Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Escrit d'indignació sobre el tractament mediàtic del 29-S
06 oct 2010
Abans de tot, demano disculpes per escriure en castellà, m'hauria agradat fer-ho en català, però soc nouvingut i encara no desenvolupo correctament idees complexes en llengua catalana. Doneu-me temps.

Aquest text el vull sotmetre a crítica per fer una nova versió, amb la vostra ajuda. Si tens temps i ganes t'agrairé una crítica (constructiva). Gràcies.
Escucho y veo...

... y me indigno. Nada coincide con lo vivido. Los comentarios a pie de calle carecen de reflexión y encima se sustentan sobre una ficción, por no decir que tampoco se habla de lo que debería hablarse: del problema que supone el capitalismo sobre la humanidad y el planeta. Si eres de esas personas que creen ciegamente lo que dicen los periódicos no hace falta que sigas leyendo, al menos te pedimos que reutilices este papel aunque sea para recoger la caca de tu perro, pero si sabes que los medios de comunicación estan al servicio de políticos y empresas privadas sabrás que hay información que jamás será difundida, que será manipulada, maquillada o incluso invertida con el objetivo de mantener a los de siempre en la poltrona. Y empezaremos desmontando, palabra por palabra, la versión oficial de la huelga del 29-S, y es que no olvidemos que por ello es una versión, y que las versiones son interpretaciones de la realidad, en este caso estudiadas, meditadas e intencionadas.
La versión oficial viene diciendo a grandes rasgos:

    “Los violentos antisistema, con la permisividad que les otorga una ciudad como Barcelona y con sede en el Banco Okupado Descrédito, sembraron el caos de forma organizada generando disturbios por el centro de la ciudad, acabando con el caràcter pacífico y tranquilo de las convocatorias a pesar de los esfuerzos de los Mossos d’Esquadra por impedirlo.”


Violentos antisistema?

En 1996 se hablaba de unos 200 violentos, y hoy sigue la misma tónica, si encuentras alguno de esos “antisistema” pregúntale cual es la fórmula de la eterna juventud que gozan.
La palabra en cuestión fue creada por los medios de comunicación y la policía, pues nadie en ningún momento se ha autoproclamado “antisistema” antes de su uso indiscriminado en prensa desde hace pocos años. Es de suponer que lingüísticamente la palabra es incorrecta, ya que la palabra induce a un nihilismo irreal entre los movimientos sociales que luchan contra las injusticias generadas por el capitalismo, demostrándose en la práctica todo lo contrario, esto es, tener unos valores éticos y morales carentes en la élite gobernante, ansiada del poder que les atorga el dinero. Siendo mínimamente suspicaz se puede intuir que en realidad la palabra más acertada sería “anticapitalista”, pues este es el punto en común de cientos de colectivos que proponen otros sistemas alternativos desde múltiples sensibilidades, sujetos siempre a crítica constante para su evolución y adaptación a las mutaciones del sistema capitalista. Sobre lo de acompañar “antisistema” a “violentos” suena a absurdo. Si el ambiente creado el día de la huelga era claramente anticapitalista es por el trabajo diario, constante y sociable de centenares de personas para sensibilizar y denunciar públicamente las injusticias de la verdadera violencia cotidiana que nos expulsa de nuestra casa embargada por un banco, que nos oprime con la hipoteca, que nos chantajea con el despido, que nos anula con antidepresivos, que nos secuestra en cárceles, que nos silencia cuando alzamos la voz, que nos miente desde los medios oficiales y que nos golpea y sanciona cuando protestamos. La eterna existencia de un movimiento antagonista al poder ha conseguido evitar a lo largo de la historia agresiones mucho mayores de los gobernantes contra sus propios pueblos. Seguimos existiendo todavía, aguantando derrota tras derrota. Y hoy la lucha continúa, porque la infamia que soportamos nunca nos ha dado tregua.


Permisividad en Barcelona?

Paraíso? Sí, para especuladores e inversores, no para sus habitantes.
El Estado Español tiene el honor de figurar en el top ten de los códigos penales más duros de Europa. A ello hay que sumarle una normativa cívica que se halla al margen de la Constitución, y por si fuera poco, la politica urbanística de la ciudad de Barcelona es de las más agresivas del continente, gentrificando barrios enteros como el del Raval, Gràcia, Sants o Poblenou, expulsando a su población original por otra de mayor poder adquisitivo o directamente por oficinas de negocios, desmantelando las redes sociales de los barrios, institucionalizando entidades o comprándolas con subvenciones. Pese a ello, la población resiste a este entorno hostil, y no es la permisividad lo que hace de Barcelona una ciudad combativa, sinó un carácter casi ancestral que se ha heredado y que viene desde antes de la resistencia antifranquista de la Dictadura, desde antes de la Revolución del 36, desde antes de la famosa setmana tràgica de hace 100 años, desde antes de que la Fortaleza de la Ciutadella (ahora parque) ya apuntase con sus cañones al centro de la ciudad. Decir que Barcelona es un paraíso para no se qué fantasma de 200, 400 o 700 “radicales” es un argumento falaz que pretende continuar con las vueltas de tuerca y recortes de libertades con el objetivo de someternos definitiva e irreversiblemente a las leyes del mercado en detrimento de las relaciones y redes sociales que han configurado Barcelona desde hace siglos.


El Banco Okupado Descrédito

“No creo que dure mucho”, era un pensamiento que se albergaba incluso en las mentes más optimistas. Quién es gato viejo sabe que cualquier excusa les vale para desalojar un inmueble, aunque sea claramente objeto de la especulación más despreciable que nos ha sometido al yugo de la hipoteca hasta el geriátrico. “Tener un centro social en el corazón de Barcelona no se puede permitir en esta Barcelona-escaparate, hay que dar una imagen a los turistas, que pensaran nuestros inversores?” seguro que pensaron los políticos. Y otro problema añadido para ellos: el efecto aglutinador que mucha gente esperaba se encarnó en un edificio antaño dedicado al expolio económico. Cientos de personas se acercaron por allí en los pocos días que duró la gesta, miles de personas observaron atónitas que hay gente que actúa organizadamente, y que es más gente de la que parece en un principio.

Día de la huelga general. La convocatoria supera las espectativas. Mucha gente se reune e intenta bajar por las ramblas. Los Mossos no dejan pasar. Buscando otro recorrido, se intenta bajar por Ronda St Antoni. Los Mossos tampoco lo permiten. Tras el cordón piquetes de UGT insultados por su labor colaboracionista que nos ha vendido desde la transición. Los Mossos cargan a su estilo chulesco “la calle es mía”. Pero esta vez la gente está muy enfadada, y cuando la rábia supera al miedo, en lugar de huír se responde. Un coche de urbanos arde. Los Mossos no lo pueden permitir. Llegan refuerzos. Cargas desde Pl Universitat hasta Pl Catalunya. Niños arrinconados en un portal recibiendo palizas entre cuatro robocops. La toma de la plaza se consuma. El Banco se rodea. La excusa: los violentos se han refugiado dentro. Desalojan deteniendo a la veintena de personas que permanecían allí testimonialmente. Los cócteles Molotov? “claro señor agente, al lado de las armas de destrucción masiva de Saddam”. Quién tenga un coeficiente superior a Forrest Gump sabe que si te buscan el último refugio es un espacio okupado. Pero a la polícia no le importaba quién quemó el coche. Querían demostrar su autoridad, y desalojando el Banco Okupado creían que lo conseguirían. De relacionar los enfrentamientos con el desalojo ya se encargará la prensa, que para eso cobran de las arcas del Estado.


Caos Organizado?

Un ejercicio práctico, buscar a lo largo de la historia las insurreciones en Barcelona y entender sus motivos.
A pesar de los miles de testimonios que pueden asegurar la espontaneidad-respuesta de la gente que estaba harta de agresiones policiales e institucionales, el periodismo mercenario insiste a decir todo lo contrario. Todo se reduce a los 200 de siempre que también celebran el macrobotellón, la victoria del Barça, el triunfo de la selección española, las fiestas de Gràcia, los torneos de petanca... Claro, claro, terminators invencibles que estan en todas partes y viajan en el tiempo. Una pregunta por si alguien de verdad se lo había tragado: Saber que son los 200 de siempre implica saber quienes son esas personas (si no no se sabría que reinciden), entonces, ¿por qué no son detenidas esas personas? Quizá es que no existan... Es sabido en toda estrategia de gobierno que se necesita un enemigo que “amenace” al pueblo para que los gobernantes se erigan como salvadores de la población: El Estado Español tiene al independentismo, la Generalitat a las personas migradas y el Ayuntamiento de Barcelona a lxs okupas. Pero quien allí estuvo sabe que por la tarde aun habían moratones en la piel de muchas personas debido a los excesos policiales de la mañana. Quien estuvo vio como habían abuelos cuya pensión no les llega y se la van a bajar, currantes en paro que han perdido su trabajo y embargado su piso (150.000 embargos en el 2009), estudiantes con su futuro boicoteado por un Plan Bolonia elitizador, maestras puteadas por el tirano Ernest Maragall, funcionarias que ven como se desmantela progresivamente el servicio público, pageses con terrenos expropiados para construir centros comerciales. Realidades muy duras confluyeron en un mismo lugar. Miles y miles de personas. A todas ellas les faltó una mecha para que todo prendiera, sin organización ninguna, y a ver quien es el guapo que les dice que hay otras vías de manifestar su descontento, porque, ¿las hay?.


Carácter pacífico y tranquilo.

Una de las derrotas del movimiento obrero en la transición fue el convertir manifestaciones y huelgas reivindicativas que mostraban el cabreo de la población en carnavales-desfiles testimoniales que los políticos veían desde sus televisores y entraban en el juego de cifras de seguimiento. Los sindicatos mayoritarios, al margen de individualidades en la base, no se cuestionan el capitalismo como fuente de los problemas. De esta manera es muy fácil colarles argumentos de mercado como “las empresas deben crear empleo”, “hay que flexibilizar el mercado laboral”, “hay que apretarse el cinturon esperando tiempos mejores” que nunca llegan, “hay de desmovilizarse para mantener el diálogo”, etcétera. Es difícil determinar si por la vía del enfrentamiento directo contra el “orden” institucional se conseguirá alguna cosa, pero lo que es seguro es que seguir con el buenrollismo dialogante nos lleva hacia una sumisión constante por una clase política que ni escucha ni toma decisiones, sino que se ve encauzada por las exigencias del mercado global que controlan 200 familias (estas sí, con nombres y apellidos, poseen la mitad de la riqueza mundial).


Los esfuerzos de los Mossos

Algo de cierto en la versión oficial. Los Mossos se esfuerzan, concretamente la BRIMO y la ARRO (antidisturbios) coordinados con las Divisiones de Información (GESTAPO), motivados por cuestiones ideológicas, a reprimir con dureza todo aquello que cuestione el orden y la ley. Este famoso día se produjeron detenciones de personas concretas en plan secuestro paramilitar seleccionadas a dedo días antes como objetivos a suprimir. No les importaba si habían cometido algún delito, simplemente iban a por cabezas visibles, gente que se mueve en los barrios, que dinamiza asambleas, que escribe en publicaciones... gente detenida a varias calles de distancia de donde sucedían los hechos, porque no importaban los hechos, importaban esas personas y la amenaza que representan. Desde su llegada los Mossos se han esforzado en perseguirnos, darnos palizas, cometer abusos, inventarse informes acusadores, propagarnos el miedo. No son precisamente hermanitas de la caridad. La extinta web mossosdesquadra.com daba cuenta de ello hasta su cierre ordenado por la cúpula policial.


Apunte final

La realidad es tan compleja que es imposible percibirla en su totalidad. Debemos ser conscientes de ello y tener en consideración que las versiones pueden ser más o menos acertadas, pero siempre serán parciales. Reducir, como hacen los medios, los motivos del cabreo general a 4 encapuchados, es reducir la realidad a consignas sencillas que permitan comprender algo que en verdad no podemos, aportándonos una falsa seguridad sobre algo que no podemos percibir ni controlar. Y este escrito no es una excepción. Saca tus propias conclusiones.

This work is in the public domain

Comentaris

Así empezó la guerra entre "antisistemas" y policía Barcelona Septiembre
06 oct 2010
http://www.youtube.com/watch?v=23eMJQcvvJU&feature=related
Sindicat Terrassa