Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió
La presidencia de la UE pasó sin el secuestro que anunció Rubalcaba
06 jul 2010
El pasado 28 de diciembre el ministro de Interior sorprendió con el anuncio de que ETA preparaba un secuestro para obtener notoriedad durante la presidencia española de la UE. No era una inocentada. Aseguró que tenía "datos fidedignos" para lanzar la alerta. El semestre ha pasado y no ha habido ni secuestro ni ningún atentado.
Igual que Jaime Mayor Oreja anuncia cada dos por tres negociaciones entre el Gobierno español y ETA, Alfredo Pérez Rubalcaba se dedica a pronosticar atentados. El actual ministro de Interior pidió el pasado jueves estar "especialmente atentos" porque "sabemos que a la banda el verano le gusta especialmente, porque le gusta mucho llamar la atención para que los telediarios de todo el mundo recojan sus atentados".

Según todos los indicios, a lo que habría que estar especialmente atentos es al gusto que Rubalcaba le ha cogido a alarmar a la ciudadanía por periodos; ahora es el verano y antes fue el semestre de presidencia española de la UE. Tanto en diciembre como ahora, los indicadores políticos hacen descartar un atentado de ETA. Sin embargo, el ministro de Interior parece empeñado en lo contrario.

El Día de los Inocentes, Alfredo Pérez Rubalcaba estaba en Erandio, acompañando a Rodolfo Ares, cuando anunció por sorpresa que ETA preparaba el secuestro de alguna persona con notoriedad social u otro "atentado espectacular". Según sus análisis, un secuestro sería compatible con el debate que se vivía en la izquierda abertzale, que ya había hecho pública la "Declaración de Altsasu" en defensa de "las vías pacíficas y democráticas".

Como había previsto probablemente Rubalcaba, su aviso se convirtió en gran noticia y los principales medios españoles la hicieron suya, llevándola a primera página. En ámbitos políticos el anuncio suscitó escepticismo y algunas críticas, que también le llovieron desde los sindicatos policiales. El ministro se puso en contacto con los portavoces parlamentarios, a los que les dijo que sus datos eran "muy sólidos y muy serios", y les pidió que extremaran "la precaución y la seguridad". A los sindicatos policiales les advirtió de que disponía de "datos fidedignos" y "certezas concretas", no sólo de "meros análisis de riesgos", para decir que ETA pretendía hacerse visible durante la presidencia europea. Según el ministro, a ETA "le ha gustado siempre estar presente en el panorama internacional".

Dos días después llegó Rodríguez Zapatero para explicar que "el anuncio [de Rubalcaba] forma parte de la política antiterrorista; forma parte de una estrategia que lógicamente no se explica públicamente".

Será casualidad, pero el aviso de Rubalcaba de diciembre llegó a las dos semanas de que Jesús Eguiguren dijera por primera vez que veía sincera la apuesta de la izquierda abertzale. Esta nueva alarma llega a las dos semanas de que se hiciera público el polémico documento del presidente del PSE.

Si no hay bombas, se inventan o se enreda con falsos avisos

El 23 de junio se recibió en GARA un aviso de colocación de bombas en Valencia de un interlocutor anónimo que no dijo hablar en nombre de ETA. Como se hace siempre, por un elemental sentido de la prudencia, se comunicó el hecho a la Ertzaintza. Pero no se informó de ello en la página web; por cierto, lo mismo ocurrió el 25 por la tarde.

Sin embargo, alguien avisó de la llamada del miércoles a otros medios, que pronto levantaron otra alarma innecesaria en sus ediciones digitales. Y a pesar de que no había bomba alguna, las páginas web del Grupo Noticias y el informativo del mediodía de ETB2 llegaron a decir que una de ellas había explotado. Al día siguiente, desde el Grupo Noticias se quiso alargar la no noticia escribiendo que el aviso "cayó como un jarro de agua fría entre los que han apostado por integrar el polo soberanista".

Después, el domingo, en una entrevista en el mismo grupo de periódicos, el presidente del ABB, Andoni Ortuzar, aseguraba que en el aviso de bombas de Valencia había pasado "algo raro" porque "el anuncio sí respondía a los patrones de la ortodoxia de ETA". Resulta llamativa la contundencia de las palabras de Ortuzar cuando quien hizo la llamada anónima no dijo siquiera hablar en nombre de ETA.

Pero da la impresión de que hay quienes están deseando de que pase algo. Hace dos semanas también surgió el rumor de que se habían recibido anuncios de bomba en GARA, hasta el punto de que otros medios llamaron a nuestra redacción, donde no había constancia de ningún aviso de ese tipo.

...

"Un Gobierno que diga siempre la verdad"

Diríase que, en su disyuntiva «votos o bombas», el ministro de Interior está deseando que lleguen las segundas. Su fama de maquiavélico tacticista le precede. Y a buen seguro, Rubalcaba tendría sus razones en diciembre y las tendría la pasada semana para decir lo que dijo. Ninguna honesta. Otra cosa es que ni él se crea esos avisos.

Pero sean cuales sean esas "inexplicables" razones de "política antiterrorista" -según definición de Zapatero-, lo único cierto es que el aviso no se ha correspondido con los hechos ni respondía a los elementos de análisis que ya había en diciembre.

El recurso a hablar de documentos incautados a éste o aquél supuesto dirigente de ETA no son más que ardides del Ministerio para vestir el santo. Los medios que siguen dando credibilidad a Rubalcaba debieran tenerlo en cuenta. Y su público también.

Recuérdese lo que alguien dijo el 13 de marzo de 2004: "Los ciudadanos españoles se merecen un Gobierno que les diga siempre la verdad".
(Sic!)

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more