Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
Lucha sindical en los territorios ocupados de Palestina . Crónica de una huelga obrera en el seno del conflicto nacional.

Una huelga obrera estalló en los territorios ocupados el 22 de Junio pasado.

En los momentos en que traduzco (parcialmente) el extenso artículo de abajo, la huelga continúa.

La falta de cobertura mediática es aterradora. Solamente blogs y sitios web de solidaridad obrera han promovido la solidaridad internacional con estos trabajadores. Que yo sepa, ninguno de habla castellana.

Las familias de estos obreros se están manteniendo por ahora gracias a la solidaridad de algunas organizaciones sindicales, sobre todo de Europa.
flag-sicklea.gif
Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia

Por: Eli Oshrov Diario Maariv, 26 de Junio del 2011. http://www.nrg.co.il/online/54/ART2/253/868.html


Patrones israelíes, obreros palestinos y sindicato judeo-árabe. Los trabajadores de la cantera Sal’ít reclaman condiciones de trabajo básicas y decentes. Los patrones piensan que sus reclamos son infantiles. En estos días la primera lucha organizada de obreros en Judea y Samaria llega a su ápice. ¿Se trata de aventura ideológica o de precedente revolucionario? El tiempo lo dirá.

Los choferes de los camiones cargados de piedras que ingresaron esta semana a la cantera Sal’ít, aledaña a [el asentamiento de colonos judíos] Ma’alé Adumím fueron recibidos cálidamente. Junto a cada camión que pasaba por el lugar se alinearon algunos obreros e imploraron al chofer en idioma árabe: “¡no pases! ¡ayúdanos! ¡estamos en huelga! ¡trabajamos acá hace 20 años sin condiciones mínimas!”

Los camioneros generalmente se detienen. –“nosotros los

entendemos”, dijo uno de ellos emocionado. –“pero si paramos, los patrones tomarán a otros en lugar de nosotros”.

-“Jazi (el director de la cantera) me prometió un salario de 3.000 shekels”, dijo otro camionero con una sonrisa. –“¡Hasta un alcahuete puede tomar conciencia!” gritó uno de los obreros.

Los camiones traídos de afuera son parte de las medidas de emergencia de Sal’ít. Por regla general, la empresa excava la materia prima de las colinas aledañas, pero en virtud de la huelga de los obreros, que comenzó el pasado jueves [22 de junio del 2011], la cantera extrae las piedras de afuera. Las enormes piedras que traen los camiones se molerán en los molinos gigantes y se transformarán en ripio. El material molido se enviará en camiones a la fábrica de cemento ubicada en Giv’at Shaúl [dentro de las fronteras israelíes del 67. Nota del traductor], y de allí a las obras de construcción en todo el país.

La mayoría de los obreros están sentados en tiendas. Jazi, el director, consiguió convencer a unos cuantos camioneros que quebraran la huelga, y opera las máquinas de manera limitada. Los obreros no se inquietan. Estiman que en unos pocos días comenzarán las fallas normales, y [la empresa] necesitará nuevamente la destreza de ellos.

Nijaz Kadada -conocido como “Abu Majmud”- padre de cuatro niños, ingeniero y miembro del secretariado del sindicato, está sentado en la tienda. –“Nosotros no queremos dañar la cantera; no queremos esta huelga” nos explica. –“[pero] con su comportamiento y falta de sensibilidad la patronal nos obligó a declarar la huelga. Nosotros queremos lo que nos corresponde por ley: pago del salario a tiempo; jubilación; [que nos entreguen] recibos de pago; derechos sociales”. Otro obrero -Musbaj El-Bahiíd- pregunta de manera retórica: “¿cuál es el objetivo de la patronal? Empujar a los obreros a una situación en la que no se organicen, que no conozcan sus derechos, y que cada uno se preocupe solamente por sí mismo. Tenemos derecho a que finalmente lleguemos al siglo XXI en lo que respecta a nuestras condiciones de trabajo”.

Los convencidos obreros regresan a la tienda. La tela negra que les proporciona sombra es el único refugio contra el sol ardiente. Dentro de la tienda se agrupan unos 30 hombres, todos de alrededor de 50 años de edad, peones comunes con la piel quemada y llenos de manchas en la piel como producto de tres décadas de trabajo en el desierto. Uno de los hijos de los trabajadores, habitante del vecindario de casas precarias aledaño, trae una botella de agua; otro obrero parte una sandía; alguien reparte pan casero.

A pesar del fracaso en evitar que entren los camiones, en la tienda hay buen ánimo. Tal vez sea la repentina liberación de un trabajo tan difícil, o tal vez la sensación de respeto por la lucha por lo que le corresponde a los trabajadores, pero tienen también un elemento adicional; el grupo, entienden sus miembros, es parte de la historia: esta es la primera lucha organizada de obreros palestinos contra patrones israelíes en los territorios ocupados, y bajo la dirección de una organización sindical israelí.

Como todo conflicto laboral en Israel, también esta lucha se hace bajo la aprobación de las leyes del Ministerio de Trabajo israelí y protegida por un Juzgado laboral israelí. Esta descripción es compleja, pero refleja muy bien la esencia de Ma’án, la organización sindical que dirige esta huelga. [La traducción literal de la palabra hebrea ma’án es “dirección” (postal); datos del lugar a donde uno dirige una correspondencia determinada. El nombre completo de la organización sindical es “Ma’án – Asociación para el apoyo a los trabajadores”. Sitio web (en hebreo, árabe e inglés): www.wac-maan.org.il. Nota del traductor]

Ciudado mutuo

Este reportaje debería haber comenzado de manera distinta: durante las últimas semanas [el reportero] investigó los procesos de la comisión obrera de Sal’ít hacia la firma del primer convenio de trabajo en los territorios ocupados de Judea y Samaria. Se suponía que iba a ser un final satisfactorio para un largo proceso.

Después de más de dos años de difícil negociación, que incluyó confrontación de fuerzas, retención de sueldos e interminables conversaciones por parte de los abogados de ambos lados, iba a realizarse una última reunión el jueves pasado, 16 de Junio. El martes previo a esa fecha, la comisión obrera recibió una llamada de la patronal: la reunión se cancelaba, dijeron sin explicaciones. La comisión obrera decidió romper las negociaciones. El trabajo se interrumpió.

Los problemas en la cantera Sal’ít no comenzaron ayer. La cantera fue creada por un tal Uzi Kalev en los comienzos de los años ochenta. El permiso de excavación de rocas lo recibió de la “Administración Civil” (autoridad cívico-militar de ocupación colonial en los territorios palestinos. Nota del traductor). Alrededor de la cantera existen las chozas de lata de los beduinos de la tribu de los “yahalín”. Los obreros relatan que entre Kalev y los miembros de la tribu se estableció un acuerdo de entendimiento: los beduinos le permitirían levantar la cantera, y a cambio gozarían de lugares de trabajo.

El denso polvo que emana de la cantera no hubiera sido aceptado con tranquilidad en la mayoría de las poblaciones [judías] de Israel, pero la cantera hubiera podido ser parte de una zona industrial de las aldeas Yahalín. A través de impuestos, debería la cantera haber financiado la apertura de una escuela y la creación de infraestructura. En realidad, los impuestos –al igual que la materia prima producida por la cantera- pasan a Israel. Los beduinos se quedaron [solamente] con los sueldos.

En los territorios del “área C” (territorios palestinos que permanecieron bajo control exclusivo israelí, sin ninguna intervención de la Autoridad Palestina, según los acuerdos de Oslo de 1994. Nota del traductor) operan hoy 11 canteras bajo propiedad israelí, regidas bajo permisos de la “Administración Civil”. Sal’ít es una empresa privada, por lo que sus datos no están abiertos al público. Un informe encargado en el 2008 por el Ministerio del Interior a una oficina privada de arquitectos ejemplifica la extensión de los intereses económicos en el mercado de la explotación minera: Sal’ít produce ripio agregado que se usa para reforzar hormigón, que es el producto más solicitado en la industria de la construcción, y representa más del 70 por ciento del mercado de la minería y la excavación en Israel.

¿Hasta qué punto es crítica la industria de las canteras en los territorios ocupados para la industria de la construcción israelí? En el año 2007 el mercado israelí utilizó 48 millones de toneladas de agregado de canteras del “área C”. Pasan a Israel cada año unos nueve millones de toneladas de agregado, de un total de 12 millones de toneladas producidas en el sector.

El informe establece que Israel depende del suministro de las canteras de Cisjordania y que no hay ningún interés en renunciar a ellas en el futuro: “esas reservas, a los niveles de productividad actuales”, se escribió en el informe, “abastecerán [Israel] por otros 30 años aproximadamente, asumiendo que no se produzcan cambios políticos en las fronteras del área C” No está claro cuál es la situación financiera de Sal’ít, pero al parecer sus ganancias subieron con el florecimiento del sector de bienes raíces en Israel. Los obreros de Sal’ít señalan a unos cuantos camiones Mercedes Benz nuevos que la cantera acaba de comprar.

Desde que se abrió la cantera, el grupo de obreros de Sal’ít se diversificó: varios de ellos todavía vienen de la aldea de casas precarias aledaña; otros vienen de Ramala y de la zona de Jebrón. Abu Majmud, por ejemplo, es un ingeniero que trabajó en los pozos petroleros de Kuwait, y regresó a su tierra luego de la primera guerra del golfo. Sus hijos estudian en Universidades de Cisjordania, y ya no seguirán los pasos de su padre en las canteras. Luego de que la situación de Kuwait se estabilizara, él recibió una propuesta de regresar, pero entonces ya existía el optimismo de [los acuerdos de] Oslo. A pesar de la situación, él no se lamenta de haber regresado. –“esto es mi casa”, dice.

Los obreros de la cantera cumplen tareas variadas: mecánico de vehículos, choferes y herreros. Las piedras son molidas por un gigantesco molino computarizado, pero abundan los desperfectos, y solamente obreros calificados saben resolverlos.

A través de los años, los obreros veían a la cantera como un lugar de trabajo, no fácil, pero respetable. Nunca recibieron un simple recibo del pago de su salario, y nunca marcaron reloj. Todo era según un sistema de “todo bien”. El trato general del patrón era justo y agradable. Si alguien se enfermaba, él se preocupaba en visitarlo y preguntar por su salud. –“Había en quién confiar”, dicen los obreros. Hacia los finales de los noventa Kalev falleció y la fábrica pasó a manos de sus hijos, y desde entonces dejaron de involucrarse en la dirección de la misma. Bajo el nuevo manto de un gerente muy rudo, el negocio comenzó a dirigirse con anarquía. Los obreros comenzaron a sufrir afrentas y abusos (nuestro intento de hablar con el gerente con el objeto de que de su respuesta fue respondido con un “vuelen de acá”).

Cuando se juntaron todas estas humillaciones, el salario comenzó a apretar. Los trabajadores comenzaron a buscar soluciones legales y se dirigieron a un abogado de Jerusalén. Los obreros palestinos, en su situación, tienen temores de enfrentarse con las patronales, pero sabían que tenían a su favor algunos puntos fuertes. Primero, el nivel de especialización requerido de un obrero de cantera es relativamente alto, por lo que [los patrones] no se apuraron en despedirlos.

Aparte de eso, uno de los obreros señala la fábrica y dice –“acá no hay muro” [alusión al muro de separación de los territorios ocupados. Nota del traductor]. Las costosas estructuras de acero, de un valor de millones de shekels, se levantan en un terreno abierto. –“El acuerdo era así”, nos dice - “nosotros lo cuidamos, y él nos cuida a nosotros”.

A lo largo de largos años y dos intifadas, en uno de los sectores más pobres del país, golpeado por robos y rico en traficantes de metales, la cantera siguió trabajando sin que la molestaran. Los gerentes judíos continuaron llegando al lugar, incluso sin vigilancia. –“Solamente por concepto de vigilancia y protección a los dueños deberían agregar cientos de miles de shekels al año”, dice Assaf Adiv, secretario general de Ma’án.

Con el correr de los años, los abogados israelíes proclamaron –y no lo consiguieron- una solución a los problemas de los trabajadores por la vía estrictamente judicial. La Histadrut [Confederación oficial de trabajadores de Israel, nota del traductor] no era relevante. De manera verbal se conectaron con la oficina de Ma’án en Jerusalén, y llegaron a una reunión a conocerse. Las cosas comenzaron a moverse: juntaron firmas, realizaron elecciones para elegir la comisión obrera y comenzaron las negociaciones con los patrones. La conquista más importante hasta ahora es la de que les entreguen recibos de pago, por primera vez, desde el 2008.

“Como los filipinos”

Para explicar cómo se produjo el contacto precisamente con Ma’án, y no con la Histadrut, es necesario regresarse unos días atrás, al estallido de la huelga: la asamblea anual de Ma’án en Tel Aviv.

Inspirados por las revoluciones en el mundo árabe, el ambiente era optimista. Llegaron a la asamblea alrededor de cien representantes de distintas comisiones obreras. Una mezcla ecléctica de trabajadores, que no se hubieran juntado bajo ninguna otra circunstancia: obreras agrícolas árabes de Galilea y de El triángulo [zona de Israel dentro de las fronteras del 67, al este de las planicies de Sharon, donde se concentra una gran parte de la población árabe con ciudadanía israelí. Nota del traductor], profesores de arte de la escuela de teatro frontal y de la escuela [judeo-palestina] de Arte “Músrara” de Jerusalén, una trabajadora mesera de un restaurante súper exclusivo de Tel Aviv, trabajadoras sociales en lucha, y los palestinos de la cantera Sal’ít, quienes recibieron un permiso de una sola vez para entrar a Israel.

Abu Majmud dio un discurso en nombre de los obreros, y en lenguaje poético describió a Ma’án como “la barca del desierto que nos llevará a las playas de nuestras aspiraciones”. La organización adquirió hace unos meses auriculares

para traducciones simultáneas. Los miembros de la dirección de Ma’án –varones [judíos] de origen ashkenazi y misrají (respectivamente: de origen europeo y sefaraditas. Nota del traductor] y mujeres árabes, dominan los idiomas hebreo y árabe con naturalidad, tanto que las traductoras se confunden y no están seguras en qué idioma hay que hablar a veces.

La organización Ma’án se levantó a mediados de los años noventa, a partir de un grupo de veteranos activistas de izquierda.



La estrategia de Ma’án es la de entrar a todos los vacíos que la Histadrut deja. –“la Histadrut es un factor importante en la economía a favor de los trabajadores”, dice Adiv. “yo no niego su posición. Pero la Histadrut se retira del combate una y otra vez. En cuanto a fuerza de lucha es sencillamente impotente. En especial en relación al obrero débil, al explotado, al árabe. Porque ideológicamente esta cooptada para los objetivos nacionales”.

La Histadrut, en opinión de Adiv, no abandonó al obrero árabe solamente: “todo aquel cuya educación es apenas inferior. Tal vez es un etíope, tal vez un adulto mayor, tal vez uno que vive en Yerujám” (población del sur de Israel compuesta mayoritariamente por judíos sefaraditas pobres. Nota del traductor), dice Adiv. –“la Histadrut no lo defiende. Hace 25 años organizaba en sus filas al 85 por ciento de los trabajadores en Israel, el porcentaje más alto de los países occidentales. Hoy por hoy, solamente 26 por ciento de la fuerza de trabajo está organizada. Es decir, más de la mitad de los que participan en la fuerza de trabajo simplemente están tirados a un costado. Al lado de esto, hay 30 mil trabajadores palestinos en los asentamientos [coloniales] que no están organizados.”

A los trabajadores palestinos en las fábricas israelíes los define como “[están] menos jodidos que los trabajadores [migrantes] africanos, apenas un poco mejor que los tailandeses; un poco por debajo de los etíopes, más o menos como los filipinos. Los árabes [ciudadanos] de Israel apenas un poquito por encima de todos ellos. Así es el país. Entonces nosotros iremos adonde se encuentran los débiles, y nos transformaremos en su dirección”.

La Histadrut no tiene que preocuparse por su posición, pero Ma’án les puede proporcionar a sus directivos algo en qué pensar: en total pasaron por Ma’án en los últimos diez años unos 8.000 obreros. Hoy la organización cuenta con unos mil afiliados, y pagan cuotas de afiliación de unos 35 shekels al mes, y están sindicalizados en 9 comisiones obreras distintas. En la misma organización se emplean hoy unos 14 trabajadores. De acuerdo a la decisión de la propia organización, cada uno de ellos recibe un salario mínimo. La mayoría de los obreros que Adiv representa ganan más que él.

A la pequeña tienda levantada al frente de la cantera llegan todos los días representantes del sindicato de todas partes del país para apoyar a los obreros. Todos se ubican en la tienda todos los días hasta las 16:00 hs. “La huelga es también trabajo”, explica Abu Majmud y muestra la lista de presentes que tiene en su mano. En el sindicato definen la huelga como “huelga hasta las últimas consecuencias”.

Los obreros ya hicieron huelga hace como un año durante cuatro días, y esa huelga terminó con el comienzo de las negociaciones por un contrato colectivo. El petitorio de salarios ellos definen como mínimo, lo que la ley establece. “y no menos importante, que nos traten con respeto, dice Musbaj el-Beiíd. El mecanismo que va a garantizar respeto, de acuerdo a la propuesta de contrato colectivo, es una comisión obrero-patronal, que se reúna mensualmente y discuta los distintos problemas.

Hasta la semana pasada la patronal no se hizo escuchar. Pero el rabino Natán Netanson, Presidente del Directorio de Sal’ít, le dijo a un periodista de Jerusalén que “ellos [los obreros] no son niños pequeños, pero [que] ellos no tienen ninguna comprensión de los mecanismos de comunicación entre los obreros y la empresa. Todos esos derechos y todas esas cosas lindas son explicaciones de Ma’án, que erosionan de los obreros la poca moral de trabajo que tenían. Desde que Ma’án se encuentra acá, nosotros sufrimos de las cosas que ellos hacen, con menos seriedad y con menos ganas. No me queda claro que estén haciendo las cosas de manera inteligente, incluso para ellos mismos”.

Adiv explica que “el salario de los obreros de Sal’ít es bajo. Si le llego a decir a los patrones de Sal’ít que quiero duplicar el salario, entraría acá a una guerra mundial. Nosotros reclamamos conquistas básicas. Es preciso llegar a algo razonable y lógico”.

En el espíritu de las revoluciones

Para ambos lados [en conflicto] el tiempo es un factor fundamental. La cantera necesita suministrar materia prima a sus clientes, y a los obreros se les terminará el dinero. La mayoría de ellos gana unos 5000 shékels al mes; 200 al día. Día sin trabajo es día sin salario. Ma’án, como sindicato pequeño, no tiene fondo de huelga.

Unos cuantos cientos de fábricas israelíes emplean a miles de obreros palestinos en el área de Ma’alé Adumím, especialmente en la zona industrial de Mishor Adumím. Huelgas, especialmente en las canteras, ocurren a menudo. Por lo general se trata de fenómenos espontáneos. Cada lado (patrones y obreros) muestra sus músculos, y entonces, o se viene una ola de despidos masivos, o el patrón israelí aumenta unos cuantos cientos de sueldo para mantener la calma.

Pero huelga organizada como ésta en Judea y Samaria es aparentemente la primera en su tipo.

¿Cómo es posible que trabajadores palestinos declaren huelga bajo leyes [laborales] Israelíes? Israel no anexó los territorios [palestinos] de manera amplia, sino que incluyó leyes israelís en Cisjordania de a poco”, explica el Dr. Mair Paz-Fox, de la Facultad de Leyes del Instituto Académico Ono de Jerusalén. Algunos legisladores le llaman a esto “anexión legislativa”. Por ejemplo, la ley de elecciones al parlamento, o la ley de asociación que se incluye a los territorios, se aplican solamente para los colonos [judíos]. El Estado de Israel quiere anexar los territorios y a la vez permanecer inmune a la ira de todo el mundo. Entonces, los jueces solucionaron este dilema: cuando el Estado trata de los israelíes, dice que hay que mirarlos como si la ley de Israel se aplicara a todos ellos. ¿Dónde se complica el asunto? Cuando los patrones son israelíes y los obreros son palestinos. Y acá aparece “la suprema corte”: [la organización] “Kav la oved” (literalmente: “línea para los trabajadores”. Sindicato de organización y solidaridad obrera con personería jurídica en Israel que agrupa por igual a obreros judíos, palestinos y trabajadores foráneos no-judíos. Sitio web (en hebreo, árabe e inglés): www.kavlaoved.org.il. Nota del traductor).

Kav la oved es el grupo que produjo una revolución en las definiciones jurídicas confusas de las fábricas israelíes en el “área C”. Esto ocurrió a comienzos de los años 2000. En una petición a la corte laboral hecha en nombre de obreros palestinos de la Municipalidad de Giv’at Zeev, un obrero reclamó igualar sus condiciones laborales –jubilación, indemnizaciones, horas extras- a las de los obreros israelíes. La Municipalidad se negó bajo pretexto de que la ley que se debe aplicar a ese obrero es la ley jordana. El obrero ganó el juicio en la corte local, pero la Municipalidad apeló y ganó en la corte nacional. Kav la oved apeló nuevamente a la Corte Suprema y finalmente prevaleció.



En Sal’ít, el rabino Netanson se empecina en que “nuestra posición es que la huelga es absolutamente permitida. Quien quiera ir a la huelga que lo haga. El Estado les permite parar, y ellos pueden aprovechar ese derecho. Este contrato colectivo no debería haber llegado a la firma este mes. Esos reclamos infantiles no corresponden a personas adultas”.

“No acordamos con los cambios. Había material que era necesario que preparáramos. Queríamos actualizar [el contrato]. Mientras tanto, Ma’án genera estos disturbios políticos”

Pero en la práctica está claro que la huelga despierta interés. Por la carretera que conduce a Ramala, pasan muchos automóviles con palestinos. Muchos tocan a veces las bocinas en solidaridad. “La gente escucha que hay acá una huelga y quieren saber qué ocurre”, dice El-Baiíd.

¿Acaso una huelga organizada por un sindicato israelí puede alterar la realidad de los hechos en Cisjordania? El Dr. Gai Davidov, especialista en jurisdicción laboral de la Universidad Hebrea de Jerusalén, dice que las posibilidades de triunfo de la huelga son escasas. “Para triunfar necesitan fuerza de negociación, y no sé si la tienen”. “Incluso si tienen la protección de la ley, ellos fracasarán al final si la cantera se empecina en su posición. Si ellos fracasan, entonces otros no se apresurarán [a reclamar]. Si ellos triunfan, tal vez entonces otros se animen en otros casos. La pregunta es hasta qué punto tiene la cantera aguante. Por ejemplo, los obreros no tienen fondo de huelga, por lo que no pueden sobrevivir un mes de huelga. En una situación como esa pueden fracasar, aun cuando peleen. Por otro lado, es posible que la cantera afloje, al entender que es importante que los obreros estén satisfechos”.

Assaf Adiv se entrevistó con un medio periodístico de Jerusalén como uno de los únicos israelíes que consiguieron ver la revolución egipcia de primera mano. En todo lo que se refiere a Israel él prefiere ser realista:

“Nosotros creemos que toda pequeña mejora ayuda a construir autoestima, sensación de de fuerza y sensación de que el cambio es posible. Por lo tanto Ma’án lucha para que el obrero reciba otros mil shékels, otro punto de porcentaje de jubilación. Esto no hace que el obrero se haga conservador sino todo lo contrario, que se vuelva seguro y fuerte.”

Abu Majmud, que se sienta con sus camaradas en la tienda, se anima a establecer la relación entre su lucha organizada y las revoluciones:

-“La revuelta en Egipto se dio debido a la corrupción y los atropellos del gobierno”, desmenuza. –“Acá, nuestros reclamos a la patronal son similares: queremos justicia y respeto”.



Traducción del hebreo:

Rolando “el negro” Gómez

Coyoacán, México, 26 de agosto de 2011


http://ipsnews.net/news.asp?idnews=104825#idiomas http://www.kavlaoved.org.il/default_eng.asp http://solidaritymagazine.org/2011/06/the-palestinian-workers-in-salit-q/
Mira també:
http://www.palestinemonitor.org/?p=1285
http://www.wac-maan.org.il/en/home

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
me no habla español, porque no en idioma internacional (english)Todo en idioma provinciano = español.

Me no entender.
Re: Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
Spanish language doesn't exists. In Spanish State there are 7 languages: castilian, catalan, basque, asturian, galician, aragones and occitan.
Re: Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
la proxima vez, lo cuelgo en Palestino y Hebreo, texto origilales y que os rompais la cabeza traduciendo.
solo si es de Euskal hirria, se permite ponser en Castellano.
putos trolls
Re: Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
"אנחנו מחזירים לעצמנו את הכוח שנגזל מאיתנו במשך שנים"
ראיון עם מוחמד פוקרא – חבר ועד העובדים של מחצבת סלעית


ראיין - אסף אדיב



מוחמד פוקרא. צילום: ארז וגנר
חאג' מוחמד פוקרא הוא הרוח החיה של השביתה, והלב של עובדי סלעית. בגיל 52 הוא סופר כבר 27 שנה כעובד במחצבה, כמעט מהיום שבו קמה ליד הצריפים של משפחתו בוואדי ליד מישור אדומים מזרחית לירושלים, אזור שעבורו היה ונשאר אלח'אן אל-אחמר.

באוהל המאולתר בכניסה למחצבה, לאחר יותר מחודש מאז החלה השביתה, פוקרא משדר בטחון בכוח של העובדים, והמון אמון בדרך המאבק בה בחרו. "ללא קשר למה תהיינה התוצאות של השביתה, אני מרגיש שאנחנו מחזירים לעצמנו את הכוח שנגזל מאיתנו במשך שנים. אנחנו נותנים להנהלה להבין, שלא נסבול יותר את ההשפלה והזלזול".

בשנת 1968, בגיל עשר, עזב מוחמד פוקרא את בית הספר, לאחר שסיים ארבע שנות לימוד, והחל לרעות את הצאן של משפחתו. "באותם ימים," הוא מספר "היה למשפחתנו עדר גדול, שנתן פרנסה. יכולנו להסתובב בכל השטח בלי הגבלה. אבל המצב השתנה בהדרגה, כאשר בשטח החלו לקום מחנות צבאיים והתנחלויות, שסגרו אזור אחרי אזור, וצמצמו את שטחי המרעה. נאלצנו למכור חלק גדול מהעדר, ואני התחלתי לעבוד כעוזר למודד, תפקיד שחייב אותי להסתובב בכל מקום".

באותה תקופה התחתן מוחמד פוקרא עם פלסטינית תושבת ירדן. כדי להשיג אישור לאיחוד משפחות שיאפשר לאשתו לעבור להתגורר איתו, הוא נדרש לפנות למנהל האזרחי בבית אל. "הייתי הולך לשם בימי שני בשבוע," הוא נזכר. "הייתי מחכה משעה 8.00 בבוקר עד 14.00 ואף אחד לא התייחס אלי. זה לקח כמה שבועות עד שמישהו הואיל להכניס אותי פנימה לפגישה. בחדר ישב קצין ישראלי, שהסביר לי, שאם אני רוצה שיתנו לאשתי להיכנס, אני צריך להסכים לעבוד איתו, ולמסור לו מידע על מה שקורה בשטח. אמרתי לו שישכח מזה ויצאתי. למרות זאת, לאחר תקופה לא ארוכה, קיבלתי את האישור, ואשתי עברה להתגורר בביתנו. בערך באותה תקופה נפתחה המחצבה ליד הבית שלנו, ואני התחלתי לעבוד בה כפועל".

מה אתה זוכר מהימים הראשונים של המחצבה?
"המחצבה היתה אז קטנה, והעסיקה בסך הכל שישה פועלים. הבעלים של המחצבה והמנהל שלה בפועל, היה עוזי כלב מירושלים. הוא היה אדם שידע לשמוע את הפועלים. אפשר היה לדבר איתו. פעמיים או שלוש פתחנו בשביתה, בדרישה לתוספות שכר, ובכל פעם הוא התייחס לדרישות שלנו, בדק אפשרויות אחרות, והסכים לתביעות שלנו כדי לחדש את העבודה מה שיותר מהר".

שנות התשעים היו שנים של פריחה למחצבה. המחצבה פעלה סביב השעון ויצרה רווחים יפים. במקום הוקם מפעל אספלט, שסיפק חומרים לסלילה המואצת של כבישים עוקפים באזור, שקיבלה תנופה אחרי הסכם אוסלו והקמת הרשות הפלסטינית. המיקום של סלעית הוא אידיאלי. 15 ק"מ ממזרח לירושלים, בסמוך לכביש המוביל למחסום קלנדיה ולכביש 60, המחבר את רמאללה עם שכם.

העובדים תרמו להצלחת המחצבה, אבל קיבלו בתמורה רק תוספות שכר זעומות, בלי זכויות סוציאליות ובלי כל בטחון בעתיד. לדוגמא, עובד המחצבה, יחיא ח'ד'ר, תושב יריחו, חלה ומצבו הבריאותי הלך והדרדר. בתקופת מחלתו לא קיבל כל תשלום מהמחצבה, ולאחר מותו סרבה המחצבה לשלם פיצויים לאלמנתו.

מוחמד פוקרא זוכר הייטב את יחיא ח'ד'ר: "יחיא היה המפעיל הראשי של מחלקת האספלט החדשה. במשך כעשר שנים הוא נהג לעבוד מסביב לשעון, בלי חשבון. בשנת 2005 או 2006 הוא חלה והסתבר שיש לו בעיות בלב. כאשר חזר למחצבה עם קוצב לב, הוא ביקש, בהתאם להוראות הרופא, לעבור לעבוד בתחנת עבודה אחרת, שאין בה מתח חשמלי. ההנהלה הציעה לו לעבוד על טרקטור. מצבו הגופני הקשה וגילו המתקדם לא אפשרו לו לעלות ולהפעיל טרקטור, והוא נאלץ להפסיק לעבוד בסלעית. זמן קצר לאחר מכן הוא חלה שוב והובהל לבית חולים בעמאן. כאשר נודע שהוא חלה בסרטן, נסעתי לבקר אותו שם. לאחר כמה חודשים הוא נפטר. אני זוכר שביום של ההלוויה של יחיא ביקשנו מהנהלת המחצבה לצאת מהעבודה יותר מוקדם והם סרבו. הודענו להם שאנחנו מתעלמים מהם, ונסענו כולנו להלוויה".

כיצד התייחסה הנהלת סלעית למחלתו של פועל שעבד 10 שנים בעבודה כל כך קשה?
"כאשר יחיא חלה, נכנסנו אל המנהל, אני ואחיו של יחיא, שממשיך לעבוד עד היום בסלעית. ביקשנו שיתנו לו פיצויים וישלמו לו קצבה מסויימת. תשובת ההנהלה היתה – הוא לא עבד כאן בחינם, עבור עבודתו קיבל שכר. מי שלא עובד לא מקבל שכר. לאחר מותו, תבעה המשפחה את המחצבה בבית הדין לעבודה, ולאחר דיון משפטי, קיבלה חלק מהפיצויים. אבל הבעיה איננה רק הכסף. יש כאן הנהלה שמזלזלת בעובדיה. מנהל טוב יודע להעריך עובד שמשקיע את נשמתו במקום העבודה. בסלעית פשוט לא מבינים את הדבר הבסיסי הזה".

מה תפקידך במחצבה ?
"מזה מספר שנים אני מועסק כמפעיל באגר. בשנים האחרונות, לאחר שנאסר השימוש בחמרי נפץ להוצאת סלעים מההר, הבאגר הפך לכלי המרכזי במחצבה. אני יושב בתוך תא הנהג במשך תשע שעות ביום, ללא הפסקה, וחוצב בהר בפטיש רב עוצמה, בתוך רעש אדיר ורעידות שמזעזעות את כל הגוף. זו עבודה קשה ושוחקת. אני עולה בבוקר על הבאגר שנמצא בהר, עושה את העבודה שלי וחוזר. אני כמעט לא נפגש עם המנהלים. אני הוא זה שקובע את המקום המדויק של החציבה, מאחר ואני מכיר את ההר יותר טוב מכל אחד אחר. עבודת החציבה נעשית במדרון סלעי, ולכן יש בה סיכון גדול. אני חייב להיות זהיר מאד בעבודה שלי, משום שכל תזוזה לא מחושבת עלולה להסתיים באסון".

מתי פגשתם את ארגון העובדים מען, ולמה החלטתם להתאגד במסגרתו?
"הבעלים של המחצבה, עוזי כלב, נפטר בשנת 1999, ואת המחצבה החל לנהל יחזקאל סורוקה, שגם מונה למנכ"ל המחצבה. הרגשנו שאין יותר כל נכונות מצד ההנהלה להקשיב ולהתייחס למה שאנחנו אומרים. המקרה של יחיא ח'ד'ר היה שיא של תהליך, שבו התחלנו להפנים את העובדה, שאנחנו חייבים גוף שיגן עלינו ויבטיח את הזכויות שלנו. במשך כמה שנים חיפשנו קשר עם עורך דין או ארגון שידריך אותנו לגבי זכויותינו, וימנע מצב שבו אחד מאיתנו יפגע ויישאר ללא הגנה. עובדים המתגוררים במזרח ירושלים סיפרו לנו על סניף מען בעיר. הפגישה עם מען היתה אירוע בלתי נשכח. ההרגשה שלי היתה שמצאנו את האור בקצה המנהרה, ויש מי שיוציא אותנו מהמשבר הקשה אליו נקלענו. הרגשנו כאילו העולם נפתח בפנינו ומהיום והלאה נוכל לדעת בדיוק מה מגיע לנו ואיך למנוע פגיעה בזכויותינו. בשבילי בכל אופן מאותו רגע היה ברור – מען הוא הארגון שלי".

איך השפיעה ההצטרפות לארגון מען על העובדים?
"פתאום נוצרה בין הפועלים אחדות שלא הייתה קודם. פתאום היה לנו כוח לחייב את בעל הבית לשלם לנו את מה שמגיע לנו. צריך להודות על האמת, אם ההנהלה הייתה מתנהגת אחרת, אולי כלל לא היינו מגיעים להתאגדות במען. אבל נוכח הפגיעה והזלזול שכל אחד מאיתנו חווה במשך שנים, לא היה מנוס מלהתארגן. כניסת מען לתמונה, החלה להניב תוצאות מסוימות. בפעם הראשונה ההנהלה ערכה בדיקות רפואיות לעובדים, בפעם הראשונה הם נאלצו להנפיק תלושי שכר – צריך להבין שבהתחלה היינו מקבלים את השכר במזומן, ואחר כך בשיק ללא תלוש. ברור שהשינויים האלה נכפו על המחצבה, הודות להתאגדות שלנו במען, שפועל בדרכים חוקיות כדי לאלץ את הנהלת המחצבה לפעול לפי החוק".

מה משמעות ההסכם שעליו נלחמים הפועלים בשביתה זו?
"משמעות ההסכם היא העברת העבודה במחצבה לפסים חוקיים. אני חושב שההסכם הוא לטובת שני הצדדים. ההתנגדות של ההנהלה לחתום על ההסכם מוכיחה שהם דבקים בשיטות העבודה הבלתי חוקיות שלהם. הם רוצים להמשיך את המצב של אי סדר, ניצול וזלזול. בישיבת המו"מ הראשונה בה נכחתי, אמרתי להם שאם הם רוצים, אפשר להגיע להסכם תוך חמש דקות. המו"מ נמשך שנה וחצי, רק בגלל שהם לא התכוונו, מההתחלה, לחתום על הסכם".

מה למדת מהשביתה?
"השביתה לימדה אותי להכיר את העובדים ולדעת מי החברים שלי. אם אתה רוצה להכיר אדם, אתה צריך לבחון אותו ברגע של קושי. אני תמיד אומר לעובדים, שמתחילים להתלבט ביחס לשביתה, שאין מה להתחרט על ההחלטה שלקחנו. הפתגם הערבי אומר – מי שמכר את הגמל אל לו להצטער על הרסן. יצאנו למאבק ואנו חייבים להיות חזקים ושלמים עם דרכנו.

מצד שני, השביתה הכניסה אותנו למצב מאד קשה. כל עוד ההנהלה מסרבת לחתום על ההסכם, אי אפשר לדעת איך העניינים יתפתחו. דבר אחד בטוח, אנחנו לא נחזור לעבודה מבלי שישתנו השיטות והיחס שהיו נהוגים עד כה. או שיהיה הסכם, או שלא תהיה עבודה.

אני גם רוצה להוסיף, שהשביתה שלנו היא לא רק נגד ההנהלה של סלעית. אנחנו רוצים לתת דוגמא לעובדים במקומות אחרים בארץ ובעולם. צריך לשים קץ לעוול ולניצול של עובדים על ידי מעסיקים מוצצי דם בכל מקום. יש לי אמון שארגון העובדים מען יעמוד בראש התהליך הזה, ויוביל לשינוי שייתן כוח לפועלים בכל מקום".
Re: Los obreros palestinos de la cantera Sal’ít hacen historia
29 ago 2011
نضالات عمالية
"إنّنا نسترجع قوانا التي سُلبت منّا على مرّ السنين"
مقابلة مع محمّد فقرا- عضو لجنة عمّال كسّارة سلعيت


اساف اديب



الحاج محمّد فقرا هو الروح الحيّة التي تقف وراء الإضراب، وهو بمثابة قلب عمّال سلعيت. عمره 52 عامًا ويعمل في الكسّارة منذ 27 عامًا، تقريبًا منذ قيامها بالقرب من برّكيات عائلته في الوادي الذي بجوار ميشور أدوميم شرقي القدس، المنطقة التي كانت وما زالت بالنسبة له الخان الأحمر.

في الخيمة الواقعة في مدخل الكسّارة، بعد أكثر من شهر منذ بداية الإضراب، يبعث فقرا الثقة في نفوس العمّال، وثقة كاملة في طريق النضال التي اختاروها. "دون علاقة بنتائج الإضراب، أشعر بأنّنا نسترجع قوانا التي سُلبت منّا على مرّ السنين. فلتفهم الإدارة أنّنا لن نتحمّل هذا الذلّ والاستخفاف بعد اليوم".

سنة 1968 عندما كان في العاشرة من عمره، ترك محمّد فقرا المدرسة، بعد أن أنهى أربع سنوات تعليمية، وبدأ برعي أغنام أسرته. "في تلك الأيّام،" يحدّثنا فقرا "كانت عائلتنا تملك قطيعًا كبيرًا، اعتشنا منه. كان بإمكاننا التجوّل في كلّ المنطقة بدون قيود. إلاّ أنّ الوضع تغيّر تدريجيًا، عندما بدأوا بإنشاء معسكرات جيش ومستوطنات في المنطقة، هذه المعسكرات التي أغلقت منطقة تلو الأخرى، وأدّت إلى تقليص أراضي الرعي. اضطررنا ليبع قسم من القطيع، وبدأت بالعمل مساعدًا لأحد المسّاحين، العمل الذي أتاح لي التجوّل في الكثير من الأماكن".

في تلك الفترة تزوّج محمّد فقرا من فلسطينية من سكّان الأردن. للحصول على تصريح لمّ شمل يتيح لزوجته السكن معه، طولب بالتوجّه إلى الإدارة المدنية في بيت إيل. "ذهبت إلى هناك أيّام الإثنين،" يقول فقرا. "كنت أنتظر من الساعة الثامنة صباحًا وحتّى الثانية ظهرًا ولم يلتفت إليّ أحد. استغرق الأمر بضع أسابيع إلى أن كلّف أحدهم نفسه وأدخلني إلى مكتبه. كان في المكتب ضابط إسرائيلي أوضح لي أنّه إذا كنت أرغب في أن يوافقوا على دخول زوجتي، يجب أن أوافق على العمل معه وإعطائه معلومات عمّا يحدث في المنطقة. رفضت ذلك طبعًا وغادرت المكتب. رغم ذلك بعد فترة قصيرة، حصلت على التصريح، وانتقلت زوجتي للسكن في بيتنا. في تلك الفترة تقريبًا افتُتحت الكسّارة بالقرب من بيتنا، وبدأت العمل فيها".

ماذا تذكر من أيّامك الأولى في الكسّارة؟

فقرا: "كانت الكسّارة صغيرة آنذاك، وعمل فيها ستّة عمّال فقط. صاحب الكسّارة ومديرها الفعلي كان عوزي كليڤ من القدس. كان شخصًا متفهّمًا أحسن الإصغاء للعمّال. كان من الممكن التحدّث معه. قمنا بالإضراب مرّتين أو ثلاثًا وطالبنا بزيادة أجر، وكلّ مرّة كان يأخذ مطالبنا على مأخذ الجدّ ويفحص إمكانيات أخرى ويوافق على مطالبنا لتجديد العمل بأسرع وقت ممكن".

كانت سنوات التسعين من القرن الماضي سنوات ازدهار للكسّارة. عملت الكسّارة على مدار الساعة وجنت أرباحًا عالية. أُنشئ في المكان معمل للإسفلت يزوّد موادّ للشقّ السريع للشوارع الالتفافية في المنطقة، التي ازداد العمل فيها بعد اتّفاقية أوسلو وإقامة السلطة الفلسطينية. موقع سلعيت مثالي. 15 كم عن شرقي القدس بجوار الشارع الذي يؤدّي إلى حاجز قلنديا وإلى شارع 60، الذي يربط رام الله مع نابلس.

كانت مساهمة العمّال كبيرة في نجاح الكسّارة، لكنّهم حصلوا مقابل ذلك فقط على زيادات أجور ضئيلة، بدون حقوق اجتماعية وبدون أمان في المستقبل. على سبيل المثال، عامل الكسّارة، يحيى خضر، من سكّان أريحا، مرض وتدهور وضعه الصحّي. خلال فترة مرضه لم يتلقَّ أيّ مبلغ من الكسّارة، وبعد وفاته رفضت الكسّارة دفع تعويضات لأرملته.

يذكر محمّد فقرا جيّدًا يحيى خضر: "كان يحيى المشغّل الرئيسي لقسم الإسفلت الجديد. عمل طوال عشر سنوات على مدار الساعة، بدون حساب. سنة 2005 أو 2006 مرض واتّضح أنّه يعاني من مشاكل في القلب. عندما عاد إلى الكسّارة وهو يركّب في جسمه ضابطًا لنبضات القلب، طلب حسب تعليمات الطبيب، الانتقال للعمل في محطّة عمل أخرى، لا يوجد فيها جهد كهربائي. اقترحت الإدارة عليه العمل على التراكتور. وضعه الصحّي الصعب وعمره لم يمكّناه من ركوب وتشغيل التراكتور، واضطرّ للتوقّف عن العمل في سلعيت. بعد فترة وجيزة مرض مرّة أخرى ونُقل إلى المستشفى في عمّان. عندما علمت أنّه مرض بالسرطان، سافرت لزيارته. وبعد عدّة أشهر توفّي. أذكر أنّنا طلبنا يوم جنازة يحيى من إدارة الكسّارة الخروج من العمل مبكّرًا لكنّهم رفضوا. وأبلغناهم بأنّنا نتجاهل رفضهم وسافرنا إلى الجنازة".

كيف تعاملت إدارة سلعيت مع مرض عامل عمل عشر سنوات في عمل شاقّ كهذا؟

فقرا: عندما مرض يحيى، دخلنا إلى المدير، أنا وشقيق يحيى، الذي ما زال يعمل في سلعيت حتّى اليوم. طلبنا بإعطائه التعويضات وبأن يدفعوا له مخصّصات معيّنة. كان ردّ الإدارة- لم يعمل هنا مجّانًا، فقد حصل على أجر مقابل عمله. من لا يعمل لا يحصل على أجر. بعد وفاته، قدّمت عائلته دعوى ضدّ الكسّارة في محكمة العمل، وبعد مداولات قضائية، حصلت العائلة على قسم من التعويضات. لكنّ المشكلة ليست المال فقط. هذه الإدارة تستخفّ بعمّالها. المدير الجيّد يعلم كيف يقدّر العامل الذي يبذل من روحه لمكان العمل. إلاّ أنّ إدارة سلعيت لا تدرك هذا الأمر الأساسي.

ما هي وظيفتك في الكسّارة؟

فقرا: منذ سنوات وأنا أعمل على الحفّار. في السنوات الأخيرة، بعد منع استعمال الموادّ المتفجّرة لإخراج الصخور من الجبل، تحوّل الحفّار إلى الأداة المركزية في الكسّارة. أجلس داخل كابينة السائق لمدّة تسع ساعات في اليوم، بدون استراحة، وأكسّر الجبل بمطرقة قويّة جدًّا، وسط ضجّة هائلة وهزّات يرتجف كلّ الجسم لها. هذا عمل صعب ومتعب. أركب الحفّار كلّ صباح وأقوم بعملي وهكذا دواليك. إنّني لا ألتقي تقريبًا بالمديرين. أنا أحدّد المكان الدقيق للحفر، لأنّني أعرف الجبل أكثر من أيّ واحد آخر. يتمّ الحفر والتكسير في منحدر صخري، لذلك هناك خطر كبير. عليّ أن أكون حذرًا جدًّا في عملي، لأنّ كلّ حركة غير محسوبة يمكن أن تنتهي بكارثة.

متى التقيتم بنقابة العمّال "معًا"، ولماذا قرّرتم التنظّم في إطارها؟

فقرا: توفّي صاحب الكسّارة، عوزي كليڤ، سنة 1999، وبدأ بإدارة الكسّارة يحزقيل سوروكا، الذي تمّ تعيينه أيضًا مديرًا عامًّا للكسّارة. شعرنا بعدم استعداد الإدارة للإصغاء لما نقوله. كانت حادثة يحيى خضر القشّة التي قصمت ظهر البعير، بدأنا على أثرها بإدراك بأنّ علينا التنظّم في نقابة تحمينا وتضمن حقوقنا. بحثنا خلال بضع سنوات عن علاقة مع محامٍ أو منظّمة ترشدنا بالنسبة لحقوقنا، وتمنع عدم المسّ بأحدنا. حدّثنا عمّال من سكّان شرقي القدس عن فرع "معًا" في المدينة. كان اللقاء مع "معًا" حدثًا لا يُنسى. كان شعورنا بأنّنا نرى بصيصًا من الأمل، وهناك من سيخلّصنا من الأزمة الصعبة التي وقعنا فيها. كان الشعور وكأنّ الدنيا قد مدّت لنا يديها ومنذ ذلك اليوم بإمكاننا معرفة مستحقّاتنا وكيف نمنع المسّ بحقوقنا. بالنسبة لي على كلّ الأحوال، كان واضحًا أنّ "معًا" هي نقابتي.

كيف أثّر الانضمام إلى نقابة "معًا" على العمّال؟

فقرا: تكوّنت فجأة بين العمّال وحدة لم تكن من قبل. فجأة صارت بيدنا القوّة على إجبار صاحب الكسّارة على دفع مستحقّاتنا. يجب أن نعترف بالحقيقة، لو تصرّفت الإدارة بصورة مغايرة، ربّما لم ننضمّ إلى "معًا" بتاتًا. لكن على ضوء الاستخفاف والمسّ الذي عانى منه كلّ عامل منّا على مرّ السنين، لم يكن مناص من التنظّم. دخول "معًا" إلى الصورة، بدأ يثمر بنتائج معيّنة. لأوّل مرّة أجرت الإدارة فحوصًا طبّية للعمّال، ولأوّل مرّة اضطرّت لإصدار قسائم رواتب- يجدر التنويه إلى أنّنا في البداية كنّا نتقاضى أجرنا نقدًا، وبعد ذلك بشيك بدون قسيمة راتب. من الواضح أنّ هذه التغييرات فُرضت على الكسّارة، بفضل التنظّم في "معًا"، التي تعمل بطرق قانونية لإجبار الإدارة على العمل حسب القانون.

ما هي دلالة الاتّفاقية التي يناضل العمّال من أجلها في هذا الإضراب؟

فقرا: دلالة الاتّفاقية هي العمل في الكسّارة حسب القانون. أعتقد أنّ الاتّفاقية هي لصالح الطرفين. معارضة الإدارة التوقيع على الاتّفاقية تُثبت أنّها لم تترك طرق العمل غير القانونية التي تتّبعها. ترغب الإدارة في الاستمرار في حالة الفوضى والاستغلال والاستخفاف. في جلسة المباحثات الأولى التي حضرتها، قلت لهم إذا كانوا يريدون، يمكن التوصّل إلى اتّفاقية خلال خمس دقائق. استمرّت المباحثات سنة ونصف، لأنّه لم يكن بنيّتهم التوقيع على اتّفاقية منذ البداية.

ما الذي تعلّمته من الإضراب؟

فقرا: علّمني الإضراب التعرّف على العمّال ومعرفة من أصدقائي. إذا أردت أن تعرف شخصًا ما، عليك اختباره في ساعات الشدّة. أقول دائمًا للعمّال، الذين تساورهم الشكوك بالنسبة للإضراب، ألاّ يندموا على قرارهم. يقول المثل العربي: إذا بعت جملك لا تأسف على اللجام. بدأنا بالنضال وعلينا أن نكون أقوياء ومقتنعين بطريقنا.

من جهة ثانية، أدّى الإضراب إلى وضعنا في حالة صعبة للغاية. إذا استمرّت الإدارة في رفضها التوقيع على الاتّفاقية لا يمكن أن نعرف كيف ستتطوّر الأمور. هناك شيء واحد مؤكّد، لن نعود إلى العمل بدون تغيير طريقة التعامل معنا. لن نعمل بدون اتّفاقية جماعية!

أودّ أن أضيف أنّ إضرابنا ليس ضدّ إدارة سلعيت فقط. نتمنّى أن نكون قدوة لعمّال في أماكن أخرى في البلاد وفي العالم. يجب وضع حدّ لظلم واستغلال العمّال من قبل أصحاب العمل ومصّاصي الدماء في كلّ مكان. كلّي ثقة بأنّ نقابة العمّال "معًا" ستقود هذه المسيرة وستؤدّي إلى تغيير يمنح قوّة للعمّال في كلّ مكان.
Sindicat Terrassa