Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per mail aquest* Notícia
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
[México] La esperanza madurando. A propósito de la marcha del EZLN
22 des 2012
Hoy como hace 18 años otros niños vuelven a ver personas encapuchadas, espero y esto trascienda en ellos, otros, ya un poco más grandes significa recobrar la esperanza después de tantos golpes en los últimos días.
Clica la imatge per una versió més gran

a523aa1b62cf71590cfa85272b3fd63f_XL.jpg
Cuando los vi por primera vez, tenia apenas 6 años, no recuerdo bien, pero no se borra esa imagen que (por ese entonces) se veía por el televisor de personas encapuchadas y armadas desfilando por algún rincón de este país. No entendía de muchas cosas por lo que como todo niño, le pregunte a mi padre quiénes eran esas personas, él respondió que eran rebeldes y que querían cambiar algunas cosas en este país, para que los ricos no fueran ricos y los pobres tan pobres.

Como fui creciendo, ellos también lo fueron haciendo, se consolidaron, se propusieron cambiar el país con actos pequeños y grandes, de significado profundo, yo fui entendiendo sus razones, las condiciones en las que vivimos y sobre todo, en el sentido revolucionario del mensaje “para todos todo”.

Hoy al vernos de nuevo se puede apreciar una madurez y una conciencia como pocas, la marcha silenciosa, el grito ahogado por la rabia y la esperanza, jugando con la vida, combatiendo la apatía, el hartazgo, la sumisión. Demostrando para quienes pensaron que habían desaparecido o muerto que estaban mas vivos que nunca, desde lo hondo de las montañas vivos con el corazón rebelde.

Hoy sé que son mayas (tzeltales, tzotziles, choles, tojolabales y mam) y zoques , no de hoy, de hace 500 años que vienen resistiendo la opresión y la guerra contra su cultura, que han tenido que aprender de su historia como pueblo y han sabido salir adelante, que cuentan con el apoyo y solidaridad de muchos otros pueblos que también resisten en este México propio, originario.

Hoy sé que su lucha es la lucha de muchas luchas, que su lucha tiene muchas banderas y muchas banderas tienen su lucha, hoy sé que su lucha es también mi lucha, por que es la lucha del México insurrecto, del México mestizo e indígena, del México antes de los españoles, hoy sé que su lucha es la lucha de todxs los que crean que podemos mejorar, de los que tienen esperanza, de los que sufren el sistema, de los que padecen la pantomima del mundo, los que viven con las caras malas de la vida.

La esperanza madura sabiendo que ésta lucha lleva más de 500 años y que no para, por que los menos nos unimos, no por deseo de venganza, si no de transformación, luchando por un ideal, la esperanza madura por que los caracoles han tenido un fuerte crecimiento pues se han vuelto sustentables, contrarias al sistema por organización política y económica.

Hoy como hace 18 años otros niños vuelven a ver personas encapuchadas, espero y esto trascienda en ellos, otros, ya un poco más grandes significa recobrar la esperanza después de tantos golpes en los últimos días, no olvidando los tantos golpes que nos han dado a lo largo de la historia, pero significa que se puede avanzar, seguir construyendo, renacer con el ciclo de la naturaleza.

La convicción madura, es momento de retomar la fuerza y que los abuelos nos ayuden en este camino, es momento de volver los ojos, no para el EZ, para los mayas y todos los otros pueblos que hablan a través del EZ y con otras voces, es momento de continuar la lucha. Es ahora cuando más significado tiene esta marcha, la flor de la palabra que hablan los mayas rebeldes continúa germinando, renaciendo, floreciendo, creciendo, viviendo.

Desde una esquina del mundo me alegra el corazón como a muchos tantos haber visto este acontecimiento.

No decae es la regla y seguir luchando.
¡Gracias mayas rebeldes!
¡Viva el EZLN!
¡Vivan los pueblos del México y el mundo!

De: Otro soñador más.

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/41475-méxico-la-esperanza-madurando-a-propósito-de-la-marcha-del-ezln.html

This work is in the public domain

Comentaris

Derrumbe y renacimiento en el mundo maya zapatista
22 des 2012
Luis Hernández Navarro
La Jornada 22/12/2012

Bases de apoyo del EZLN marcharon en silencio por
San Cristóbal de las Casas · Foto Víctor Camacho
La presencia de los jóvenes y las mujeres fue especialmente destacada
· Foto Moysés Zúñiga Santiago
Las bases de apoyo del EZLN usaron el silencio como señal de protesta
· Foto Víctor Camacho

No puede reaparecer lo que nunca se ha ido. Lo que este 21 de diciembre hicieron los rebeldes mayas zapatistas al ocupar pacíficamente y en silencio cinco ciudades chiapanecas no fue reaparecer, sino reafirmar su vigencia.

El EZLN ha estado aquí desde hace más de 28 años. Nunca se ha ido. Durante diez años creció bajo la hierba; hace más de 18 se dio a conocer públicamente. Desde entonces ha hablado y guardado silencio intermitentemente, pero nunca ha dejado de hacer. Una y otra vez se ha decretado su desaparición o su irrelevancia, pero siempre ha resurgido con fuerza y con mensaje.

Este inicio del nuevo ciclo maya no fue la excepción. Más de 40 mil bases de apoyo zapatistas marcharon bajo la lluvia en cinco ciudades de Chiapas: 20 mil en San Cristóbal, 8 mil en Palenque, 8 mil en Las Margaritas, 6 mil en Ocosingo, y por lo menos 5 mil más en Altamirano. Se trata de la movilización más numerosa desde el surgimiento de los rebeldes del sureste mexicano.

La magnitud de la protesta es señal de que su fuerza interna, lejos de disminuir con el paso de los años, ha crecido. Es un indicador de que la estrategia de contrainsurgencia en su contra, llevada a cabo por los distintos gobiernos, ha fracasado. Es muestra de que su proyecto es expresión genuina del mundo maya, pero también de muchísimos campesinos pobres mestizos en Chiapas.

El EZLN no abandonó nunca la escena nacional. Guiado por su propio calendario político, fiel a su congruencia ética y con la fuerza del Estado en su contra, fortaleció sus formas de gobierno autonómicas, mantuvo viva su autoridad política entre los pueblos indígenas del país y activas las redes de solidaridad internacional. El hecho de que no haya aparecido públicamente no significa que no esté presente en muchas luchas significativas en el país.

En las cinco juntas de buen gobierno que existen en Chiapas y en los municipios autónomos las autoridades de las bases de apoyo se gobiernan a sí mismas, ejercen justicia y resuelven conflictos agrarios. En sus territorios, los rebeldes han hecho funcionar sus sistemas de salud y educación al margen de los gobiernos estatales y federal, organizado la producción y comercialización y mantenido en pie su estructura militar. Resolvieron con éxito el desafío del relevo generacional de sus mandos. Por si fuera poco, sortearon con eficacia las amenazas del narcotráfico, la inseguridad pública y la migración. El libro Luchas muy otras. Zapatismo y autonomía en las comunidades indígenas de Chiapas es una extraordinaria ventana para asomarse a algunas de estas experiencias.

Los zapatistas marcharon este 21 de diciembre en orden, dignamente, con disciplina y cohesión, y en silencio; un silencio que se escuchó fuerte. De la misma manera en la que han tenido que cubrirse el rostro para ser vistos, ahora interrumpieron la palabra para ser escuchados. Se trata de un silencio que expresa una fecunda capacidad generativa de otros horizontes de transformación social, una gran potencia. Un silencio que comunica voluntad de resistencia frente al poder: Quien permanece en silencio es ingobernable, decía Ivan Illich.

Un ciclo de la lucha política se cerró en México este primero de diciembre, al tiempo que otro se abrió. El EZLN tiene mucho que decir en el naciente mapa de las luchas sociales que comienza a dibujarse en el país. Su movilización puede impactar en ellas de manera relevante.

Entre los contornos que definen la nueva etapa de luchas sociales se encuentran: el regreso a Los Pinos del viejo dinosaurio priísta, tripulado por el salinismo y sus modos autoritarios de ejercicio del mando estatal; la pretensión de conducir la conflictividad social a partir de un pacto entre las élites que excluye a los sectores subalternos; la crisis, descomposición y reorganización de la izquierda partidaria, y la emergencia de nuevos movimientos sociales.

El EZLN es un nuevo jugador que, sin invitación, se sienta en la mesa de la partida que recién se abre en la política nacional.

El Pacto por México, suscrito por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y, a título individual, por el presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) pretende acordar un programa de reformas al margen de amplios sectores sociales. La movilización del EZLN hace evidente que una muy amplia parte de la sociedad mexicana no está incluida en ese acuerdo, y que lo que acuerden sus suscriptores no necesariamente cuenta con el aval de los ciudadanos.

El partido del sol azteca está trabado en una lucha interna que puede provocar su ruptura. La pretensión de Nueva Izquierda de uncir su destino al gobierno de Peña Nieto hipoteca cualquier posibilidad de distancia crítica del poder.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se ha volcado a las tareas organizativas para obtener su registro. Es probable que la Organización Popular y de los Trabajadores (OPT) siga el mismo camino. Existe pues un amplio territorio político y social que la izquierda partidaria no está ocupando. Los zapatistas gozan de una indudable autoridad política entre quienes pueblan esas latitudes.

En el último año y medio han emergido movimientos sociales que cuestionan al poder al margen de los partidos políticos. No se sienten representados por ninguno de ellos. El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, #YoSoy132, las luchas comunitarias contra la inseguridad pública y la devastación eco- lógica, las protestas estudiantiles en defensa de la educación pública, entre otras, caminan por sendas distintas a las de la política institucional. Las simpatías hacia el zapatismo en esas fuerzas son reales.

Pero, más allá de la coyuntura, las marchas del 13 Baktún maya son un novedoso ¡Ya basta! similar al que enunciaron en enero de 1994, y de una versión renovada de ¡Nunca más un México sin nosotros! formulado en octubre de 1996, que abre otros horizontes. No piden nada, no demandan nada. Muestran la potencia del silencio. Anuncian que un mundo se derrumba y otro renace.

-:-

Información relacionada:

-:-

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more