabra "anarcocapitalista" se la inventaste tu o quien ha escrito el texto…”

Debo suponer (“Anarkia o Capitalismo”) que eres el mismo que escribía como “xoc xxi”, o cuando menos estás respondiendo por él. Sea como sea, es indiferente, las mentiras son mentiras las diga quien las diga.

“xoc xxi” en el primer comentario que hay publicado dice:
“Lxs anarko-capitalistas de Barcelona los ultimos dias…”

Precisamente respondo por ese comentario, no a quien escribe el texto, que es un personaje con puntos misóginos y racistas, texto que ni me he molestado en leer porque no me interesa lo que dice ese señor. Por tanto cuando afirmas que esa palabra "anarcocapitalista se la he inventado yo”, simplemente estás mintiendo.

Otra de las cuestiones que me crean cierta confusión, es que de repente hablas como si lo escrito anteriormente, no fuesen tus comentarios:

“…y tampoco quiso insultar ni juzgar a nadie…”

¿Quién “tampoco quiso”…?

Vaya, pues calificar a compañerxs de Barcelona llamándoles “anarko-capitalistas”, sólo puedo entenderlo como un insulto. Y además seguir diciendo que “aprovecharon para dar su fuerza de mano y cabeza al Mobile World Congress, porque "pagan bien”” y continuar con una comparación y acto seguido afirmar que “trabajar para esta basura mega-capitalista es simplemente absurdo”, por mucha razón que se tenga, es juzgar y descalificar aunque “no hayas querido hacerlo”.

Por último dejas en el aire la posibilidad de que se hayan vendido…

“Se venden a cualquiera que les ofrece 10€ la hora?”

Y acabas rematando la duda validándola como verdadera cuando la concluyes diciendo:

“a donde hemos llegado?”

Y lo interpreto así porque si no estuvieras convencido de la “venta”, no lo habrías expresado como hecho consumado y en presente.

Tergiversas mis palabras cuando al decir:

“lxs anarquistas si que tenemos suficientemente valores e ideales como para elegir donde y como vender nuestro tiempo y fuerza…”

Dejas entender que yo digo lo contrario y no es así, simplemente lo que digo es que todxs lxs anarquistas no tenemos que pensar como tú, y que por ello no somos “menos anarquistas” o una “categoría inferior” de compañerx. Lo que digo es que no eres quién para juzgar a lxs demás, y eso lo afirmo con rotundidad.

Ahora reconoces que trabajes para quien trabajes, colaboras “por fin y al cabo al sistema, claro”, pero eso no es lo que decías al principio cuando señalabas categóricamente los lugares para los que teníamos que currar para ser “anarquistas coherentes”. Y por si fuera poco, fíjate si lxs juzgas, que hasta te atreves a afirmar que esos compañerxs de Barcelona, sí “habrian podido elegir otro tipo de kurro para subsistir…”, y que entre los “kurros han elegido éste aceptando también el sistema de control y vigilancia que éste conlleva”.

Por lo visto no tienes ninguna duda sobre lo que esxs compañerxs de Barcelona aceptan, ¿y luego dices que “no los juzgas”?

Y como “no los juzgas”, insinúas que al “elegir” ese “kurro” son “borregos”, y das cabida a la posibilidad de esa “igualdad de oportunidades” de cuya existencia te decía que parecías estar convencido.

Todavía no has nombrado uno solo de esos lugares que podrían “elegir” para “kurrar”, y en los que “te dejan más "aire" para pensar en alternativas verdaderas”.

Por favor, ese “aire” lo consigue cada cual luchando, no “te lo dejan” unos “trabajos alternativos”.

Las últimas líneas de tu último comentario las concluyes con consignas típicas. Lo más sorprendente es que pongas “Abajo el trabajo”, cuando lo que has reivindicado y propuesto es “otro trabajo”, uno “que te deje aire”, no la emancipación de él.

Vamos, que no soy tan inteligente como tú porque para mentir, y hacerlo de manera que nadie descubra el engaño, hay que ser inteligente. Y ahora no vayas a decir que eso de la inteligencia o no inteligencia, lo he sacado yo o el texto…

Y reconociéndome menos inteligente que tú, te respondo a eso de “las propuestas colectivas” y las “individualidades”. Ya expresé que mi opinión es irrelevante y tampoco aspiro a decirles a lxs demás qué deben de hacer para ser “anarquistas de confianza”. Sólo te diré que si tanto interés tienes en profundizar, hay lugares en los que se puede hacer. Y tengo un extraño pálpito que me dice que encajarías en el GRA (Grupo para la Reflexión de la Autonomía), que está relacionado con la CIC y Áurea Social.
Sindicat