Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
"La Anarquía viste dos caras, creadora y destructora. Los destructores derriban imperios, crean una tela en blanco hecha de ruinas donde los creadores pueden construir un mundo mejor. Esas ruinas, una vez conseguidas, convierten en irrelevantes los medios para obtenerlas [...]. ¡Fuera con los destructores! No tienen cabida en nuestro mundo mejor. Pero brindemos por nuestros terroristas, nuestros bastardos, los más desagradables e imperdonables. Bebamos a su salud para no verlos nunca más."
V de Vendetta

Nosotros, los terroristas, los bastardos, los desagradables, debemos ir retirándonos y contribuir así con el renacer de la CNT.

El Combate Sindicalista
UN POCO DE HISTORIA

Cuando iniciamos nuestra andadura, allá por febrero, aunque parezca que han pasado mil años, las cosas no pintaban bien. En Andalucía se había iniciado una caza del anarcosindicalista que amenazaba con llevarse a toda la CNT por delante. Hoy creemos que ese peligro ha desaparecido.
Los lectores de esta página, y cualquiera que haya estado siquiera medianamente atento a los acontecimientos internos de la CNT, sabrán que los culpables de haber puesto a la CNT al borde de la destrucción son los que nosotros llamamos “los talibanes”.

LOS TALIBANES

Hemos dedicado mucho tiempo y espacio a hablar de ellos, pero nunca nos hemos entretenido en definirlos.

Los “talibanes”, que hasta hace muy poco dominaban la CNT y que se caracterizan por querer echar a toda costa a los que no piensan como ellos, son una heterogénea mezcla de personas, entre los que destacan los siguientes subgrupos:

Ø El inquisidor cenetista: Son los guardianes de la supuesta pureza ideológica que creen a pies juntillas que el principal enemigo de la CNT es el “enemigo interno reformista”, que por cierto actualmente no existe. Consagran todos sus esfuerzos y militancia en intentar descubrir sus huellas, perseguirlo y cazarlo. Este tipo de talibán es producto de las escisiones de los 80, bien porque las viviera, bien porque ha heredado el miedo paranoico que otros le han transmitido.

Ø Los “reyezuelos de Taifas”: son aquellos que, debido a que sus sindicatos están reducidos a la mínima expresión, ocupan permanentemente puestos de importancia y relevancia en el mismo, sea por ejercer cargos de manera constante (pues no hay relevos) o por la vía de los hechos (ellos son los únicos que van a las asambleas).

Ø Los “frikis de la Anarquía” (nos negamos a llamarlos anarquistas): afiliados, en su mayoría jóvenes, que haciendo gala de una intransigencia rayana en el fanatismo cuasi-religioso, conciben la organización como una especie de grupo de afinidad anarquista en vez de un sindicato de trabajadores, ya que a estos últimos los consideran, como poco, sospechosos por no asumir todo lo que ellos consideran que es de obligado cumplimiento para un “auténtico anarquista”: desde la estética, entendida en sentido amplio (ropa, música, manera de expresarse y escribir, etc) hasta su modo de vida. En los casos más graves incluso se han llegado a colar en la CNT algunos frikis que no solo no practican sindicalismo alguno, sino que son contrarios a las tácticas anarcosindicalistas, proponiendo en cambio tácticas insurreccionalistas (como si estuviéramos en los años 30 al borde de la Revolución), y teorías vacías y de fácil reducción a emblemas cortos como “abajo el trabajo”.

Los tres subgrupos tienen un objetivo común, inconfesable tanto para los demás como para ellos mismos: que la CNT no crezca. Si la CNT se llena de trabajadores, el inquisidor cenetista, el reyezuelo de Taifas y el friki de la Anarquía se diluirían en la masa y acabarían perdiendo toda capacidad de influencia. Es decir, acabarían perdiendo el poder que tienen, aunque ellos ni a sí mismos se confesarían que lo ejercen y que lo quieren conservar.

Los talibanes sólo toleran crecer si el que se une es igualmente talibán, y al currante que se afilia en su propio sindicato se le va arrinconando o haciendo el vacío hasta que se va, de manera tácita, disimulada, con cauces indirectos, con maneras no expresamente declaradas.

Los sindicatos talibanes son en general muy pequeños: 15, 10, 5 o a veces incluso menos afiliados. Con suerte llegan a 20 en algunos sitios. Las dos excepciones a esta norma se deben a las localidades donde se encuentran, bien sea por estar en la ciudad más poblada del Estado español, o por estar en una ciudad con una gran comunidad estudiantil, de la que se nutre. Pero aún en esos dos únicos casos son pocos para lo que podrían ser si se dedicaran a hacer anarcosindicalismo.

Los sindicatos talibanes, que llevan muchos años reducidos a la mínima expresión, justifican su situación de ridícula minoría siempre con motivos “externos”: el sistema no les deja crecer porque el anarcosindicalismo apenas se puede practicar, los trabajadores han perdido totalmente la conciencia de clase y están aborregados, los cegetistas crean confusión y arrastran a muchos trabajadores a su bando, etc.
Debido a que se creen sus propias justificaciones a pies juntillas, el sindicato que crece se convierte automáticamente en sospechoso. Y cuanto más crezca, más sospechoso: “¿cómo va a ser posible que un sindicato que se mantenga cumpliendo a rajatabla los principios tácticas y finalidades de la CNT crezca de esa manera, si nosotros no lo hacemos e incluso menguamos?” se preguntan.

Evidentemente cualquier autocrítica está descartada: no se les pasa por la cabeza que los trabajadores no se acercarán nunca a un grupo de gentes alejados por completo del mundo laboral, que en su vida han estado en un conflicto importante, que monopolizan las asambleas hablando de absurdas polémicas internas o con temas ajenos al mundo del trabajo, que lo único que saben decir cuando abren su boquita es un sermón a los trabajadores por ser tan borregos y tan reformistas.

Curiosamente, este tipo de personas coinciden en su análisis con la CGT. Ésta siempre ha sostenido que las tácticas de no presentarse a las elecciones sindicales, no coger subvenciones y no tener liberados condenan a la CNT a la más completa marginalidad… y los talibanes piensan lo mismo, ya que si ellos no crecen es por culpa del “sistema”.

Desde hace tiempo, y sobre todo desde que los talibanes empezaron a sentirse amenazados por el crecimiento de ciertos sindicatos, muchos hemos tenido que soportar en los comicios de la CNT los insultos y malos modos de personas que creen que el respeto y la tolerancia hacia aquellos en la organización que piensan diferente es algo irrelevante, y que su criterio es el único válido a la hora de hacer las cosas, porque ellos son los portadores de la verdad absoluta y por ello infalibles.

Pero la CNT seguía creciendo en algunos sitios y los talibanes estaban horrorizados. A los sindicatos de Sevilla quieren desfederarlos desde el año 2003 (y no lo consiguieron por un solo voto); es decir, desde cuando empezó a despegar y a crecer en afiliación. No es algo nuevo. Para horror de los talibanes, la CNT sevillana siguió su camino ascendente, se creaban nuevos sindicatos, se ganaban cada vez más conflictos y encima se convocó un Congreso, que se iba a celebrar, por cierto, en Sevilla, donde se rumoreaba que se iba a proponer cambiar el aberrante sistema de votos que provoca que grupitos de cinco bien repartidos tengan muchos más votos que sindicatos de centenares de afiliados.

Pero un conflicto interno dentro de la Federación Local de Sevilla fue el cielo abierto para los talibanes, la oportunidad de oro para quitarse de en medio a esos “reformistas” y para anular o suspender el Congreso. Que no os engañen: ni los sindicatos de Sevilla se presentan a las elecciones sindicales de manera encubierta, ni hay sindicatos fantasmas, ni hay compra de votos, ni pago de despidos ni otras tantísimas estupideces como se dicen. El conflicto de la F.L. de Sevilla es simplemente el intento desesperado por parte de un grupo muy reducido de personas de echar a una sola, a Antonio Moragues, por motivos estrictamente personales. La caza se amplió luego a todos los militantes que se pusieron de parte de Moragues en el conflicto. Al ver que no podían con él en el ámbito local, ya que le apoyaban los sindicatos de Limpieza, Comercio, Transportes, una parte importante del SOV (casi la mitad) y un número no despreciable del Sindicato de Servicios Públicos, los que iniciaron el conflicto en Sevilla quisieron extender la guerra al ámbito regional, donde seguro encontrarían el apoyo fanático de los que antaño fueron sus mortales enemigos: los talibanes. Pero resulta que tampoco en la Regional andaluza les apoyó la mayoría.

Puede que sea cierto que se cometieron algunos fallos dentro de la F.L. de Sevilla, lo cual es fácil de entender si tenemos en cuenta la cantidad de conflictos sindicales y la nueva afiliación. Si hubiera habido buena voluntad, esos pequeños errores (nada que ver con elecciones sindicales ni nada por el estilo) se habrían saldado sin echar toneladas de mierda a la organización durante meses, pero los que provocaron el conflicto interno en Sevilla hicieron que un problema local pasase a regional y, después, a nacional, auspiciado todo ello por intereses de los sindicatos talibanes, que tienen miedo a perder su pequeño cortijo si se sigue afiliando gente mientras que sus sindicatos siguen reducidos a la mínima expresión.

Ante esa situación, en la que estaba en peligro no solo una serie de militantes honrados que lo han dado todo por la organización, sino la propia Regional andaluza y toda la CNT, ante la avalancha de acusaciones e insultos que veíamos casi a diario en el Eliseo y en blogs talibanes, un grupo heterogéneo de personas de diferentes sindicatos de la CNT (por cierto, ni uno de Andalucía), decidimos que no podíamos soportarlo más y decidimos crear “El Combate Sindicalista”.
Si lo mantuvimos fue porque queremos que la CNT sea una organización de nuevo fuerte y de masas, y para ello sobran los dogmatismos, y contra esos dogmatismos lo mejor es estar informado.

Queríamos que los afiliados se enterasen de lo que realmente está pasando, y hay mucha gente que se informa por nosotros ya que en la CNT no hay ningún foro de debate y todo se discute en foros ajenos, con la diferencia de que “El Combate Sindicalista” tenía tomada postura hacia una posición y no era ni es neutro. Fuimos los primeros que señalamos que el objetivo de la caza de Moragues y demás compañeros de Sevilla iba más allá de lo que parecía, que lo que se trataba era de anular el Congreso. Y casi lo consiguen.

Creemos, y quizás pequemos de inmodestia, que una gran parte de afiliados e incluso sindicatos se han enterado de lo que pasa gracias a nosotros y a que nuestro estilo de escribir no se tiene por qué amoldar al oficialismo de las buenas formas.
Nosotros no apostamos ni por las elecciones sindicales y ni mucho menos por recibir subvenciones del Estado o tener liberados. No renunciamos ni renegamos de los principios, tácticas y finalidades de la CNT, ni de la acción directa, pero debemos tener la libertad de poder discutir sobre todo en la organización sin que por decir algo que no cuadre con lo que piensa alguna mente iluminada, se nos tache de reformistas traidores.

EL X CONGRESO CONFEDERAL

Siempre hemos insistido en que uno de los motivos principales que tenían los talibanes para mantener viva la guerra contra la F.L. de Sevilla y contra la Regional de Andalucía era en realidad el intento de anular o al menos suspender el X Congreso Confederal, ya que los talibanes sabían perfectamente que, dada sus escasas fuerzas, los acuerdos que de él salieran no iban a beneficiarlos. Los intentos de que el Congreso no se celebrara han sido tan reiterados y patéticos que ya daba vergüenza ajena comprobar hasta dónde podían llegar estos tipejos para que la CNT no celebrara lo que es su máximo órgano de decisión.

Los talibanes tenían razón al insistir en que el Congreso no se celebrase ¡vaya que si! pues se ha constatado nuevamente que son una muy reducida minoría, cada vez más aislada. Allí demostraron sus formas, su poca vergüenza desarrollando una actitud obstruccionista, intentando que el Congreso no avanzara, que se estancara, que se desviara el debate. Los intentos para sabotear el Congreso llegaron a extremos que algún día se sabrán, aunque afortunadamente esta vez no les funcionó la “perlorada”.

Nadie en la CNT debería temer al debate, a dejar que los sindicatos se manifiesten, y cuantas veces haga falta. El que se haya celebrado el Congreso en Córdoba nos ha permitido comprobar que tenemos ahí, en esa ciudad, una potente organización y que no dudamos que harán una buena labor al frente de toda la CNT. Labor del resto, de todos nosotros, es facilitarles la tarea, ayudándoles en cuantas cosas necesiten y dejando de lado las pequeñas cosas que nos separan y fijándonos en las muchas que nos unen. Este Congreso que acabamos de realizar en Córdoba abre nuevas expectativas para todos nosotros y de todos nosotros depende que se cumplan.

La terrible situación económica por la que pasan/pasamos muchos trabajadores abre un abanico para que un sindicato como la CNT aporte sus soluciones originales y, a través de la acción directa, hacerse un hueco entre todas aquellas organizaciones que están en el frente sindical y social combatiendo esta lacra social que es el capitalismo. Somos optimistas, porque no dependemos de nadie, no tenemos hipotecas con nadie y, sobre todo, creemos en lo que decimos y hacemos. Por algo somos anarquistas ¿no?

DESPEDIDA Y CIERRE.

Como hemos podido constatar en el Congreso y en anteriores Plenos, el sector talibán de CNT no solo está en franca minoría sino que ha perdido cualquier tipo de credibilidad. Unos, los más inteligentes, buscarán una adecuación a la nueva situación y otros, los más recalcitrantes, simplemente desaparecerán haciendo en el camino el mayor daño posible, echando pestes y maldiciones sobre la CNT. Nada que deba preocuparnos, por otra parte. En cualquier caso, los talibanes están en extinción y no podemos sino alegrarnos por ello, ya que se abren unas buenas expectativas para la CNT.

Quizás nos toque ahora, a las nuevas generaciones, dar ese salto cualitativo que tanta falta nos hace, y todos aquellos que llevamos unos cuantos años en nuestras espaldas dar un paso atrás para que otros se pongan al frente y ayudarles en cuantas cosas nos pidan. Por lo pronto, a nosotros, a El Combate Sindicalista, nos han pedido que pongamos la carta de despedida y cierre.

En efecto, nos lo han pedido y no ha sido la primera vez, pero sí que será la última. Lo hemos pensado mucho porque hay muchas cosas que comentar y analizar, pero si queremos ser coherentes con lo que decimos tenemos que decir adiós, hemos llegado al final de nuestro camino casi sin darnos cuenta, pero así son las cosas y así las hemos visto todos los que hemos hecho El Combate Sindicalista.

Pocas personas lo han creído pero no somos de la Regional andaluza. Tampoco importa, es cierto, nuestra procedencia: fuimos y somos acérrimos defensores de la verdad, la honestidad, de la ética libertaria... y de la CNT. Nos propusimos una tarea (contar lo que pasaba, decir lo que se hablaba por detrás y fuera de actas, echar una mano a los sindicatos de la F.L. sevillana y que no se suspendiera el Congreso) y creemos que, aunque sea modestísimamente, hemos contribuido a ello. Y, como se decía antes, la gestión debe crear al órgano. Gestión terminada, órgano finiquitado.

Con casi 24.000 páginas vistas y cerca de 9.000 lectores nos haremos, en pleno éxito y por el bien de todos, el harakiri. Nuestra desaparición estaba ligada, curiosamente, a nuestro éxito; desaparezcamos, pues, sin hacer más ruido. No queremos convertirnos en una rémora, ni que nadie nos use para fustigar a la renacida CNT.

Todos merecemos una nueva oportunidad. La CNT y los anarquistas también, y nuestra presencia ahora, en estos momentos en que parece que renace nuestra centenaria organización, es más problema que solución.

Nos vamos. Ojalá que nunca en la CNT nadie nos eche en falta. Para nosotros, los que hemos hecho ECS, ha sido un placer y un honor el haber estado con todos vosotros.
Salud y... ¡viva la CNT!

La redacción de El Combate Sindicalista.
Mira també:
http://combatesindicalista.blogspot.com/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
pues en valencia si que hechamos de menos al sindicato que habia y que fue expulsado de manera salomonica por conflictos con los talivanes
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
al PV de la cnt crec que sobran quasi tots!

només que n'hi han sindicats petits amb el seu “reyezuelo de Taifas”.

fora sectaris del les nostres vides!
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
Crec que us passeu en etiquetar fàcilment a la gent, cometeu de vegades els mateixos errors que els "talibans" i no crec que utilitzar la vostra web o indymedia sigui gaire ètic...
En tot cas, per puntualitzar, pq potser sou massa joves, la generacoió de finals del '90 i inicis del '00 es va pirar de la CNT per culpa dels "talibans", aquests que es van pirar després molts optaren per "l'insurreccionalisme", pq més enllà del "abajo el trabajo", consideraven la insurrecció com a mitjà de lluita, cosa que, per altra banda, tb haurieu de compartir, si sou anarcosindicalistes... Bons anàlisi, pèrò crec que de vegades generalizeu massa...
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
Que determinados FAILIBANES desaparezcan, no significa que los talibanes dejen de existir. De hecho, los talibanes que intentaron impedir el Congreso de Córdoba, no son más que los herederos de los "Failibanes" de antes y sospecho que llegar al Comité Confederal y talibanizarse, es todo uno. Vosotrxs mismxs, acabáis asumiendo las formas de los que habéis combatido, pues no aceptáis el hecho de que una de las principales finalidades de todx anarcosindicalista debiera ser la emancipación del trabajo y por ende, la desaparición de los sindicatos de trabajadorxs. Por eso, como buenos aprendices de talibán, habéis situado a lxs "simples", "no al trabajo", junto con el grupo a erradicar aunque no tuviesen nada que ver y lo que por lo general pretendían, es justamente lo que vosotrxs decís que habéis echado en falta: el espacio para el debate.
Es completamente estúpida la excusa de que no estamos en los 30, pues eso sucede tanto para el insurreccionalismo como para la CNT o cualquier otra forma de lucha. Si la CNT ha adaptado sus formas a los tiempos, ¿qué os hace pensar que no lo han hecho lxs "insus"?. A mi me da que las razones son otras y que para nada tienen que ver con quienes aseguran una unidad anarcosindicalista con CGT y SO, sino con otras muy distintas, ya que tampoco estamos en los 70. Ahora bien, cuando alguien, teniendo la oportunidad de llamar a las cosas por su nombre, las disfraza como el "mal" y se convierte en "martillo de herejes", personalmente no me inspira confianza, como tampoco lo hace el que se pronuncien a favor de un relevo por parte de las nuevas generaciones, a las que ayudarán en lo posible, en vez de hacerlo por compartir un espacio de lucha con quien se quiera sumar en igualdad de condiciones. Por ahí empieza a despuntar el nuevo talibán, cuestión que se ve reforzada cuando en el teto no tan siquiera se menciona a las personas damnificadas por la gestión tan nefasta y que aún siguen activos o, ante este hipotético "renacimiento", quisieran retomar su actividad sindical.
Tanta amnesia, sólo me hace recordar las estrategias de los hábiles maquilladores políticos: "cambiarlo todo, para que nada cambie".
Podréis beber a nuestra salud, pero vais a tener que seguir acostumbrando a vernos.

PD.
Ya se que algún que otro nostálgico volverá a decir "dejad en paz a la FAI", pero cuando no se reconocen los errores históricos, no se pueden olvidar por muy hermana que sea la organización.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
Per suposat que hi caben postures insurreccionalistes a la CNT, de fet molts militants de la CNT van practicar l'insurreccionalisme en determinats moments. I encara és vàlid, no en nom de la CNT, però si que es poden realitzar actes de sabotatge,etc.

No estic d'acord que l'objectiu de la CNT sigui la desaparició del treball, sinó la desaparició del treball assalariat, de l'explotació. I tampoc crec que la CNT hagi de desaparèixer en aquest moment, sinó que ha de continuar com estructura horitzontal on els treballadors organitzin la societat, i sinó fos la CNT, hauria de ser una altre cosa, però certa organització hi ha d'haver-hi. Amb això no estic d'acord, amb els "insus".
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
Desaparició del treball, pels insus és desparició del treball assalariat, efectivament, i l'obligatori (per exemple l'esclavisme). Res nou als plantejaments clàssics de Malatesta o Kropotkin... però falta memòria... L'eslogan d'"Abajo el Trabajo" va tenir el seu efecte i, evidentment, en sentit literal, pot portar a interpretacions simplistes com els autors de l'escrit... Però aquest anti-talibans, potser es sorprenien dels vots d'aquests "insus" que estan dins de la CNT, ja que potser van coincidir en força aspectes...
Em quedo amb la reflexió de la "ley del eterno retorno"
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
14 des 2010
Quiero insitir que "una de las principales finalidades de todx anarcosindicalista debiera ser la emancipación del trabajo". Si me ayudas a hacerme entender, estoy seguro que comprenderemos lo que intento decir.
"Una de las principales", no significa la única y doy por sentado que entre lxs anarcosindicalistas hay diversas finalidades que tienen una importancia fundamental.
"Emancipación del trabajo", no es destrucción, desaparición, etc... El trabajo existirá siempre y la emancipación pasa por luchar contra las formas de explotación, entre las que se encuentra la asalariada, pero ni por asomo es la más deplorable. Precísamente, si algo ha hecho el capitalismo, ha sido juntar las formas más efectivas de explotación y dominación, del trabajo asalariado y el trabajo liberal y por cuenta propia, creando un híbrido que es el trabajo precario.
Efectívamente, el insurreccionalismo no es un accionar de una época concreta, sino una forma de enfrentarse a los sistemas de control y dominación. Eso no significa que tenga que ser adoptada por la CNT, pero como muy acertadamente se dice, la CNT debería de reconocer que son también formas de lucha, o por lo menos no pronunciarse, cuando lo que ha hecho casi siempre, es desmarcarse cuando nadie se lo pedía.
Otro de los mitos que se alimentan en CNT, es que lxs insurreccionalistas no son anarquistas organizadxs y sólo porque no se organizan como lo hace la CNT. Hay muchos prejuicios que se han instalado en CNT, y por eso, nosotrxs lxs bastardxs, lxs canallas, lxs bárbarxs, jamás desapareceremos, porque siempre habrá "águilas".
Sabemos que CNT es como el mito de Prometeo, que transmitió el secreto del fuego a los humanos y por eso lo encadenaron y fue condenado a que un águilas le devorase el hígado que se le regeneraba, hasta que Hércules le libró de ese tormento. No daja de ser sorprendente que uno de los símbolos que utiliza CNT, sea precísamente Hércules, que más que una cualidad, es su complemento.
Si tras la revolución, el sindicato no desapareciese, dejaríamos de ser anarquistas para ser como los comunistas que consideran el estado como una fase del proceso revolucionario (que no revolución). No se debería confundir sindicato con estado y perpetuarlo y eso no significa falta de organización, sino que probablemente apareciesen diferentes estructuras de afinidades como en su momento pudieron ser los ateneos, pero que no serían utilizadas como instrumentos de poder. Conocemos las dificultades del consenso y lo injusto del sistema democrático mayoritario, pero lo que no se ha sabido respetar, es el reconocimiento de la diferencia y ese es uno de los "trabajos de Hércules".
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
15 des 2010
Jo només volia fer una reflexió per constatar el fracàs de l'anarquisme com a proposta per a la societat.

Si fins i tot en una organització anarcosindicalista s'estableixen ràpidament rols d'autoritat (tots aquests que heu detallat) i al final s'acaba convertint en un camp de batalla aviam si marxen o no, ...

... com preteneu que aquesta proposta funcioni de cara a la societat, una societat viciada per les dinàmiques del poder?

L'anarquisme és un fracàs.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
15 des 2010
Ja, ja, ja... Disculpa "ateu", però com reflexió resulta un poc pobre, per no dir "cutre".
L'anarcosindicalisme, no és l'anarquía, en ell i cap gairebé tot, fins i tot deliris de grandesa i l'atracció pel poder. Però en qualsevol cas, és el nostre fracàs i no el d'uns altres que a sobre ens governen.
Personalment, estic disposat a assumir les meves "crisis" i el capitalisme el que preten és que assumim també les seves, que no és poden comparar amb les personals.

És l'anarquía, més que l'anarquisme, la referència que ha de moure les nostres vides individual i col·lectivament i l'anarcosindicalisme la manera d'organitzar-nos contra aquest model social i d'on obtenir les experiències alliberadores del capital i com alternativa al fals sindicalisme.
En una escola, no totes les persones aprenen el mateix i això és el que succeïx amb l'anarcosindicalisme en la seva interacció amb el model social capitalista. No és que l'anarcosindicalisme sigui un fracàs, sinó que el model polític-social hegemónic, intenta incorporar-lo i les lluites internes són el resultat d'aquesta resistència perquè estem conformats per ell (l'estat-capital), perquè ens ha parit així i la lluita també es porta a terme contra l'estat que som totes i el patriarcat que ens travessa de dalt a baix i d'un costat a l'altre.
Eric Fromm ja ens va parlar de la por a la llibertat i del buit que ens omple, per això el sistema capitalista és el principal aliat del mercat i del consum de falses esperances. Aquest buit i aquest vertigen que ens omple, desapareix enfront del consum de mercaderies inútils que ens creen la falsa sensació de felicitat.
Sincerament, és molt més fàcil que funcioni aquest capitalisme que l'anarquía perquè per a que funcionis aquesta última, es necessita de persones vives i no morts vivents que es mouen sota l'influx dels aparadors. Aquesta consciència desperta que es requereix, és la que dóna el valor i el coratge necessari, tant per a la crítica, com per a la rebel·lió.
Repeteixo, comparteixo la teva idea d'anarquisme com fracàs, però reitero que és el meu fracàs, i fins a la data només he pogut ser el teu.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
15 des 2010
No es pot comparar el funcionament d'un partit comunista amb el de la CNT. La CNT tot es decideix desde la base, els càrrecs són per coordinar-se i realitzar els acords que decideixi l'assemblea, etc.

L'anarquisme ha fracassat per tenir l'única gran força anarcosindicalista a l'estat espanyol (sobretot a Catalunya i Andalusia), el marxisme-leninisme ha fracassat pel seu propi caràcter autoritari, les seves ànsies imperialistes, el malbaratament de recursos cap a l'indústria militar per competir amb els EUA en comptes de millorar les condicions de vida del poble,etc es va autodestruïr ell solet. Si, l'anarcosindicalisme ha tingut lluites internes de poder, però això no és problema de l'estructura de la CNT sinó de les ànsies de poder d'alguns homes i dones que l'han format, com per exemple la Federica Montseny. És contra aquestes dinàmiques que els anarcosindicalistes també hem de lluitar.

L'anarquisme és més difícil d'assolir,si. Però és la forma de societat més justa, no només busca un canvi de sistema sinó un canvi de valors perquè es mantingui aquest sistema més just, la llibertat unida inseperablement a la justícia social.

Encara queda molt camí, la història no s'ha acabat, ja veurem qui fracassa. El que és un fracàs per la humanitat i pel planeta és el sistema capitalista, i messies socialdemòcrates com el Chávez tampoc ens salavaran d'ell.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
15 des 2010
Mis más sinceras gracias a la gente que llevó adelante ElCombate Sindicalista. Sabeis que vuestro único mérito, que no es pequeño, es haber dicho en voz alta lo que muchos otros pensábamos y sabíamos. Nos hemos ayudado. Bien está este final.

Salud y Anarquía compañeros. Brindo por vosotros.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
18 des 2010
Me alegro mucho que las cosas se vayan poniendo en su lugar, solo deseo que estas nuevas generaciones de luchadores, encuentre en el anarcosindicalismo, como en cualquier org. Libertaria y antiautoritaria esta herramienta necesaria para combatir y crear un mundo mejor,
Como también creo que la militancia que llevamos muchos años aportemos nuestras experiencias y todo el apoyo necesario a estas generaciones con ganas de trabajar.
Salud y anacorsindicalismo.
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
19 des 2010
el cantante noi del cutre(lordenzo) autor de este blog , ya ha terminado su labor contrarevolucionaria en su asqueroso blog donde entre otras cosas pone nombres y apellidos de compañer@s de CNT. Este no quiere enmancipación alguna de la clase trabajadora ya que sus musicos cobran ni 100 € por concierto el se lo queda todo
Re: ADIÓS (El combate sindicalista)
23 des 2010
joan, ese blog no lo hacía esa persona y además lo que cuentas es mentira.

Tarde o temprano los que estáis mintiendo y difamando caeréis como una fruta madura.
Sindicat