Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sanitat
La Rebelión de Bellvitge ya tiene a su traidor por excelencia
26 jun 2014
Carta abierta al “Doctor” Ignacio Escobar Campuzano.

Buenas tardes “Doctor”, me dirijo a usted motivado/a por una actuación suya con un paciente de la planta 12-2 del Hospital de Bellvitge en la mañana de hoy 26/06/2014.

Según han informado varias fuentes, usted ha coaccionado y presionado a un paciente que se negaba a ser trasladado de dicha planta con el objetivo de evitar el cierre de la misma, cierre que desde el pasado viernes intentamos evitar entre trabajadores/as y usuarios/as en defensa de nuestra (hablo por mis compañeros/as y por mi, no por usted) Sanidad Pública.

Usted ha informado al paciente de que de quedarse en la planta 12-2 se quedaría sólo y sin enfermera que le atendiera. Usted acaba de demostrar en ese momento la catadura moral que poseen las partículas que forman su ser. Impresionante!

Usted por tanto, Jefe de Sección de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Bellvitge se ha posicionado del lado de quienes están destruyendo nuestra Sanidad Pública, y cuando uno toma posición en una trinchera debe asumir que del otro lado normalmente llueven ataques. Asuma pues las consecuencias.

Usted es “doctor” con minúsculas y entre comillas porque como ya debe saber ha incumplido el Juramento Hipocrático, como mínimo esta parte: “…me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad”, ya que por lo que muestra una rápida búsqueda en google, usted está más consagrado a “Sánitas”, a Capio o tal vez a varias Mutuas a la vez, pero desde luego no a la salud de los pacientes de la Sanidad Pública, y mucho menos al servicio de la humanidad.

Usted es “doctor” con minúsculas y entre comillas porque le importa 3 pimientos el conflicto de intereses existente al conjugar el ejercicio de la medicina pública y la privada, por su avaricia, por su nula honestidad e inmoralidad, por comerciar y convertir en negocio lo que debe ser un derecho universal, el derecho a la salud, ¿no le enseñaron esto en la facultad? ¿quizás la facultad no pasó por usted?.

Le desprecio profundamente “doctor”, yo que no soy más que un/a trabajador/a anónimo en mi hacer de cada día, le desprecio, pero le puedo asegurar que desde hoy nos vamos a contar por cientos las personas que le despreciamos, algunos y algunas trabajadores/as del Hospital, de nuestro Hospital de Bellvitge, ése del que usted cobra como yo, pero al que usted además traiciona.

Y como no merece mi respeto no le voy a revelar mi identidad, para que así a partir de ahora, cada vez que una trabajadora o trabajador de Bellvitge le mire a los ojos, le asalte un sólo pensamiento: quizás fuera ella o él quien escribió aquella carta.

Hasta la vista “doctor”.

FDO: Alguien que trabaja con usted.


This work is in the public domain
Sindicat