Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : pobles i cultures vs poder i estats
¡Fuera la execrable partidocracia!
20 mai 2011
Estas formas y estructuras políticas antiguas, los partidos, posiblemente útiles o necesarias en otras épocas de la historia, hoy ya no responden en absoluto a las necesidades sociales. Han sido casi totalmente absorbidas y manipuladas por las oligarquías económicas que gobiernan el destino de los estados, de todas las naciones, y se han transformado así en el principal obstáculo para la democracia. Con su deleznable derecho (*).
partidócratas obscenos.jpg
Los partidos son estructuras políticas portantes, indispensables e insustituibles del modelo parlamentario del capitalismo, y es así que, en vez que con una democracia, topamos en realidad con una obscena partidocracia, instalada sobre nuestras cabezas.
Y en muchos casos dentro de las mismas, condicionando nuestro sentido y quehacer social y político. Desde prácticamente todo el abanico ideológico, empezando por el más execrable fascismo, hasta llegar al comunismo más sectario.

La sociedad está cambiando a una velocidad impresionante. Se establecen nuevas formas de comunicación y organización social. La misma familia clásica, burguesa, cerrada y patriarcal, está cambiando de manera radical, por fin, mientras que están apareciendo formas más naturales de agrupación colectiva, según la cultura de cada país.

La base originaria de cualquier proceso democrático, los movimientos sociales y todos los fenómenos colectivos extraños al sistema partidocrático, recobran fuerza e iniciativa en muchos países. La necesidad y demanda de democracia real es la principal manifestación de esta maduración social, tecnológica, cultural y, sobre todo, ética.
La democracia real es el poder popular, y este poder se está despertando por doquier.
Vamos a entrar muy pronto en la época de la democracia efectiva, real, gracias a estos movimientos que se irán extendiendo, con sus altibajos naturalmente.

Mientras, contra estas expresiones y necesidades primarias de la sociedad, casi todos los engranajes de funcionamiento, control y modificación del régimen siguen plasmándose solo a través del juego deshonesto y autoritario de los partidos. Un juego que forma una pantalla-espectáculo de continuos y ficticios intercambios de pareja, sillones y negocios. Ensalzado o encubierto por sus propios medios de difusión, según las mismas tramposas reglas de juego. Es decir: al mando de una oligarquía económica siempre insaciable, y opuesto de manera ya casi absurda – para lo que llaman el "ciudadano" común - a cualquier progreso y necesidad social real.
Por esto están consiguiendo quitarnos casi todos los logros de 150 años de luchas obreras y sociales.

Los partidos habían encontrado la fórmula mágica para atontar al personal, con sus votaciones y elecciones rituales, de fachada. Jugando a la votocracia con discursos ideológicos que en realidad encubren casi siempre intereses de índole diferente, y hasta opuesta, a estas ideologías, éticas e ideas profesadas (socialistas, liberales, populares o populistas, nacionalistas, cristianas, fundamentalistas, sionista, de derechas, de izquierdas, centristas, demócratas, socialdemócratas, republicanas, monárquicas, progresistas, conservadoras, etc.).

En lo esencial, estos intereses corresponden a los de sectores más o menos ocultos del poder real, el económico, es decir las oligarquías que controlan los procesos económicos transnacionales, ahora sobre todo financieros. Unas absolutas minorías sociales que, por este poder pragmático y efectivo, tienen la posibilidad de utilizar o condicionar prácticamente todos los partidos, organismos públicos y medios de difusión, culturales y educativos.

Es lo que vemos, por ejemplo, con un sistema tributario general, de verdadero asalto descarado y desbocado, que todos ellos consiguen justificar y explicarnos en la cara sin ninguna vergüenza.
O, por otro lado, lo que constatamos ahora mismo, en estos días, con esos impresionantes gastos electorales. Por supuesto, accesibles solo a algunos de ellos. Con un correspondiente vasallaje económico ya del todo normalizado, a pesar de que resulte antagónico con esas ideologías, conceptos y lenguajes utilizados en programas, propaganda, discursos parlamentarios y seudo-debates, aburridos e hipócritas, en sus mass media.

Mientras que los movimientos, colectivos y redes sociales estamos demostrando toda la madurez necesaria para construir otro modelo de sociedad e, inmediatamente, otro modelo de régimen político, los partidos intentan manipular hasta este dinamismo que se les enfrenta de forma radical y absoluta.

Pretenden reconducirnos a su redil, porque quieren que siga adelante su maquinaria, y que no haya prácticamente ninguna posibilidad de participar en algún nivel de actividad del régimen (elecciones, representaciones, administración, gobierno, judicatura, etc.) sin pasar por ellos.

Cuando lo que necesitamos es precisamente todo lo contrario. Los jóvenes en primer lugar, ahora de lo más machacado por la política capitalista, y toda la clase obrera (¡no solo los trabajadores, muchos de ellos cada vez más laboristas!) y demás sectores expropiados por estos ladrones criminales. Todos los que somos víctimas de una oligarquía que se ha hecho o nacido propietaria, por su propia ley y derecho, de los bienes comunes realmente existentes. Que siempre hemos producido nosotros y todos los que nos han precedido.
Una ley y derecho que tendremos que desechar muy pronto al basurero de la historia.


(*)
Sobre el derecho y la ley de la partidocracia, ver el respectivo apartado en el artículo ¿Democracia o partidocracia? publicado hace unos días en:

http://barcelona.indymedia.org/usermedia/application/2/DEMOCRACIA_o_regi
Mira també:
http://barcelona.indymedia.org/usermedia/application/2/DEMOCRACIA_o_regimen_parlamentario.pdf
http://euskalherria.indymedia.org/eu/2011/05/74131.shtml

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¡Fuera la execrable partidocracia!
20 mai 2011
Raveli: ¿Qué va hacer? ¿Les votarás al PARTIDO Bildu?
Re: ¡Fuera la execrable partidocracia!
20 mai 2011
Te contestaré mañana. Primero voy a revisar un poco más el texto para subir a otra Indy extrajera, la de Madrid, y para la nuestra, en EH.
Sin embargo, en el debate ¿Democracia o partidocracia? de Indy EH ya tienes una buena pista en un comentario.
Bilbu: ¿partido o expresión política diferente?
20 mai 2011
¿Qué vamos a hacer con Bildu?
¿Se puede considerar un verdadero anti-cuerpo del sistema institucional español, o vasco-español, o terminará siendo tarde o temprano más de lo mismo?
¿Si los partidos y formaciones vascas radicales, las más anti-sistema, siguen prohibidas, por qué tenemos que pensar que Bildu sea algo positivo, en la dirección de un desarrollo democrático de la sociedad vasca, a parte la lógica y natural lucha independentista?
Cada uno y una elijan su respuesta, sobre la base de su experiencia y apuesta.

Pero, teniendo también en cuenta la historia contradictora de muchas expresiones políticas obreras e independentistas de Euskal Herria.
Empezando desde la muy abierta coalición electoral formada en la Mesa de Altsasu (1977), un verdaderos anti-partido en cierta medida, derivada más tarde en la formación de Herri Batasuna. Una Unidad Popular donde cabían precisamente varios partidos.
Y en muchos lugares y situaciones, bastante o muy conectada con los movimientos sociales.

Sin embargo, al contrario para no perdernos, recordando igualmente los residuos cripto-estalinistas del MLNV que, desde HASI en adelante, y antes también, buscaban reconstituir la forma-partido clásica. Por ejemplo, con ese bodrio infumable de Homogeneización Ideológica de los noventa. Un verdadero suicidio para una Unidad Popular que, justo al opuesto de esta concepción monolítica y centralizadora, cuanta más riqueza y diversidad consigue contener y desarrollar, más potencia social democrática puede desplegar.
Como se está precisamente demostrando ahora, en parte.

Luego, tampoco no habría que subestimar el hecho de que Bildu podría representar un verdadero resultado de la legislación neo-fascista del estado, pero totalmente antagónico con sus intenciones.
Primero, al prohibir Herri Batasuna, y muchas otras formaciones vascas, no solo España ha provocado el más potente reagrupamiento político de la historia vasca; sino que, Segundo, y con relación al actual movimiento por la democracia, Bildu podría representar un ejemplo de superación partidocrática y de acción política abierta, no-partidista. Por empezar, mucho más disponible y relacionado con los movimientos populares. Sin sedes, sin estructuras fijas, jerarquías, cuentas corrientes, fondos de reptiles, nepotismos, protagonismos escénicos, campañas mediáticas ocultas, etc.

Por lo tanto, repito, que cada cual decida, en Euskal Herria.
Esta vez yo daré un voto de esperanza e ilusión. Y luego haré seguimiento para ver cómo será empleado.
Ya veremos, además, cuando el estado castellano se verá obligado a liberar los centenares de excelentes dirigentes políticos secuestrados, y cuando las decenas de miles de militantes inhabilitados por leyes fascistas se pondrán otra vez a luchar abiertamente, como aguantará el establecimiento vasco-español a este tsunami social y político.

¡Vaya puñetazo en plena cara del régimen español!
Tenemos que transformarlo en una patada en el culo de la oligarquía.
Vasca y española.
Sindicat