Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: globalització neoliberal
Lucha por recuperar la conciencia
16 jul 2003
Ya no se trata de otra cosa. Se trata de recuperar la âconcienciaâ? colectiva extraviada. Pues, mientras sigan pendiendo de nuestras cabezas asuntos tan trágicos como la invasión y ocupación de Afganistán e Irak por capricho, poder y dinero, que no por otras razones, todo lo demás que sucede en el mundo, en un razonable orden de prioridades, es episódico.
Incluso para la óptica periodística o la de bienintencionadas organizaciones como Reporteros Sin Fronteras y sus reivindicaciones de libertad...

Ya no se trata de otra cosa. Se trata de recuperar la âconcienciaâ? colectiva extraviada. Pues, mientras sigan pendiendo de nuestras cabezas asuntos tan trágicos como la invasión y ocupación de Afganistán e Irak por capricho, poder y dinero, que no por otras razones, todo lo demás que sucede en el mundo, en un razonable orden de prioridades, es episódico. Incluso para la óptica periodística o la de bienintencionadas organizaciones como Reporteros Sin Fronteras y sus reivindicaciones de libertad...

Mientras esos 25.000 muertos de Irak y la cifra de los no publicados de Afganistán, en campañas de videojuego, sigan recordados por los supervivientes de sus familias; mientras se mantenga a 600 seres humanos en Guantánamo en condiciones imposibles sin derecho siquiera a quitarse la vida, ultrajando a la especie humana; mientras el mundo vaya a la deriva de manera tan ignominiosa... todo lo demás es pura anécdota.

Pura anécdota que en Cuba no haya la libertad de expresión que a los periodistas les gustaría; que en Euskadi o en Chechenia pugnen independentistas y centralistas por el control del poder; que se sucedan guerras locales libradas por sectores de la humanidad que todavía se encuentran en fases de la horda...

Mientras todo eso siga así, los aullidos contra la falta de libertad de expresión en Cuba, en Corea o en China son puras cortinas de humo que ocultan el drama que todo Occidente vive por culpa de jefes de filas canallas: Bush, Blair, Berlusconi, Aznar...

El mundo no puede seguir así. La lógica, el logos, lo que llamamos todavía conciencia, aplastados por la fuerza de las armas, de la desaprensión, de la perversidad, de la mentira, de la prepotencia... deben ser restaurados con urgencia. Todos -y los periodistas los primeros- tenemos el deber ético de ocuparnos sin descanso de restablecer el orden mental, psicológico y espiritual sobre la libertad, la armonía, la paz, el respeto a los seres humanos, el respeto por los pueblos y por los países, exigiendo a los responsables del mundo en estos momentos la conciencia que han perdido en provecho de ni siquiera se sabe bien al final de qué. Cada mañana, cada hora y cada columna periodística tienen el imperativo de recordarles, sin darles tregua, a esos malvados que lo deciden todo, lo tergiversan todo y lo someten todo, lo siniestro que resulta para el mundo la mera irrupción en la vida pública de su imagen y figura ...

Pero mientras los periódicos, los periodistas, los medios y los responsables de la opinión pública no se obsesionen con esos miles de muertos en los dos países asiáticos que no hicieron nada ni tenían culpa de nada, y con los 600 individuos muriendo en vida en Guantánamo... "porque sí", las críticas a la falta de libertad y a otros aspectos de "las realidades" del mundo que no sean las mordazas que ponen Washington y Madrid resultarán guiños de complicidad con el Poder depravado y los dirigentes canallas.
Sindicat