Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Entrevista :: pobles i cultures vs poder i estats
"Una verdadera revolución tiene que crear una sociedad con libertad de conciencia"
16 jul 2014
Entrevista a Félix R. M. realizada por LID.
-- ¿Cuál es el significado real de Democracia y qué análisis harías sobre la Democracia actual en nuestra sociedad ?

Democracia etimológicamente significa “Gobierno del pueblo”, demos es pueblo y cracia Gobierno, por tanto, aplicada la palabra en el sentido exacto, vemos que eso hoy no sucede, es obvio, no hace falta ni siquiera mucho argumento para entender que hoy la sociedad está regida por unas élites hiper-poderosas que lo controlan todo; élites políticas, mediáticas, económicas, empresariales, educativas, militares, judiciales, que son ocho o diez, o quizá doce élites, bastante reducidas numéricamente, que controlan todo, ellas toman todas las decisiones (éstas élites), por tanto el Gobierno actual no es un Gobierno del pueblo, sino es el Gobierno de unas élites. Luego hacen una parodia de participación, que es lo que ellos llaman el Gobierno representativo o Democracia representativa, pero que se reduce a la elección de unos supuestos cargos gobernantes que en realidad no gobiernan, porque aunque los partidos políticos y los políticos profesionales son una gente repelente y odiosa, en realidad ellos son sólo una máscara, quien toma las decisiones y tiene el poder, pues, son la gente que opera en la empresa, la banca, el ejército y los políticos son sólo la máscara, o quizá una cortina, que se cubre como en estas habitaciones antiguas para que no se vieran los trastos, se ponía una cortinita que lo hiciera bonito. La palabra democracia sólo seria auténtica si se buscara una fórmula por la cual la toma de las decisiones la hiciera el conjunto de la población adulta, hombres y mujeres, ya sé que eso es muy difícil, pero las cosas valiosas son muy difíciles, nunca son fáciles.

-- En tu libro “Seis Estudios” analizas el mundo universitario de manera crítica ¿Podrías hacer un resumen de dicho análisis?

El mundo universitario es analizado, efectivamente, en el capítulo final de “Seis Estudios”, yo pensé mucho en incluir ese capítulo en la forma que está hecho –me llevó todo un verano de trabajo– porque en primer lugar, hoy no existe un movimiento universitario con tal nombre, eso es una cosa de los años 70, lo que sí existe son explosiones como la de anti-bolonia, que en definitiva pues, son de tipo corporativo, lo que se pretende es mejorar las condiciones laborales de los estudiantes una vez hayan acabado la carrera. A mi, las luchas de este tipo, aún cuando sean justas, me interesan poco porque no pretenden transformar el conjunto de la sociedad, sino simplemente mejorar ciertas cuestiones y hacerla más funcional en conjunto. La universidad hay que entenderla como lo que es: una parte del aparato de Estado que cumple una función propagandística. La universidad es propagandística, no se diferencia mucho del mundo de lo mediático, el mundo de lo mediático va dirigido a todo el mundo, y la universidad a una supuesta élite. Y esto no se cuestiona nunca por parte del movimiento estudiantil, no se cuestiona qué es la universidad, sino sólo de que manera los estudiantes podemos vivir mejor cuando acabemos la carrera o en el presente.

Por tanto, este no-cuestionamiento para mi lo hace poco válido, es más, yo entiendo que hasta que eso no se haga no se podrá crear un movimiento estudiantil: ahora es muy débil, e incluso la vida cultural ajena a lo académico es muy débil. Hay muy poca vida cultural, muy poca vida política en las universidades, muy poca vida artística, se están allí unos años y la gente lo soporta como puede.

Hace poco leí un informe donde decía que casi el cuarenta por ciento de los y las universitarias padecen depresión en un grado grave, y a mi no me extraña, porque la universidad es deprimente, con su frialdad, su indiferencia... Bueno, se podrían buscar fórmulas de transformación radical, pero yo prefiero considerar el asunto desde el punto de vista de que la universidad no tiene sentido en una sociedad libre. La gente tiene que ocuparse de la elaboración de ideas en el conjunto de su vida, y ahí yo insisto en la creación de grupos de reflexión, de esto que se llama ahora lluvia de ideas, elaboración de pensamientos, yo en eso creo mucho, a partir de mi experiencia en “Los amigos de Ludd”, es curioso que ahora, toda la gente que formábamos parte de “Los amigos de Ludd”–que no éramos gente especial– ha salido gente realmente preparada que edita en alguna revista... Creo que esa experiencia se podría generalizar, pero no estoy seguro que eso sea hacedero, no tengo mucha esperanza no, la situación en el movimiento universitario es mala. Yo voy bastante a unas y otras universidades, procuro hablar con la gente, escuchar, y bien, solamente cuando se plantee la cuestión numero uno: ¿Que es la universidad ? ¿A quien sirve ? ¿Que hace ? ¿Que son sus productos ? Cada vez lo que se elabora allí es más deficiente, y eso lo tengo bastante claro, lo que yo llamo productos ideológicos.

-- ¿Cuál es tu opinión sobre la educación en el hogar, por parte de la propia familia? ¿Crees que la educación primaria debería ser una opción libre y no obligatoria como es en el caso del territorio español?

Por supuesto, la educación tendría que ser libre, la imposición de la escuela estatal es una cosa intolerable, porque la decisión fundamental sobre los hijos y las hijas, la debe de tener la familia, y no digo sólo el padre y la madre, sino toda la familia, incluso los abuelos, los tios... o sea la familia extensa...¡y hasta los vecinos! Por supuesto, esto tendría que admitirse, creo que en algunos casos se semi-acepta y hace poco han sacado un libro, precisamente un amigo mio –que tiene una pequeña editorial y ha editado a una mujer francesa un libro de auto-educación en el hogar, no me acuerdo del título ahora exactamente– él tiene un hijo que nunca ha ido al colegio, el niño tendrá ahora doce o trece años y él y su compañera se han encargado de educar al niño.

De todos modos, para mi sería mejor la opción de una educación de tipo colectivo, en que se eligiera, junto con otros niños y niñas, el temario, la forma, o incluso en algún caso las personas, que no tiene por que ser una sola persona en el sentido de siempre, sino que puede combinarse, encargándose los propios padres y madres también, eso tal vez incluiría un elemento de colectivismo y vida colectiva que si el niño se queda en casa no tiene. Eso está claro, pero a veces esto es difícil de hacer, porque la gente no sabe donde dejar a los niños, muchas veces se llevan al colegio porque en algún sitio hay que dejarlos mientras vas al trabajo. Pero claro, los elementos negativos de la escuela primaria están claros.

Aunque yo me preocupo más siempre de la universidad. A mi me ha interesado más digamos la vida adulta, yo considero que una persona es adulta desde los catorce años, aunque aquí ahora la gente está muy infantilizada, y en la enseñanza media pues todavía siguen siendo niños, son más adultos cuando llegan a la universidad. Sobre la cuestión de la escuela primaria, pues no tengo una opinión muy formada, no es algo que me haya suscitado mucha atención, aunque reconozco que en este asunto hay una cuestión de primerísima importancia, porque quizá el carácter de una persona está formado ya a los ocho o diez años, luego ya todo lo que hay es añadidos, añadidos cuantitativos o ampliaciones, pero el carácter o la manera de ser se forma muy pronto en el ser humano, antes de la llegada de la edad adulta.

De la universidad a mi me preocupa más quizá el profesorado que el alumnado, la función de la universidad como creadora de productos intelectuales, de contenidos, porque, no nos engañemos, lo que la gente ve en televisión o en medios de difusión masivos, si se buscan las raices, acaban en la universidad, en la universidad se hacen cosas muy perversas por parte del profesorado. Por ejemplo, toda la publicidad comercial, que es una forma, quizá de las peores, de adoctrinamiento de masas, está hecha desde cátedras universitarias que se dedican a esto de los creativos, y ellos son los que aportan las orientaciones, porque no podemos olvidar que la publicidad son consignas, consignas que moldean las mentes para seleccionar una conducta determinada, y no sólo para vender, vender es una parte, hay que crear primero el hábito del consumo y una idea sobre la vida para que la venta sea adecuada, no es solo compre esto o vaya a tal sitio, entonces en ese sentido yo me enfrento con la universidad como un centro de elaboración de ideas que a mi ver son inquietantes. Aunque no siempre, de vez en cuando claro, como no, uno encuentra en la universidad cosas muy interesantes y personas que trabajan allí que hacen aportaciones, pero son una minoría.

-- ¿Cuál es la naturaleza histórica y en esencia del Estado y que funciones realiza? ¿Con que objetivos se creó y que concepción social y política existía antes de su creación?

El Estado, yo no he entrado mucho en su origen en el pasado. Si se cuando se creó aquí, pero en otros sitios de Asia, por ejemplo, existe el Estado desde hace miles de años. Nuestro Estado actual es una creación de los siglos XIII-XIV, antes existía el Estado Romano, el estado Visigodo, el estado Islámico, después hay un colapso, una pérdida en la alta Edad Media en el norte de la Península; y hay un consenso, creo que en eso estamos de acuerdo mucha gente, de que el Estado actual se crea en los siglos XIII-XIV. Sobre todo el Estado Castellano que luego será el Estado Español, en el que se disuelve lo que era el Estado de la Corona de Aragón y por lo tanto el Estado Catalán se va disolviendo a partir del siglo XV, lo absorbe el Estado. Aunque eso es una cuestión complicada, que no tengo muy clara. La esencia del Estado es múltiple. Hay autores que definen el Estado como fuerza, hay un polítologo alemán de principios de siglo, Otto Hintze, a mi me ayudó mucho la lectura de Hintze, él define al Estado sobre todo como ejército, y también va por ahí Max Webber, que dice que el Estado es el que ejerce el monopolio legal de la violencia, quien tiene el poder de ejercer la violencia a través del ejército y la policía es el Estado. Pero esa cuestión es restrictiva por mucho que esto sea verdad: que el Estado sobretodo es un aparato militar. Luego cumple más funciones, cumple una función educativa, una función ideológica, por ejemplo.

Todos los Estados hasta ahora siempre han tenido una religión, íntimamente vinculada, ahora ya como la religión en occidente ha decaído necesitan unos aparatos de adoctrinamiento. Hay que tener en cuenta que todo el mundo mediático está muy subvencionado, no solamente la prensa está subvencionada, sino las televisiones, toda la industria del espectáculo y del ocio está muy subvencionada, y lo está desde que existe.

Por tanto, el Estado cumple estas funciones, también una función económica, legislativa; por ejemplo, establece políticas arancelarias, políticas monetarias, la política laboral, las leyes sobre las relaciones laborales las establece el Estado, te dicen cuál es el salario mínimo y todo esto, ahora lo están revisando para la cuestión de las pensiones. Por lo tanto podríamos decir que la esencia del Estado es: que sustituye a la sociedad civil en la toma de decisiones, hay una toma de decisiones que hace el Estado y que no hace la sociedad civil. La sociedad civil, como mucho, puede protestar en la calle, elegir a este u otro partido, pero no tiene capacidad de elegir a lo que es el meollo del Estado, tampoco a los grandes cuerpos de funcionarios con sus dieciseis ministerios.

Cuando nosotros vemos como ha evolucionado la sociedad, por ejemplo en la agricultura –que yo la he estudiado mucho desde hace muchos años– pues tienes que entenderlo desde el Ministerio de Agricultura, o sea, pasa esto porque el Ministerio de Agricultura saca un conjunto de leyes. En los años 20 en España se introduce el cultivo de remolacha azucarera, que antes no existía, porque el Estado decide que hay que hacerlo por una metas estratégicas. Ahora se promueve el maíz transgénico por ley, porque hay que hacer la competencia a Estados Unidos para no quedarse estratégicamente demasiado dependientes de ellos en pienso. También se trae mucho maíz transgénico de fuera... y no transgénico. Por tanto, la función del Estado es, en condiciones normales, la toma de decisiones. Esto crea una minoría de edad de la sociedad, la sociedad no madura y los individuos no maduran porque el Estado está ahí, sustituyéndolo, es como un padre, un padre que luego cuando se enfada se pone violento y pega palizas a la gente. Esto sucede aquí en la Guerra Civil, que está mal explicada, no es una guerra del fascismo contra el pueblo, sino del Estado contra el pueblo, el fascismo era sólo una política. Ya anteriormente sin acudir a eso, por ejemplo en el verano de 1873, como Primera República hay una movilización muy fuerte de la gente, sobre todo en Cataluña, entonces el Estado interviene y mata a bastante gente. Todo esto se ha tapado mucho, a ver si se hace un buen libro sobre este asunto, sobre el verano aquel famoso. Y entonces en la Guerra Civil es lo mismo, el franquismo no es más que el Estado. Hay que tener en cuenta que Franco es el jefe del ejército, y detrás de él no solo va el ejército, va la mayoría de la policía, casi todo el poder judicial, y los altos funcionarios, los cuerpos de altos funcionarios son decisivos, el cuerpo diplomático, el cuerpo de registradores de la propiedad.

Hay una serie de altos cuerpos y sobre esto es muy difícil encontrar información, yo tardé muchísimo en encontrarlo, ellos operan en la sombra, tienes que mover muchos libros y papeles para enterarte. Son cuerpos que se coactan a sí mismos, ellos tienen un sistema y tienes que cumplir una normativa muy estricta para formar parte de ese cuerpo. Luego tienen unos ingresos muy fuertes directos, pero también indirectos, ellos tienen a su servicio muchos edificios del Estado, desde casas de recreo, aviones, o sea que no es solamente el salario que les puedan dar sino que tienen a su servicio una parte importante. Otra parte del aparato de Estado es los partidos políticos, que ahora estan en muy mal momento, son muy odiados, y ellos viven de su presupuesto, es enorme, ahora estoy hablando de memoria, pero son muchos miles de millones de euros legales, luego hay una parte alegal y otra parte ilegal. Ellos son un cuerpo específico de funcionarios del Estado. El Estado crea una situación de crisis social permanente porque la gente no madura suficientemente al no hacerse cargo de todas las funciones, se nos mantiene en una especie de infantilismo creciente a medida que el Estado aumenta.

Por ejemplo, el estado del bienestar es la forma máxima del intervencionismo del Estado, en la cual al individuo se le ahogan sus cualidades personales, de todo tipo. Como yo digo, lo que no se ejercita se atrofia, entonces, si no se ejercita la toma de decisiones, se atrofia. Una sociedad libre tendría que ser también una sociedad muy plural, muy variada puesto que el ser humano es variado, mientras que la normativa Estatal todo lo centraliza “¡esto es así y sólo hay una norma!” Casi todas las leyes son una para todos, tienen pequeñas variantes en las autonomías pero que son muy pequeñas, vas a mirar y se diferencian en poco. Por tanto, una sociedad libre, pero libre con responsabilidad, que es la única manera de ser libre, tiene que ser una sociedad sin Estado. Yo esto, cuando me di cuenta más claramente es al ver como el Estado había destruido el mundo rural tradicional. Eso lo estudié mucho, mucho más de lo que aparece en mi libro “Naturaleza Ruralidad y Civilización” yo tengo todavía montañas de papeles.

En cuanto a la segunda pregunta, los objetivos del Estado, bien, es la cuestión del poder, parece mentira pero hay algo perverso en el ser humano por la importancia que le da al poder. Nos tenemos que dar cuenta que las riquezas sólo es poder económico. Entonces un señor que es multimillonario, a parte de las satisfacciones, como diria yo, sensuales que se pueda dar con su riqueza –que algunos no se la dan porque trabajan dieciseis horas– lo único que hacen es proporcionarte una capacidad de mando sobre los demás. Puedes invertir aquí, invertir allá, imponer unas normas de trabajo, o desinvertir y llevarte la fábrica a otro sitio si no te gusta.

El Estado es una forma de poder y la función suya es mandar, esto es lo que hace años se llamaba la erótica del poder, pero en los políticos se encuentra un gusto perverso en mandar en los demás. Esto es una perversión de la mente, porque, por ejemplo en las sociedades anteriores, en las sociedades sin Estado, la satisfacción fundamental está en la colaboración con los otros, eso produce una satisfacción. Todavía nos queda algo, cuándo estamos con unos amigos a los que queremos, o familiares, entonces allí encontramos la satisfacción de querer, procuramos no ser impositivos, queremos que las cosas se busquen por consenso, a veces incluso pensando que tenemos razón nos callamos y así debe ser. Entonces, esos son los restos que quedan de una sociedad sin Estado. Con Estado no puede ser así, porque el Estado tiene un elemento coercitivo, que esta ahí. Las sociedades anteriores al liberalismo en el Estado Español no eran exactamente sociedades sin Estado, sino sociedades en donde el Estado era muy débil, sobre todo hasta el siglo XVIII. La capacidad que tenia el Estado de imponer, sus dos funciones digamos eran imponer normas de conducta y prohibir, hay leyes impositivas y leyes prohibitivas. Por eso cuándo yo me opongo a la revolución liberal, no me opongo porque antes no hubiera Estado sino porque hay un crecimiento del Estado, cualitativo y cuantitativo, hay un desarrollo muy rápido, pero claro, antes también había Estado, yo me opongo a la Revolución Liberal, no porque defienda la anterior, sino porque creo que en algún momento las clases populares, que eran antes rurales –el noventa y cinco por ciento de la gente en algunos territorios vivía en el campo, o el noventa en otros, en Cataluña, si nos situamos en el mil ochocientos, quizá fuera el noventa por ciento– pues tendrían que haber tenido lucidez y valor y acabar con la forma de Estado precedente, con el Estado del siglo XVIII, que era más fácil, era muy débil, sobre todo en el terreno administrativo, tenia muy poca capacidad de intervención, no tenia un sistema educativo propio, bueno, lo podía tener la iglesia, pero en muchos sitios los niños se educaban en casa. Entonces, había Estado pero era un Estado débil, y lo que se tenia que haber hecho es acabar con él.

Por algún motivo que no he conseguido averiguar, en las sociedades pre-liberales, o sea pre-modernas, para mi liberal, moderno y capitalista son sinónimos, bueno no exactamente, pero es la misma cosa en diversas caras, pues esto no tiene lugar, se podía haber hecho, incluso se podía haber hecho sobretodo en el siglo XII o siglo XIII, es el momento cuando más que Estado había una cosa muy embrionaria. Pero no se hizo, entonces el Estado ha ido creciendo y creciendo, hasta que ahora ya , lo característico de las sociedades actuales es su hiper-estatización, en todas partes. Por ejemplo, el estado del bienestar la gente cree que es una cosa de Europa, y muchos países del Tercer Mundo lo están montando, Marruecos, Indonesia, se está empezando allí. Hace poco leí un artículo que citaba ocho países de lo que nosotros llamamos Tercer Mundo, que estaban creando ya su Estado de bienestar según el modelo Europeo, claro todavía muy embrionario, pero, si les dejan en cuarenta o cincuenta años, o quizá menos ya estará desarrollado.

(....)
Mira també:
http://www.laindependientedigital.net/felix-rodrigo-mora.html

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more