Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per mail aquest* Notícia
Notícies :: altres temes
Preso Spiros Dravilas en huelga de hambre (Grecia)
18 feb 2013
Cartas del mismo y de solidaridad

Spiros Dravilas realiza huelga de hambre para reclamar su derecho a salir de permiso. Spiros es uno de estos pocos presxs (otros son Vagelis Pallis, Spiros Stratoulis, Ilias Karadouman, etc.) que siempre mantienen una postura digna y combativa. Actualmente está cumpliendo condena por ayudar en una fuga espectacular realizada en verano de 2006 (dos famosos atracadores Vasilis Paleokostas y Alket Rizai se escapan de la cárcel de Koridallos con helicóptero), aunque el mismo niega las acusaciones. Debemos señalar que los mismos dos presos se fugaron de la misma cárcel una vez más, en 2009, de nuevo con helicóptero (Rizai cayó preso después de algún tiempo, mientras que Paleokostas sigue en busca y captura). Presentamos el comunicado de Spiros, el texto de solidaridad sacado por preso anarquista Tasos Theofilou y a continuación un poema escrito por lxs compañerxs de la CCF.
Más informaciones aquí:
http://es.contrainfo.espiv.net/2013/02/14/prisiones-griegas-solidaridad-/


Por un respiro de libertad

Ya que la injusticia que estoy sufriendo y la furia vengativa de las autoridades policiales-jurídicas no me dejan ni un trozo de paciencia más, he decidido recurrir a un extremo medio de lucha que es la huelga de hambre hasta que me hagan justicia.

Hace varios meses, al haber cumplido y de hecho sobrepasado el tiempo de encarcelamiento previsto para que me otorgan el permiso, el Estado y las autoridades persecutorias actuando en contra de cualquier lógica, me trataron con su manía vengativa, rechazando una después la otra todas las peticiones por el derecho al permiso que me corresponde.

Utilizaron, desde luego, el ridículo pretexto de que más adelante tendré que estar observado y que tal vez podría cometer unos delitos más. Indignado sobre esa flagrante injusticia contra mi persona, he optado por luchar poniendo en juego mi propia vida e iniciar una huelga de hambre.

Debido a mis problemas de salud (de golpe cayó mi nivel de azúcar), dentro de tan sólo 3 días fui trasladado de la cárcel de Domokos al hospital carcelario de Koridallos. Allí continué mi huelga de hambre y después de recibir ciertas garantías y afirmaciones, he suspendido mi lucha. De hecho un poco más tarde me concedieron el primer permiso después muchos años de cárcel,.

Lo mismo pasó cuando vino el turno para segundo permiso. En ambos casos volví a la cárcel normalmente, dentro de los marcos del tiempo previstos. De este modo se desmintió la ridícula afirmación de la fiscal que, como si fuera Casandra, iba profetizando que probablemente voy a cometer nuevos delitos.

A pesar de todo eso, cuando llegó la hora de obtener mi tercero permiso (al que tengo derecho según la ley), como por arte de magia aparecen unas nuevas actas de acusación, aunque con una vieja fecha (2007), por mi supuesta participación en un atraco al banco en Nafplio. Pues, me presento frente del fiscal de Nafplio, el cual al darse cuenta de que se trata de unas evidentes mentiras en mi contra (una llamada telefónica anónima que me señala como perpetrador de aquel atraco), decide no ordenar la prisión preventiva. Además, hasta los análisis del laboratorio (pruebas de ADN) muestran mi incontrovertible inocencia. A pesar de todo eso, con el pretexto de que me espera un juicio, la fiscalía carcelaria suspende el otorgamiento de mis permisos. Es decir, si fuera en libertad, el fiscal de Nafplio no me metiera en la cárcel, pero ya que estoy encarcelado, me están privando de una manera fascista de aquello pequeño respiro de libertad al cual tengo derecho. Sin embargo, esta no es la primera vez que me tropiezo con las absurdidades judiciales. Hace años me pasó lo mismo cuando estaba preso en Alikarnassos. También en aquel entonces “aparecieron” unas nuevas actas de acusación por delitos graves, actas que me quitaron el derecho al permiso. Pero cuando se celebró el juicio fui absuelto de todas las acusaciones. Por supuesto que todas esas arbitrariedades me han privado de años y años de libertad. Y como dicen “la historia que se repite dos veces, queda registrada solamente como una farsa”. Por lo tanto, no estoy dispuesto de tomar parte en vuestra farsa señores penitenciarios, jueces y policías. No voy a entregar mis derechos a vuestros apetitos vengativos. Y todo eso viene como una total contradicción con las recientes declaraciones del ministro de la policía Dendias que, mientras por un lado habló sobre la obstrucción del justicia, queriendo chantajear en favor de promover y acelerar unos juicios rápidos donde los acusados no tendrán tiempo ni siquiera para prepararse y las sentencias serán predeterminadas, por otro lado sí que hay decenas de gente que siguen en prisión preventiva durante dos años y más sin juicio, atrapados en un caos burocrático de actas acusatorias que no tienen fin.

Y la vida sigue lentamente y fijamente, contando sin emoción días y años entre carpetas y sumarios. Por lo tanto yo, debido a una farsa judicial de mal gusto y a unas actas olvidadas del año 2007, sigo encarcelado a pesar de que el fiscal no ha ordenado mi puesta en prisión preventiva, sigo como rehén de la burocracia y de las finalidades vengativas de algunos superiores de la avenida Aleksandras (Comisaría Central de Atenas).

En mi vida no aprendí agachar la cabeza ni tragarme la injusticia. Por esto, a partir del día de hoy, lunes 4 de febrero, estoy iniciando huelga de hambre hasta que se me haga justicia, hasta que me devuelvan el derecho al permiso que me han robado y hasta que conquistare un respiro de libertad al cual tengo derecho después tantos años de estancia en las mazmorras del sistema “correccional” griego.

Spiros Dravilas
Cárcel de Domokos



Sobre el dogma de “tolerancia cero” y la huelga de hambre de Spiros Dravilas

El dogma de tolerancia cero se aplica tanto contra latentes como contra evidentes formas de lucha de clases. Frente a los luchadores, ya sean obreros o delincuentes. Tanto contra las huelguistas como contra los presos. Es el dogma que ejerce el Poder absoluto del capital sobre los excluidos. Es todo esa compleja red de arbitrariedad policial-jurídica que se expande bajo las bendiciones de la Santa Inquisición mediática.

Un apunte: Giannis Panousis, parlamentario “progresista” de la Izquierda Democrática y al mismo tiempo profesor de criminología, en la comisión del Parlamento propuso unificación del Ministerio de Orden Público con aquel de Justicia, prediciendo un percal social que estuviese bajo la mirada atenta de cada Dendias del turno. Un percal social aún más de pesadilla que la misma mirada del Dendias.

El terreno ha sido preparado por la Santa Inquisición de los medios de información, los cuales con sus intervenciones condujeron a la americanización del sistema penal griego (ahora el acusado tiene que demostrar su inocencia en vez de que el tribunal demuestre su culpa). Han impuesto una lógica precedente de EEUU que dice: “la Policía les está pillando pero los jueces les dejan en libertad”. La Santa Inquisición mediática piensa que la Justicia “funciona” sólo cuando está inexorable. Sólo cuando, para ser inexorable, trasgrede sus propios principios.

Dentro de este marco la Justicia “funciona” cuando de manera totalmente arbitraria persigue penalmente jóvenes, acusándoles de ser miembros de organización terrorista, pero deja de “funcionar” al momento de no meterles en prisión preventiva (el caso de una mujer de 25 años y un hombre de 29 años que en el enero de 2013 fueron acusados de pertenecer a la CCF).

“Funciona” cuando superando cualquier límite de arbitrariedad judicial extiende el plazo de prisión preventiva para los que luchan, presentando cada vez nuevas actas acusatorias contra ellos, razonando de una manera que sería capaz de inspirar a Dali o a Buñuel (el caso de los acusados por la O.R. CCF en verano de 2012). No “funciona” cuando, haciendo esto que debería hacer, deja los combatientes en libertad provisional después que termine el máximo plazo de prisión preventiva (como pasó en el caso de Lucha Revolucionaria).

La Justicia “funciona” cuando arrastra la gente a los tribunales y a los cárceles a base de unas acusaciones retocadas por la Policía, pero deja de “funcionar” cuando, dada la falta de pruebas, les absuelve y , ¡oh Dios mío, qué escandalo!, les deja en libertad ( el llamado “caso de Rendi”, en que uno de los acusados por el atraco y la siguiente ejecución de dos policías ocurrida en el municipio ateniense de Agios Ioannis Rendi, en noviembre de 2012 resultó absuelto y puesto en libertad, así iniciando todo una tormenta de reacciones por parte de los medios de información de masas).

La Justicia “funciona” cuando 93 combatientes anarquistas están citados a presentarse frente al juez de instrucción teniendo como agravante el cargo por la “ley de capucha” mientras que ni siquiera uno de ellos tenía cara tapada, pero deja de “funcionar” cuando finalmente ninguno de ellos entra en la cárcel (el caso de reocupación de la Villa Amalias en enero de 2013).

Dando por hechas estas cosas, la Justicia “no funciona” cuando después de una huelga de hambre agotadora ofrece al preso Spiros Dravilas el permiso de unos pocos días, permiso al que este tiene derecho, pero sin embargo parece “funcionar” cuando emplea unas actas de acusación sin base ninguna que yacían olvidadas en los “frigoríficos” de la Comisaría Central de Atenas con el único objetivo siendo privarle de este mismo permiso.

Oponiéndose a exactamente esta lógica, Spiros Dravilas ha comenzado, ya por segunda vez, su lucha contra la arbitrariedad de la Justicia Penal, iniciando a partir del lunes de 4 de febrero una huelga de hambre para reclamar su tan obvio derecho al permiso.

La Justicia Penal no es ciega. Si se podría atribuirle alguna calidad humana, esta por cierto sería la vengatividad. Spiros Dravilas ha sido condenado y cumple su pena como persona que por la primera vez aterrizó el helicóptero en el patio de la cárcel de Koridallos y llevó dos presos (Vasilis Paleokostas y Alket Rizai) hacia la libertad. El mismo rechaza las “acusaciones” pero aunque fuera sólo sospechado por haber cometido ese tan grandioso y noble acto, esto ya es suficiente. Es suficiente para poder interpretar la manía vengativa de las autoridades policiales y judiciales contra su persona. Es suficiente para que tenga el apoyo y la solidaridad de todos los que aquella tarde veraniega del 2006 sonreían al haberse dado cuenta que al fin y al cabo no hay nada que sea imposible...

CONTRA TODAS LAS DIMENSIONES DEL DOGMA DE TOLERANCIA CERO
SOLIDARIDAD CON LA LUCHA DEL SPIROS DRAVILAS

Anastasios Theofilou
Ala E1 de cárcel de Domokos
7/02/2013



Para la huelga de hambre de Spiros Dravilas

Y cuando los demás se han cansado, algunos no lo dejaron
y cuando los demás se han asustado, algunos no lo abandonaron
y cuando los demás han capitulado, algunos continuaron
y cuando las autoridades les crucificaban y les privaban de todo,
ellos eligieron el camino de combate,
sin que su mirada se doblegue o quede intimidada.
Aún cuando la derrota fue casi cierta,
lo importante era el combate.
Aunque te quedes de pie y solo
en medio del tremendo abandono y de la indiferencia del gentío.

POR UN RESPIRO DE LIBERTAD

Para el amigo Spiros Dravilas
CCF y el anarquista Theofilos Mavropoulos
cárcel de Koridallos, 2013

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more