Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
Agresión policial en Iruñea
05 ago 2010
Mi familia no espera una disculpa de nadie
El 13 de julio a las 7.15 de la mañana, mi hija, de 18 años recién cumplidos, y un amigo vecino de la misma edad se dirigían a su domicilio situado en una de las bocacalles de la calle Estafeta.
Cuando intentaron acceder al mismo, por la Bajada Javier, un grupo de policías municipales les impidieron el paso. Los dos jóvenes les explicaron que trataban de llegar a casa sin intención de permanecer en el recorrido del encierro. El chico les enseñó su DNI para acreditar su dirección y tras su negativa a dejarles pasar pidieron que uno de los agentes les acompañara hasta su portal.
Fue en ese momento cuando los municipales, sin explicación alguna, saltaron la valla y les empujaron hasta tirarlos al suelo al tiempo que le agarraban del cuello a la chica y le exigían la documentación.
Al decirles que no la tenía y que si querían le podían acompañar a casa a buscarla (a escasos 200 metros) la separaron del amigo con el que iba, al que también agredieron con la porra y puños. Con la tensión, mi hija empezó a sufrir un ataque de ansiedad. Comentó a la Policía que son episodios por los que se encuentra en tratamiento bajo control médico y que necesitaba tomar la medicación para tranquilizarse. Fue entonces cuando una señora, vecina y conocida del barrio, ante el cáriz que estaban tomando las cosas se acercó a los policías para comentarles que se hacía responsable de ellos para llevarles a casa. La respuesta de los municipales fue un empujón para ella y la introducción de nuestra hija en el furgón.
Como una delincuente fue trasladada a la comisaría, donde nuevamente solicitó atención sanitaria. Nadie le hizo caso y de la misma manera le impidieron llamar a casa. En la propia comisaría volvió a sufrir otro ataque de ansiedad y por toda asistencia recibió las amenazas de mantenerla incomunicada 48 horas. Cuando me personé en comisaría no me permitieron ver a mi hija hasta después de un buen rato y fui tratada con la desconsideración más absoluta, con comentarios vejatorios hacia el comportamiento de mi hija.
Éste es el resultado: tras pasar por urgencias hospitalarias, donde nos atendieron correctamente y certificaron el estado de la chica, tendremos que pagar una multa por alteración del orden público y desacato a la autoridad.
¿A qué viene semejante montaje autoritario y represivo de esos valientes uniformados ante una criatura tan peligrosa físicamente con su 1,56 de altura y 46 kilos de peso? ¿Qué les cegaba para ser incapaces de atender a la chica ante un ataque agudo de ansiedad que le llevó a una situación de descontrol? ¿Por qué no atendieron las demandas de los testigos que nos han contado lo que pasó ese día?
Mi familia no espera una disculpa de nadie. Escribir estas líneas me sirve de consuelo ante la impotencia de ver el estado en que se encuentra mi hija y el retroceso sufrido en su tratamiento.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Agresión policial en Iruñea
07 ago 2010
esta es la política represiva y de impunidad, de chulería y mafioseo de la señora barcina y sus lacayos, ahora pàrece que la situación ha llegado a escandalizar incluso a algunos miembros de la misma policía municipal los cuales han empezado a denunciar sus abusos y sus trapicheos.
Sindicat