Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Comenta notícia | Envia per mail aquest* Notícia
Notícies :: globalització neoliberal : laboral : pobles i cultures vs poder i estats
Atacar al paro sistémico en sus raíces
31 gen 2013
Cuando una persona, acuciada por las deudas y acosada por los bancos, tiene la oportunidad de aceptar un empleo, la presión de los acreedores, las necesidades insatisfechas de su familia y la falta de futuro de sus hijos, son circunstancias que pesan de forma determinante para que acepte unas condiciones de trabajo miserables e indignas. ¿Quién puede decirle que no acepte estas condiciones mezquinas impuestas por el empleador aun a sabiendas de que ni siquiera aceptándolas va a satisfacer sus necesidades?

Cuando la estabilidad del trabajo está en peligro y con la disculpa fácil de la “crisis” se presiona a los trabajadores para que cedan en sus derechos laborales y económicos, ¿quién puede decirle a quién tiene su vivienda y toda su vida hipotecada por la banca que resista y defienda sus derechos poniendo con esto en peligro su empleo?

Ante la pasividad y falta de respuesta contundente de los sindicatos institucionales se destruye el empleo estable que es inmediatamente sustituido por el empleo temporal y subcontratado. Más del 90% de los nuevos contratos son temporales y de los indefinidos una parte muy importante son contratos a tiempo parcial.

Por todas partes asistimos al retroceso, a la derrota, a la claudicación.

Cada día se dibuja con más claridad el carácter de las relaciones laborales que nos imponen: la precariedad.

Antaño sumamente combativos en la conquista de derechos económicos y sociales, están hoy los trabajadores en manos de los patronos, atados de pies y manos.¿Cómo es posible que hayan permitido que las cosas lleguen hasta este punto? El camino por el que hemos llegado a una situación tan lamentable no ha sido cosa de un día: treinta años de sindicalismo estatal presto a la negociación, es decir, a las concesiones, ha permitido el desmantelamiento del movimiento obrero, la instauración de la pasividad, la rotura de los viejos lazos solidarios y en definitiva, la instauración de la precariedad como fórmula generalizable en todas las relaciones laborales.

Aún con todo hubiera sido esperable una respuesta espontánea, una radical reacción del pueblo trabajador contra la injusticia de las sucesivas reformas laborales que han supuesto verdadera manga ancha para el capital, las empresas y las corporaciones, la ley del embudo.

Al individualismo propio de la cultura capitalista, a la insolidaridad y la apatía instalada en el seno de la población trabajadora se ha unido el miedo. Porque el miedo es el arma fundamental con que desde que hay memoria histórica, se ha sojuzgado a los pueblos. Y hoy los trabajadores tienen miedo; miedo a engrosar el enorme ejército de parados, de excluidos y miserables, miedo a verse formando parte de las filas, cada día más largas, donde impera la pobreza.

Por cada oferta laboral miserable, hay una multitud de aspirantes. Así, nuestro trabajo se ve minusvalorado y mientras las condiciones laborales se degradan, el nivel de vida y la propia dignidad de los trabajadores caen en picado.

En esta situación, la natural aspiración a disfrutar de una vida digna para nosotros y para las generaciones venideras, adquiere tintes de un deseo utópico e irrealizable.

Los más de seis millones de desempleados, los casi dos millones de hogares con todos sus miembros en el paro, son una terrible losa que pesa sobre el movimiento obrero e impide una respuesta enérgica y definitiva contra la explotación laboral.

En tanto no descienda la tasa de paro y se restablezca al menos un cierto equilibrio, seguirán perdiéndose derechos, seguirá la patronal abusando prepotente mientras los sindicatos timoratos que no confían en la potencia de la lucha solidaria, seguirán consintiendo recortes salariales y laborales; dirán que muy a su pesar y como “mal menor” han de ser aceptadas nuevas agresiones. ¿Cómo no darse cuenta de que CEOE-CEPYME y CCOO-UGT son dos caras de la misma moneda, piezas de la misma maquinaria?

El objetivo prioritario del movimiento obrero actual es atacar al paro sistémico en sus raíces. Hay que detener de inmediato la sangría de puestos de trabajo estables y socialmente necesarios, hacer descender la cifra de los parados por la vía más directa, más inmediata y más eficaz: el reparto del trabajo.

Es ya el momento de reaccionar con energía y atacar a los problemas de frente. Por esto, hacer horas extras, pagadas o no, es inmoral y debe de condenarse, hay que extender la consigna: ni una hora extra. Y por lo mismo hay que denunciar y atacar también a aquellas empresas que obliguen a sus trabajadores a hacerlas, cualquier herramienta de las tradicionales puede ser útil: la denuncia, la protesta, el plante, el boicot, el sabotaje o la huelga.

En la misma línea debe de lucharse sin vacilaciones por la reducción de la jornada a 30 horas semanales. Esto generaría potencialmente varios millones de puestos de trabajo con lo que de positivo tendría en las condiciones de vida del pueblo, permitiéndole satisfacer sus necesidades básicas además de reactivar la maltrecha economía. También en coherencia y con la misma intención debe de reducirse la vida laboral, reivindicando la jubilación voluntaria a los 55 años.

¿Y mientras tanto se consiguen estos objetivos? ¿Podemos abandonar al enorme ejército de parados a su suerte?

En primer lugar condenar sin tapujos cuantos intentos de criminalización se hacen contra este colectivo: los desempleados no son vagos ni inútiles o personas mal formadas, hoy parado puede ser cualquiera de nosotros.

Hay que reivindicar la protección social a los desempleados y a sus familias: el derecho a una vivienda digna, el transporte, educación y sanidad públicas y gratuitas, subvenciones dignas a todos es decir, cobertura al cien por cien para los desempleados, moratoria de impuestos...

Favorecer la autoorganización de los parados, su toma de conciencia. También apoyar las iniciativas de trabajo mancomunado y cooperativo…

En resumen: la lucha contra el paro ha de ser prioritaria para el pueblo trabajador. Tenemos mucho que ganar en ésta batalla decisiva y muy poco que perder; ganar con nuestra lucha solidaria el derecho a disfrutar de una vida digna y perder el miedo que nos atenaza y nos hace esclavos.

César Alberto Rosón
CNT F.C. Sur Villaverde
Mira també:
http://www.cnt.es/noticias/15f-jornada-de-acci%C3%B3n-%C2%A1que-el-paro-no-te-pare

This work is in the public domain
afegir comentari ...
La facilitat d'afegir comentaris als articles publicats té com a finalitat el permetre:
  • Aportar més informació sobre la notícia (enriquir-la)
  • Contrastar la seva veracitat
  • Traduir l'article
Afegeix comentari ràpid Supervisar la moderació
Títol (no cridis, fes un ús moderat de les majúscules)
Nom email

Comentari

Format de Text
Anti-spam Introdueix el següent text a la casella:
Per afegir comentaris més detallats, o per pujar fitxers, mira a formulari complert de comentaris.