Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: mitjans i manipulació
Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
copy-paste elPais
Mustia rosa de fuego

JOAN B. CULLA I CLARÀ 08/10/2010

A raíz de las algaradas callejeras que el centro de Barcelona sufrió durante la jornada de huelga del 29 de septiembre, algún observador con ínfulas de enfant terrible ha querido legitimar esos desórdenes apelando a la alta tasa de paro (el 40%) que castiga a los jóvenes, y hasta ha tratado de ennoblecer los incendios, saqueos y destrozos de la pasada semana entroncándolos con la tradición revolucionaria de la capital catalana, aquella mítica rosa de fuego en la que levantar barricadas y quemar iglesias eran expresiones ordinarias del malestar social. Vamos, que los vándalos del 29-S serían los herederos más o menos legítimos del obrerismo sindicalista, anarquista o radical de hace un siglo.

Si los alborotadores hubieran sido padres desesperados habrían saqueado comercios y no tiendas de ropa de marca y de telefonía

Bien, vayamos por partes. En esa Barcelona de las bombas y las huelgas generales de finales del XIX y principios del XX, el proletariado industrial -y especialmente el femenino- trabajaba en las fábricas 12 o 14 horas diarias, seis días a la semana, desde los ocho o nueve años de edad, en unas condiciones higiénicas pésimas y a cambio de unos salarios que explican por qué determinada fábrica textil de Sant Martí (Can Recolons) era conocida como Can Pa Sec, o por qué a las obreras de otra empresa del ramo, en el Poblenou, se las llamaba les xinxes del Cànem. Eso, por no hablar del paro cíclico, de las listas negras o pacte de la fam para castigar a los obreros díscolos, de las enfermedades infecciosas que asolaban los barrios pobres de la ciudad hasta niveles dignos de Calcuta.

¿Qué tiene eso que ver con la abigarrada coalición de perroflautas, pequeños delincuentes, místicos de la violencia y estudiantes erasmus en busca de emociones fuertes que sembraron el caos en Barcelona el otro miércoles? ¿De qué brutal explotación capitalista pueden protestar, si la inmensa mayoría de ellos no ha trabajado nunca y vive de la sopa boba o del trapicheo? Por mucho que -según explicaba este diario el lunes- la CGT los jalee y aplauda, ¿cómo van a constituir un factor revolucionario elementos que, en la terminología marxista clásica, no cabría calificar más que de lumpenproletariado?

Cuando Barcelona era la rosa de fuego y después, quienes se enfrentaban al sistema, no digamos quienes pretendían destruirlo, arrostraban de frente las consecuencias de su lucha, y estas no eran baladíes: detenciones, torturas, condenas, deportaciones, ejecuciones legales (Montjuïc, 1897) y también extrajudiciales (la tristemente célebre ley de fugas). Nuestros presuntos antisistema actuales, en cambio, denuncian brutalidad policial apenas los mossos desenfundan las porras, lloriquean escandalizados al descubrir que "las autoridades nos golpean y nos meten en prisión" (sic) y, pese a ello, rebañan todos los recovecos del sistema judicial -tan garantista él- para tratar de eludir los efectos penales de sus hazañas. Con independencia del juicio histórico que puedan merecer, no me imagino a los activistas de la CNT-FAI de los años treinta, llevados ante el juez después de una huelga violenta o de un tiroteo, explicándole que ellos eran solo pacíficos viandantes y que su detención se debía a una confusión de la policía. También en la cultura revolucionaria de entonces existía el concepto de ejemplaridad...

Sí, por supuesto que los actuales niveles de paro entre nosotros constituyen un drama lacerante y un cáncer social, aunque aliviado por subsidios, asistencias y -sobre todo, en el caso de los jóvenes- por las redes de seguridad familiares. Pero no nos confundamos: nada permite pensar que los alborotadores del día de la huelga fuesen padres desesperados salidos de hogares hambrientos. De serlo, seguramente habrían ido a saquear un supermercado de alimentación y no, como ocurrió, tiendas de ropa de marca y de telefonía móvil.

En fin, que Buenaventura Durruti debe de haberse removido en su tumba de Montjuïc, al oír que le querían emparentar con los encapuchados ladrones de pantalones vaqueros del 29-S.

Joan B. Culla i Clarà es historiador.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
Què podem esperar d'un tipejo que justifica l'apartheid que s'ha instal·lat a Israel i els territoris ocupats, què està d'acord amb la neteja ètnica practicada pels sionistes i què fa llibres de sabó-història sobre CDC?
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
Flac favor ens feu tots els "BECULLAS" apoltronats a la TV d'aquest pais amb els vostres discursets conservadors apartats de la realitat quotidiana, criminalitzant posicions alternatives i col.laborant amb la degradacio social.
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
"Nuestros presuntos antisistema actuales, en cambio, denuncian brutalidad policial apenas los mossos desenfundan las porras, lloriquean escandalizados al descubrir que "las autoridades nos golpean y nos meten en prisión" (sic) y, pese a ello, rebañan todos los recovecos del sistema judicial -tan garantista él- para tratar de eludir los efectos penales de sus hazañas."

M'agradaria veure que faria ell si li foten un dia una pallissa: anar a lloriquear als mossos.

Culla pallasso
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
Este señor se ha debido comer un sapo que le ha hecho entrar en un aberrante delirio. En primer lugar, cree que aún estamos en el siglo XIX, y que se puede asaltar el mercado de abastos o ultramarinos. Las tiendas que abundan hoy en las calles, son precisamente las de ropa de marca, las de telefonía, ordenadores y demás tecnologías y mundo "fashion" de esta Barcelona "neta", de pureza, no racial, sino económica. Quizás este señor olvide, cosas de la edad, que en muchas ocasiones se ha entrado en los grandes supermercados para expropiar y repartir la comida.
Posiblemente a este señor le hubiese gustado que las condiciones de explotación fuesen como las de finales del siglo XIX, y así parece que justificaría la revuelta del 29-S, pero si las condiciones hubiesen sido las de entonces, lo más probable es que las consecuencias de la revuelta del 29-S, hubiesen sido como las de entonces, con bombas y otras acciones más propias de aquella época.
Este señor no puede apelar a unas circunstancias y no desear sus consecuencias y debería darse cuenta que ya está en el siglo XXI, aunque él siga con los privilegios del XIX.
Además, en su absurda reflexión, argumenta que los alborotadores ni tan siquiera conocen lo que es el trabajo, pero luego afirma que el marxismo los consideraría "lumpemproletariado". ¿En qué quedamos, o viven bajo las condiciones de explotación más marginales del XIX, o no saben lo que es el trabajo?. Además, cómo puede considerarlos "lumpemproletariado", si los primeros en dar la voz de alarma ha sido la burguesía "tradicional" política, y de sobras es conocido que esos desclasados, siempre han sido susceptibles, por su falta de "conciencia política", de servir de apoyo a la burguesía. Sus hipótesis, se vienen todas abajo y las paredes del banco okupado, así como muchas de las expresiones que se vieron y oyeron el día de la huelga, ponen en evidencia que tienen una profunda conciencia política y social contra el capital.
Este señor, nos recuerda que "en la cultura revolucionaria de entonces existía el concepto de ejemplaridad...", y olvida que en la cultura reaccionaria de ahora, también existe ese "concepto de ejemplaridad"..., en el castigo. Darle un guantazo a un agente policial que se excede en el violento reparto de sus frustraciones o de las de sus superiores, comporta una grave amenaza para la libertad. Lo que a Durruti le debe de remover, es que sea utilizado por señores como este y que además se llamen historiadores.
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
Quan la gent va començar a organitzar-se per robar als supermercats i repartir-los entre els més pobres, la policia va començar a practicar detencions a diestro y siniestro, i cap personatge d'aquests no va fer cap reflexió.
Aquests són els cuenta-cuentos del sistema, i la seva misèria és patent per tothom menys per ell. Estòmac agraït, res més. La vida li donarà el que es mereix i no és precisament un programa de televisió.
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
CULLA es un IGNORANTE,con ínfulas de muy leido , pero un tremendo ignorante. Qué sabrá del anarquismo ... si Durruti viviera le habría afeitado la cara bien.
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
08 oct 2010
Can Recolons? De Sant Martí de Provençals sólo me suena una masía, pero industria téxtil, no.
No se confundirá el inclito historiador son una colonia textil, "Can Recolons" de Ribes de Freser..
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
09 oct 2010
Interessant a facebook, si creieu que a TV3 son uns "merdas" mireu aquesta plana:

TV3 la nostra? TV3 a on vas?
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
09 oct 2010
"Cuando uno quiere cargarse algo o a alguien, no hay método más efectivo -digo efectivo, no honesto- que describirlo en términos lo más grotescos y desdeñosos posible; es lo que podría denominarse argumentar por reducción al ridículo." (Joan B. Culla)
Re: Joan B. Culla i Clarà es historiador?
05 nov 2010
Desde la desilucion y la derrota sin mancharse de ningun color o bandera vivimos un proceso historico deplorable para la razon, nuestro devates deverian enfocarse en la reconstrucion de nuetros vinculos de afinidad e informacion reforzando nuetras ideas y acciones y no seguir calificando acciones puntuales programadas por intereses reformistas que nos llevan por un camino ya conocido por la mayoria.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona