Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme : globalització neoliberal : guerra
Necesitamos un contra-poder anti-crisis
31 ago 2012
Lo que llamamos 'crisis' es en realidad un gigantesco proceso de redistribución hacia arriba de la riqueza y del poder político. Estos, después de cinco años de 'crisis', parecen ser los principales efectos macro-económicos y sociales.
giappone-tamponamento-tra-ferrari-mercedes-e--L-LqBTdx.jpeg
altri.jpg
Echemos un vistazo a la crisis desde la distancia, como lo hacemos con las pinturas de gran formato.
Si nos alejamos por un momento del incesante bombardeo de 'noticias' (spread e índices bursátiles, rendimientos de título y tasas de interés, deudas, déficit y caídas del PIB...), ¿qué vemos?

Estos, después de cinco años de crisis, parecen ser los principales efectos macro-económicos y sociales:

En primer lugar, la caída de los ingresos del trabajo proletario (sueldos, salarios, pensiones), también como consecuencia de los recortes sociales y del aumento de precios y carga fiscal. En Italia (España, Grecia, Portugal... etc.) el fenómeno se agrava por los récord de evasión fiscal (que son una opción política, no un accidente!).

En segundo lugar, la explosión de la deuda pública (llamada 'soberana' con venenosa ironía, dado que la soberanía se ha ido a otras partes), causada por la socialización de las pérdidas privadas (el rescate de bancos y empresas desastradas).

Desde 2008 hasta hoy, han sido movilizados entre 15 000 y 20 000 millones de dólares (incluyendo las garantías gubernamentales) para hacer frente a los desastres causados ​​por los bancos. Siguiendo en cascada (debido a la recesión, a los recortes en el gasto y a las políticas denominadas 'anti-crisis') la mortandad de empresas, la caída del empleo en el sector privado y público, y la adopción de medidas que hacen que sea aún más fácil el despido.


¿Esto es todo?
Por supuesto que no.

En la otra cara de la moneda, la crisis lleva hacia un crecimiento continuo de la 'burbuja' financiera. Hoy en día, muchos bancos europeos contraen deudas por más del 4000% de su patrimonio, como si no hubiera pasado nada en 2007-8, debido a la crisis de hipotecas y derivados.
Se determina así una concentración sin precedentes de la riqueza en manos de los grandes poseedores de capital (bancos y fondos), propietarios de la deuda y beneficiarios de las decisiones gubernamentales.

El último informe del 'Tax justice network' estima a más de un tercio la riqueza financiera privada en manos de solo el 0,01% de la población mundial. La crisis determina entonces un aumento exponencial de la desigualdad dentro de los estados y entre ellos.
Incluso en la Unión Europea aumenta la distancia entre países fuertes y 'virtuosos' y los reprobados de la periferia mediterránea. Una distancia que se traduce en poder de toma de decisiones, como demuestra claramente la relación entre Grecia y Alemania.

La crisis, en definitiva, es mala para algunos y muy generosa con los demás.

¿Qué destacamos entonces de este somero cuadro, que omite además cualquier mención a responsabilidades de gobiernos y empresarios, las que, en las últimas décadas, han sentado las bases del actual desastre?

Destaca el hecho de que, debido a la crisis, muchísimos pierden mucho: las clases obreras (con un proceso llamativo de proletarización de la 'clase media'). Mientras que pocos ganan mucho.

Lo que llamamos 'crisis' es en realidad un gigantesco proceso de redistribución (hacia arriba) de la riqueza (y del poder político).
De acuerdo con las décadas neo-liberales anteriores, pero con un salto de cantidad y calidad.

Las políticas deflacionarias que están hundiendo el mundo en la depresión no son el resultado de errores o estupidez (aunque sean tan destructivas). Son prácticas de recuperación de créditos en beneficio de la oligarquía financiera. No sería de extrañar que dentro de cinco años, el volumen de dinero administrado por los primeros cincuenta bancos privados se habrá más que doblado.


Pero todo esto, 'naturalmente', se oculta al público. Pasa estrictamente bajo silencio.

El discurso sobre la deuda pública es paradójico. Televisiones y periódicos no se cansan de difundir una imagen, si se quiere ilustrativa, derivando la cantidad de deuda per capita de la relación de la deuda con la población. Como si la deuda estuviera en manos de algún extraterrestre, o por dios en persona, y no por una muy pequeña parte de la misma población.
Por ejemplo, alrededor del 70% de la deuda italiana es propiedad de fondos, bancos y empresas, así como de terratenientes. Los 'sacrificios' los hacen los demás, que se ven obligados a hacerlos en beneficio de esta exigua minoría.

(sigue)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Necesitamos un contra-poder anti-crisis
31 ago 2012
Ellos también reflexionan


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=p96cYi1HQDs#!
Re: Necesitamos un contra-poder anti-crisis
01 set 2012
altre iteresante referència: http://www.youtube.com/watch?v=SoHcegEKdzU&feature=youtu.be
Sindicat Terrassa