Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: un altre món és aquí : pobles i cultures vs poder i estats : guerra
Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
24 ago 2014
Viernes 22 de Agosto
http://grupoanarquistasolidarios.blogspot.com.es/
La situación actual del anarquismo en Iberia es realmente preocupante. No por su falta de presencia, sino por su falta de acción revolucionaria. Nos auto-complacemos con ligeros aumentos de militancia, casi insignificantes en relación tanto a la situación de la sociedad como tanto en relación a nuestros objetivos como anarquistas. Pero a pesar de este aumento de grupos y sindicatos anarquistas, la represión del Estado y de la burguesía y su patronal sigue en aumento y parece no encontrar desde el movimiento anarquista una respuesta adecuada a las exigencias de la historia que nos ha tocado vivir.

Uno de los principales problemas es, a nuestro entender, que los propios anarquistas no nos creemos la Revolución Social. Sí, reconocemos la historia y se defiende el Ideal anarquista, desde unos lugares con más suerte que desde otros, pero ni siquiera nosotros mismos estamos convencidos de que la Revolución es necesaria aquí y ahora. Nos vemos inmersos en una situación en la que el futuro es ahora mismo. No podemos pensar ya a largo plazo, porque puede que no lleguemos a ese largo plazo: el pobre es cada vez más pobre y el rico cada vez más rico, y mientras pensamos en hacer una pedagogía ecléctica y superficial sobre aspectos varios porque los consideramos importantes (como talleres de cultivo ecológico, construcciones ecológicas, autogestión, o actividades basadas más en la teoría que en la práctica, en el pasado que en la actualidad, etc.), mientras tanto, repetimos, estamos dejando de lado la Revolución que tanto predicamos, la alejamos cada vez más de nosotros en el horizonte al presentarla como un objetivo de futuro porque el presente lo ocupamos educándonos para recibirla o realizarla llegado el momento. Pero el momento no llega, se crea.

No tenemos que cegarnos con demasiada pedagogía, el individuo aprende experimentando, no escuchando, construyendo su propio progreso. Propaganda por el hecho y participación colectiva. No olvidemos que quienes hicieron posible la revolución del 36 eran en su mayoría analfabetos.

El posibilitismo, también llamado ciudadanismo, ha impregnado al movimiento libertario. Se habla de crear alternativas al margen del Estado, de crear redes de consumo y de producción, cooperativas, bancos del tiempo o de trueque y propuestas similares, alternativas que convivirán con el Estado y que, teóricamente, poco a poco lo irán desplazando de la vida individual y social. ¿Cómo podemos pensar que el Estado y el Poder van a cesar pacíficamente de ejercer su Autoridad sobre nosotros, qué inocente puede creer que el Estado se suicidará o se extinguirá al convertirse en una entidad sin atribuciones ni funciones? El Estado no va a permitir que ello ocurra, y para ello invertirá todo su poder y represión sobre cualquiera de estas propuestas. De hecho, el movimiento anarquista está sufriendo ya ésta represión, con detenciones, montajes policiales, denuncias, escuchas o derribos de centros sociales okupados y totalmente asentados e integrados en los barrios y entre la clase trabajadora.

El Estado no puede sino destruirse, y para ello ha de ser enfrentado. El Estado y su burguesía no van a abandonar sus privilegios, y mucho menos van a permanecer impasibles observando cómo, supuestamente, se crea una alternativa social paralela a él. Y nuestro discurso debe contener ésta destrucción del Estado. No queremos crear una alternativa paralela al Estado y a su burguesía, pues si son los causantes de toda desigualdad e injusticia, éstas seguirán existiendo en unos lugares u otros. Debemos eliminarlos por completo para erradicar todas las injusticias y desigualdades. Es decir, como anarquistas debemos procurar el bienestar y la libertad de todo individuo. De lo contrario hablamos de egoísmo, de crear pequeñas burbujas donde cada uno puede estar más o menos bien, donde puede ser más o menos libre, funcionando en parte fuera del sistema. Fuera del sistema pero con un pie dentro, porque… ¿qué ocurre con el transporte, con el combustible, con las nuevas tecnologías y sistemas de comunicación, qué ocurre con el sistema monetario, cómo nos relacionaremos con otras gentes o con otros territorios si éstos siguen funcionando dentro del sistema, con sus títulos académicos que certifiquen sus conocimientos, con su moneda, con su propiedad privada y con el trabajo asalariado? Mientras todos los territorios no estén liberados no existirá tal alternativa al sistema, solamente pequeñas burbujas, y tanto dentro de la burbuja como fuera de ella, creen todas y todos que son libres.

Entonces no desviemos el mensaje anarquista. Son el Estado y el Poder los causantes de todos nuestros males: eliminemos por completo estos males. Éste es el mensaje. Mientras exista el Estado, el pueblo nunca será libre. Y en efecto, sí es posible destruir al Estado, porque una vez ya lo fue. Me refiero a la Revolución del 19 de julio de 1936. Los compañeros hicieron posible esa Revolución porque estaban convencidos de ella, de que era posible y necesaria, porque creían que cada una de sus acciones los acercaba cada vez más al nuevo mundo de paz, de justicia y de libertad que tanto deseaban. No temían a las represalias de la justicia burguesa porque sabían que esa justicia sería abolida y sustituida por la libertad y responsabilidad de cada individuo y por nuevos mecanismos horizontales y populares como las asambleas. No temían a la pobreza y la miseria porque la propiedad privada y el dinero serían abolidos. No temían a las cárceles porque estaban dispuestos a derrumbar sus muros. Ni siquiera temían a la muerte. ¿Por qué? Porque en esos momentos se encontraban construyendo ese nuevo mundo, al tiempo que destruían el viejo mundo de hambre y represión.


Hasta aquí, podemos identificar uno de los problemas actuales del movimiento anarquista ibérico, y que es la pérdida de su horizonte en gran parte de las acciones llevadas a cabo. Ya no hay enfrentamiento con el Poder, se buscan alternativas al Poder, alternativas que lo dejan con vida y en plena actividad represora.


En este sentido, cabría nombrar la aparente confusión del fin con los medios. Las cooperativas, las socializaciones o colectividades parciales, los Ateneos y organizaciones, las acciones directas… todo ello ha de suponer un medio y no un fin en sí mismo, un medio para organizar la producción, el consumo, la actividad o la formación en la nueva sociedad anarquista. Pero sin darnos cuenta muchas veces convertimos el medio en un fin en sí mismo.

Así pues, no solamente es el capitalismo nuestro enemigo. Si no se combate al Estado no se erradican las injusticias, y una prueba de ello fue la revolución rusa, en la cual, teóricamente, combatieron y eliminaron al capitalismo, pero dejaron en pie a un Estado más fuerte y poderoso si cabe, una continuación del Poder ejercido anteriormente por el Capitalismo. Ningún Estado supo ni sabrá jamás dar respuesta justa a las necesidades de su Pueblo porque el Estado se nutre de ese mismo Pueblo y este mismo Pueblo se ve obligado a mantenerlo, y es entonces cuando aparecen dos niveles de libertad: la plena libertad de los gobernantes y administradores del Estado, y la nula libertad del Pueblo, cercenada para mantener los privilegios de los primeros. Con Estados nunca podrá ser libre la humanidad.

Continuando con una visión crítica del anarquismo ibérico contemporáneo, también encontramos el eterno problema de las infiltraciones en las organizaciones anarquistas activas en Iberia. Lamentablemente esta actividad destructora procedente tanto desde el Estado como desde entidades marxistas se encuentra recogiendo sus frutos. En algunas organizaciones se ha conseguido crear una situación verdaderamente peligrosa para su supervivencia. Este hecho resulta cuanto menos contradictorio cuando a lo largo de estos años el anarquismo está de nuevo echando raíces en Iberia y crece el activismo libertario entre la clase trabajadora y oprimida. En tiempos de crisis y de miseria como el que vivimos, solamente dos corrientes ideológicas son las que crecen y se fortalecen: el anarquismo y el fascismo. ¿No tendría que haber aumentado la contundencia del anarquismo? Pues no, no lo ha hecho. Y si no se fortalece el anarquismo, lo harán el fascismo y el Estado.

Pero si lo pensamos bien esta situación es más coherente de lo que creemos. Se extiende el ideario anarquista, la horizontalidad, la organización popular y las asambleas de trabajadoras y trabajadores, y resulta que en Iberia existen ya unas organizaciones anarquistas que hace menos de un siglo protagonizaron la mayor hazaña que un pueblo oprimido ha sido capaz de llevar a cabo en toda la historia de la humanidad. Además, la Revolución Social de 1936 ya no se encuentra recluida en bibliotecas temáticas, en viejos libros y periódicos de ancianos militantes: ahora, en la era de la comunicación y de la macro-información, no puede esconderse la historia.

Entonces, la mejor manera de evitar que se repita esta hazaña es destruyendo estas históricas organizaciones. ¿Cómo? Desde fuera se ha visto ya que es imposible, pero la estrategia de las infiltraciones y del sabotaje interno siempre les ha dado los mejores resultados. Se siembra la desconfianza y se imposibilita el desarrollo del apoyo mutuo y de la solidaridad necesarias para nuestros objetivos. Esto se traduce en un aumento en la difusión y activismo anarquistas que toma cuerpo pero no forma: los diferentes grupos e individuos que día a día deciden abrazar las ideas anarquistas se encuentran dispersos, desorganizados y descoordinados, al no encontrar respuesta a sus inquietudes en unas organizaciones más preocupadas por su bienestar interno que por la libertad social.


Uno de los problemas que surge con esta descoordinación es que ya no existe el debate y la formación mutua, y además la solidaridad se dificulta, o incluso desemboca en confrontación. Y al no existir una praxis colectiva y una formación colectiva, continuada y progresiva, algunas de las prácticas de algunos autodenominados “anarquistas” se desvían, consciente o inconscientemente, de los principios, tácticas y finalidades del Anarquismo.


Por otra parte, consecuencia de las infiltraciones y la destrucción de nuestras organizaciones desde dentro, encontramos uno de nuestros talones de Aquiles: las siglas. Las acciones de infiltración muchas veces acaban con expulsiones y desfederaciones de grupos o de sindicatos. Y de repente, la defensa de las siglas y de su peso histórico se convierte en uno de los debates más presentes en nuestros encuentros. Y esto genera un enorme desgaste y pérdida de tiempo y energías en la militancia anarquista. ¿Por qué aferrarse tanto a las siglas? Las siglas han de servirnos a nosotros y a nuestros intereses, que es la Revolución Social, las siglas han de someterse a su militancia. Pero no, sucede todo lo contrario, y las siglas someten a parte de la militancia en tanto que gran parte de los esfuerzos se dedican a la defensa de las mismas. Lo importante es tener los objetivos claros y organizarnos.

Tampoco podemos dejar hacer a toda esta basura reformista que infecta a las organizaciones, pero nuestro objetivo es la anarquía, y no serán las siglas quienes la llevarán a cabo, sino que será el pueblo quien alzará la bandera de la Libertad por el camino de la Revolución. Trabajemos entonces con el Pueblo, organicémonos, que nuestra actividad sirva para demostrarles que este mundo no es el único posible, que es precisamente el peor que podría existir, y que hay otro mañana esperándonos tras la puesta de sol, un mañana totalmente diferente de hoy. En este sentido, pienso que habría que potenciar los Ateneos como verdaderos centros sociales y populares e integrarlos en la vida cotidiana del barrio y que sean el medio y no el fin, que habría que recuperar los espacios públicos con mítines y otras acciones, que habría que extender la propaganda por el hecho con sabotajes, acciones directas, ocupaciones de propiedades de la Iglesia, del Estado o de los bancos, empezando en los barrios más pobres y deprimidos. Es importante defender la dignidad y la historia de las organizaciones anarquistas ibéricas, pero más nos tendría que importar el poder crear una sólida organización popular con objetivos revolucionarios.

Y mientras nos miramos los ombligos, el fascismo crece y el Estado aumenta su Poder y Autoridad.

Pero a pesar de todo lo mencionado anteriormente, existen también aspectos positivos a destacar en el movimiento anarquista ibérico actual. Como se ha dicho, crece la difusión de la Idea y aumenta la militancia activista, y además reina el descontento entre la clase oprimida. La Revolución está latente, a punto de estallar con la primera insurrección.

Solamente nos hace falta coordinación y confianza no en nuestras posibilidades, sino en nuestros objetivos, pues nuestras posibilidades aumentarán a medida que nos acercamos al objetivo. Si nos planteamos los objetivos según las posibilidades de que disponemos en un momento determinado, entonces no pararemos de dar vueltas en círculo, sin avanzar. Tenemos que dejar de mirarnos los ombligos y empezar a luchar por mantener viva la anarquía. Hay miles de personas abrazando las ideas anarquistas en estos momentos y aquí en Iberia, y hay cientos de miles de personas que se cuestionan el actual sistema, que se cuestionan incluso el papel del Estado y de sus fuerzas represoras. Y hay también millones de personas que sencillamente quieren vivir con dignidad porque ahora mismo no pueden siquiera dar de comer a sus hijas e hijos. ¿Es necesario hacer una extensa pedagogía con todos ellos? ¿O puede que bastara con ayudarles a entender quién es el enemigo real, quién provoca todos sus males, a quién tiene que enfrentar? Recordemos que el aprendizaje se construye por una misma, no se ofrece de unas a otras.

Ayudemos pues a reconocer al verdadero enemigo, pero con nuestros actos, con nuestras acciones directas, para que participen con nosotras y nosotros de la destrucción del Estado y de la creación del nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones, un nuevo mundo que no necesita de catedráticos para ser amado, sino de corazones. Declaremos la guerra al Estado y construyamos ese mundo, que el Pueblo vea y viva nuestra justa lucha y haga suyo nuestro fervor y entusiasmo. Así es como el Pueblo entendió y abrazó al Anarquismo a principios del pasado siglo y luchó por él, porque veían en las acciones de las compañeras y compañeros más decididos un paso más que les acercaba hacia esa libertad. Así es como el Pueblo creyó realmente que una Revolución Social no sólo era posible, sino que además era necesaria. La creyó y la creó con sus manos llenas de durezas y de sangre. No fueron las siglas, no fueron los libros, fue el convencimiento, el despertar de un Pueblo que quizás no sabía qué era el Anarquismo en toda su plenitud, pero que sabía perfectamente que el Estado y la Burguesía y todo el Poder por ellos detentado eran el enemigo a combatir, porque una vez muerto el Enemigo sabían lo que querían: ser libres y felices.

Seamos hoy libres y felices, seamos hoy anarquistas.

Grupo Anarquista Lxs Solidarixs

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
24 ago 2014
Suerte que al final,después de cagaros en todo lo que no forma parte de VUESTRO modelo anarquista, porque deberíamos hablar de anarquismos en plural y no quedarnos en" este es bueno y el resto reformismo", os habeis acordado de decir que hay algo bueno (más o menos así, sin definir demasiado,pues el objetivo de este texto parece intentar -una vez más- señalar el "enemigo" interno.
Triste.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
24 ago 2014
"Así es como el Pueblo entendió y abrazó al Anarquismo a principios del pasado siglo"

Los anarquistas a principios de siglo eran un sector social minoritario, otra cosa es que amplios sectores sociales defendieran modelos comunales y sociales por tradición rural e influencia de las corrientes socialistas y humanistas de la época. Entre ellas, claro , el anarquismo.
No todxs lxs que combatieron el fascismo y experimentaron la revolucion social del verano del 36 eran "anarquistas".

Muchos aires de grandeza nos damos algunxs...
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
24 ago 2014
He pasado de leerme todo el texto, estoy un poco harto de auto-críticas teóricas, tan "innecesarias" como construir alternativas prácticas de autogestion.

Cada vez tengo menos fe en que el siguiente disturbio sea el que por fin destruya el Estado y el Capitalismo (algo que creo que demasiada gente tiene en la cabeza). Si en el 36 de logró algo fue por la generación de una contrasociedad y alternativas de autogestion que, dado el momento, fueron lo que impulsaron su defensa y lo que realmente quedó como revolucionario. A caso no valieron de nada los periódicos CNTistas y los ateneos? Fueron la base para crear esa comunidad donde se podían aplicar los principios ácratas.

Ultimamente lo unico que se hace en común es ver la tele e ir de fiesta. Si no se genera algo donde la sociedad pueda ver, no solo un futuro lejano, si no un presente válido, ya podemos petar todos los cristales de los bancos y colgar 1Tb de textos a Indymedia, que de nada serviran.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
25 ago 2014
que un grupo anarquista que utiliza el nombre de "lxs solidarixs" y saque un texto como este es toda la autocrítica que necesita el anarquismo.

Pero hay perlas de forma y fondo que hay que subrayar.

"Me refiero a la Revolución del 19 de julio de 1936."
Muy significativo desliz lo del comunicado en primera persona para referirse al épico mantra histórico apenas idealizado.

"al no existir una praxis colectiva y una formación colectiva, continuada y progresiva, algunas de las prácticas de algunos autodenominados “anarquistas” se desvían, consciente o inconscientemente, de los principios, tácticas y finalidades del Anarquismo."
Hablar de falta de formación colectiva y a renglon seguido decir que El Anarquismo tiene UNOS principios, tácticas y finalidades de los que una se puede desviar. Como si de una organización se tratase.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
25 ago 2014
La millor frase: "Tampoco podemos dejar hacer a toda esta basura reformista que infecta a las organizaciones".
Buf! i aquests venen a donar solidaritat i suport mutu? Bona manera tenen de començar! ni que parlessin de puces. Ja ho sabeu que us referiu a persones que fan el que bonament poden en la immensa majoria dels casos?
De vergonya aliena aquest text que heu penjat, companys (?) Bé, suposo que dec formar part de la "Basura Reformista que infecta les organitzacions anarquistes" si no estic d'acord amb el que exposeu...

Txapó!
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
25 ago 2014
Me he leído por encima el texto y ya he visto que rezumaba mesianismo por todos los lados. Ufff, menos mal que hay otros anarquismos y anarcosindicalismos (reformistas por supuesto).
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
25 ago 2014
"Es decir, como anarquistas debemos procurar el bienestar y la libertad de todo individuo. De lo contrario hablamos de egoísmo, de crear pequeñas burbujas donde cada uno puede estar más o menos bien, donde puede ser más o menos libre, funcionando en parte fuera del sistema. Fuera del sistema pero con un pie dentro,"

Fíjate bien, se supone que como anarquista debemos procurar el bienestar y la libertad de todo individuo. A menudo he oído decir a un compañero:» no quiero ser el «papa» de nadie». Yo matizaría esa afirmación del texto. Ya que como bien advierte el autor de dicho texto, sino se atiende a los otros se caería en una burbuja egocentrista. Yo abogo por decir egocentrismo, en lugar de egoísmo. El egoísmo bien puede ser en ocasiones moralmente lícito, y en otros casos inmoral. Y el egocentrism es aquella persona que no mira más allá de su misma persona, bien por ignorancia, por padecer una depresión, o algún trauma.

Pretender vivir fuera del sistema de un modo absoluto es una estupidez, ya que muchas de las personas que conocemos viven dentro del sistema y nos relacionamos con ellas, y dicha relación implica una realidad mixta, compuesta por las ideas del anarquista y la del sujeto pro-sistema. En este caso no tiene sentido alguno el aplicar la categoría del absoluto, es decir, o se vive fuera, o se vive dentro del sistema. Es más, nuestras identidades, por muy anarquistas que sean, estas identidades se componen de muchos elementos, valores, etc, que tienen en común tanto el sistema capitalista, como el comunista, como el de comunidades patriarcales, matriarcales, feministas, religiosas, primitivas, etc. Por citar algunos ejemplos, el concepto de la libertad, el amor al prójimo, el amor a uno mismo, el amor a la naturaleza, el concepto de la producción, del intercambio, la aplicación de una moral, el concepto de justicia, el de redistribución, etc, etc.

"Son el Estado y el Poder los causantes de todos nuestros males"

Esta afirmación adolece de una falta de rigor intelectual, moral, racional, empírica y de inteligencia emocional que raya la estupidez que le es propia a aquella persona perteneciente al mundo de la religión tradicional que sitúa la causa de nuestros males en el demonio, es decir, la causa es siempre algo externo al individuo. O sino, también, nos encontramos a ese otro personaje religioso que sitúa la causa de todos los males en la naturaleza pecadora del individuo, es decir, sí o sí uno mismo es el causante de los males. Y en tercer lugar nos encontramos el otro disparate clerical que afirma que el mal es debido a que el mundo es un valle de lágrimas, o el mismo infierno, o un estado más en el progreso del espíritu hacia el nirvana. Resumiendo, son 3 tipos diferentes de causas, lo malo es el otro, lo malo es uno mismo, lo malo es todo. Las 3 respuestas son igual de disparatadas. Si queremos ser rigurosos en lo que decimos primero habrá que saber en que consiste el estado, y después el poder.

Un estado no es más que un modo de organización de una comunidad. Y el poder, si lo entendemos en el ámbito de lo social, se puede afirmar que es la capacidad que tiene una persona de hacer que otro haga lo que uno desea, o necesite. Un bebe tendría poder sobre el padre y una madre para hacer que estos trabajen como una mula por él. Hay que tener muy presente que el concepto del poder obtiene toda su relevancia a partir del concepto de la libertad. Y este segundo concepto es inherente al concepto del alma. Si el alma existe con independencia de la naturaleza, del cuerpo, entonces se entiende que se pueda hablar de que el humano es libre, pero si el alma está condicionada por el mundo, entonces la libertad ya no es absoluta, sino que es algo relativo, que es condicionado. Lo más parecido a una libertad absoluta es el azar, o Dios, o un objetivo utópico. Vivir aspirando hacia algo utópico a sabiendas de que es irrealizable es inmoral, ya que se puede llegar a anteponer dicho ideal a las necesidades de uno mismo y de cualquier otra persona. Otra cosa muy distinta es si especulamos, si teorizamos, si a esa libertad absoluta le otorgamos la categoría ontológica de lo posible. En tal caso, crearíamos una moral basándose en una hipótesis, que sería la libertad. Pero claro, ¿cómo hacer un reclamo a otro, o a uno mismo, basándonos en una hipotética moral basada en la libertad absoluta? Habría que ser un dogmático para hacer tal reclamo.

"No temían a las represalias de la justicia burguesa porque sabían que esa justicia sería abolida y sustituida por la libertad y responsabilidad de cada individuo y por nuevos mecanismos horizontales y populares como las asambleas."

Creo, y digo creo, es decir, estoy especulando, opinando, que se deja de temer a la muerte y a la tortura porque se suele creer que a uno no le va a tocar nunca, o bien porque ya se vive en un infierno que lo mismo da ocho que ochenta, o por el placer de la misma venganza, es decir, el que morirá y será torturado serán los curas y los burgueses. Y pregunto yo, ¿hay valentía en esto? creo que no, creo que lo que hay no es más que una persona agotada y enajenada, o altamente furiosa. De ahí el que los estados en mayor o menor medida procuren no romper esos límites demasiado, se aprieta pero no se ahoga. No sucede igual con las personas de nuestro entorno mas cercano, que por ignorancia, cobardía, suelen propiciar el que uno mate y torture como acto de venganza, o de defensa.

" No temían a las cárceles porque estaban dispuestos a derrumbar sus muros. Ni siquiera temían a la muerte. ¿Por qué? Porque en esos momentos se encontraban construyendo ese nuevo mundo, al tiempo que destruían el viejo mundo de hambre y represión."

Sigo pensando que lo que alentaba a los anarquistas no era una mera percepción optimista del futuro, sino que el mismo levantamiento militar dio el último empujonsito para que las masas de anarquistas saltasen. Tengamos en cuenta que el estado de la república ya no podía reprimirles, ya que estaba dividido en un conflicto interno, a saber, el estado republicano contra parte de su propio ejército, facilitando así la revolución anarquista.

"En este sentido, cabría nombrar la aparente confusión del fin con los medios. Las cooperativas, las socializaciones o colectividades parciales, los Ateneos y organizaciones, las acciones directas… todo ello ha de suponer un medio y no un fin en sí mismo, un medio para organizar la producción, el consumo, la actividad o la formación en la nueva sociedad anarquista. Pero sin darnos cuenta muchas veces convertimos el medio en un fin en sí mismo."

El criticar el que los anarquistas de hoy en día se centren más en los medios antes que en los fines es dar palos de ciegos. Los pequeños colectivos autogestionados que se crean son nuestros laboratorios, es donde ponemos en práctica el ideario. El capitalismo en occidente no es tan providencial como se intenta mostrar, de igual manera a como en el púlpito la curia presentaba a Dios. Siempre han habido zonas oscuras en los bosques que los hombres del estado no se atreven a entrar, y en donde los anarquistas intentamos poner en práctica nuestro ideario. Si bien es cierto que por lo común los que más lo han hecho son los que han sido llamados los delincuentes. Aunque también es cierto que dentro de las familias, cada una ha aplicado su propia organización normativizada. No solo en los ateneos y en las cooperativas se encuentran realidades anarquistas.

" Si no se combate al Estado no se erradican las injusticias"

"Con Estados nunca podrá ser libre la humanidad."

Se quiera o no, los estados no son mas que entes organizados a través de normas, leyes e individuos especializados laboralmente. Su trabajo es hacer aplicar las leyes. También es cierto que tiene la función de administrar las riquezas que produce la comunidad. Cómo se han de administrar es algo se indica a través de leyes. Ahora bien, ¿Qué leyes queremos? eso es lo difícil de saber, ya que una ley se debe de aplicar a la realidad, y esta nunca es igual a lo que una ley prescribe. Como anarquistas debemos saber qué leyes queremos. Y si lo que amamos es la justicia, la igualdad y cualquier otro principio que consideremos noble y humanista, habrá que ver como poder aplicarlo y qué hacer cuando en nuestro entorno cercano quien sea no quiere obrar de tal modo. Y otra función que se alcanza a ver en los estados actuales es defender a la comunidad que administra sus leyes, de otras comunidades de carácter fascistas e imperialistas, o que tienen una economía basada en la práctica de las razias, es decir, llevar a cabo saqueos de un modo estacional.



"Ayudemos pues a reconocer al verdadero enemigo, pero con nuestros actos, con nuestras acciones directas, para que participen con nosotras y nosotros de la destrucción del Estado y de la creación del nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones, un nuevo mundo que no necesita de catedráticos para ser amado, sino de corazones. Declaremos la guerra al Estado y construyamos ese mundo, que el Pueblo vea y viva nuestra justa lucha y haga suyo nuestro fervor y entusiasmo. Así es como el Pueblo entendió y abrazó al Anarquismo a principios del pasado siglo y luchó por él, porque veían en las acciones de las compañeras y compañeros más decididos un paso más que les acercaba hacia esa libertad. Así es como el Pueblo creyó realmente que una Revolución Social no sólo era posible, sino que además era necesaria. La creyó y la creó con sus manos llenas de durezas y de sangre. No fueron las siglas, no fueron los libros, fue el convencimiento, el despertar de un Pueblo que quizás no sabía qué era el Anarquismo en toda su plenitud, pero que sabía perfectamente que el Estado y la Burguesía y todo el Poder por ellos detentado eran el enemigo a combatir, porque una vez muerto el Enemigo sabían lo que querían: ser libres y felices."

Esta parte final del documento denota una enorme demagogia, que según la RAE dice:
demagogia.
(Del gr. δημαγωγία).
1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Y como podemos leer a partir de la quinta línea de este párrafo que cito, vemos que el pueblo se nombra 4 veces, y apela constantemente a chorradas pastelozas de talante sentimental.

salut y anarquia!
ah y autocritica, claro.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
25 ago 2014
"Es decir, como anarquistas debemos procurar el bienestar y la libertad de todo individuo. De lo contrario hablamos de egoísmo, de crear pequeñas burbujas donde cada uno puede estar más o menos bien, donde puede ser más o menos libre, funcionando en parte fuera del sistema. Fuera del sistema pero con un pie dentro,"

Fíjate bien, se supone que como anarquista debemos procurar el bienestar y la libertad de todo individuo. A menudo he oído decir a un compañero:» no quiero ser el «papa» de nadie». Yo matizaría esa afirmación del texto. Ya que como bien advierte el autor de dicho texto, sino se atiende a los otros se caería en una burbuja egocentrista. Yo abogo por decir egocentrismo, en lugar de egoísmo. El egoísmo bien puede ser en ocasiones moralmente lícito, y en otros casos inmoral. Y el egocentrism es aquella persona que no mira más allá de su misma persona, bien por ignorancia, por padecer una depresión, o algún trauma.

Pretender vivir fuera del sistema de un modo absoluto es una estupidez, ya que muchas de las personas que conocemos viven dentro del sistema y nos relacionamos con ellas, y dicha relación implica una realidad mixta, compuesta por las ideas del anarquista y la del sujeto pro-sistema. En este caso no tiene sentido alguno el aplicar la categoría del absoluto, es decir, o se vive fuera, o se vive dentro del sistema. Es más, nuestras identidades, por muy anarquistas que sean, estas identidades se componen de muchos elementos, valores, etc, que tienen en común tanto el sistema capitalista, como el comunista, como el de comunidades patriarcales, matriarcales, feministas, religiosas, primitivas, etc. Por citar algunos ejemplos, el concepto de la libertad, el amor al prójimo, el amor a uno mismo, el amor a la naturaleza, el concepto de la producción, del intercambio, la aplicación de una moral, el concepto de justicia, el de redistribución, etc, etc.

"Son el Estado y el Poder los causantes de todos nuestros males"

Esta afirmación adolece de una falta de rigor intelectual, moral, racional, empírica y de inteligencia emocional que raya la estupidez que le es propia a aquella persona perteneciente al mundo de la religión tradicional que sitúa la causa de nuestros males en el demonio, es decir, la causa es siempre algo externo al individuo. O sino, también, nos encontramos a ese otro personaje religioso que sitúa la causa de todos los males en la naturaleza pecadora del individuo, es decir, sí o sí uno mismo es el causante de los males. Y en tercer lugar nos encontramos el otro disparate clerical que afirma que el mal es debido a que el mundo es un valle de lágrimas, o el mismo infierno, o un estado más en el progreso del espíritu hacia el nirvana. Resumiendo, son 3 tipos diferentes de causas, lo malo es el otro, lo malo es uno mismo, lo malo es todo. Las 3 respuestas son igual de disparatadas. Si queremos ser rigurosos en lo que decimos primero habrá que saber en que consiste el estado, y después el poder.

Un estado no es más que un modo de organización de una comunidad. Y el poder, si lo entendemos en el ámbito de lo social, se puede afirmar que es la capacidad que tiene una persona de hacer que otro haga lo que uno desea, o necesite. Un bebe tendría poder sobre el padre y una madre para hacer que estos trabajen como una mula por él. Hay que tener muy presente que el concepto del poder obtiene toda su relevancia a partir del concepto de la libertad. Y este segundo concepto es inherente al concepto del alma. Si el alma existe con independencia de la naturaleza, del cuerpo, entonces se entiende que se pueda hablar de que el humano es libre, pero si el alma está condicionada por el mundo, entonces la libertad ya no es absoluta, sino que es algo relativo, que es condicionado. Lo más parecido a una libertad absoluta es el azar, o Dios, o un objetivo utópico. Vivir aspirando hacia algo utópico a sabiendas de que es irrealizable es inmoral, ya que se puede llegar a anteponer dicho ideal a las necesidades de uno mismo y de cualquier otra persona. Otra cosa muy distinta es si especulamos, si teorizamos, si a esa libertad absoluta le otorgamos la categoría ontológica de lo posible. En tal caso, crearíamos una moral basándose en una hipótesis, que sería la libertad. Pero claro, ¿cómo hacer un reclamo a otro, o a uno mismo, basándonos en una hipotética moral basada en la libertad absoluta? Habría que ser un dogmático para hacer tal reclamo.

"No temían a las represalias de la justicia burguesa porque sabían que esa justicia sería abolida y sustituida por la libertad y responsabilidad de cada individuo y por nuevos mecanismos horizontales y populares como las asambleas."

Creo, y digo creo, es decir, estoy especulando, opinando, que se deja de temer a la muerte y a la tortura porque se suele creer que a uno no le va a tocar nunca, o bien porque ya se vive en un infierno que lo mismo da ocho que ochenta, o por el placer de la misma venganza, es decir, el que morirá y será torturado serán los curas y los burgueses. Y pregunto yo, ¿hay valentía en esto? creo que no, creo que lo que hay no es más que una persona agotada y enajenada, o altamente furiosa. De ahí el que los estados en mayor o menor medida procuren no romper esos límites demasiado, se aprieta pero no se ahoga. No sucede igual con las personas de nuestro entorno mas cercano, que por ignorancia, cobardía, suelen propiciar el que uno mate y torture como acto de venganza, o de defensa.

" No temían a las cárceles porque estaban dispuestos a derrumbar sus muros. Ni siquiera temían a la muerte. ¿Por qué? Porque en esos momentos se encontraban construyendo ese nuevo mundo, al tiempo que destruían el viejo mundo de hambre y represión."

Sigo pensando que lo que alentaba a los anarquistas no era una mera percepción optimista del futuro, sino que el mismo levantamiento militar dio el último empujonsito para que las masas de anarquistas saltasen. Tengamos en cuenta que el estado de la república ya no podía reprimirles, ya que estaba dividido en un conflicto interno, a saber, el estado republicano contra parte de su propio ejército, facilitando así la revolución anarquista.

"En este sentido, cabría nombrar la aparente confusión del fin con los medios. Las cooperativas, las socializaciones o colectividades parciales, los Ateneos y organizaciones, las acciones directas… todo ello ha de suponer un medio y no un fin en sí mismo, un medio para organizar la producción, el consumo, la actividad o la formación en la nueva sociedad anarquista. Pero sin darnos cuenta muchas veces convertimos el medio en un fin en sí mismo."

El criticar el que los anarquistas de hoy en día se centren más en los medios antes que en los fines es dar palos de ciegos. Los pequeños colectivos autogestionados que se crean son nuestros laboratorios, es donde ponemos en práctica el ideario. El capitalismo en occidente no es tan providencial como se intenta mostrar, de igual manera a como en el púlpito la curia presentaba a Dios. Siempre han habido zonas oscuras en los bosques que los hombres del estado no se atreven a entrar, y en donde los anarquistas intentamos poner en práctica nuestro ideario. Si bien es cierto que por lo común los que más lo han hecho son los que han sido llamados los delincuentes. Aunque también es cierto que dentro de las familias, cada una ha aplicado su propia organización normativizada. No solo en los ateneos y en las cooperativas se encuentran realidades anarquistas.

" Si no se combate al Estado no se erradican las injusticias"

"Con Estados nunca podrá ser libre la humanidad."

Se quiera o no, los estados no son mas que entes organizados a través de normas, leyes e individuos especializados laboralmente. Su trabajo es hacer aplicar las leyes. También es cierto que tiene la función de administrar las riquezas que produce la comunidad. Cómo se han de administrar es algo se indica a través de leyes. Ahora bien, ¿Qué leyes queremos? eso es lo difícil de saber, ya que una ley se debe de aplicar a la realidad, y esta nunca es igual a lo que una ley prescribe. Como anarquistas debemos saber qué leyes queremos. Y si lo que amamos es la justicia, la igualdad y cualquier otro principio que consideremos noble y humanista, habrá que ver como poder aplicarlo y qué hacer cuando en nuestro entorno cercano quien sea no quiere obrar de tal modo. Y otra función que se alcanza a ver en los estados actuales es defender a la comunidad que administra sus leyes, de otras comunidades de carácter fascistas e imperialistas, o que tienen una economía basada en la práctica de las razias, es decir, llevar a cabo saqueos de un modo estacional.



"Ayudemos pues a reconocer al verdadero enemigo, pero con nuestros actos, con nuestras acciones directas, para que participen con nosotras y nosotros de la destrucción del Estado y de la creación del nuevo mundo que llevamos en nuestros corazones, un nuevo mundo que no necesita de catedráticos para ser amado, sino de corazones. Declaremos la guerra al Estado y construyamos ese mundo, que el Pueblo vea y viva nuestra justa lucha y haga suyo nuestro fervor y entusiasmo. Así es como el Pueblo entendió y abrazó al Anarquismo a principios del pasado siglo y luchó por él, porque veían en las acciones de las compañeras y compañeros más decididos un paso más que les acercaba hacia esa libertad. Así es como el Pueblo creyó realmente que una Revolución Social no sólo era posible, sino que además era necesaria. La creyó y la creó con sus manos llenas de durezas y de sangre. No fueron las siglas, no fueron los libros, fue el convencimiento, el despertar de un Pueblo que quizás no sabía qué era el Anarquismo en toda su plenitud, pero que sabía perfectamente que el Estado y la Burguesía y todo el Poder por ellos detentado eran el enemigo a combatir, porque una vez muerto el Enemigo sabían lo que querían: ser libres y felices."

Esta parte final del documento denota una enorme demagogia, que según la RAE dice:
demagogia.
(Del gr. δημαγωγία).
1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Y como podemos leer a partir de la quinta línea de este párrafo que cito, vemos que el pueblo se nombra 4 veces, y apela constantemente a chorradas pastelozas de talante sentimental.

salut y anarquia!
ah y autocritica, claro.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
26 ago 2014
La revolució no es fa, sinó que es crea
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
26 ago 2014
la primera diferència que trobo entre el context actual i el del 36 és que actualment la CNT no disposa dels Comitès de Defensa
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
26 ago 2014
perquè lieu al personal amb un títol així?
seria molt més honest un títol com aquest: una crítica destructiva de los anarquismos del estado español y contemporaneos que no son el mio.

estaria bé a part de rajar de varis projectes pràctics, proposar algu també pràctic i no únicament teòric. Com ho fem a nivell pràctic per destruir l'estat de forma no refor? Com anivellem les nostres forces amb les de l'exèrcit? estaria bé alguna mínima pauta, perquè jo estic molt perduda amb això.
Re: Una visión auto-crítica del Anarquismo Ibérico contemporáneo (Grupo Anarquista lxs Solidarixs)
26 ago 2014
anarquismo IBERICO contemporaneo, ya no he podido leer mas... SALID DE LAS CATACUMBAS GARRULOS ESPAÑOLES. MOMIAS MOMIFICADAS
Sindicat Terrassa