Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: altres temes
Reseña del libro "Indignados"
18 jul 2011
El tan aclamado libro, del cual se dice que es la biblia de los indignados, la
verdad que no dice nada.
Para empezar a hacer una reseña del libro, prime-

ro intentemos conocer al personaje que lo escribió, ese tal Stéphane Hes-

sel: ¿es un entrañable abuelito de 93 años quiere compartir su sabiduría

con las jóvenes generaciones? No, es un diplomático francés, que participó

en la resistencia a la ocupación nazi, y luego fue embajador de Francia ante

la ONU. Un defensor del estado de bienestar y del Estado democrático.

Y en esto se basa su mensaje. Y lo aclara todavía más en su declaración

posterior a lo sucedido en el parlamento catalán del 15 de junio [2011]

ante el intento de bloqueo por parte de cientos de personas el día que se

aprobaban los presupuestos, ya que según él es «intolerable cualquier in-

tento de paralización de las instituciones de representación democrática,

así como la coacción de todo tipo ejercida contra los representantes de la

voluntad popular». Sería interesante que no se olvide de los tantos misera-

bles personajes de la historia elegidos por esa misma «voluntad popular».

Mucho se ha hablado de este libro en los últimos meses y son muchas

las «victorias» que se le atribuyen, pero quien está acostumbrado a buscar

lecturas interesantes, críticas e incluso propositivas verá que este libro no

dice absolutamente nada. No sólo no dice nada nuevo, sino que no dice

nada: habla de indignarse, resistir y crear, pero ¿que mierda está diciendo

cuando dice esto? Pues eso, nada. Los periódicos y revistas han llenado

páginas en los últimos tiempos sobre este libro, pero tampoco ahí se puede

encontrar lo que Hessel quiere decir con indignarse, resistir y crear.

El texto comienza hablando de todo lo ganado gracias a la Resisten-

cia y a las Naciones Unidas, de las cuales él formó parte. Estos éxitos los

enumera y el latente peligro de la pérdida de éstos es el motivo de su

indignación: el peligro que corren la Seguridad Social, las pensiones y

las fuentes de energía y los bancos nacionalizados; pero claro, como buen

socialdemócrata que es, Hessel no dirá nada del origen de esas fuentes de

energía ni de la relación directa entre la riqueza de esos «bancos nacionali-

zados» y la herencia de la colonización y la actual recolonización francesa.

Más adelante, hablando de los bancos nos comenta que éstos «una

vez privatizados, se preocupan mucho por sus dividendos y por los altos

salarios de sus dirigentes, no por el interés general». Pero, hay que ser

realmente ingenuo o cabrón para pensar que hay alguna diferencia entre

un banco privado o un banco nacionalizado: el funcionamiento de ambos

se basa en lo mismo, la usura y la especulación. Su sugerencia define de

forma bastante clara su visión y la del movimiento que ayudó a gestar:

«Los responsables políticos, económicos e intelectuales, y el conjunto de

la sociedad no deben dimitir ni dejarse impresionar por la actual dictadura

de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia». Una paz

que sólo él, desde su cómodo apartamento, con su pasaporte diplomático

y su pensión vitalicia pueden disfrutar; una paz que los jóvenes de las pe-

riferias de la democrática república no conocen y cada tanto recuerdan al

resto de la población de que hay una guerra y siempre la hubo. Que la paz

no ha llegado a los suburbios.

Luego viene la parte, digamos, filosófica del texto titulada «Dos visio-

nes de la historia»: cita a Sartre, habla de Hegel y de Benjamin. Estudió a

estos tres filósofos para llegar a la conclusión de que «cuando el hombre

ha alcanzado su completa libertad, se tiene el estado democrático en su

forma ideal».

En el siguiente capítulo nos cuenta que participó en la redacción de

la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por la Or-

ganización de Naciones Unidas, organización de la cual fue secretario.

Dicha declaración, según sus propias palabras, sirvió para que pueblos co-

lonizados se acogieran a ella para su lucha por la independencia: dudo que

cualquiera de esos pueblos colonizados pudiesen hacer mucho con esto; si

se refiere a los países africanos «descolonizados» en la segunda mitad del

Siglo XX, pues habría que recordarle a monsieur Hessel que lo que sucedió

en África fue que la colonización cambió su forma, y los Estados como

el francés, al cual el representa y defiende, se encargaron de instaurar en

todo el continente africano oligarquías y regímenes militares fieles a occi-

dente, y que todavía miles de pueblos, etnias y clanes, con lenguas, credos

y culturas diferentes a la oficial, se encuentran oprimidos y marginados de

todas las formas posibles.

En el capítulo llamado «Mi indignación a propósito de Palestina» nos

cuenta que con su esposa, y «gracias» a los «pasaportes diplomáticos» que

poseen, visitaron Palestina tras la Operación Plomo Fundido que Israel

realizó en Gaza, el bombardeo que dejó más de mil muertos. Como era de

esperar, no hace ninguna crítica real al Estado de Israel (Hessel participa

en la campaña de boicot a los productos israelíes), ya que ésta no se puede

hacer sin tocar los fundamentos del Estado en sí y de la democracia, sin

hablar del militarismo y la explotación capitalista de los palestinos por

las empresas israelíes. Su crítica se limita a una indignación de un hecho,

típico y superficial en la crítica: «que judíos puedan cometer crímenes de

guerra es insoportable». El resto de las comunidades religioso-culturales

los pueden cometer, no hay problema, se puede soportar. Y para acabar

esta sección, y quizás sea lo único realmente lúcido y coherente, dice que

«hay que reconocer que cuando se está ocupado con medios militares in-

finitamente superiores a los nuestros, la reacción popular no puede ser

sólo no-violenta». Algo que los indignados españoles, discípulos de Hessel

no entienden o no quieren entender: estamos bajo ocupación militar y

policial: no hay más que ver lo que sucede en Italia, lo que ocurrirá pronto

en la banlieues del país que Hessel tanto ama, y lo que sucede en algunos

contextos de protestas en el Estado español —diariamente en Euskal He-

rría—. Pero la tiene que cagar y decir que «uno no se debe exasperar, uno

debe esperar»: tranquilizantes y ansiolíticos ciudadanistas.

En consonancia con Sartre, Hessel piensa que «uno no puede excusar a

los terroristas que arrojan bombas, pero puede comprenderlos», pero ni él

ni sus indignados ibéricos comprenden que hay personas a las que no nos

gusta que nos peguen y nos machaquen como hacen los cuerpos de policía

de todas las latitudes más allá de su ideal mundo de paz y democracia:

las torturas físicas y psíquicas son sistemáticas, así como las muertes en

prisión. Defendernos ante estas atrocidades es para muchos de nosotros

un gesto de «dignidad». Siguiendo en esa línea, nos dice que «tanto por

parte de los opresores como por parte de los oprimidos, hay que llegar a

una negociación para acabar con la opresión», pero los opresores no en-

tienden de negociación a menos que vean peligrar su posición, cosa que

jamás una «insurrección pacífica» ha logrado, ya que «sobrepasar los con-

flictos —como dice Hessel— por medio de una comprensión mutua» con

los poderosos y opresores, es imposible. Podríamos responderle citando a

Errico Malatesta: «el esclavo siempre está en un estado de legítima de-

fensa, así que su violencia contra su patrón, contra el opresor, está siempre

moralmente justificada». Esto respondería también a lo que plantea en el

apartado final del folleto (titulado «Por una insurrección pacífica»): con un

lenguaje repentinamente apocalíptico nos recuerda cual mesías que «nos

amenazan los riesgos más graves; riesgos que pueden poner fin a la aven-

tura humana sobre un planeta que puede volverse inhabitable». Lo que es

incapaz de ver este hombre, como el resto de los ciudadanistas, demócratas

e indignados, es que la «aventura humana», como él la llama, es menos

aventura que sufrimiento para una gran parte del planeta, seguramente

la mayoría, que viven en sitios donde tanto la economía como los valores

europeos y occidentales los han vuelto «inhabitables» desde hace décadas.

También nos habla de una supuesta sucesión de «progresos» (?) desde

1948 —año de la Declaración de los Derechos Humanos— como «la des-

colonización, el fin del apartheid, la destrucción del imperio soviético, la

caída del Muro de Berlín», progresos que se vieron truncados a raíz del

11-S. Nada que decir de Chernóbil, de los ensayos nucleares que Francia

realizó mientras él era embajador, de las guerras en las que Francia parti-

cipó en todos estos años, ni del chantaje económico que este país y el resto

de la Unión Europea realizan a los países africanos... Pero repite que «hay

que esperar, siempre hay que esperar», no vaya a ser que nos tomemos en

serio lo de los «graves riesgos» y hagamos algo real para acabar con ellos.

Tratando los ejemplos de «insurrección pacífica», que como un juego

de palabras irreconciliables nos intenta vender, habla de las manifestacio-

nes semanales de Bil’in, la pequeña ciudad palestina afectada por el muro

donde, según él, los manifestantes protestan «sin usar piedras ni la fuerza».

Aquí, una vez más, no sabemos si es pura ignorancia o hace uso de su as-

tucia para vendernos la moto: hay decenas de fotos y hasta documentales

donde se muestra que la gente de Bil’in resiste de las maneras más varia-

das, con manifestaciones pacíficas, pero también con sabotajes a las obras

y piedras contra el ejército israelí o la policía palestina. También nombra a

Nelson Mandela en los ejemplos de resistencia no-violenta, ocultando que

éste muchas veces opto por métodos que hoy en día serían considerados

como «terroristas».

Para finalizar su obra, luego de apenarse de que ni Obama ni la Unión

Europea estén haciendo mucho para reducir la pobreza, dice que «crear

es resistir, resistir es crear». No dice que es lo que hay que crear, ni a lo

que hay que resistir. A lo que podríamos agregar que no es posible crear

ni resistir sin destruir, sin destruir todos esos valores del progreso, de los

derechos, del bienestar, de la democracia que él, como embajador de los

valores burgueses, defiende.


Extraído de:

¡Enrabiaos! Algunos apuntes acerca de la #Spanish revolution

Descargar el pdf entero: http://zinelibrary.info/enrabiaos-algunos-apuntes-acerca-de-la-spanish-r

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Reseña del libro "Indignados"
19 jul 2011
ya sabemos que es un movimiento reformista tal i cual, pero hay que utilizarlo para empezar a crear un movimiento asambleario radical i empezar a concienzar a la gent a la sociedad a los proletarios (que no lo saben que lo son, se piensan que somos clase media i no).

Que pedia la UGT y la CNT en los años 10 i 30, la jornada de 8 horas, la reforma agraria, pero para que los trabajadores vieran que luchando se pueden conseguir pequeña i grandes cosa , cambios, pero nadie dudaba de su espiritu revolucinario.

NAda que excusar al tipejo este franes anciano, no nos representa, como se diria.

i tambien se ha dicho que esto (acapadas) a sido un experimento organizado tal i cual; puede; pero esto se les ha ido de l manos y lo que le queda

Revolucionarios, libertarios, comunistas, independetistas, feministas, todos los que ja estavamos organizados, no nos alejemos de las asambleas puede ser un metodo para que todo esto estalle de una vez (que con grecia esta cerca) i empieza algo nuevo

I por lo de la no violencia, aparte de que todo el mundo ja sabe que no es pacifismo es no violencia; poruqe tiene que ser una estrategia y no un fin; y que todo cae por su pròpio peso

Revolucion social, 75 años despues la lucha sigue!!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more