Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia
Concentración contra el ATC y la energía nuclear
14 feb 2012
Unas 2000 personas acudieron a la concentración contra la instalación del A.T.C. en Villar de Cañas, Cuenca. El pueblo había amanecido con varias pancartas que defendían su construcción y se burlaban de Barreda (ex presidente de la Junta de Comunidades de CLM, del PSOE). Este personaje y otrxs de su misma condición (Cayo Lara, Uralde) se pasarón por allí para intentar como no sacar tajada de todo esto y de paso difundir el modelo de desarrollo sostenible que defienden. Por lo menos Barreda y sus juventudes (que en un primer momento se pusieron al lado del grupo anarquista-antidesarrollista) fueron increpados. Varios de los carteles de apoyo al A.T.C. se arrancaron pero la gran presencia de Guardia Civil (rodearon el ayuntamiento y varixs de ellxs permanecieron toda la protesta en el interior del mismo) impidieron eliminar toda la propaganda. El alcalde por cierto, se fue de monteria.
Asistimos también anarquistas de varios puntos del estado con dos pancartas en las que se podía leer: Ni residuos, ni políticos ni nucleares y una (A) http://es.globedia.com/imagenes/noticias/2012/2/12/personas-cita-villar- y otra en la que se leia A.T.C. ni aquí ni en ningún lado otra (A) y una estrella verde. También se repartieron cientos de panfletos. De hecho, creemos que fue el texto más difundido en la concentración y muchos de lxs altos cargos del PSOE, IU y Equo (como Uralde) se llevaron uno a casa.

Contra la energía nuclear y el sistema del que depende.
Todxs lxs que estamos aquí tenemos una cosa en común: no queremos el A.T.C. Nosotrxs, lógicamente, tampoco. No lo queremos ni aquí ni en ningún lado. Nos negamos a que esto se convierta en una cuestión de donde lo colocan, de que el problema nos afecte solo porque este se produce cerca de nuestras casas. Ya han conseguido eso con muchos otros procesos, industrias y tecnologías; como sus consecuencias se dan lejos de nuestro territorio, no existen y por lo tanto no nos las cuestionamos.
Políticxs, especialistas y científicxs se afanan en explicar los beneficios del A.T.C. Pero ni sus informes, ni su dinero pueden cambiar el hecho de que esto no es ni más ni menos que almacenar toda la basura nuclear del país en un sitio y conseguir así que todo el proceso de producción de energía nuclear se produzca ya en el estado. La gestión de sus residuos, ultimo escollo de la energía nuclear estatal, queda pues superado. Si consiguen instalar el A.T.C. conseguirán también que la energía nuclear sea más eficiente y más rentable para lxs políticxs, empresarixs y científicxs que se benefician de ella. Son ellxs lxs que sacarán provecho de la construcción del almacé y sabiendo como están las cosas chantajearán con una limosna (se ahorran mucho más no teniendo que enviar y almacenar la basura radiactiva en el estado francés) y diciendo que da trabajo. Trabajo dan muchas otras actividades; las minas a cielo abierto, las refinerías, la industría armaméntistica, la construcción de vivviendas en primera línea de costa, el tráfico de drogas...
La energía es inseparable de la sociedad que la ha fomentado. Por lo tanto la lucha contra ésta debería incluir el cuestionamiento del tipo de vida que queremos llevar. En un sistema donde cualquier acto tiene nefastas consecuencias sobre otrxs y sobre la naturaleza nos negamos a asumir que lo eco, las etiquetas AA+ y demás estrategias calma-conciencias es decir, el capitalismo verde, sea la solución. La contaminación, el cambio climático, el agujero en la capa de ozono, la pérdida de biodiversidad, la destrucción del territorio, la radiactividad por todos lados son parte del precio que debemos de pagar por una vida de coches particulares, móviles nuevos cada seis meses, televisores más grandes, miles de productos producidos a miles de kilómentros en estanterías de un supermecado. La otra parte es la pérdida de nuestra autonomía, de nuestra libertad. Puede que algunxs ahora que pueden acceder a bienes de consumo con los que no hace mucho solo se soñaba esten contentxs en este papel, pero nosotrxs no.
La energía nuclear es belicismo, miedo, contaminación, enfermedad y un peligroso precedente al aceptarse por primera vez un proceso cuyo control y consecuencias son imposibles de gestionar por la humanidad. Hasta ese momento todo lo que había creado lxs huamanxs, de una manera u otra podía acabar, era reversible. Pero eso no pasa con lo nuclear. Aceptando esto, otro procesos con iguales características (incontrolables y con efectos irreversibles) y que además son presentados como salvadores de la humanidad y del medio ambiente como en su día lo fue la energía nuclear tienen el camino despejado para su implantación; O.M.G. (transgénicos), bio y nanotecnología empiezan a formar parte de manera irreversible del mundo al entrar a formar parte de diferentes procesos biológicos y naturales.
Nos toca la difícil tarea de luchar contra la construcción del A.T.C. y la energía nuclear sin caer en el discurso de lxs poderosxs. La lucha contra el almacén y las nucleares se llenará de políticxs que no dudarán en lanzar radicales consignas contra el A.T.C. cuando ellxs mismxs han sido unx de lxs mayores impulsorxs de la energía nuclear, la siembra de transgénicos, la destrucción del litoral, el desarrollo del T.A.V. o al construcción de la M.A.T. (Muy Alta Tensión) y que sabrán, en el momento oportuno, neutralizar la lucha con concesiones que seguro nada tendrán que ver con lo qu queremos. Pequeños partidos y oenegerxs profesionales estarán ahi para apuntarse el tanto, repartirse las migajas y apostar por el mantenimiento de una sociedad donde un revestimiento verde cubra un sistema que convierte la naturaleza, al resto de las especies y al ser humano en números, mercancias, beneficios. En esclavxs

Se permaneció en la plaza durante unas tres horas. Durante este tiempo distintas personas subieron a un camión-escenario que se había habilitado para criticar el proyecto de construcción del A.T.C. Poco a poco la gente fue abandonando la plaza y volviendo a uno de los 20 autobuses o al coche con los que se habían desplazado. Destacar que algunxs de los participantes llegaron de pueblos vecinos en bicicleta.
Esperamos que esta concentración que sabíamos no pararía por si sola el proyecto, sea solo el principio y que la gente no se resigne.
A.T.C. ni aquí ni en ningún lado.
Cero nucleares. Cero desarrollismo.

This work is in the public domain
Colera camping CNT