Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Castelldefels, la muerte joven
26 jun 2010
extret de la pàgina d'Enfocant.




.
Castelldefels, la muerte joven



Posted on 25 Juny 2010
Blog de Margarita Padilla


Desde el accidente que la pasada verbena de San Juan acabó con la vida de 13 personas en la estación de Castelldefels-Playa no hago más que oir a políticos, técnicos, tertulianos y expertos diciendo que todo se hizo bien, y que se trata de un accidente debido a la imprudencia de los chicos que cruzaron las vías en lugar de pasar por el paso subterráneo.

Y no hago más que leer blogs en los que se debate quién tiene la culpa. En definitiva, el debate está en si cada cual es responsable de su seguridad o si deben ser las autoridades competentes las que nos provean de dispositivos de seguridad adecuados al momento.



Y yo me pregunto: ante un acontecimiento de muerte joven, como este, ¿es esa la principal pregunta? Parece que tenemos la cabeza programada para pensar en terminos de amigo/enemigo: cuando pasa una cosa así primero tengo que saber quén tiene la culpa (en qué bando estoy), y luego ya podré encontrar mi posición respecto a lo ocurrido. Si la culpa es de las autoridades, entonces denuncia de su falta de previsión, responsabilidad, etc. Si la culpa es de los chicos, entonces criminalización: el efecto de ir en masa, las prisas por ir a "colocarse", la irresponsabilidad de sus actos...

Pero la cuestión es qué sociedad, qué imagen de vida en común construye esta pregunta. Buscar los culpables y castigarlos (si son los políticos con la denuncia, si son los jóvenes con la criminalización). Sí, pero ¿cómo ese castigo va a transformar el mundo a partir de lo ocurrido? ¿Qué vamos a hacer con el dolor, con la herida social que la muerte joven ha dejado? ¿Qué vamos a hacer con el vacío, con el sinsentido de morir asi? ¿Acaso no son estas preguntas tanto o más pertinentes que la prisa por señalar a los responsables o a los culpables, impidiendo con estas prisas que la fuerza del acontecimiento abra un territorio sensible en el que preguntarse qué ha pasado? ¿Qué daño quedó después de la tragedia y cómo reparalo? Lo político, lo común, ¿no significa también hacerse cargo de la negatividad que una masacre, un atentado o un accidente han depositado en los supervivientes, víctimas y afectados?

Qué ha pasado no es una pregunta forense que se satisfaga con una buena investigación. Es una máquina de vacío capaz de transformar la realidad, capaz de resignificar radicalmente lo político, haciendo un trabajo de reconstrucción de lo común. Y posiblemente, en este caso sea la única máquina capaz de plantar cara a la alianza entre muerte, juventud y precariedad. Por eso, qué ha pasado es una pregunta que tiene que trasladarse a los sobrevivientes, a los amigos, a las madres, a las novias, a los afectados... ¿Qué ha pasado para morir sin haber llegado a tener una vida?

Casteldefels, en este solsticio de verano, no ha sido sino otro de los muchos escenarios de la muerte joven, de la catástrofe contemporánea. Hoy, la catástrofe no es una posibilidad entre otras, sino el mismo medio en el que vivimos. Fluido, disperso, acelerado, imprevisible, atomizado... Al desmantelar todas las piezas que armaban un mundo común, el capitalismo contemporáneo produce al mismo tiempo condiciones catastróficas de precariedad, y supervivientes que compiten sin tregua para no caer en el agujero negro de la exclusión. No solo es lo catastrófico que te llegue la muerte cuando estás persiguiendo la fiesta, sino que después de que eso ocurrió la sociedad no haga por poner un esparadrapo en la boca a los tertulianos, periodistas, políticos y opinólogos de todo tipo, a fin de poder escuchar el susurro, el balbuceo o incluso la mudez de los chicos cuando nos dignemos a preguntarles ¿y vosotros, cómo estáis?

Los chicos pueden explicarnos sus historias, hablarnos de la catástrofe contemporánea y de cómo se sobrevive en ella: ¿cómo son sus jornadas de trabajo? ¿cuáles son sus oficios? ¿qué hay de sus familias? ¿y de sus pandillas? ¿cuál es el sentido de la fiesta? ¿y el de la música? ¿cuáles son sus sueños? ¿cómo se están cuidando? ¿qué sería responsabilizarse cada uno de su propia vida?...

Si se da espacio a la pregunta, un qué ha pasado puede econtrarse con otros. Desde las banlieu de París o el Nueva Orleans arrasado por el Katrina, hasta la valla de Ceuta y Melilla o las muertes en carretera, pasando por el 11-S, el 11-M, los pibes de Cromañón, el incendio en Guadalajara o el de Horta de Sant Joan, la explosión de gas en Gavá... y tantos y tantos otros escenarios de la catástrofe contemporánea, la pregunta por el qué ha pasado puede desarmar el miedo a la inseguridad entendido como demanda individual de seguridad y armar la pregunta por qué es tener una vida. Una nueva articulación sensible entre lo existencial y lo político.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Castelldefels, la muerte joven
26 jun 2010
Precioso y lúcido pensamiento. Dejemos de buscar siempre culpables y trabajemos por cambiar las cosas de verdad.
Re: Castelldefels, la muerte joven
26 jun 2010
Precioso... pero cruzar por la vía porqué no puedes perder 5 minutos haciendo cola te expone a una muerte de gilipollas...
¿quién será el próximo?
Re: Castelldefels, la muerte joven
27 jun 2010
"La muerte de gilipollas" o "La vida de borregos"... Tú eliges Pere
Sindicat