Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Los anarquistas y la participación en los procesos electorales [Libro Elecciones y anarquismo]
09 oct 2015
El debate dentro del movimiento anarquista sobre participar o no en las elecciones, sobre apoyar o no procesos electorales, ni es nuevo ni es fácil de abordar. Los argumentos sobre el motivo a participar a veces pueden ser tan sólidos como la negativa, digamos inherente, a los principios libertarios, ante la representatividad y la delegación.
PORTADA gra.jpg
Hace casi 120 años, durante todo 1897 existió este debate dentro del movimiento anarquista italiano, tanto el que estaba en el territorio peninsular como en el exilio, en torno a la participación en las elecciones. Los motivos para participar eran distintos; para Luigi Galleani, entre otros, presentarse como candidato era una forma de conseguir inmunidad y salir de prisión (lo que se conoció como “candidaturas protesta”), y para Saverio Merlino un terreno más de la lucha por la emancipación. Errico Malatesta critica cualquier tipo de forma de participación, tanto la primera, que entiende y respeta, a la que considera una simple estrategia, como la segunda, a la que considera totalmente errónea.
Este debate queda en parte reflejado en los diferentes artículos en los que Saverio Merlino y Errico Malatesta discuten públicamente en distintos periódicos anarquistas y socialistas de la época la cuestión electoral. Estos dos viejos amigos y respetados anarquistas debaten desde posturas diametralmente opuestas e irreconciliables, partiendo de una carta que Merlino publicó en enero de 1897 y finalizando con una carta de Malatesta de enero de 1898.
Esta recopilación fue hecha hace poco más de 40 años y publicada bajo el título “Los anarquistas y la cuestión electoral” por la editorial italiana La Fiaccola, al mismo tiempo que publicaba el opúsculo “Abstencionismo electoral anarquista” de Alfredo M. Bonanno. Editamos ambos títulos en un solo volumen, tal como hizo la editorial Síntesis a finales de los años 70. Éste añade algunas cuestiones que en épocas de Malatesta eran muy lejanas, como el papel del reformismo socialdemócrata en el mantenimiento del orden:

“Aquí estriba la dificultad de la solución del problema político y de la lucha revolucionaria. Incluso podemos agregar que, a medida que se pasa del régimen autoritario al posibilismo socialdemócrata, al aumentar las razones para obedecer a la autoridad estatal, se hace más difícil aislar las razones para combatirlas y destruirlas.” [1]

“La reacción, particularmente en los Estados modernos, no es solamente la ceñuda figura del fascista, sino también la simpática figura del reformista que, cubriéndose con las palabras del habitual vocabulario revolucionario, principalmente, sostiene la explotación de manera mucho más eficiente de la que pueda hacerlo el fascista desde sus obtusos planteamientos.” [2]

Tanto Malatesta como Bonanno coinciden en un aspecto de base: la lucha revolucionaria no puede olvidar, ni tan solo momentáneamente, la función del parlamentarismo y de los partidos políticos en el mantenimiento del sistema y en la perpetuación de la explotación.

“La esencia del parlamentarismo es que los parlamentos hacen e imponen las leyes, al revés que los congresos anarquistas se limitan a discutir y a proponer resoluciones que no tienen valor ejecutivo sino después de la aprobación de los mandantes. Esto no significa que una minoría, un puñado de personas disidentes, o un solo hombre, puedan bloquear cualquier iniciativa anarquista, algunas veces es necesario que la minoría ceda a la mayoría, pero no como efecto de una ley que se aplica siempre independientemente de las condiciones objetivas necesarias sino como decisión derivada de la libre voluntad. Clarísima y conclusiva es la tesis de Malatesta que hemos resumido brevemente. Su punto de referencia es la acción de clase, la lucha de la base contra los explotadores y la organización de esta lucha de modo que se prepare, desde hoy, el modelo de vida del futuro. Al contrario, una organización autoritaria que empuje a las personas a las urnas, no podrá nunca preparar esa sociedad del futuro a la que aspira todo hecho revolucionario, sino que terminará por transformar a éstas en la antecámara de una nueva reacción. En la educación para el abstencionismo vemos una toma de conciencia del individuo y de las masas, un progreso hacia la toma de responsabilidad de la base, que es la única condición para el éxito de la revolución de mañana.” [3]


Notas
1. Alfredo M. Bonanno, “Los anarquistas y la cuestión electoral” en Elecciones y anarquismo, Pág. 128.
2. Ibid, Pág. 138.
3. Ibid, Págs. 156-157.


El libro Elecciones y anarquismo está editado por la editorial Diaclasa.

158 páginas; 12,5 x 19 cm; 5 euros.
Mira també:
http://diaclasa.net

This work is in the public domain
Sindicat