Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal
A 14 años de aquel levantamiento de lxs explotadxs, al grito de “Que se vayan todos!”
18 des 2015
macri ,kishner, peronistas, radicales, neoliberales, de derechas, de izquierdas,por la emancipación.
¡QUE SE VAYAN TODOS, QUE NO QUEDE NI UNO SOLO!
argent.jpg
¡Mañana marchamos!
¡Participá!
A 14 años de aquel levantamiento de lxs explotadxs, al grito de “Que se vayan todos!”

Nos juntamos desde las 17hs en Av. Rivadavia y Paraná (Plaza Lorea) en Congreso.
Por esa razón, no hacemos la asamblea de este viernes y la próxima será el miércoles 23 de diciembre.
Les dejamos el texto que hicimos las compañeras y compañeros de la SROV Lomas de Zamora. También mañana repartiremos el comunicado de la F.O.R.A. y lo difundiremos por los medios.
Salud!

19 Y 20 DE DICIEMBRE DEL 2001 - A 14 años del “QUE SE VAYAN TODOS”
Este 20 de diciembre se cumplen 14 años de la rebelión popular que al grito de “Que se vayan todos” se volcó a las calles de muchas ciudades a lo largo del país y logró echar al gobierno de la Alianza encabezado por Fernando de La Rua, quien se escapó como una rata en un helicóptero que lo esperaba en el techo de esa cueva llamada “Casa Rosada”. El Estado dejaba como saldo 39 asesinatos, producto de haber decretado el estado de sitio, dando rienda libre y total impunidad a sus estamentos represivos, que con la excusa de asegurar una “paz social”, descargaron toda su furia, ante la avanzada del pueblo que se negaba a abandonar las calles.
El desgaste económico que atravesaba la Argentina a mediados de 2001 ya era insostenible. El gobierno menemista, antecesor a De La Rua, había vaciado el país y profundizó la brecha entre ricos y pobres. En los años del menemismo, se produjeron importantes movilizaciones como la carpa blanca de los trabajadores de la educación, y las que llevaron adelante los Movimientos de Trabajadores Desocupados y las organizaciones piqueteras, que opusieron una total resistencia ante la profundización de la crisis económica que dejaba el neoliberalismo. Todo esto fue un anticipo de lo que se avecinaba para finales del 2001. El gobierno de la Alianza no hizo más que sostener un discurso tibio y vacío desde que asumió. Eso sí, no titubeo a la hora de ordenar la represión abierta a las movilizaciones que se realizaban por esos días.
A los reclamos por pan y trabajo de los sectores populares caídos en la indigencia, se sumó el ruido de las cacerolas de los niveles medios que por el “corralito” de Cavallo no podían retirar sus ahorros de los bancos. Esto fue a raíz de la implementación de la “Ley de Convertibilidad”. Esta medida intentaba sostener una realidad ficticia y proteger las ganancias de los grandes capitalistas y de la burguesía.
Con los dirigentes político-partidarios sin ningún tipo de validación social, y escondidos en sus madrigueras, negociando su futuro para protegerse como casta, se empezaron a gestar asambleas abiertas en cada esquina de cada barrio. Esta mecánica de las asambleas entre iguales, que ponemos en práctica en nuestra organización, les permitió darse las herramientas y las formas organizativas para movilizarse y llevar la acción directa a las calles. El pueblo estaba harto de la representación de personajes nefastos que no hacían más que burlarse y llenarlos de mentiras y falsas promesas.
En muchos barrios humildes, decidieron reclamarle a las grandes superficies alimentos para su familia. Ante la negativa, se organizaron y la solución inmediata fue el saqueo a supermercados, ante el avance de la miseria a la que fueron sometidos.
El desconcierto y las penurias seguían en aumento, y entre los reclamos de pobres y la “clase media” confluyó un lema: “piquete y cacerola, la lucha es una sola”, demostrando que no había un programa claro de reivindicaciones comunes más que el descontento que producía el gobierno.
Ante el cierre de muchas fábricas que dejaban a miles de laburantes en las calles y el posible vaciamiento de las mismas, se empezó a implementar la toma de fábricas como medida para preservar el laburo “bajo gestión obrera”. Ejemplo de estas luchas son las empresas Brukman, Fa.Sin.Pat (ex Zanon), el IMPA o el BAUEN. Si bien esas medidas representaron un avance para los trabajadores, no alcanzaron porque en el juego de la oferta y la demanda que se impone en el mercado del capital, estas empresas deberán competir de manera desigual con aquellas grandes empresas que no sólo detentan la propiedad de los medios de producción, sino también de la publicidad, los grandes capitales concentrados y como corolario, con el aval del estado que les asegura continuidad en el mercado más allá de “las quiebras” – que no son más ni menos que vaciamientos -, bajo otra razón social. Entendemos a la autogestión como uno de los caminos a seguir para que la economía sea del pueblo, pero solo será posible si nos organizamos para producir entre todos el gran cambio social.
Las jornadas del 19 y 20 de diciembre son un ejemplo claro de que cuando el pueblo se organiza, expresa su rabia y comienza a cuestionar la función y el atropello de los de arriba, puede derrocar a un gobierno.
Para salvarse, las instituciones de la burguesía propusieron la trampa de los 5 presidentes a lo largo de una semana, ante la continuidad de las manifestaciones. Y llegó Duhalde como presidente interino hasta las próximas elecciones, resultando más de lo mismo. El estado represor se hizo presente una vez más en la masacre del Puente Pueyrredón donde asesinaron a los piqueteros Maxi Kosteki y Darío Santillán en una jornada de lucha del movimiento piquetero.
Si bien la lucha del pueblo dejó un halo hacia una posibilidad de cambio, esas grandes movilizaciones expresadas en los últimos días de 2001 fueron capitalizadas los siguientes años por el gobierno kirchnerista, que en su avidez por reconstruir las instituciones capitalistas, logró cooptar a gran parte de los movilizados con la receta clásica de la política peronista de “conciliación y paz” entre explotados y explotadores.
Hoy podemos ver con claridad que aquel reclamo de “Que se vayan todos”, al no ser acompañado por una propuesta revolucionaria que rompa con el estado y el capital, quedó en una gran ilusión.
Sabiendo que en el capitalismo no hay reconciliación posible con quienes nos explotan y que las instituciones del estado sirven para frenar la lucha de los de abajo, es tarea de quienes nos organizamos de manera asamblearia y horizontal para poder vivir dignamente el día a día, agitar la propaganda de forma clara y accesible para todos y empezar a tender puentes entre iguales para caminar hacia la revolución, por la emancipación.
¡QUE SE VAYAN TODOS, QUE NO QUEDE NI UNO SOLO!

This work is in the public domain

Comentaris

Re: A 14 años de aquel levantamiento de lxs explotadxs, al grito de “Que se vayan todos!”
19 des 2015
Eso es una falsa revolución y socialdemocracia libertaria e ideología insurrecionalista.La revolución verdadera es crear un grupo fantasmagorico de 4 personas, decir sin parar comunidad , lucha, proletariado y revolución para rellenar folios y dedicarse a criticar a todo el mundo sin participar en nada.
Socialdemócratas!!!! La revolución sera imaginaria o no será

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more