Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
La yihad Siria y la Guerra Civil Española.
11 set 2012
Aunque en apariencia sean dos conflictos completamente dispares guardan algunas similitudes que no podemos pasar por alto.
DSC08267 - Copie.JPG
El 18 de julio de 1936 el general Franco, comandante y jefe del ejército en el protectorado español de Marruecos, se subleva contra el gobierno legítimamente constituido de la República. Según sus propias palabras tuvo que tomar tan « drástica determinación » para salvar a España de las garras del marxismo y el ateísmo. De esta manera se inicia la « gloriosa cruzada nacional » en defensa de los valores de la civilización cristiana y la unidad de España.

Las tropas golpistas estaban compuestas en su mayoría por legionarios y miles de soldados regulares marroquíes entrenados por oficiales españoles (leva forzosa) Entre los que se distinguían los genízaros, las triste celebre « guardia mora de Franco » Se les dijo que « los herejes republicanos habían empezado a quemar iglesias y santos pero que también iban a ultrajar el Corán y profanar las mezquitas » « todos los musulmanes de nuestro protectorado en Marruecos, impregnados del amor y la cultura que en ellos ha sembrado España, acuden en socorro inmediato al escuchar los clarines de la llamada de occidente(...) » los mercenarios marroquíes que participaron en esta particular « yihad » se les encomendó la sucia tarea de masacrar, violar, torturar a la población civil con el fin de imponer la ley del terror.

Desde el principio el fascismo alemán e italiano, interesados en extender su campo de acción en el Mediterráneo occidental, se aliaron a los golpistas. Como los barcos republicanos bloqueban el estrecho de Gibraltar, la aviación Nazi les brindó el apoyo logístico necesario para transportar a más de 18.000 efectivos desde Tetuán hasta Sevilla. Más tarde el « convoy de la victoria » gracias al dominio aéreo de los nacionales, consiguieron cruzar el estrecho y desembarcar en Algeciras tropas y gran cantidad de armamento.

Por el otro lado la Unión Soviética tomó partido por la II República enviando armas y pertrechos para hacer frente a la agresión fascista. Además, el Partido Comunista ruso y el francés (komintern) organizaron las Brigadas Internacionales reclutando miles de soldados voluntarios provenientes de 54 países de los cinco continentes entre los que caben destacar franceses, ingleses, rusos norteamericanos, mexicanos, cubanos, australianos y en una gran proporción revolucionarios judíos. En total participaron entre el 1936-1938) en los distintos frentes de resistencia casi 60.000 brigadistas, según los datos del historiador Andreu Castells.

Como podemos observar la intervención extranjera en la Guerra Civil Española fue muy activa porque el fascismo y el comunismo se batían a duelo en el campo de batalla. La victoria del bando Nacional se debió principalmente al compromiso irrestricto de Hitler y Mussolini con el general Franco y a la indiferencia de países como Francia, Gran Bretaña o EEUU que abandonaron a su suerte al Frente Popular.

En un análisis histórico comparativo y guardando las debidas distancias -tal y como ha sucedido en tantos otros conflictos bélicos a nivel mundial- existen factores muy similares a lo que está sucediendo hoy en Siria Tras unos meses de protestas populares iniciadas de forma pacífica el 26 de enero del año 2011, en sintonía con las intifadas árabes de Túnez, Egipto, Libia, Baréin o Yemen, y como consecuencia de la brutal represión desatada por las tropas de Bachar al Assad, se ha desatado la guerra civil. Los desertores de las fuerzas armadas, los obreros y campesinos, los jóvenes han conformado el Ejército Sirio Libre al estilo de los maquis o guerrilleros que ha pecho descubierto enfrentan a un enemigo muy superior que cuenta con artillería, aviación y un moderno armamento.

En las manifestaciones que se convocan después del salat yuma todos los viernes las palabras más repetidas son justicia y libertad. Definitivamente el pueblo ha perdido el miedo y no les importa arriesgar sus vidas empecinados en cambiar el rumbo de la historia. La propaganda oficial, intenta desesperadamente justificar sus crímenes calificándolos de « peligrosos terroristas infiltrados por la OTAN, La CIA y el MOSSAD » Igualmente el franquismo acusó a los « rojos » de « hordas de criminales que pretendían implantar la revolución bolchevique en la tierra bendita del Sagrado Corazón de Jesus »

El llamamiento a la yihad o la guerra santa no se ha hecho esperar y miles de voluntarios musulmanes sunitas han entrado de manera clandestina en el territorio sirio. En la Guerra Civil Española sucedió algo similar con las Brigadas Internacionales, una especie de « yihad atea anarquista, comunista y socialista » enfrentada a la « yihad nacional-católica franquista » En Siria miles de yihadistas provenientes de los países de la umma musulmana combaten a las tropas del dictador Bachar al grito de ¡Allah akbar! enarbolando el estandarte negro con la inscripción de la shahada « no hay más Dios que Allah y Mohamed su profeta » Las fronteras sirias son muy permeables y el trafico de armas procedente de Arabia Saudita, los países del golfo, Irak, Jordania, Líbano o Turquía abastece los arsenales de los insurrectos.

El mapa étnico y confesional sirio es muy complejo pues existen diversas comunidades que lo conforman: sunitas, alawitas, kurdos, drusos, ismalies, católicos, greco-ortodoxos, cristianos, armenios, sirianos, melequitas,, asirios, caldeos, maronitas, protestantes, chiitas y refugiados palestinos. El baazismo es la garante de la supervivencia de los nusayris alawitas y sus socios pues de lo contrario los sunitas, que son el 78% de la población, en unas elecciones libres serían la fuerza mayoritaria. En el fondo subyace un enfrentamiento atávico entre el mundo urbano y el rural que también tuvo una incidencia preponderante en la Guerra Civil Española.

La gran burguesía siria, en especial la originaria de Damasco y Alepo, sea cual fuere el credo u origen étnico, desde hace décadas mantienen estrechas relaciones con la familia Al-Assad. Es la clásica figura de los colaboracionistas de la misma forma que el franquismo contaba en sus filas con los aristócratas, los monárquicos, los banqueros, la casta militar y el clero más reaccionario. Porque cuando se trata de usufructuar del poder y obtener beneficios económicos o políticos no hay diferencias que valgan. Las sustanciosas prebendas repartidas por el partido Baaz entre los líderes cristianos, católicos, sunitas drusos, kurdos o armenios son lo suficientemente atractivas para comprar lealtades. El ejemplo más claro es el del mufti sunita de Siria Ahmad Badredin y los patriarcas de la iglesia ortodoxa cristiana Ignacio Zakka I greco-ortodoxo (a ella pertenece Michel Aflak fundador del partido Baaz) y grecolatino Ignacio IV Hazzim y el melequita Gregorio III Laham. Los Cristianos de Siria apoyan sin condiciones al sanguinario asesino Bachar, están de acuerdo con las matanzas, con las violaciones, con las torturas y los bombardeos indiscriminados contra la población sunita. « fundamentalistas islámicos que deben ser borrados de la faz de la tierra » ¡Qué extraño! lo mismo sucedió en la Guerra Civil española cuando la mayoría de los obispos, con el cardenal Gomá a la cabeza, bendijeron el pavoroso genocidio cometido por el « glorioso caudillo Francisco Franco por la gracia de Dios »

Con la derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial el colonialismo francés asume el mandato del territorio sirio-libanés. La potencia ocupante interesada en imponer los principios de la civilización occidental excluyeron de la vida pública a la mayoría sunita pues representaban el pensamiento más retrogrado ya que mezclaban política y religión. Los franceses confraternizaron con la minoría alawita mucho más liberales y heterodoxos. Éstos pasaron de ser los parias a ocupar los puestos de relevancia en el gobierno y las fuerzas armadas. En 1940 los Nazis invaden Francia y se establece el gobierno de colaboracionistas de Vichy. El mandato francés de Siria y el Líbano simpatizó desde el primer momento con los alemanes. Hitler aprovechando la coyuntura favorable a su causa pretendió instalar un régimen pro-fascista en Irak. En ese entonces se sembró la semilla de lo que más adelante sería el partido Baaz, el de los Assad y Sadam Hussein.

La secta alawita tiene más cosas en común con los cristianos que con los propios sunitas. Por ejemplo, beben alcohol, comen cerdo y celebran la navidad, semana santa o los reyes magos. Además no cumplen lo 5 preceptos del islam, no hacen el ramadán, no van a la Meca, ni obligan a las mujeres a cubrirse con velos. En sus misas secretas comulgan con pan y vino. Ya desde el medioevo las muftis sunitas llamaron a su exterminio por haberse aliado a los invasores cruzados, mongoles, persas o franceses. Los alawitas son considerados herejes y traidores al islam. Con razón Bachar Al-Assad se carteaba con el Papa de Roma Benedicto XVI enviándole felicitaciones y regalitos. El Papa muy agradecido le respondió: « es mi deseo que pronto se restaure la armonía y la unidad en Siria» -casi calcado a las salutaciones enviadas por el Vaticano al generalísimo Francisco Franco « es evidente que las simpatías de la Santa Sede no pueden estar sino con los que defienden los grandes principios del orden y la civilización cristiana »

El partido Baaz de ideología « socialista » (mejor diríamos nacional- socialista pues sus fundadores se inspiraron en el libro Mein Kampf de Adolf Hitler para redactar sus estatutos -que casualidad Franco también era un gran devoto de la obra maestra del fuhrer-) se caracteriza por la laicidad y la exaltación del panarabismo. Desde los años de la guerra fría mantiene unas estrechas relaciones de amistad con los rusos -quienes son sus principales valedores junto con China e Irán- Rusia desde los años sesentas le suministra armamento y tecnología militar- Como recompensa a tan inestimable cooperación el gobierno sirio le ha cedido la base naval de Tartus para que recale la flota rusa del Mar Negro y el Mediterráneo oriental.

El cimiento fundamental del Partido Baaz, presidido por el « generalísimo » sirio Bachar al-Assad son las Fuerzas Armadas y el Muhabarath (servicios secretos) porque el método más eficaz para mantener su hegemonía es la represión y el terror. El rais siempre ha intentado chantajear a las demás comunidades con el pretexto de que sin su presencia Siria se hundiría en el caos y la anarquía -lo mismo afirmaba Franco cuando se autoproclamó « Caudillo de la España una, grande y libre»

En el año 1982 en Hama estalla una rebelión contra el presidente Hafez el Assad, el padre de Bachar, promovida por los los Hermanos Musulmanes. Sin pensarlo dos veces el tirano ordenó aplastarla a sangre y fuego utilizando tanques y aviones de combate. « El heroico ejército se vio obligado a neutralizar una facción de terroristas que pretendían dar un golpe de estado » Este horrendo crimen que dejó más de 20.000 muertos ha quedado completamente impune. Pero claro la paciencia, la sumisión y resignación del pueblo tiene un límite y donde se sembraron vientos ahora se cosechan tempestades.

Mientras el rais Bachar continúe en el poder el sionismo no tiene porqué preocuparse. A Israel lo que le conviene es que todo siga igual, que nada cambie. Tras las humillantes derrotas del ejército Sirio en la Guerra de los Seis Días en el año 67 y el Yom Kippur en 1973 en los altos del Golán reina la más absoluta tranquilidad. El gobierno sirio no ha hecho el mas mínimo esfuerzo por recuperar el territorio usurpado por los judíos. Y como si fuera poco cuando el 6 de septiembre del 2007 en la denominada « Operación Huerta » la aviación hebrea bombardeó un reactor nuclear sirio en construcción cerca de Tall al-Abyad ni siquiera respondieron a tan infame agresión. Pero eso si no le tembló la mano a Hafez al- Assad a la hora de masacrar el año de 1976 durante el desarrollo de la guerra civil libanesa, el campo de refugiados palestinos de Tal Az-Zatar, en connivencia con la Falange Cristiana Maronita (heredera del espíritu joseantoniano)

Al día de hoy el número de víctimas causadas por la guerra en Siria sobrepasan los 25.000 muertos. Sin contar los heridos, desaparecidos, encarcelados, torturados, las fosas comunes y las cuantiosas pérdidas materiales. Los cruentos bombardeos del ejército sirio y la actuación criminal de los grupos paramilitares o shabiha se ha ensañado inmisericordemente con los más débiles, es decir, niños jóvenes, mujeres y ancianos pertenecientes en su mayor medida a la comunidad sunita. La catástrofe humanitaria es de tales dimensiones que ha obligado a miles de familias a huir con dirección al Líbano, Jordania o Turquía. Campos de refugiados como los de Za'atari en Jordania o Hatay en Turquía nos recuerda lo que aconteció con los miles y miles de republicanos españoles derrotados que atravesaron los Pirineos y fueron confinados por los franceses en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer.

En los países musulmanes religión es vida, política, filosofía y estructura social. El triunfo de las revueltas populares en Libia, Túnez o Egipto ha revitalizado el islamismo radical y las tradiciones más ortodoxas. Ahora los muftis enardecidos condenan la occidentalización de la sociedad, el laicismo y el libertinaje de los jóvenes y, sobre todo, de las mujeres y reclaman la inmediata implantación de la sharia (el camino recto)

Debemos subrayar que la yihad es uno de los pilares del islam. La comunidad debe acatar la guerra santa y « pelear por el sendero del señor » en el combate contra el kufr o el hereje. Así lo afirma el profeta Mohamed en el Corán « la mejor yihad es la palabra de justicia frente al gobierno opresivo del sultán »  el más alto honor al que aspira el buen combatiente o mujahidin es el martirio cuyo premio más preciado lo encontrarán en el yenna o paraíso.

La oposicion siria se ha organizado entorno al Consejo Nacional Sirio quien cuenta con el apoyo de la Unión Europea, EEUU, Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Arabes, Jordania, Turquía o Egipto. Con toda seguridad serán los encargados de formar el futuro gobierno. Pero a los países occidentales les preocupa de sobremanera la infiltración de grupos salafistas y otros afines a al Qaeda en el Ejército de Siria Libre- Ayman Al Zawahiri, líder de al Qaeda, ha hecho un llamamiento a sus incondicionales para que se sumen a la yihad siria.

Los Hermanos Musulmanes han sufrido años de persecución, represión y exterminio. Estas heridas van a dificultar el proceso de paz y reconciliación entre las distintas comunidades. Lo más seguro es que después de la caída del régimen baazista se desatará la venganza contra los alawitas, cristianos, los ortodoxos, los drusos, los armenios y todos aquellos hayan sido cómplices de la mafia gubernamental.

El conflicto sirio ya ha traspasado sus fronteras y en Líbano donde el mapa étnico y confesional es igualmente explosivo (existen 18 partidos religiosos representados en el parlamento -los más importantes sunitas, chiitas, cristianos maronitas y alawitas) los partidarios y detractores del dictador Sirio Bachar al Assad desde hace unos meses que combaten en las calles de Beirut o Tiro. En la frontera turca, el Kurdistán sirio, con sus dos millones de habitantes (musulmanes sunitas) reclaman la independencia. Algo inconcebible para el gobierno turco que por medio de su presidente Tayyip Erdogan expresó: « no permitiremos que ningún grupo terrorista establezca campos en el norte de Siria y amenace a Turquía » Igualmente Jordania, un país que atraviesa una dura situación económica, la llegada de cientos de miles de refugiados Sirios no ha sido muy bien acogida por el gobierno que ha pedido 700 millones de dólares de ayuda a la comunidad internacional para solventar la emergencia.

En la era del presidente George Bush a Siria se le incluyó en la lista de los países que integraban el el « eje del mal » junto a Irán y Corea del Norte, Irak, Libia y Cuba. Desde luego Siria es una ficha clave en el complicado tablero geopolítico de Oriente Medio pues es el principal aliado estratégico de Irán y el principal patrocinador del grupo libanés de resistencia armada Hezbolá, calificado por los países occidentales de terroristas.

Aunque el Consejo de Seguridad de la ONU ha emitido varias resoluciones de condena al gobierno de Bachar al Assad todo ha sido vano porque Rusia y China ejercen su derecho a veto impidiendo que se apliquen con rigor la sanciones o se autorice una intervención humanitaria. Se nota que la guerra fría aún no ha terminado y que las superpotencias EEUU, Rusia, China no dan su brazo a torcer.

Poco a poco el gobierno de Bachar Al-Assad se va resquebrajando, las desersiones son notorias pues responsables políticos de primera fila, militares de alto rango o la soldadesca de origen sunita le han dado la espalda al dictador. Todo esto sumado el aislamiento internacional, las sanciones de la Unión Europea, EEUU y la Liga Árabe hacen que la situación socio-económica sea insostenible. En algunas regiones aprieta el hambre, el desempleo llega al 55%, el turismo está en la ruina, la carestía de la vida, la destrucción de los pueblos y ciudades, el abandono de la agricultura o la producción industrial auguran un panorama muy desesperanzador. La presión es insoportable pero Bachar Al-Assad prefiere inmolarse antes que negociar una salida pacífica. No comprende que la partida ha terminado, que el régimen baazista agoniza y enloquecido quiere causar el mayor dolor posible a sus ciudadanos.

Carlos de Urabá 2012
Zaatari-frontera sirio-jordana

This work is in the public domain
Sindicat