Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal
ETA y la democracia.
16 set 2010
Me parece excesivamente optimista, y a lo peor algo lejos de la realidad, la visión que trasmite aquí abajo el artículo “ETA, lucha semántica y democracia” de Larrapetit en el enlace: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/403239/index.php sobre la concepción de democracia que circula desde algún tiempo en el movimiento vasco.
100818konpartsakw1.jpg
En primer lugar, el marxista Larrepetit tendría que saber, y poner más en claro, que esa idea original de democracia como poder del pueblo no es posible con el capitalismo.
Sin libertad económica de las personas (y de los pueblos, por supuesto), es decir con la existencia de una clase social (global, o una composición social global) de propietarios casi absolutos de las riquezas (y del poder, por supuesto), que es hacia donde se está dirigiendo este sistema, y la de una clase desposeída de casi todo, la clase obrera, donde las personas tenemos que transformarnos en trabajadores contratados, explotados, precarizados o migrantes (o morir de hambre como los miles de cada día), y l@s demás a vivir del sueldo de estos trabajadores o de las limosnas públicas de contención psicológica, es imposible tener ningún tipo de poder real.
A menos que se llame poder a ese derecho burgués de meter cada X tiempo un voto en una urna, controlada por unos pocos partido-instituciones oficiales.

Por supuesto no todo es blanco y negro en este mundo.
Existen otros sectores sociales entre medio, aunque no se les puedan llamar clases. Y existe la diferencia de generaciones por ejemplo, donde un viejo obrero en paro o un viejo trabajador explotado termina votando y creyendo en el régimen parlamentario, mientras que los jóvenes que se rebelan a esta situación son minorizados y reprimidos con todos los medios. Sin olvidar el lavado diario de cerebros provocado por el control de esa clase propietaria que monitoriza los medios de difusión, comunicación, culturales, educativos, etc.
Un lavado que perpetúa la alienación, la falsa conciencia, las ideologías antrisociales, los valores éticos mercantiles, y hasta las costumbres y el pensamiento que el régimen parlamentario se encarga de transformar en leyes, derechos, deberes y naturalmente muy importante: castigo y prisión.

Pero volvamos a Euskal Herria, donde es verdad que una profunda ola de fondo civilizatoria, como dicen algunos, permite que la energía crítica se manifieste todavía con algo de vigor, con relación a los demás países metropolitanos. Cada vez más autistas, consumistas, productivistas y laboristas, y por lo tanto derechistas e individualistas. Las nuevas formas de fascismo moderno que avanzan...

¿Es verdad que la idea de democracia está asumiendo actualmente, en el País Vasco, una valencia diferente de lo que quiere imponer la partidocracia occidental? Pues, sólo en parte diría. Una parte además bastante minoritaria e inconsciente del alcance de fondo de esta nueva filosofía y ética democrática.
Las mismas fuerzas políticas que quieren representar la insumisión vasca, y que se declaran además de izquierdas, no tienen absolutamente en claro lo que subyace a una crítica democrática natural de la sociedad. Siguen dándole un valor democrático, aunque solo sea formal, al régimen político burgués, capitalista, admitiendo el electoralismo y el control de los partidos como un hecho formalmente democrático. Ni se plantean realmente ningún cambio serio de algoritmo de cara a esta cuestión.
Como mucho, utilizan la crítica democrática como instrumento demagógico partidista, como han hecho los españoles hasta ahora contra los vascos independentistas. Hablan de democracia y piensan en los votos y en las ruedas de prensa para esa cosa que ellos también llaman opinión pública. Nada de de lucha de clases. Nada de tocar el régimen o mejor, todo el sistema.

Por mucho trabajo crítico surgido desde determinados movimientos sociales, ha sido en gran parte reconducido por la intelighentzia oficial, en las universidades por ejemplo (sobre todo por parte de ciertas lobbies neo-españolistas de izquierdas), desviando la crítica radical democrática hacia conceptos fumosos e integrables de participación. Más participación, más democracia, dicen. Es decir: participar en el sistema, mejorarlo, reformarlo, y estaremos mejor. Nada de ir a las raíces de la cuestión del poder, nada de tocar los mecanismos fundamentales del régimen y de los estados correspondientes. Y menos aún de la esencia de un sistema propietario y explotador. La categoría política “partido” está para estos paladines de lo que llaman “democracia participativa” todavía por encima de la de “movimiento social”, y el derecho positivo, de estado, sigue siendo para ellos el sancta sanctorum de los valores cívicos. Aunque intenten aprovecharse y manipular toda la terminología e investigación crítica democrática del movimiento vasco.

Es verdad que unas declaraciones de valor democrático por parte de una organización político-militar pueden sublevar mucho entusiasmo, en los teóricos de la democracia, por la contradicción – real o aparente? – que puedan representar con relación a la cuestión del poder y del estado. Puesto que la misma existencia de una organización armada de este calibre e historia, es evidente que pone encima de la mesa la búsqueda de “otra” solución estatual, y de régimen posiblemente. Es decir, con relación a los dos estados que siguen colonizando territorios ajenos, y con los habitantes de estos mismos territorios que necesitan soberanía sobre sí mismos y sus recursos. Los económicos y culturales en primer lugar, es evidente.

Entonces, nos auguramos, con un propósito de constitución popular de este nuevo estado, y de un régimen político diferente de la clásica dictadura piramidal de partidos.

Por lo tanto, conclusión, Larrepetit hace bien sublevando la contradicción encerrada en el discurso democrático del movimiento vasco, y de su organización militar, poniéndola en relación con las nuevas olas de fondo que se están moviendo en el mundo sobre la cuestión democrática.

Pero, si aceptamos precisamente la indicación de Miguel Abensour cuando dice: “La democracia no es un régimen político, sino una acción y una modalidad de la acción política”, estamos muy lejos de percibir algo parecido en las intenciones, declaraciones y discursos de esa clase política que, según pretenden, representa el movimiento vasco de liberación nacional y social.
¿Qué os parece?
Mira també:
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/403239/index.php

Comentaris

Re: ETA y la democracia.
16 set 2010
leéte la "autobiografía" de Argala, así como la de otros militantes marxistas decisivos
Eso es Expaña
17 set 2010
Estos eruptos, escritos(?) probablemente con la intención de disminuir el valor del artículo, caen al contrario muy bien para que quede muy clara (no hace falta, pero bueno...) la altura de miras, la calidad moral y la profundidad intelectual de los españoles.
Por suerte, cuando bastante pronto Catalunya y País Vasco se liberarán de esta gentuza, quiero decir de su gobierno, militares, curas y periodistas, ya no les quedará que ponerse a trabajar (sin uniformes) en serio. A ver si el desarrollo empezará algún día también en su país.
Re: ETA y la democracia.
18 set 2010
No se entiende el último: se han eleminado post anteriores? (los insultos y eso)
Re: ETA y la democracia.
19 set 2010
Con un poquito de imaginación se entiende perfectamente. Los que vienen aquí con sus eruptos, que se vayan a soltarlos a su comisaría. This is is pain!
ETA y la democracia.
26 set 2010
Entrevista a Eta Gara 26 septiembre
http://www.gara.net/paperezkoa/20100926/222925/eu/Eman-ditzagun-urratsak

demokrazia:

"Prozesu demokratikoak helburu argia izan behar du gure ustez: Euskal Herria egungo ukazio egoeratik Euskal Herria subjektu politiko gisa eta erabakitzeko eskubidea aitortzen duen marko demokratikora igarotzea. Konponbide demokratiko eta egonkorra ahalbidetuko badu, gatazka politikoaren oinarrian dauden gakoei erantzun behar die. Lurraldetasuna eta autodeterminazioari formulazio adostua emateko prozesua da, beraz."
Auzolan
02 oct 2010
El Auzolan es una antiquísima forma de colaboración vecinal, una de las instituciones cooperativas sobre las que se asienta el entramado social de los vascos. Los vecinos deciden en asamblea cuándo limpiarán caminos, cortarán leña, repararán un edificio público o prestarán apoyo a un particular desinteresadamente o en obligada reciprocidad (ordea). Artaxuriketa, el ayudado provee la pitanza. Las comisiones citan. Quien no pueda asistir enviará sustituto. Lorra vizcaina. Las cofradías administran comunales e institucionalizan auzolanes. La conservación de las tierras comunes complementa los recursos. «Reglamento para la reparación y conservación de los caminos vecinales de esta ciudad por el sistema denominado auzo-lan» (Donostia, 1868). En «La vecindad. Relaciones que engendra en el País Vasco» (Eusko Ikaskuntza, 1933), Bonifacio de Echegaray elabora una lista para analizarlas. Manuel de Irujo escribe un artículo. La institución de la asistencia mutua pervive en Aezkoa y Baztan y en muchas localidades vascas.

Lege Zarrak, Derecho Pirenaico. «Más de albedrío que de sotileza et rigor de derecho». Los fueros consuetudinarios se estructuran horizontalmente y de abajo arriba. Contemplan exenciones fiscales y militares más allá del árbol Malato, una administración propia, y limitan el poder real. Pase Foral. Privilegium fijosdalgo. Las instituciones preabolicionistas integran el biltzar, el concejo, la cendea, la anteiglesia o el preayuntamiento (república); asambleas de valles, cofradías y merindades; Juntas Generales y Diputaciones y a las Cortes de Nafarroa.

«Esta nación (...) tenía una constitución libre y conformaba una especie de estado confederado repartido en multitud de pequeños ayuntamientos», comenta Humboldt. Para Campión los vascos no inclinan la cabeza y el baserritar representa su tipo «premunicipal». «No es Inglaterra la cuna de la libertad política», escribe Engracio Aranzadi. Y José de Ortueta narra cómo, durante el advenimiento de la II República, los vascos pensaban con naturalidad que se trataba de una federación de repúblicas e indica que los bilbainos conocieron la Casa de la República en Begoña. «Euskaldunak» indaga etnográfica: Etxea, Auzoa, instituciones de Bizkaia y método de Gipuzkoa. Según Caro Baroja, en pueblos de Nafarroa se convoca a «concejo abierto» para acordar decisiones. Su tío Pío proclama la República del Bidasoa. El batzarre de Aezkoa pleitea durante 195 años por la restitución de su monte y en las Ordenanzas del Baztan «cada Casa tiene su costumbre», conservándose la organización del «Ayuntamiento, la Junta General del Valle y los batzarres». La subjetividad vuelve productivo «El juguete de Mari». La igualdad en el círculo posibilita la autoorganización, la cooperación y la innovación comunitaria.

(Jakue Paskual en http://www.gara.net/paperezkoa/20100930/223524/es/Instituciones-originar)
democracia, sigue el debate
03 oct 2010
¿Pero qué resulta ser «lo democrático»? Elemental, queridos, aquello que define la Real Academia del Capital y sus chaperos, y que al resto de los mortales sin propiedad de medio de producción alguno nos es transmitido a través de sus aparatos de propaganda."

Comentario muy interesante de Fede de los Ríos en
"Cosa curiosa «lo democrático»."
En Gara, en el link siguiente:
http://www.gara.net/paperezkoa/20101003/224160/es/Cosa-curiosa-lo-democr
Sindicat