Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
21 mai 2014
Este pequeño aporte no busca más que ser una opinión individual más sobre el tema organizativo, soy consciente que existen otras trayectorias personales, otros análisis u opciones políticas, y lo digo porque no pretendo con estas líneas instaurar “la verdad” sobre el problema organizativo hoy, ni situar mi visión por encima de la de los demás como muy a nuestro pesar suele hacerse entre compañeros/as.
Se acerca el comienzo de un proceso organizativo anarquista que lleva un año gestándose, últimamente, y quizás por el simple hecho que se acerca y toca realmente posicionarse surgen las críticas, los miedos, el desinterés incluso el desprecio. No me preocuparían ni me preocupan estas actitudes o posicionamientos cuando surgen des de un análisis y una praxis que no apuesta por la formalidad pero que intenta y lleva a cabo una actividad que sustenta dicha posición, es decir, que establece des de la informalidad la coordinación o la afinidad necesarias para llevar a cabo análisis de la situación de una manera colectiva, para acercar discursos y prácticas cuando es necesario y para establecer perspectivas a corto y largo plazo como anarquistas o como movimiento y para que esas perspectivas se traduzcan en una estrategia que se lleve a cabo.

La realidad es que esto no se da dentro del movimiento, o se da a pequeña escala, es de ilusos pensar que la formalidad o la informalidad son culpables de nuestros fracasos o miserias, de la falta de compromiso, de la falta de constancia, de la incapacidad para que los proyectos duren; de otorgar en definitiva, seriedad a nuestra lucha. Puesto que según entiendo yo, mi vida es lucha, no podemos pasar por alto que nos están pegando una paliza, y que frente a ella nos estamos limitando a sacar propaganda, realizar actos culturales en nuestros centros sociales, generar un poco de conflictividad puntual, y en algún caso aislado, conseguir alguna pequeña victoria. No digo esto por considerar que dicha actividad no es necesaria, lo digo por ser conscientes del punto en el cual nos encontramos. Es necesario de alguna manera ir cambiando las dinámicas que se dan dentro del movimiento y que vienen dadas por nosotros mismos. Ya basta, la verdad es que habríamos de preguntarnos si lo que hacemos lo hacemos para cambiar algo, o porque nos sentimos cómodos socializándonos en el movimiento, a mí personalmente, me da la sensación de que vivimos de lujo en la pandilla y que muy a menudo creemos que no nos estamos jugando nada.

Es necesario según creo, apuntar de forma colectiva hacia algún lugar, aunque sea para equivocarnos y cambiar el rumbo. Me da la sensación que en Barcelona por lo menos, los colectivos y asambleas no se configuran en general en base a una afinidad política común sino en la cercanía geográfica o la amistad, es decir, que confundimos demasiadas veces amistad con afinidad política y esto nos impide avanzar a la hora de establecer un discurso, una táctica y una estrategia. Cuantas veces surge la necesidad de coordinarse, de ir conociéndonos, de aproximar discursos, de mantener un espacio después de algo puntual, años dando vueltas con lo mismo. La frase: “debemos ir conociéndonos, mantener este espacio” os suena? Llevamos años conociéndonos pero ¿qué es lo que nos une?, la gente cambia, se va, vuelve, cambia de opinión cada semana, no piensa demasiado en lo que hace, o no lo piensa colectivamente. Y para qué sirve ir conociéndonos durante años cuando eso no se transforma en nada tangible, cada ciertos años los mismos debates, las mismas necesidades, y mientras, nos siguen lloviendo ostias y nosotros a lo nuestro, a sacar carteles, cenadores para financiarnos, cuatro charlas, unos disturbios (todo actividades encomiables pero muy alejadas de pretender parar las ostias que nos comemos o de intentar asestar un guantazo a los que nos oprimen).

Entiendo yo que la voluntad de crear una federación formal anarquista nace de la necesidad de que los debates se basen en unas reflexiones colectivas, y en un compromiso con dichas reflexiones, del que se derive una actividad colectiva que camine hacia algún lugar. De que dichas reflexiones y camino no caigan en el olvido cada pocos meses. Muchos tenemos miedo, tenemos miedo porque sabemos que la formalidad lleva asociados una serie de riesgos así como de consecuencias negativas que no son fácilmente salvables, pero también sabemos que la informalidad lleva asociados otra serie de riesgos y consecuencias que llevamos padeciendo hace años, hay una voluntad de romper con eso, y a mi entender ha de nacer de la conciencia de que la formalidad servirá para determinados aspectos de la lucha, y la informalidad para otros, que en cualquier caso no se ha de aspirar a tener la verdad sobre el resto y saber ver en qué momentos es necesario una cosa u otra.

Un pacto asociativo entre grupos no deja de ser la apuesta por un proyecto político común, muy básico, apenas diciendo que somos anarquistas, de cara a empezar a caminar juntos sobre una base modificable pero estable. El proceso organizativo no acaba nunca y la actividad de los grupos (no de la federación) es la que le dará forma y contenido. En ningún caso la organización cambiará las dinámicas de los militantes, serán éstos quiénes decidan replantearse como enfocan su actividad, quizá gracias al apoyo o crítica de otros grupos con los que compartan camino. Sobre ese pacto es donde se coordina la actividad de la forma menos burocrática posible.

Para aquellos colectivos o grupos que funcionan mediante una asamblea “formal” ¿qué problema hay con lo que acabo de describir? Después no tenemos problema en establecer debates y coordinaciones con grupos de la izquierda, sea nacionalista revolucionaria (algunos indepes) o simplemente socialdemócrata (pah)… pero ¿somos incapaces de juntarnos los que apostamos por el mismo modelo social para aproximar nuestros discursos y prácticas de cara a hacerlos extensibles y más eficientes?

Quizás he necesitado escribir estos párrafos no muy bien conectados para plasmar que veo en demasiadas ocasiones una falta de perspectiva brutal, de no querer pensar las cosas, de acogerse a estereotipos de lo que uno tiene que decir para ser guay o no.

A aquellos que realmente apuestan por otra forma de organizarse, ya sea des de la informalidad o des del rechazo a las ideologías, mi aprecio y solidaridad, a los demás, venga, adelante, este proceso es una oportunidad, aprovechémosla, démosle forma y contenido, quizá si no, estaremos condenados a seguir dando vueltas durante unos cuantos años más, y yo personalmente, no me lo puedo permitir.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
21 mai 2014
Cahpo per el text, pero per aquest canal no arribara a tothom... SAlut i compromis!
Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
21 mai 2014
m'he vist, totalment reflexat.
Gràcies
Salut i molta força a la nova organització llibertaria de Catalunya
Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
22 mai 2014
Totalment d'acord amb el text company/a.
Sortim del ghetto, organitzem l'odi.
Salut!!
Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
22 mai 2014
Com està la FIJA?
Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
22 mai 2014
Opino como el autor del texto, una organización formal es más necesaria que el agua. Y como primer objetivo y de momento único creo que sería introducirse en los barrios obreros, llegar al chaval sin "cultura política" a la chavala que estudia peluquería, es decir a la clase trabajadora más marginada política, cultural y sin ideología. Que la gente vea al anarquista como parte de su barrio y no como un charlatán de clase media, con estudios y "pintas".
Re: Sobre la necesidad de organizarnos los anarquistas
24 mai 2014
muy bonito el texto, pero la afinidad se logra entre individuos no entre "anarquistas". Quien escribe este texto pretende dar a entender que en esto de la "lucha" hay espacio para todxs, y que desde el "proceso organizativo" respectan las opciones de lxs demás(como la informalidad o el rechazo a las ideologias), resumiendo, buenrollismo de manual. Pero una rápida mirada al pasado ya nos deja claro lo que suele pasar en las organizaciones formales: formación de élites(la jerarquización si que suele ser informal, que no se note mucho), definición de "caminos", comunicados que nadie aguanta, y finalmente una tímida autodisolución sin mucha auto-critica.
Pero, a todxs aquellxs que "no se pueden permitir seguir dando vueltas", espero que preparen bien los cojines en esta realidad, porque la resbalada será fuerte...
Sindicat