Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal
Marx en Euskal Herria. De nuevo.
28 jun 2014
Ni tan siquiera leyendo el reciente y muy debatido en Italia “Utopie letali” del anti-obrerista italiano Carlo Formenti, y sobre todo “Nei cantieri marxiani. Il soggetto e la sua produzione” del obrerista Sandro Mezzadra (http://www.euronomade.info/?p=1308), lo dos por supuesto totalmente ignorados por el neo-estalinismo ibérico, editorial o político, descubrimos un discurso marxiano tan avanzado y coherente como aquel que serpentea desde hace algún tiempo en Euskal Herria. Con relación a la re-composición de la clase antagonista al capitalismo, tema realmente capital.
marx.despeus.de.higss.jpg
Marx en Euskal Herria. De nuevo?

En un debate en curso en el conocido sito vasco de Borrokagaraia (
http://borrokagaraia.wordpress.com/2014/06/26/origenes-del-movimiento-ob) he encontrado este muy polémico comentario, que merece mucha atención. Me parece que refleja esa línea comunista revolucionaria señalada aquí hace tiempo por la compañera Ingrid Mälaren, en “Listado de debates y virtualidad del marxismo” ( http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/428914/index.php ) y que parecía haber desaparecido de los medios alternativos con el cierre de Indymedia EH.



La teoría marxiana contra las ideologías marxistas.

El comentario se refiere en parte a un anterior debate muy extenso explosionado en el mismo sito, a propósito de la herencia de Gramsci ( http://borrokagaraia.wordpress.com/2013/01/09/la-hegemonia-de-gramsci-en/ ), donde se trataba en particular del rechazo del concepto marxista de “clase trabajadora” para substituirlo con el más general y correcto de “clase obrera”, inclusivo de muchos más sectores obreros, más allá de los directamente asalariados-explotados en la producción (industrial, en particular).


Este es el polémico comentario del que os hablo, dirigido a otro comentarista, un tal Jon:

Poco a poco la cuestión se va aclarando. Muy poco a poco, visto que es un muy difícil proceso de lenguaje, ideológico y teórico. Quiero decir que, por ejemplo desde las primeras batallas abiertas sobre esta cuestión en otra web vasca, ahora cerrada (a), se van y se irán asumiendo paso a paso también estos nuevas perspectivas. Aquí arriba (b) vemos un ejemplo; la noche porta consejo, a veces.

Empiezo por el final, y terminaré con tu primer párrafo (se refiere al compañero – Jon Mailu – al que contesta expresamente).

Entiendo el sentido de tu afirmación “el potencial marxista sigue intacto”, pero la critico radicalmente, nunca mejor dicho. Radical, etimológica y semánticamente.
Marxismo hay muchos! Es decir, ideologías derivadas del trabajo teórico de Marx hay de mucho signo y contenido. Reformistas (muchos socialismos), dogmáticas, sectarias de toda tendencia, y sobre todo trabajistas y hasta libertarias; y revolucionarias... con sus respectivas etiquetas formales: trotzkismo, maoismo, revisionismo, estalinismo, guevarismo, y un casi interminable etcétera.

"Marxista" era originalmente un estigma, como polémica definición o invectiva utilizada por Bakunin y los anarquistas contra los “seguidores” de Marx en las disputas domésticas de la primera internacional (1). Luego, de una manera bien conocida por psicólogos y sociólogos, el estigma se convirtió en "emblema", sobre todo después de la fundación por Karl Kautsky, en 1883, de la "Neue Zeit" (la revista teórica de la socialdemocracia alemana).
Desde luego el mismo Marx se lo veía venir, este fenómeno ideologista, esta degradación política, cultural y también ética, por encima de su trabajo de investigación teórica (lo teórico es bastante distinto de lo ideológico.., como sabrás), cuando dijo: “todo lo que sé, es que no soy marxista” (2).

Entonces, no sé si intactos, pero no se puede negar que existen “potenciales” marxistas. Por desgracia. Y digo por desgracia porque en general las ideologías reemplazan la teoría, o el curro teórico. Muchos marxismos son hasta conservadores, cuando no reaccionarios.

Hablemos por ejemplo del estado español, donde hay un verdadero desierto de debates teóricos, de continuación de la investigación marxiana, materialista, científica: un caso típico de proliferación de marxismos, de sectarismos y dogmatismos, que se basan esencialmente en la repetición de frases de Marx, de sus prescripciones políticas para aquella época, de conclusiones particulares puestas fuera de contexto y/o relación material con la realidad histórica del sistema; entonces sin recobrar su análisis, su trabajo de investigación, su método fundamental, sino esencialmente unas “ortodoxias” (eso es: ideologías, dogmatismo) en función de reproducir mecánicamente cada uno, o cada grupo, su propia ideología, y una determinada ética (conjunto de valores) que se da por universal, por supuesto...

Es la desgracia de todos esos “socialistas” o peor “comunistas” que, al enterrar el trabajo marxiano de fondo, en vez de llevarlo adelante para nuestra época, siguen exaltando una u otra ideología (marxista) que le atribuyen “naturalmente” a Marx. Y que por lo tanto están dificultando eso que dices de “reconstruir un sujeto de transformación social” con los “instrumentos organizativos (que) precisa y una táctica sometida a la estrategia” revolucionaria hoy.

Cuando, en el fondo y precisamente en la línea política materialista, marxiana, esa reconstrucción tiene una muy simple traducción inequivocable:
la recomposición de la clase obrera, su desarrollo para sí, pero de TODA la clase.
Traducción: salir de la hegemonía trabajista heredada de los siglos XIX y XX del único sector trabajador de la clase, para extender las luchas, tácticas y estratégicas, a todos los demás sectores obreros.

Y vamos entonces a tu primer párrafo.
Que voy a recomponer de esta manera, para que quede claro:

“La centralidad de la lucha de clases, su núcleo duro, se encuentra en la” superación del origen histórico del capitalismo: la apropiación privada de los bienes comunes, y en particular de “la propiedad los medios de producción”.

Por lo tanto, se encuentra “en la(s) relacion(es) que los sujetos establecen con ellos”. “La hegemonía de la fracción industrial de” los obreros trabajadores asalariados, es una realidad histórica ligada a la fase o etapa inicial del desarrollo industrial, derivada del papel social y político, además que económico, que comunistas y socialistas (y muchos libertarios anarquistas) de entonces – Marx y Engels inclusive, por supuesto – reconocieron y atribuyeron a este sector directa, explícita y claramente explotado de la clase.

Por lo tanto, también el auto-reconocimiento como “para sí” de este sector, que entonces se llegó a homologar a toda la clase, se centró en el reconocimiento de la explotación (ley marxiana de la plusvalía y del valor-trabajo) y de la alienación de la propiedad de los medios de producción relacionados con esta explotación.
Es decir: la subsunción formal del sector empleado por el Capital, en términos puramente y específicamente marxianos, se erigió en paradigma general (suficiente y totalizador) de la realidad general de la lucha de clases, dejando en segundo plano la contradicción fundamental marxiana del capitalismo.

Contradicción que, como sabes, no se refiere únicamente a los medios de producción y al trabajo fabril-industrial, sino a la apropiación privada general de lo común, de los bienes comunes, además de los medios de producción, y naturalmente al carácter social general del trabajo. Todo el trabajo. Todos los mecanismos relacionados con el trabajo y la sociedad: empezando por la reproducción (clasista, de la clase y de la fuerza trabajo misma), la formación-educación (clasista), y todos los sectores directa y profundamente relacionados con ello: los desempleados (entonces sin trabajo: No trabajantes, no trabajadores) en primer lugar.
Sin entrar en la cuestión igualmente determinante de la alienación, que es la que lleva a la “normalidad” del terrible “queremos carga de trabajo!”...

Hoy, como sabemos, esto ya no tiene sentido.
La subsunción real de toda la clase, es general y evidente. La intermitencia y movilidad entre trabajadores y parados (NO-trabajadores), con las consiguientes precariedades, movilidades (migraciones) y todos los demás fenómenos que se están acentuando con la globalización y la ofensiva neo-liberista, ya no permiten esas exclusiones de todos sus sectores reales del concepto puro, materialista, científico de clase.

Más, la subsunción real general ha llegado a manifestarse con verdaderos fenómenos de capitalización obrera, como sabemos muy bien en nuestro país con el tema cooperativo, por ejemplo, por lo que es verdaderamente demoledor para la recomposición de la clase obrera entre todos sus sectores (a ver si entiendes ahora la importancia de diferenciar obrero – ekile en euskara, por ejemplo (3) – de trabajador), seguir hablando de clase SOLO en referencia a los productores asalariados industriales de valor.
Para, por fin, determinar al contrario TODAS SUS CARACTERÍSTICAS para sí, como clase, con relación a la contradicción fundamental del sistema, es decir: a la realidad general del Capital, y no sólo sobre la base de una SUPERADA aplicación de la ley de la plusvalía (4).

Lo que nos llevará a entender, por ejemplo, el valor radical – y dinamizarlo desde una estrategia comunista – de las consignas sobre reparticiones y reducciones ra-di-ca-les del tiempo de explotación (el “famoso” 6x4, por ejemplo) (c) mancomunadas a la renta universal incondicional, frutos de la progresiva expropiación del criminal 1% de personas que conocemos. Posible únicamente, como la metodología marxiana indica, a partir de la recomposición “para sí” de TODA la clase.
Negación de la negación...

Lo que conlleva más que un repaso para esos alienantes del trabajo de Marx, falsos comunistas, de pura ideología trabajista es decir cristiano-capitalista, absolutamente incapaces de dinamizar en dirección obrera – de recomposición de la clase, TODA! - a aquellas Ong u organizaciones ahora capitalistas llamadas sindicatos. Organizaciones de cada vez más minoritarios sectores de obreros empleados, al lado y hasta en contra de los intereses de muchos otros sectores obreros!
Hablo de la mayoría actual del sindicalismo metropolitano, donde nos encontramos, que es a toda vista un sindicalismo sistémico. Aunque reformista, faltaría más.
Firmado: Koxme

(1) Véase Haupt, G. (1978), Marx y el marxismo. En “Storia del marxismo”, vol. 1, p. 292, Torino, Einaudi.

(2) MEW, XXXVII, p. 436 = K. Marx – F. Engels, Werke, 39 Bde. und 2 Erg.Bde., Berlin, Dietz, 1958-1971.

(3) Ekile klasea, V. p. ej. http://media.de.indymedia.org/media/2012/02//324723.pdf

(4) En esa conocida web (hoy cerrada) aparecieron varios intentos de desarrollar la teoría – y concepción – del valor sobre la base NO (solo) de la ciencia newtoniana de la época de Marx, sino a partir de la física cuántica, o antes todavía a partir del trabajo de Einstein (energía = materia, simplificando la famosa formulita!), teniendo además muy presente la actual emergencia de la dimensión informacional, en todo el desarrollo – no solo productivo, y menos aún “industrial” - del sistema capitalista.



Mis notas:
(a)
Se refiere a Indymedia de Euskalherria, cerrada por sus últimos técnicos hace más de un año, y donde aparecían muy feroces diatribas precisamente sobre estos temas de teoría marxiana. Casi todo el material señalado por la compañera Ingrid se ha de esta forma perdido, o mejor dicho incautado, como cualquiera puede verificar en Google.
(b)
Se refiere seguramente al anterior comentario de tal P. Barreno, que desde unas clásicas posturas neo-estalinistas parece derivar ahora – con este comentario - hacia posturas críticas más coherentes con respecto a Marx.
(c)
El “famoso” “6 x 4” se refiere a una línea teórico-política sobre el reparto del trabajo aparecida a su vez en la censurada Indymedia vasca, bajo la firma de “Aurpegi Gunea”, lo que también sublevó algunas reacciones que llevaron al cierre del sito.
Mira també:
http://borrokagaraia.wordpress.com/2014/06/26/origenes-del-movimiento-obrero-vasco-y-sindicalismo-actual/#comment-12635

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Marx en Euskal Herria. De nuevo.
28 jun 2014
txapas, que eres un puto txapas
info
02 jul 2014
Der (3) "Ekile..."
ist als PDF hier:

http://de.indymedia.org/2012/02/324721.shtml

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more