Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Perú: Alfredo Bullard, apologista burgués y su antimarxismo acientifico
29 des 2014
EL MARXISMO NO ES IGUALITARISMO Y LAS INSTITUCIONES CAPITALISTAS DE ALFREDO BULLARD SOLO SIRVEN AL GRAN CAPITAL.
bullard.jpg

EL MARXISMO NO ES IGUALITARISMO Y LAS INSTITUCIONES CAPITALISTAS DE ALFREDO BULLARD SOLO SIRVEN AL GRAN CAPITAL.

Mauricio Quiroz*


Una reciente Conferencia expuesta por Alfredo Bullard (1), el criollo liberal peruano, pretende dar cátedra de un presunto gen Marx pero es pura palabrería del economista de la ultraderecha peruana Alfredo Bullard, que como todo espadachín del gran capital pretende denigrar al marxismo sin lograrlo.

En sus casi 22 minutos no ha explicado en que consiste el “gen Marx”, SOLO ESBOZA PRIMITIVAMENTE QUE ESTE SIGNIFICA LA TENDENCIA AL IGUALITARISMO pero no la desarrolla.

Y al mejor estilo del salvajismo intelectual dice que el gen Marx tiende a llevar a la sociedad a la actividad tribal donde se hacían las cosas instintivamente cuando es el capitalismo el que postra a millones de seres a la animalidad- base del reino del instinto- pues ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades básicas ni con el desarrollo de instituciones que pontifica Bullard. Instituciones que son creadas y recreadas por agentes del capital tipo Bullard (2).

Pero se equivoca Bullard cuando afirma que el Marxismo plantea el igualitarismo sin reconocerle valía académica al Marxismo pues llega a decir incluso que los descubrimientos de Marx han sido ya recreados por Adam Smith cuando hasta un reaccionario como José de la Riva Agüero llama “profético” al Tomo I de “El Capital” (3), esa gran obra donde se desnuda por completo a la sociedad capitalista contra la cual Bullard no cuestiona nada en su trayectoria académica ni profesional pero que revela la forma como las instituciones- que tanto pontifica- están al servicio del gran capital, de la clase capitalista (4).

La convocatoria a una lucha social- lucha de clases- donde se unifica a las clases sociales bajo la dirección del proletariado no lleva en la lucha por el poder (5) al igualitarismo sino al libre desarrollo de las fuerzas productivas para llegar a la historia propiamente dicha (6) donde es el desarrollo de la individualidad el que se desplegará sin que el Estado- y cualquier institución burguesa- intermedie para nada.

Mientras el Marxismo ha logrado analizar científicamente la sociedad capitalista, Bullard es un esclavo ideológico del capital que cree que la simple institucionalidad capitalista corrige las anormalidades que postran a los hombres a una condición de animalidad perpetua. Por eso hay que abolir dicha sociedad, no porque el Marxismo lo requiera.

En palabras de Marx: “con esta formación social [el capitalismo] se cierra, por tanto, la prehistoria de la sociedad humana” (7).




--------------

*Vicepresidente Instituto Pueblo Continente.


Notas

1.     Ver: http://www.newmedia.ufm.edu/gsm/index.php?title=Bullardmarx

2.     Allí está la forma como se ha creado y expedido la Ley Nº 30288 de explotación de jóvenes de 18-24 años en Perú, donde son los grupos institucionales y la criolla clase política del capitalismo burocrático y del imperialismo los que han dado luz verde y el nacionalismo burgués humalista en convivencia con los fujimoristas, apristas, etc.:

-     https://redaccion.lamula.pe/2014/12/24/una-cronologia-de-la-leypulpin/ma/

-     http://www.larepublica.pe/27-12-2014/ley-juvenil-se-aprobo-en-un-dia-con

-     http://argentina.indymedia.org/news/2014/12/870311.php
-    
3.     Ver: “Tradicionalismo y elitismo” en su obra “Por la Verdad, la Tradición y la Patria”.

4.     Lenin, en su “Quienes son los amigos del pueblo y como luchan contra los socialdemócratas” señaló: “… sólo reduciendo las relaciones sociales a las de producción, y estas últimas al nivel de las fuerzas productivas, se obtuvo una base firme para representarse el desarrollo de las formaciones sociales como un proceso histórico natural. Y se sobreentiende que sin tal concepción tampoco puede haber ciencia social. (Los subjetivistas, por ejemplo, reconocen que los fenómenos históricos se rigen por leyes, pero no pudieron ver su evolución como un proceso histórico natural, precisamente porque no iban más allá de las ideas y fines sociales del hombre, y no supieron reducir estas ideas y estos fines a las relaciones sociales materiales.).

Y he aquí que Marx, que formuló esta hipótesis en la década del 40, emprende el estudio de materiales documentados (Nota bene ). Toma una de las formaciones económico sociales- el sistema de la economía mercantil- y sobre la base de una gigantesca cantidad de datos (que estudió durante no menos de 25 años) proporciona un análisis sumamente minucioso de las leyes que rigen el funcionamiento de esta formación y de su desarrollo.

Este análisis se limita exclusivamente a las relaciones de producción existentes entre los miembros de la sociedad: no recurre una sola vez, para explicar las cosas, a los factores que se encuentran fuera de estas relaciones de producción.

Marx permite ver cómo se desarrolla la organización mercantil de la economía social, cómo ésta se trasforma en economía capitalista y crea clases antagónicas (ya dentro del marco de las relaciones de producción): la burguesía y el proletariado; cómo dicha economía desarrolla la productividad del trabajo social y aporta con ello un elemento que entra en contradicción inconciliable con los fundamentos de la propia organización capitalista.

Tal es el esqueleto de El capital.

Pero el caso es que Marx no se dio por satisfecho con este esqueleto, que no se limitó sólo a la "teoría económica", en el sentido habitual de la palabra; al explicar la estructura y el desarrollo de una formación social determinada exclusivamente por las relaciones de producción, siempre y en todas partes estudió las superestructuras correspondientes a estas relaciones de producción, cubrió de carne el esqueleto y le inyectó sangre.

Por ello obtuvo El capital un éxito tan gigantesco, pues esta obra del "economista alemán" presentó ante los ojos del lector toda la formación social capitalista como un organismo vivo, con los diversos aspectos de la vida cotidiana, con las manifestaciones sociales reales del antagonismo de clases propio de las relaciones de producción, con su superestructura política burguesa destinada a salvaguardar el dominio de la clase de los capitalistas, con sus ideas burguesas de libertad, igualdad, etc., con sus relaciones familiares burguesas.”

5.     En la “Ideología Alemana”: “… todas las luchas que se libran dentro del Estado… no son sino las formas ilusorias bajo las cuales se ventilan las luchas reales entre las diversas clases…Y se desprende, asimismo, que toda clase que aspire a implantar su dominación…tiene que empezar conquistando el poder político, para poder presentar su interés como el interés general, cosa a que en el primer momento se ve obligada…. Para nosotros, el comunismo no es un estado que deba implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera el estado de cosas actual…”

6.     Magistralmente Marx, en la precitada obra, traza una línea general sobre la historia del futuro no en términos igualitaristas sino del libre desarrollo de la individualidad que las sociedades clasistas han suprimido.

Así para las sociedades clasistas dice: “a partir del momento en que comienza a dividirse el trabajo, cada cual se mueve en un determinado circulo exclusivo de actividades que le viene impuesto y del que no puede salirse; el hombre es cazador, pescador, pastor o crítico, y no tiene más remedio que seguirlo siendo, si no quiere verse privado de los medios de vida…”

Y para la nueva sociedad en contraposición señala: “…en la sociedad comunista, donde cada individuo no tiene acotado un circulo exclusivo de actividades, sino que puede desarrollar sus aptitudes en la rama que mejor le parezca, la sociedad se encarga de regular la producción general, con lo que hace cabalmente posible que yo pueda dedicarme hoy a esto y mañana a aquello, que pueda por la mañana cazar, por la tarde pescar y por la noche apacentar el ganado, y después de comer, si me place, dedicarme a criticar, sin necesidad de ser exclusivamente cazador, pescador, pastor o crítico, según los casos…”.

7.     Ver “Prologo de la Contribución a la Critica de la Economía Política” de Carlos Marx.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa