Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Comenta notícia | Veure comentaris | Envia per mail aquest* Notícia
Notícies :: altres temes
Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
2º de la lista de valores revolucionarios que esta persona se está dedicando a desarrollar, para combatir los disvalores reaccionarios imperantes.
La concepción de la vida como servicio se entrelaza con una enorme cantidad de cuestiones, de las cuales sólo unas pocas pueden ser tratadas en un artículo. Habrá que volver sobre esta materia una y otra vez.

Las disyuntivas que se plantean son varias: servir o ser servido, servir desinteresadamente o servir por interés, servir a personas o servir a causas impersonales, escoger las metas trascendentes a las que servimos o poner al ego como meta, permanecer en la cárcel del yo o escapar de ella… y varias más.

El egotismo, que es la ideología básica de la burguesía, establece el principio del interés particular como meta substancial del sujeto. Según ella, el yo sirve al ego, y todo lo demás queda relegado. Si se consultan los textos fundacionales de la burguesía, “La riqueza de las naciones”, de Adam Smith o “Informe de Ley Agraria”, de Jovellanos, se halla que “el interés individual” es el basamento de la actividad económica, y de la vida toda, pues reducen la existencia a lo económico, como luego hará Marx y casi toda la izquierda.

Por tanto, la oposición al interés individual debería ser parte sustantiva de la lucha revolucionaria contra la burguesía. Pero no es así. Hoy el o la activista social dice oponerse a los bancos y al capital en defensa de “mis intereses”, y afirma estar contra el Estado (las poquísimas veces que tal sucede, dada la ciega estatolatría en curso) como modo de salvaguardar “mi libertad”.

En suma, la “radicalidad” política está dominada por un individualismo total, agobiante y destructivo, que se manifiesta no sólo como egoísmo militante sino también como el más ruín y fastidioso de los egotismos. Es incluso más yoista y solipsista que la burguesía.

Liberarnos de la dictadura del ego, para acceder a un tipo de existencia superior, hecha de servicio desinteresado, renuncia al interés particular, generosidad activa, amor en actos, desasimiento cotidiano, preocupación por lo general, épica y heroísmo, dedicación a lo trascendente y sentido del deber es la precondición de toda toma de posición política y económica contra el orden constituido.

En suma: desinterés frente a interés, esto es, revolución interior y revolución social frente a burguesía.

Para lograrlo, en primer lugar, hay que renunciar a la ideología de ser servido por otros para vivir desde el propio esfuerzo. El paso inicial es no ser servido, el segundo es servir. Porque quien sirve es el que vale, el que se autoconstruye con vigor y con grandeza.

Eso demanda la renuncia a tener intereses propios, más allá de los que son imprescindibles para la supervivencia personal básica. No desear nada para sí equivale a poner el propio esfuerzo al servicio de los otros, haciéndose persona que sirve.

Pero, atención, los otros no son el otro. Otros es la totalidad de los iguales, el conjunto del pueblo/pueblos, hoy, en la historia y en el futuro. Otro es el o la que tenemos al lado. Con el otro singular las relaciones han de: a) evitar toda forma de paternalismo, cualquier mentalidad de “ayuda”, pues cada cual ha de existir desde sí, no desde el favor o la caridad, b) realizar la reciprocidad, la noción de justicia y equidad, que enseña a recibir tanto como se da.

La renuncia al ego no es bondad, no es bobería. Ayudar al próximo exige ser exigente con él, desde el afecto y la amistad, pero exigente. Eso excluye dar sin recibir, salvo en situaciones muy especiales en que el otro esté totalmente imposibilitado de sobrevivir sin ayuda exterior. La mentalidad paternalista del complejo ONG-Estado es perversa.

Amar no es incurrir en paternalismo sino desear el bien del otro. Obrar consecuentemente con ello demanda entender que el bien del próximo sólo lo puede realizar él mismo. Ayudar es favorecer la autoayuda en el otro, mientras que “ayudar” es destruir.

Aclarado esto pasemos a la cuestión del servicio. Son las grandes metas y los más elevados objetivos los que deben ser servidos. Tiene que haber una salida y abandono de sí, un ir hacia lo externo con olvido del interés particular, una renuncia al ego.

Si el yo está en la cárcel del ego, obligado a vivir para sí mismo, dado que es muy limitado, la mezquindad triunfa, el yo se asfixia y la vida se vuelve no-humana. Por tanto, se da la paradoja de que quien busca su interés particular acaba autonegándose como ser humano. Esto lo observamos a diario pues el egotista es enemigo encarnizado de sí mismo.

En efecto. Al no pensar más que en el ego, esto es, en lo muy pequeño y muy parcial, termina por arruinar la propia inteligencia. Al no amarse más que a sí mismo acaba por no amar nada, ni siquiera a sí mismo. Al ocuparse sólo de las pequeñeces propias de la parte doméstica y casera de la existencia llega a un estado de postración en que ya no sabe ni resolver esas cuestiones.

Es cierto que los egoístas máximos, que hacen del centro de su existencia la voluntad de poder, esto es, la lucha por dominar al otro y a los otros, poseen atributos y facultades más poderosas, que utilizan para el mal, pero ahora estamos tratando del egotismo más común, el que el poder constituido inculca al sujeto medio, violentándole psíquicamente.

El egocentrismo en un modo de destruir la esencia concreta humana, de degradar y embrutecer a la persona. Además, es reafirmar la cosmovisión burguesa en el seno del pueblo. El amor es desinteresado y esfuerzo desinteresado, es servicio y sacrificio. Lo demás es hipocresía y palabrería. Asimismo, servir da goces espirituales que el/la egoísta no imagina.

La acción transformadora de la sociedad no puede resultar del deseo de lograr tales o cuales ventajas provechosas sino de la convicción de realizar desinteresadamente el bien social y personal. No puede fundamentase en apetitos y ganancias sino en ideales, metas sublimes y valores. No anhela el propio beneficio sino un orden en el que nadie busque el propio beneficio, al entregarse todas y todos (o, al menos, la gran mayoría) a servir a la comunidad, a la humanidad, al otro.

Por eso la posición egótica de autores como Stirner o Nietzsche y tantos otros es rechazable[1]. Quienes se guían por ellos de buena fe manifiestan que no saben diferenciar entre la reacción y la revolución, lo que les hace agentes intelectuales de la primera.

Ya es tiempo de acometer la autoconstrucción del sujeto, y no sólo de hablar de ella. Así pues, partiendo de que el servicio desinteresado no es una idea sino una práctica, que al hacerse continuada se torna hábito, busquemos el modo de hacerla real.

Sugiero cuatro pasos: 1) dedicar dos semanas al examen, en silencio y soledad, de la contradicción egotismo/servicio en el terreno de las ideas básicas, 2) realizar desde las conclusiones logradas un estudio de los propios actos, en el mismo tiempo y con iguales procedimientos, 3) marcarse un proyecto de vida que, día a día, realice el desinterés como actividad práctica, social y personal, igualmente en dos semanas, 4) examinar cada tres días el propio obrar, para ver si hay consecuencia o no entre lo pensado y lo realizado, durante un año. Transcurrido ese tiempo, reexaminar la situación, y luego reexaminarse.

Seguiremos tratando esta materia.


--------------------------------------------------------------------------------

[1] Un libro de interés es “Breve tratado de ética”, Heleno Saña. En él se realiza la crítica del egoísmo, la refutación del hedonismo y el desmontaje de los utopismos, entre otras operaciones muy saludables.
Mira també:
http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2013/01/servicio.html
http://esfuerzoyservicio.blogspot.com.es/2012/12/esfuerzo.html

This work is in the public domain
veure comentaris / afegir comentari ...
La facilitat d'afegir comentaris als articles publicats té com a finalitat el permetre:
  • Aportar més informació sobre la notícia (enriquir-la)
  • Contrastar la seva veracitat
  • Traduir l'article

Comentaris

Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Se agradece se abstengan de comentarios personalistas y se hable y discuta de las ideas.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Discutir ideas, cuáles?
Sinceramente, me parece una adaptación de un manual de autoayuda y se nota que, o es un estoico radical, o no habla desde su experiencia cuando no entiende la cuestión egótica del ser humano y demanda su anulación.

Lo personal, lo individual, no tiene que ser oposición de lo colectivo, y siguiendo el hilo de su razonamiento se podría decir que, sus escritos no dejan de ser individuales y por tanto la muestra más "yoista, solipsista y reaccionaria".

Es completamente falso que todo el "activismo político" sea individualista, pues busca no sólo la confrontación con el poder, sino también el encuentro o re-encuentro con los iguales, de los rebeldes, de lxs sometidxs que desean dejar de serlo. Servir es otra forma de sumisión a la demanda, e incluso ante eso, por muy revolucionario que fuese nuestro sistema, habría que oponerse con el sentido crítico que puede ser individual y puede ser colectivo.

Si se anula la individualidad, sólo queda el rebaño que, aunque sea para una "buena causa" (la revolución), no deja de ser lo que es. No hay rebaños revolucionarios, las revoluciones también son personas arrebatadas por profundas convicciones que se encuentran y hacen causa común, porque es lo común lo que siempre nos salva de la derrota total.

Rodrigo Mora se plantea la vida desde la perspectiva de la utilidad, del servicio, algo que no es ajeno al neoliberalismo o a cualquier régimen totalitario. Y me pregunto, ¿ser útil a qué, para qué y para quién?.

No podemos anular nuestros deseos y es desde ahí de donde se debería de acometer lo que él llama la "autoconstrucción del sujeto", que por cierto esa "autoconstrucción", también es personal e individual y se hace mucho más personal e individual tal y como él plantea que debe hacerse, "en soledad y silencio". En el aislamiento y sin la confrontación con lxs otrxs.

Su propuesta es tremendamente contradictoria con su análisis, y no se diferencia mucho de las que ofrece cualquier manual de "autoayuda", pues "auto-construcción" y "auto-ayuda", hacen referencia al unx mismx, justo a esa parte egótica a la que Mora sitúa en el lado contrario de la revolución, y justo lo hace para reforzarla en los valores del aislamiento, la soledad, la escucha interior, etc... Cada uno de los cuatro puntos que señala, son "construcciones egóticas y solpsistas" del yo, sólo conmigo mismx, y sin lo común. Es decir, el egoísmo absoluto.

Si consideramos la utopía como ese proyecto ideal inalcanzable..., podremos entender el "desmontaje de la utopía" como algo poco o nada saludable, pues hace referencia a la muerte de la ilusión, del deseo...
RODRIGO, RIP!
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
En mi opinión el comentarista que firma como ideas??? está haciendo un análisis muy simplista y tendencioso del escrito propuesto. De hecho denota animadversión hacia el autor, una animadversión que quizá le impida ver con objetividad lo que se afirma.

Ideas??? no entiende bien la idea del tomar conciencia de la mentalidad egoísta e individualista en la que se nos educa para cambiarla por la cooperación y el apoyo mutuo, que es lo que viene a decir FRM, y en su lugar pretende decir que lo que FRM propone es la aulación de la individualidad para ser un rebaño. Vaya una forma de retorcer la idea. No creo que nadie esté aquí diciendo que las personas tengamos que perder nuestra individualidad. El dejar de ser egoístas y ser más cooperativos y desinteresados no destruye la individualidad. Al contrario, la refuerza. Cada uno ya no crece hacia sí mismo sino hacia el conjunto, siendo él mismo, pero participando también de un todo, lo que es enriquecedor para la persona. Y no para ser un rebaño, ya que aquí no hay pastor, sino para ser una asamblea, que es muy distinto. El rebaño es despersonalizador y se obedece a quien manda, pero la asamblea es lo contrario. En ella se participa desde la individualidad y la libertad, pero también desde el compromiso con los demás y con el famoso "servicio" del que habla el artículo.

Estoy de acuerdo en la tesis de que hay un discurso oficial que ha vuelto a las personas egoístas en todos los aspectos. Y la lucha política es uno de esos aspectos. Coincido con el autor que no es lo mismo luchar políticamente contra los poderosos, como se plantea en gran parte de la izquierda, por motivos de interés personal, que hacerlo (también) por motivos de internés colectivo, incluso en el caso de que quien lucha no se llegue a beneficiar personalmente. De la primera actitud, la de moverse solo cuando hay algo que uno puede salir ganando, emerge un tipo de lucha que arriesga menos y que cesa cuando esa persona ya no tiene un interés particular en ella. Del otro tipo de mentalidad, la que lucha desinteresadamente por construir un bien colectivo, surge otra manera de hacerlo más generosa, más duradera y más capaz de transformar la realidad, de hacer la revolución, en definitiva. Y ahí y solo ahí podríamos hablar de "utilidad".

Y no sé si las recomendaciones finales tienen o no que ver con la autoayuda. En todo caso no veo que tiene de malo la autoayuda, pero bueno. Lo que sí es verdad es que si la gente de izquierdas no empieza, empezamos, a trabajar algunas cosas, como no ser tan interesadas, tan cómodas muchas veces, a menudo poco valientes y ambiciosas (estoy generalizando), tan contradictorias (se sale a alguna que otra mani, mientras el resto del tiempo se vive cómodamente instaladas en el sistema), tan obsesionadas con cultivar el placer individual, las adicciones etc., si no nos curramos un poco cambiar estas cosas que son individuales, al final no cambiamos nada de nada de la sociedad, como puede verse.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
En mi opinión el comentarista que firma como ideas??? está haciendo un análisis muy simplista y tendencioso del escrito propuesto. De hecho denota animadversión hacia el autor, una animadversión que quizá le impida ver con objetividad lo que se afirma.

Ideas??? no entiende bien la idea del tomar conciencia de la mentalidad egoísta e individualista en la que se nos educa para cambiarla por la cooperación y el apoyo mutuo, que es lo que viene a decir FRM, y en su lugar pretende decir que lo que FRM propone es la aulación de la individualidad para ser un rebaño. Vaya una forma de retorcer la idea. No creo que nadie esté aquí diciendo que las personas tengamos que perder nuestra individualidad. El dejar de ser egoístas y ser más cooperativos y desinteresados no destruye la individualidad. Al contrario, la refuerza. Cada uno ya no crece hacia sí mismo sino hacia el conjunto, siendo él mismo, pero participando también de un todo, lo que es enriquecedor para la persona. Y no para ser un rebaño, ya que aquí no hay pastor, sino para ser una asamblea, que es muy distinto. El rebaño es despersonalizador y se obedece a quien manda, pero la asamblea es lo contrario. En ella se participa desde la individualidad y la libertad, pero también desde el compromiso con los demás y con el famoso "servicio" del que habla el artículo.

Estoy de acuerdo en la tesis de que hay un discurso oficial que ha vuelto a las personas egoístas en todos los aspectos. Y la lucha política es uno de esos aspectos. Coincido con el autor que no es lo mismo luchar políticamente contra los poderosos, como se plantea en gran parte de la izquierda, por motivos de interés personal, que hacerlo (también) por motivos de internés colectivo, incluso en el caso de que quien lucha no se llegue a beneficiar personalmente. De la primera actitud, la de moverse solo cuando hay algo que uno puede salir ganando, emerge un tipo de lucha que arriesga menos y que cesa cuando esa persona ya no tiene un interés particular en ella. Del otro tipo de mentalidad, la que lucha desinteresadamente por construir un bien colectivo, surge otra manera de hacerlo más generosa, más duradera y más capaz de transformar la realidad, de hacer la revolución, en definitiva. Y ahí y solo ahí podríamos hablar de "utilidad".

Y no sé si las recomendaciones finales tienen o no que ver con la autoayuda. En todo caso no veo que tiene de malo la autoayuda, pero bueno. Lo que sí es verdad es que si la gente de izquierdas no empieza, empezamos, a trabajar algunas cosas, como no ser tan interesadas, tan cómodas muchas veces, a menudo poco valientes y ambiciosas (estoy generalizando), tan contradictorias (se sale a alguna que otra mani, mientras el resto del tiempo se vive cómodamente instaladas en el sistema), tan obsesionadas con cultivar el placer individual, las adicciones etc., si no nos curramos un poco cambiar estas cosas que son individuales, al final no cambiamos nada de nada de la sociedad, como puede verse.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Cada vez que leo alguna que otra opinión o discursos me da la sensación que se está reinventando o creando discursos académicos nuevos ?? fuera de todo contesto de la realidad cotidiana, Donde no se ofrece nada nuevo, si no debates que no van a ninguna parte, porque la gran mayoría de la clase obrera y el pueblo en general están fuera de esta discusión, es como empezar la casa por el tejano (ejemplo fácil). Y digo fuera de la realidad cotidiana porqué en esta sociedad y digo esta la del ESTADO CAPITALISTA, nos tiene bien atados, ha sabido tejer una buena tela de araña, es que la influencia burguesa, egoísta competitiva, anti solidaria y que solo su meta es el poder económico, que conlleva a crear grandes propiedades privadas, privándoselas a la gran mayoría. (un elemento natural el AGUA y patrimonio de todos/as). Por lo consiguiente la tarea de está ética pasa por cambiar en mica en mica un cambio de mentalidad de razonamientos pedagógicos, porque no se trata solo de la mentalidad burguesa y sus costumbres, si no del poder que ejercen otros estamentos como la RELIGIÓN, por lo tanto el quehacer cotidiano militante y revolucionario tanto individual y colectivo es una de las premisas para cualquier cambio social. DONDE se puede realizar este trabajo por ejemplo en el tajo, en las org. Antiautoritarias, en sindicatos sin la tutela subvenciones estatal, en colectivo, en asambleas de barrios, ateneos, cooperativas universidades y en la calle, La verdad se me hacer un poco y difícil entender algunos razonamientos si lo son, o nuevos conceptos como servicio, o los que proyectan como lo decrecimiento. Pero que mantienen estas estructuras y participan en el entramado burgués. Hay suficientes bases para poner en prácticas, y no enredar más la teoría.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Cada vez que leo alguna que otra opinión o discursos me da la sensación que se está reinventando o creando discursos académicos nuevos ?? fuera de todo contesto de la realidad cotidiana, Donde no se ofrece nada nuevo, si no debates que no van a ninguna parte, porque la gran mayoría de la clase obrera y el pueblo en general están fuera de esta discusión, es como empezar la casa por el tejano (ejemplo fácil). Y digo fuera de la realidad cotidiana porqué en esta sociedad y digo esta la del ESTADO CAPITALISTA, nos tiene bien atados, ha sabido tejer una buena tela de araña, es que la influencia burguesa, egoísta competitiva, anti solidaria y que solo su meta es el poder económico, que conlleva a crear grandes propiedades privadas, privándoselas a la gran mayoría. (un elemento natural el AGUA y patrimonio de todos/as). Por lo consiguiente la tarea de está ética pasa por cambiar en mica en mica un cambio de mentalidad de razonamientos pedagógicos, porque no se trata solo de la mentalidad burguesa y sus costumbres, si no del poder que ejercen otros estamentos como la RELIGIÓN, por lo tanto el quehacer cotidiano militante y revolucionario tanto individual y colectivo es una de las premisas para cualquier cambio social. DONDE se puede realizar este trabajo por ejemplo en el tajo, en las org. Antiautoritarias, en sindicatos sin la tutela subvenciones estatal, en colectivo, en asambleas de barrios, ateneos, cooperativas universidades y en la calle, La verdad se me hacer un poco y difícil entender algunos razonamientos si lo son, o nuevos conceptos como servicio, o los que proyectan como lo decrecimiento. Pero que mantienen estas estructuras y participan en el entramado burgués. Hay suficientes bases para poner en prácticas, y no enredar más la teoría.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Yo discrepo. No me parece que este tipo de análisis estén en absoluto de más. Tampoco creo que las bases tácticas actuales sean suficientes como dices. La prueba es mirar alrededor y ver cómo estamos, y ver que el sistema está más consolidado que nunca, tanto en las estructuras como en las mentes de la gente. Si seguimos usando las teorías y métodos de siempre esa inercia no va a cambiar y cada vez vamos a estar peor. Yo creo que es hora de pararse a ver qué es lo que ha provocado este gran triunfo del sistema. Y si queremos cambiar la dinámica habrá que empezar por los cimientos: nuestras mentalidades (y ahí me parece del todo procedente el texto de Félix Rodrigo), luego nuestras propias organizaciones colectivas, sean autogestionarias, alternativas o sean de confrontación y por último, ver qué tácticas elegimos que puedan funcionar para superar al sistema.

Lo dicho, ahora hay muchas teorías como dices, y muchas bases sindicales, de movimientos sociales y tal, pero ninguna de ellas está funcionando. Y no lo hace desde hace décadas. Es hora de volver a pensar y cambiar la forma de hacer las cosas. Salut.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
realmente me parece ke no dice nada nuevo, tanto si habla de revolucion integral, de independencia sin comillas o ahora de etica revolucionaria y servicio

se podria decir ke es muy suyo y ke sus textos tienen un aire a sermon de cura o a manual de autoayuda pero esto tampoco es nada nuevo en el anarkismo, si no me ekivoco ya nietzsche decia algo asi como ke los anarkistas eran los nuevos cristianos y me imagino ke felix por entonces ni habia nacido

eso si, prefiero hablar de etica revolucionaria y colaboracion ke de etica revolucionaria y servicio, servicio me recuerda a mayordomo o al servicio de camareros de un restaurante, asi pues ni servir ni ser servido

los temas ke trata estan en el candelero, ya sea revolucion, independencia, etica revolucionaria, y no esta demas debatir lo ke se expone en ellos, creo ke se le crucifica porke se atreve a hablar de liberacion nacional desde una optica libertaria y no pasa por encima del tema como a mi parecer hacen otros

sobre la critika ke hace al activismo no estoy para nada de acuerdo, sobre la asamblea del tav en euskalherria aparecio hace poco un escrito suyo, tampoco estoy de acuerdo con lo ke dice, y recibio duras critikas en indymedia eh cuando se colgo su analisis alli, critikas a las ke creo no respondio

a las barrikadas felix, a las barrikadas! a las de las calles y no solo a las virtuales, el movimiento se demuestra andando y el cariño cocinando
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
18 gen 2013
Querido Pablo, mi animadversión hacia el autor es tan grande, que es la primera vez que lo leo, aunque haya oído hablar de él.

Con esto quiero decir que lo he leído sin prejuicio, con curiosidad, pero con sentido crítico, aunque a ti te parezca que mi análisis es tendencioso y tan "simplista" que hasta a ti te cuesta entenderlo. Por el contrario, tus afirmaciones sí que son un juicio de valor, y además desde cierta arrogancia, justo de lo que hablamos que debemos librarnos. Discúlpame si ahora me he puesto un ratito por encima tuyo aunque no te considere simple.

En mi opinión, quien demuestra animadversión hacia la "radicalidad política", es el señor Mora, pues dudo mucho de que conozca la opinión y los actos de cada una de las personas que supuestamente forman esa "radicalidad" entre las comillas del prejuicio.

Textual del señor Mora: "la “radicalidad” política está dominada por un individualismo total, agobiante y destructivo, que se manifiesta no sólo como egoísmo militante sino también como el más ruín y fastidioso de los egotismos. Es incluso más yoista y solipsista que la burguesía"

A partir de ahí, cualquier opinión al respecto que pueda decir este señor, estará influída por su idea de que cualquier "radicalidad" política es peor que la burguesía.

Puestos a confundir, su interpretación de la "voluntad de poder", es un ataque a la fuente del deseo.

Poner "el esfuerzo al servicio de los otros", así sin más explicación, es lo que podría asumir cualquier empresa de servicios aunque después nos traten a patadas, porque lo que buscan es el dinero y no ofrecer el servicio. Sí, ya sé que el señor Mora habla del desinterés, pero todas las personas tenemos intereses, si nos desinteresamos, dejamos de hacer algo, que es justo lo que mejor le va a este sistema. Puede que confunda interés con ambición, codicia, etc...

Sobre lo de que "el cambio debe empezarse por lo personal", no puedo estar más en desacuerdo contigo. No hay cambio alguno que empiece en lo personal sino se confronta con lo común y colectivo, por lo que todo cambio nunca es sólo personal.

Quizás digas que eso es lo que estás diciendo y lo que dice el señor Mora…, y yo te digo que NO!. En soledad, en silencio y en aislamiento, lo común se puede desvanecer y aparecer sólo el ego… Si me dices que eso es lo que nos conecta con lo universal, te digo que ese es el cuento que nos venden los manuales de autoayuda, y que si te preguntas si tienen algo de "malo", sólo puedo decirte que ves el mundo desde la dualidad, que somos occidentales y formamos parte de un sistema capitalista y patriarcal que ha sido separado de toda comunidad que no se mueva por dinero. La autoayuda que viene en los manuales, es la exacerbación más reaccionaria del individualismo. Y si no entiendes lo que digo, es que soy muy simplista.

Estoy en gran medida de acuerdo con Spartaco en que hemos mamado tanta burguesía, que hasta cuando nos creemos que cambiamos algo de nuestras vidas, es para aburguesar lo revolucionario. Buscamos algo nuevo, algo distinto y diferente porque decimos que lo que hacemos no funciona, pero es tan sencillo como el movimiento, y lo que hay que hacer está al lado nuestro y no lo vemos, justo porque lo que fascina no es eso, sino la propiedad, el consumo, el mercado, el espectáculo, las nuevas teorías para hacernos sentir mejor, la satisfacción de falsas necesidades… EL cambio requiere del encuentro con lxs demás, y por tanto no puede ser en soledad.

Millones de personas reciben cada año el abrazo del amor y la paz fraternal, y quienes lo reciben suelen ser burgueses con mala conciencia y el mundo gira igual o peor cada día y con más guerras, a pesar de tanto pacificador abrazo. ¿Y lxs desposeídos…?, a esos no hay amor y paz que los abrace porque se demostraría toda la falsedad de esa "revolución personal" que nos venden ya a grandes velocidades.

Recuerdo que esas mismas teorías se mantenían hace muchos años en otra etapa de "crisis" y el capitalismo en vez de dar un paso dio un salto…, de ahí salió la new age y toda esa espiritualidad que nos separa a lxs unxs de lxs otrxs, y no deja que nos veamos desde la igualdad de clase, desde la conciencia de explotadxs, porque al final de ese túnel de la "revolución" individual está ese camino que sólo se permite ver la parte "positiva", y así, no hay ya nada por lo que luchar. Todo está bien, incluso lo que nos hace daño porque nos ayuda a "superarnos". Ya lo dicen los rótulos luminosos de los mercados, "sé positivo, las crisis son los momentos más adecuados para el cambio".

Como decía al principio, desconozco al señor Mora y no puedo opinar en profundidad acerca de lo que dice y escribe y mucho menos acerca de él, pero hete aquí que sí que me genera cierta desconfianza quien propone repensar el cambio desde la soledad y el aislamiento… Ooooooommmm!
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
19 gen 2013
Bueno, amigo Ideas???, para ser la primera vez que lees algo de él, ese lapidaro "RODRIGO RIP" con el que terminas tu primer mensaje suena de lo más despreciativo. No es normal ser tan contundente cuando se lee a alguien por primera vez. Y no niego que pueda ser la primera vez que lo lees, pero sí me queda más o menos claro que tenías una idea, o más bien un prejuicio previo a la lectura, el cual te ha condicionado.

Dices:
Textual del señor Mora: "la “radicalidad” política está dominada por un individualismo total, agobiante y destructivo, que se manifiesta no sólo como egoísmo militante sino también como el más ruín y fastidioso de los egotismos. Es incluso más yoista y solipsista que la burguesía" A partir de ahí, cualquier opinión al respecto que pueda decir este señor, estará influída por su idea de que cualquier "radicalidad" política es peor que la burguesía.

Y fíjate que es tan simple como distinguir "la radicalidad política está dominada por..." (lo cual habla de mayoría pero no de totalidad), que dice F. Rodrigo, de " cualquier radicalidad política es peor que la burguesía", que es la frase totalizante y deformada que tú inventas para poner en su pluma con el fin de desacreditarle. ¿Notas la diferencia?

En el resto de cosas que vas diciendo denotas no solo no haber entendido o haberte esforzado en intentar entender el texto de Félix Rodrigo (perdona que sea tan duro en la apreciación) sino que tampoco has entendido lo que yo he dicho antes y también lo estás deformando. Yo sé lo que dije, y cuando leo lo que tú intepretas sobre lo que yo dije no lo reconozco. Si tienes intención honesta, mejor léelo tranquilamente un par de veces hasta estar seguro de haberlo entendido. En caso contrario me temo que todos estamos perdiendo el tiempo.

Insistes una y otra vez en lo que ya quedó contestado y lo retuerces. Antes defendías lo individual frente a la denuncia de F. Rodrigo del egoísmo y el interés personal. Ahora defiendes lo contrario, que lo individual es ego, individualista y autoayuda y que lo bueno es lo colectivo. Te contradices, si me perdonas que te lo diga.

Para centrar la cuestión, la propuesta que se expone es que lo colectivo se empieza a construir desde lo personal y que no hay realidad personal ni colectiva que valga la pena ni que pueda ser transformadora que se fundamente en el egoísmo y el interés personal y que deje fuera o subordinado el interés general. Que cuando apostamos por el bien común, incluso cuando estamos renunciando al beneficio personal es cuando podemos cambiar las cosas. Si no se está de acuerdo con esta idea podemos conversar sobre ella. Pero sin dispersarnos y sin usar recursos conversatorios por favor. Salut.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
19 gen 2013
Querido Pablo, las lecturas no están exentas de interpretaciones, yo la hago tanto como tú y como el señor Mora.

Repito que te equivocas cuando dices que ya tenía algún prejuicio sin conocerlo. Pensar lo contrario, no sólo es una contradicción sino un absurdo. Mis prejuicios empiezan cuando leo lo que leo, e interpreto de manera muy diferente a la tuya, pues tu lectura, no es menos interpretativa que la mia.

Cuando el señor Mora dice que "la “radicalidad” política está dominada por un individualismo total…, etc", no dice que "una parte de la radicalidad", que es lo que tu interpretas. Además, el señor Mora utiliza un calificativo que para mi interpretación no deja lugar a dudas: "dominada por un individualismo total…". No es un individualismo "a secas", sino "total". Me parece, a mi modo de entender, que al hablar en general de la ""radicalidad" política", además radicalidad con el prejuicio de las comillas, y decir que "está dominada por un individualismo total", ahí no me caben medias tintas. Es decir, su afecto hacia la radicalidad entre comillas, no es el mejor de los afectos y si lo que le domina es un "individualismo total", no cabe interpretar algo parcial…, y por tanto, al contrario que tú, entiendo e interpreto que dice que "cualquier" radicalidad política, por encontrarse dominada por el individualismo total, "es peor que la burguesía".

El texto del señor Mora tiene algunos matices más como ese y como otros, tal que el sugerirnos "desinteresadamente" los cuatro pasos que podemos seguir…, quién no desearía quitarse esa abominación egoísta de encima; eso sin conocernos de nada, ni saber qué decimos, qué queremos, qué necesitamos. Nos suceda lo que nos suceda, nos pase lo que nos pase, lo que debemos de hacer es seguir esos cuatro pasos que, para los alcohólicos anónimos (A.A.) son diez…, y que además suelen estar sobrecargados de un peso "espiritual" hediondo e insoportable (me refiero al de los A.A.).

Por otra parte, no me importa que me recuerdes que me contradigo. Es cierto, me contradigo a menudo, pues vivo en un sistema en el que necesito contradecirme en muchas cosas, pero no precisamente en lo que tú señalas. Me interpretas y no lo haces correctamente, quizás porque no me he expresado con la precisión del señor Mora, al que le demuestras una complicidad con la que le entiendes incluso sin decir…

Te repito que lo que digo es, que al contrario de tu afirmación de que "lo colectivo se empieza a construir desde lo personal", no es cierto (esa es mi opinión). Lo personal también sale de lo colectivo, por tanto, uno y otro se construyen simultáneamente y no en soledad…, y es ahí, en ese aislamiento en el que digo que lo que puede salir es el ego… Además, si reparas en mi manera de decirlo, no soy concluyente, sino que abro la posibilidad de que "lo común" pueda desvanecerse y aparecer sólo el ego. Ese "pueda", es una posibilidad, mucho menos totalidad que la ""radicalidad" política" que interpretas sólo como una parte. No es que esté celoso, pero quiero señalarte que con el señor Mora te permites ciertas complicidades, que a mi no me las dispensas, en este caso incluso siendo más preciso que el señor Mora. Porque no nos vayamos a engañar ahora todas las personas que leemos aquí, la radicalidad política (para mi sin comillas), no es tan extensa como para dividirla en porciones. Y además, interpreto que si el señor Mora afirma que está "dominada", poquitas opciones le quedan al resto de radicalidad política para no someterse al dominio de esa "individualidad total", pues dejaría de ser radicalidad política, ya que esa "individualidad total" es una de sus principales características dominantes y precisamente la que le convierte en algo peor que la burguesía. Y es desde ese horror (el de ser peor que la burguesía) que debería de provocarnos sentirnos tan inmundas, que deberíamos desear urgentemente seguir sus cuatro pasos.

Cielo, para contradecirme me basto yo solita, no hace falta que tu me interpretes lo que no quiero decir y además lo hagas con el "chakra muladhara". Quiero decir que para no conocerme, al igual que me pasa con el señor Mora, no me has contestado con menos dureza e incluso con alguna descalificación, porque decir simplista sin demostrarlo, no es ser menos simplista (tu análisis). Vamos, que iniciar un debate con alusiones personales, no es el mejor comienzo.

Mi "RODRIGO RIP", se refiere a lo que habla y le contesto (os contesto), y no a algún deseo oculto.

Estoy de acuerdo con jon, prefiero compartir o colaborar, antes que servir.

Desconozco que el señor Mora haya dicho algo al respecto de la liberación nacional. Como desconozco que hablase de eso y en qué términos lo ha hecho, no puedo tener prejuicios por ese motivo. Es más, mi afinidad es anárquica y siento que lo que dice jon es una realidad. Cuesta hablar de liberación nacional porque nos creemos que todos los que plantean esa cuestión, lo van a hacer como los nacionalistas españoles… Y a pesar de mi sensibilidad anarquista, reconozco que me siento muy próximo a quienes como el EZLN, o las comunidades indígenas, utilizan ese mismo término pero con otras connotaciones muy diferentes a las que conocemos en occidente. Ahora, preferiría hablar de autodeterminación de los pueblos antes que de liberación nacional, porque considero que la nación es la administración del poder, y no tendría reparo de pertenecer a una "nación" indígena en la que se manda obedeciendo, todo lo contrario a las naciones occidentales que mandan para que obedezcamos. Largo camino que nos queda, y lo más impresionante, que es un camino para desandar…, que no significa hacia atrás, pues eso es una manera de concebir de nuestra cultura y no de la de ellos.
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
20 gen 2013
me parece ke en realidad no andas muy alejada por decirlo de alguna manera de lo ke expone felix en este texto sobre etika revolucionaria, sino ke chokas mas con su manera de exponer las cuestiones ke con las cuestiones en si mismas

no tiene nada ke ver con este hilo pero, por ejemplo, coincides con felix en la cuestion liberacion nacional o autodeterminacion de los pueblos, y coincidir en algo claro esta no kiere decir ke unx se case con todo

Tesis sobre la liberación de los pueblos oprimidos
Félix Rodrigo Mora
"Séptimo.- El concepto de «nación» es una categoría jurídico-política implementada por el estado para dar consistencia ideológica al marco territorial del poder, conjuntamente para el desenvolvimiento del capitalismo. El concepto de «pueblo» no puede ser asimilado al de «nación», el de pueblo es histórico y real."

http://euskalherria.indymedia.org/eu/2013/01/83301.shtml

por mi parte, ya desde muy txiki nunca me gusto el termino nacion, cuando de joven me empezaba a fijar en carteles, murales, pancartas... recuerdo un viejo mural ke decia "nazio bat gara" (somos una nacion) el mural consistia en euskalherria con un estandarte romano, en este caso frances-español clavado en la tierra, cada vez ke lo veia decia para mis adentros, no somos una nacion somos un pueblo

ainss, akellos maravillosos años de juventud en los ke muchas de las manis eran reventadas a bote de humo, pelotazo limpio y sirenas a todo meter, sirenas de la policia nacional... ke curioso otra vez nacion, nacional
Re: Hacia una ética revolucionaria: Servicio
21 gen 2013
de todas maneras no me keda muy claro ke, "El concepto de «nación» es una categoría jurídico-política implementada por el estado..." como bien dices ahi estan por ejemplos el ezln y el pueblo mapuche ke tambien hablan de nacion mapuche y no se si se "adaptan" a lo ke asegura felix

en occidente tambien vemos connoraciones muy diferentes en el termino nacion o nacionalista segun kienes lo empleen, desde "nacionalismos" revolucionarios de izkierdas al neo-nazismo de amanecer dorado o el españolismo de falange
Afegeix comentari ràpid Supervisar la moderació
Títol (no cridis, fes un ús moderat de les majúscules)
Nom email

Comentari

Format de Text
Anti-spam Introdueix el següent text a la casella:
Per afegir comentaris més detallats, o per pujar fitxers, mira a formulari complert de comentaris.