Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
Indignados-cabreados en el Mar Muerto
09 jul 2011
No estamos indignados, indignación es una palabra que se queda corta; estamos cabreados.
DSC01444.JPG
Hasta Jordania llegan los ecos de la protesta de los indignados españoles, cientos de miles de personas que han tomado las calles y las plazas para hacer sentir su rechazo a una clase política indolente y reaccionaria.

En España la crisis es generalizada, la recesión imparable y el desempleo se ha disparado hasta cotas inadmisibles. Las pespectivas a corto plazo son funestas. La economía capitalista a nivel mundial se va a pique arrastrando consigo a millones de ciudadanos que desesperados buscan una salida de emergencia.

El estado del bienestar que tantos desvelos ha costado levantar se destruye a pasos agigantados, el patrimonio público se privatiza aplicando políticas neoliberales que nos conducen al apartheid social.

Dormíamos plácidamente arrullados por los cantos de sirena cuando por encanto despertamos del sueño embrutecedor al que nos sometieron. Lo cierto es que habían pocas esperanzas de levantar la cabeza, y recobrar la conciencia, pero una coyuntura histórica marcada por los acontecimientos de Grecia, Islandia y la primavera revolucionaria en Medio Oriente encendió la mecha del alzamiento. En plena campaña electoral el pueblo con coraje y valentía ha dejado sentir su voz a pesar de la represión policial impuesta por el gobierno.

Los partidos políticos siguen con el mismo cuento de siempre, la mismas promesas, y el mismo discurso repetido hasta la saciedad creyendo que somos niños a los que se puede engatusar con un helado de chocolate.

La clase dirigente usufructa del poder gracias al voto que nosotros depositamos en las urnas. Ese papelito les otorga inmunidad y legaliza todas sus tropelías, los actos de corrupción, el clientelismo y el latrocinio. Nos prometen el oro y el moro y nosotros inocentemente les firmamos un cheque en blanco para que hagan y deshagan a su antojo.

Sin duda en la calle es donde se libra la batalla definitiva por nuestras libertades y la regeneración democrática. No hay que dar el brazo a torcer y presionar a los políticos; que se sientan intimidados y perseguidos. Nuestra misión es desenmascarar a estos estafadores y ponerlos en la picota pública. La crisis la han creado ellos con sus desfalcos, y corruptelas, con el un manejo fraudulento de los fondos públicos y privados. Las cifras son elocuentes: el déficit español es uno de los más altos del mundo. Nuestro futuro está hipotecado. Enloquecidos por los delirios de grandeza el derroche y el despilfarro ha sido la constante: obras faraónicas, trenes de alta velocidad, túneles, autopistas, aeropuertos, exposiciones, parques temáticos. Y mientras tanto millones de obreros, trabajadores, campesinos, jornaleros, estudiantes, jubilados; parados, los españolitos del común, a verlas venir con una mano delante y otra atrás. No hay derecho a tamaña afrenta. Sin casa, sin trabajo, sin pensión, sin futuro.

Y como si fuera poco con nuestros impuestos nos vemos obligados a mantener una institución monárquica caduca y obsoleta que engulle un presupuesto supermillonario . Yo no sé porqué tenemos que patrocinar la vagabundería de los Borbones, esa secta plagada de zánganos y parásitos que se dedican a la dolce vita y no producen más que titulares en la prensa rosa. Es increíble como hemos podido caer tan bajo.

Ahora el gobierno pregona que entramos en un periodo de austeridad pues el FMI y los organismos de control financiero nos tienen en el punto de mira . Cunde el pánico y como es natural las primeras medidas que han tomado son las de recortar los gastos sociales.

No queda otra posibilidad que mantenernos firmes en nuestras reivindicaciones y resistir tras las barricadas. Lo otro sería asumir una actitud cobarde y dedicarnos a los botellones, los macroconciertos de fin de semana, enchufarnos a los programas de telebasura o jugarnos el todo o nada en la lotería primitiva o las quinielas. Hay que vender bien cara nuestra piel, armar escándalo e incordiar al máximo Nadie nos representa. la crisis que la paguen los que la han provocado, es decir, los políticos, los banqueros , los especuladores , los empresarios.

En el estado español la tónica dominante es el paro, la temporalidad laboral y los contratos basura. Buena parte de la juventud aún no se ha emancipado y vive en casa de sus padres. Resignados a cobrar sueldos mileuristas que apenas alcanzan para sobrevivir. El panorama es dantesco. Los sociólogos hablan de una generación perdida cuya única salida es emigrar al extranjero a buscarse las habichelas. .

Desde Jordania, en el Medio Oriente, nos hemos propuesto organizar una brigada internacional de solidaridad con los indignados españoles. Desgraciadamente nadie ha querido adherirse a nuestra convocatoria pues los españoles residentes aquí son en su inmensa mayoría funcionarios del gobierno o cooperantes de las ONGs. Ellos tienen unas preocupaciones más vanales como salir de compras al shopping center o broncearse en las playas de Akaba y el Mar Muerto.-en hoteles 5 estrellas como corresponde a su categoría, por supuesto-. La gente es muy egoista y vela por sus propios intereses y a los demás que se los lleve el diablo. Es por ello que junto a mi familia hemos decidido unirnos a las marchas de protesta que desde Valencia y Barcelona se dirigen a Madrid para participar en una gran manifestación el día 25 de julio.

A los niños no se les puede ocultar el fracaso y la mentira del mundo de los adultos. Muchos argumentarán que son muy pequeños todavía, que lo mejor es conectarlos al televisor, a las maquinitas o la play station y mantenerlos en la inopia. Eternizar su estado de dependencia y alienación es el método más recomendado en estos casos. Al capitalismo y la sociedad de consumo le conviene criar mentes sumisas que obedezcan sus órdenes sin rechistar.: Niño come y calla. Es intolerable que se impongan estos dogmas, es necesario aplicar una pedagogía libertaria para forjar en ellos un espíritu crítico y contestatario. Lo más sensato es confesarles la cruda realidad, aunque sea dolorosa: .niño, tú padre no tiene empleo, es un paria, un marginado social ¡qué humillación más grande! tu madre es una trabajadora, una obrera, una jornalera a la que explotan impunemente. Niño, tu serás el recambio, el próximo en engrosar las filas de este sistema criminal.

Estamos muy pero muy cabreados. A miles de kilómetros, en una tierra extraña impotentes y con las manos atadas. ¿De qué vale poseer un pasaporte español si se nos trata como a ciudadanos de tercera sin el más mínimo respeto? Es por ello que nos consideramos apatridas y desheredados.

Desde el Mar Muerto nos solidarizamos con los indignados españoles con la confianza en que un día podamos retornar a nuestro país, no como súbditos de un reyezuelo decrépito, sino como ciudadanos con todos los derechos y garantías, para que no tengamos que ir a mendigar a Cáritas un plato de sopa o lloriquear en las ventanilla de los organismos oficiales a pedir que, por favor, nos perdonen la vida.

Carlos de Urabá y familia
Jordania, junio 2011

This work is in the public domain
Sindicat