Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: altres temes
La bohemia, el alcohol y la izquierda
13 set 2012

Breve reflexión sobre por qué se suele asociar las drogas a la rebeldía

Con la consolidación del nuevo mundo industrial, el siglo XIX occidental vio el desmantelamiento de forma progresiva, no sólo de una clase social, sino también de un modo de vida: el aristocrático. La burguesía como nueva clase dominante impuso sus valores intensamente materialistas, de los cuales el pragmatismo (el apego por lo práctico) es fundamental. Así entre las almas sensibles no faltaron críticas por una sociedad donde la fábrica es el edificio más característico frente al palacio de la sociedad anterior. La nueva clase dominante enarbolaba un amor por la seguridad, lo privado, lo material que provocó un cierto rechazo en su propio seno ya que una parte de la pequeña burguesía (intelectualizada) rechazó estos principios lo que les llevó a identificarse con figuras que reflejaban la exclusión o el rechazo social: el pirata o el mendigo fueron algunas de las figuras elegidas por el romanticismo, movimiento artístico cuyas características acabamos de adelantar de forma simplificada. El gusto por lo marginal y la marginalidad alcanza un cierto prestigio que llega a convertirse para algunos en una forma de vida.

Este modo de ver las cosas se convirtió en una constante de ciertos sectores de las nuevas sociedades industriales que no pudieron sentirse identificadas con los valores dominantes de éstas. Así, de forma cíclica aparecen por la historia cultural de Occidente una serie de valores éticos y culturales que visualizan el rechazo por el pragmatismo burgués de la casa, la familia, el trabajo y el dinero. Nos detendremos en dos hitos, el modernismo y el movimiento hippie.

El gusto de ciertos sectores sociales por la marginalidad como muestra del rechazo de los valores burgueses es una constante desde el nacimiento de las sociedades modernas pero la popularización o canonización de esos valores sólo ocurre en determinados momentos históricos: el modernismo es un ejemplo claro.

Es el modernismo un movimiento estético que surgió en Occidente a finales del siglo XIX cuya sombra se alarga varias décadas iniciado el siglo XX con rasgos propios y diferencias sustanciales dependiendo de la geografía a analizar. No fue un movimiento de masas, pero fue un movimiento interesante porque popularizó (no sabemos si existía antes) la figura del bohemio. La bohemia representaba el callejón más oscuro de la marginalidad, que tomaba forma en todos los excesos posibles: el alcohol y el opio servían como vía de escape de una ruin sociedad cuyos únicos valores se sustentaban en lo material frente a su espíritu aristocratizante. Si hacemos caso a Errico Malatesta o a los autores naturalistas de finales del XIX y principios del XX, la taberna y el alcoholismo eran refugio de muchos obreros. Estos no representaban la bohemia, por supuesto, la bohemia implicaba un grado de reflexibidad, un grado de consciencia, que estaba alejado de la espontaneidad natural del trabajador medio y que, sin embargo, estaba en manos de una pequeña burguesía frustrada. Gracias a cierta intelectualidad, la bohemia se legitima como rebeldía, es un rechazo de lo establecido, en una postura antiburguesa que contrapone la insalubridad de la taberna a la seguridad de la casa burguesa, cierta asociabilidad y soledad a la familia nuclear, la miseria y el vagabundeo al materialismo práctico y el trabajo. Todo esto gracias al poder de los intelectuales adquiere por vez primera un prestigio artístico y social que entre determinados grupos sociales ya nunca cesará.

El movimiento hippie, allá por los años 60, posmodernizó la bohemia, construyendo una contracultura de fuerte carácter antiburgués. El amor libre, la experimentación con la droga, una espiritualidad orientalizante se convirtieron en moda para una juventud rebelde capaz de vaciar de contenido con sus lemas cualquier forma cultural que hicieran suya.

Así ha llegado hasta hoy, a través del movimiento hippie, la cultura de la rebeldía y la libertad asociada a la droga, como decadente tradición antiburguesa que buena parte de la izquierda ha hecho suya. No era nuestra intención analizar el consumo de drogas en una región o entre un grupo social determinado, nuestro interés reside en el vínculo existente entre consumo de drogas y la apariencia de la rebeldía.

Por la anarquía.

Mira també:
http://www.grupoheliogabalo.org/la-bohemia-el-alcohol-y-la-izquierda/
http://www.grupoheliogabalo.org/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
13 set 2012
Para los intelectuales, todo se posmoderniza. También es muy posmoderno calificar de posmodernos a los demás. Cuando utilizamos la jerga de la academia, que lo etiqueta todo, somos apéndice de esa academia.
Decir que la contracultura forma parte de un hipotético movimiento posmodernizado por los hippies, no es más que un análisis de intelectual académico.
Para muestra, valga señalar que el texto dice que la juventud rebelde, vacía de contenido cualquier forma de cultura que hace suya.
O sea, que para el intelectual de culo fofo, la rebeldía de juventud cuando participa de una cultura, la mata! Y lo que es mejor, él desde su cátedra, se da cuenta.
Para utilizar ese tipo de argumentos, no es necesario recurrir a estudios historiográficos del siglo XIX, ni de ninguna época, sólo hay que tener un buen culo de asiento.
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
14 set 2012
no me parece para nada que el consumo de cafe, alcohol, tabaco, farmacos de farmacia, heroina, tenga ningun vinculo con la rebeldia, mas que nada veo vinculos con la anulacion y la pasividad...

otra cosa bien diferente es hablar de sustancias como el LSD, DMT, setas alucinogenas, marihuana, MDMA, etc...
estas otras sustancias si que nos abren las puertas a otro nivel de percepcion de la realidad, que sin generar rebeldia en si mismas, ayudan a decondicionarnos, vernos desde fuera y empezar a pensar por nostros mismos, darnos cuenta que todo es mentida y que todo esta permitido, todo depende del color de los cristales de nuestras gafas, y segun que sustancias nos ayudan a cambiar el color de esos cristales a nuetro antojo o al de nuestro subconciente...

bajo mi punto de vista, quien vacia de contenido la contracultura son basicamente los intelectuales que se dedican a analizar i etiquetar aquello que somos y hacemos, mientras unos nos pateamos las calles y intentamos que la actividad revolucionaria trascienda en cada momento de nuestras vidas, no como echos aislados sino como un modo de vida basado en la coherencia, otros se bañan en la arrogancia y se creen con derecho a juzgar a los demas desde su postura de pasividad...

os propondria que para los proximos analisis o escritos os tomeis antes unas buenas dosis de LSD o setas con algo de MDMA y opio a ver si despues de eso teneis la poca verguenza de seguir juzgando mientras engordais vuestro culo de asiento
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
14 set 2012
Todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral... o engorda!

(Saludos a los compis de heliogabalo)
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
14 set 2012
drogas ¿balsamos o venenos?, me parece ke haces una separacion entre drogas malas y buenas, pero no creo ke sea asi, son sustancias diferentes unas estimulantes otras narcoticas, otras alucinogenas... creo ke el problema no esta en la sustancia sino en el usarlas o en abusar de ellas,
al estado no le interesa ke haya droga buena (de calidad) y la gente las use, le interesa ke haya droga mala (cortada, con matarratas, etc) y ke la gente abuse

y cierto, todo lo ke megusta es ilegal, es inmoral... es droga o engordaaa!
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
14 set 2012
creo que no dice que la juventud rebelde mata la cultura, sinó que concretamente los hippies. Todas las subculturas desde el punk, skin-oi, beat, rave, etc. han nacido para morir, pero no por su componente juveni, sinó por la influencia de la economía, política, etc. dada en ja ingerencia de ciertos agentes en ellas -jóvenes o no-, falsamente rebeldes
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
14 set 2012
si per pensar per tu mateix@ has de dependre de la droga, alguna cosa falla, i molt ...
Re: La bohemia, el alcohol y la izquierda
16 set 2012
no es que lo jovenes maten la cultura sino que la cultura ya esiste por si misma o la matan desde el poder, la cultura que inventan los jovenes al final viene aceptada por el Estado y la Sociedad capitalista hasta hacerse anaguada o directamente instituzionalizada. Esto pasa con cualquier cosa basta ver las camisetas del che hechas por algunas "grandes firmas".
Las drogas siempre han esistido y siempre esistiran, legales o ilegales que sean. Que hay negocio en ello?, pues si. Que al Estado beneficia cierta gente enganchada?, pues si. Que todos los Estados necesitan una cantidad minima de toneladas de droga al mes para tener a la gente tranquila?, pues tambien. Como lo hace con el futbol, y con toda la mierda de la television. Que hace mas mal? la television o los porros?.

La cultura del consumo de sustancias hippie esta enraizada con la protesta y las ansias de liberacion. Y la de los indios de america por motivos espirituales. Una sociedad libre no puede olvidar ninguna de estas dos cosas. libertad del hombre en la organizacion de su vida y en la libre expresion de su espiritualidad. Que para nosotros los europeos seria como decir lbre expresion de nuestras inquietudes y aspiraciones. Esto es lo que la cultura underground y hippie proponia y propone.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat