Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Conciencia crítica
14 feb 2013
Conciencia crítica, la base de todo.
PUNO_S~1.JPG
Vivimos en tiempos en los que todo el mundo cree poseer la verdad absoluta y todas las respuestas; cuando lo cierto es que apenas somos capaces de vislumbrar el nivel de manipulación a la que somos sometidos por parte de todos los medios al alcance del sistema.

En momentos como el actual, la construcción de una conciencia crítica es la labor fundamental y un paso imprescindible para poder auto edificarnos como personas capaces de emprender un verdadero proceso revolucionario.

Ese desarrollo de la conciencia crítica personal y de su evolución y organización en lo colectivo es el objetivo fundamental que debemos alcanzar en las presentes circunstancias.

Éste debe ser el camino que nos lleve a hacer realidad uno de los lemas más repetidos alrededor de todo el planeta: “el pueblo unido jamás será vencido”.

Debemos empezar a construir los cimientos de esa unión desde el trabajo personal y convivencial, necesitamos relaciones humanas fundamentadas en el amor y el mutuo servicio, que maximicen las actividades de cooperación y las relaciones directas entre los seres humanos sin dinero (o con uso mínimo de él). Es a partir de estas premisas, desde donde podemos iniciar esa unión que nos hará invencibles.

Estamos inmersos en un mundo que nos ha diseñado para la desconfianza y el egoísmo y si no somos capaces de empezar esa carrera de fondo que supone el auto construirnos fuera de la lógica que impera en el modelo capitalista, difícilmente podemos esperar ningún cambio verdaderamente revolucionario, a lo sumo conseguiremos “pequeñas victorias” en luchas aisladas que, en el mejor de los casos, nos dejaran la conciencia tranquila durante una temporada.

La verdadera meta de cualquier proceso revolucionario es, o por lo menos debería ser, la libertad en su sentido más amplio (de conciencia, política y civil). Por tanto, es imprescindible que la unión del pueblo se haga con absoluta libertad, es decir, al margen de relaciones de poder y jerarquías.

Para ello, todo el mundo debe dar un paso al frente y reconocer que no existe la verdad absoluta en ninguna ideología y que la solución no va a venir de la mano de ningún pensamiento político preestablecido, hay que ser conscientes de que es imprescindible la superación de los dogmas ideológicos.

Ni las “ideologías clásicas” (anarquismo, comunismo, socialismo,…) con todas sus variantes, ni las luchas más o menos recientes como el antidesarrollismo, por el decrecimiento,… tienen la solución a los terribles problemas que afrontamos los seres humanos.

El camino sería (desde luego en mi opinión) que todas las personas que aborrecen la falta de libertad y la dictadura (tenga ésta la forma que tenga) y aboguen por una verdadera democracia se unieran y cooperaran en base a esa conciencia crítica y transformadora de la que hablábamos teniendo claro que no es necesario adscribirse a ninguna corriente ideológica para luchar por la libertad. Las formas de cooperación surgirían de manera natural al partir de una base tan fundamental como difícil de asumir en los tiempos que corren: no hay justificación para la desigualdad y, por tanto, todas debemos ser partícipes de manera activa en la toma de decisiones y en su ejecución.

Esto supone algunas cuestiones que debemos tener presentes:

- Los movimientos anarquistas deben flexibilizar sus posiciones de manera que sea posible el trabajo común y desinteresado con el mayor número de personas. No se trata de renunciar a nada, simplemente de ir a la esencia de las cosas y reflexionar acerca de la posibilidad de universalizar la lucha por la libertad. En muchísimas ocasiones, el apego a los dogmas hacen imposible ver que diferentes movimientos luchan por los mismos objetivos.

- La Vieja Izquierda debería de una vez por todas renunciar a la idea de la toma del poder para conseguir los cambios. Seamos sinceros, jamás la toma del poder trajo consigo una sociedad libre. En el mejor de los casos, contuvo al capital y propició una mejora en las condiciones de vida de muchos de sus ciudadanos. En una gran parte de los casos, instauró dictaduras capitalistas en nombre de los Estados. La lucha por la libertad es incompatible con las estructuras jerárquicas y los aparatos de partido y esto es algo a lo que las personas debemos estar dispuestas a renunciar para emprender el camino de la conciencia crítica.

- Los movimientos sociales de nuevo cuño no pueden desdeñar la experiencia sin duda atesorada por aquellas personas que llevan décadas luchando por la justicia social (desde la óptica que sea) y deben aprovechar toda esa información para integrarla en sus postulados. Tampoco deben creer que son la panacea (posición habitual a la vista de los resultados obtenidos por los anteriores) puesto que, como hemos dicho, sólo tras la superación de personalismos y dogmas ideológicos empezaremos a construirnos como personas conscientes.

Es por todo esto que en la actualidad, la auto-organización horizontal para hacer avanzar el nivel y grado de conciencia es, en las actuales condiciones, la labor fundamental. Sólo con el trabajo desinteresado de todas las personas se puede iniciar el camino de una verdadera revolución social.

Porque no nos engañemos, todavía no estamos viviendo tiempos revolucionarios por mucho que los medios de desinformación y adoctrinamiento nos lo quieran vender así, y es en este tipo de situaciones no revolucionarias cuando la construcción del futuro sujeto histórico, por medio del desarrollo del factor consciente, es la principal y más importante de las tareas.

Una vez conseguido esto estaremos (o lo estarán futuras generaciones) en condiciones de iniciar un verdadero proceso revolucionario cuya meta no puede ni debe ser instaurar ningún otro orden político, social y económico; sino simplemente hacer real la libertad de conciencia, política y civil, por dos procedimientos: a) derribando lo que hay de liberticida en el sistema vigente y b) constituyendo garantías de toda índole para que la libertad pueda mantenerse en contra de sus enemigos.
Mira també:
http://quebrantandoelsilencio.blogspot.com.es/2012/04/conciencia-critica.html

This work is in the public domain
Sindicat