Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : amèrica llatina : pobles i cultures vs poder i estats
Relaciones Cuba-Venezuela: ¿qué decir desde una perspectiva (A)?
29 mai 2010
* En El Libertario # 59, junio-julio 2010, se publica este texto, con la posición del vocero anarquista venezolano ante los estrechos vínculos que actualmente existen entre los gobiernos de estos países.
FidelyChavochapulin.jpg
Para cualquiera que se reclame anarquista, la hermandad entre quienes en diversas partes del mundo aspiran y luchan por una transformación social radical hacia la libertad e igualdad en solidaridad, debe ser un principio cardinal en la teoría y la práctica. Correlativamente, para los ácratas, los vínculos entre Estados no pueden sino despertar recelos, habida cuenta que hablamos de lazos entre estructuras de opresión, desigualdad e injusticia que siempre el anarquismo ha denunciado y combatido, como igualmente lo ha hecho contra el capitalismo. Por lo tanto, la conducta política general de los anarquistas ha sido – salvo contadas y polémicas excepciones que han terminado por confirmar la regla – promover y practicar la solidaridad internacionalista entre oprimidos y explotados, lo que exige repudiar y enfrentar activamente a esa instancia de opresión y explotación que son los Estados, tanto en su expresión para cada país como cuando se asocian de algún modo, pues ello suele traducirse en resultados poco o nada favorables para la población que controlan.

Pero, ¿y cuando los Estados que se relacionan son progresistas, revolucionarios o se proclaman como tales? Esta sería la situación en el caso de los estrechos nexos actuales de los gobiernos de Cuba y Venezuela, de modo que surge la cuestión: ¿queda entonces en suspenso o cancelada la clásica posición anarquista de combatir al Estado o las coaliciones de Estados?

Desde la ignorancia o la falsificación del anarquismo habrá quien diga que sí, porque esos supuestos Estados socialistas son un avance en la ruta a la revolución social que deseamos, así que aún cuando tengamos críticas u objeciones, siempre serán menores a los logros que se alcanzan o son factibles bajo la batuta de estos gobiernos. Además, se agita el espantajo de lo terrible que sería si esos Estados revolucionarios naufragasen, pues el control político lo tomaría la más diabólica derecha pro-imperialista y neoliberal, pesadilla que se debe evitar aún a costa de aceptar autoritarismo, represión, corrupción, ineficacia técnica, ineficiencia administrativa, y todos esos otros males que parecen florecer mientras más se fortalece y prolonga la existencia del Estado socialista, como lo han evidenciado todos los regímenes marxista-leninistas que en el mundo han sido.

- Del dicho al hecho

Justamente, en la experiencia concreta - 51 años para Cuba, 11 en Venezuela - de lo que han sido y son estos pretendidos Estados socialistas, se ratifica que, ante la posición anarquista de repudiar cualquier forma de dominio estatal institucionalizado, no se puede argumentar la salvedad del carácter “progresista” o “menos malo” de los gobiernos que rigen en nuestros países. Para quien desee en el caso de Venezuela evidencias contundentes y continuadas que, desde el punto de vista socialista libertario desmontan la falsedad de tal pretensión, basta con revisar lo que hemos publicado en El Libertario desde 1999 (en nuestra web lo decimos en español y también hay secciones en inglés, francés, alemán, italiano y portugués). Comprobación parecida para el caso de Cuba se evidencia en las 6 páginas webs anotadas al final de este artículo, donde se hace oír la voz de los libertarios cubanos de dentro y fuera de la isla. En ambos casos, se desmonta además la trampa del antiimperialismo que cacarean los dos regímenes, que con griterío antiyanki de ocasión encubren múltiples compromisos y acuerdos vergonzosos con el gran capital transnacional, púdicamente disfrazados de empresas mixtas tanto en uno como en otro país.

Con semejantes Estados, de ningún modo se puede esperar que sus relaciones sean en esencia beneficiosas para el común de la ciudadanía de los respectivos países. Si lo vemos desde el ángulo del pueblo cubano, cínicamente podría argumentarse que gracias al cuantioso subsidio económico que la isla recibe desde Venezuela, estimado desde diversas fuentes como aún mayor a lo que se recibía en el pasado desde la URSS, ha mejorado el nivel y calidad de vida en el país, superando la desastrosa situación vivida en el “Período Especial”, tras la caída del bloque soviético y subsiguiente desaparición de su respaldo económico. Pero lo cierto es que se ha pasado de una a otra forma de subordinación económica, donde Cuba depende de lo que pueda y quiera proveerle el régimen chavista (Para información más precisa y cifras disponibles de la actual situación económica cubana y su sujeción al padrinazgo venezolano, ver http://www.cuadernodecuba.com/2009/10/decrecimiento-economico-venezolano, http://convivenciacuba.es/content/view/158/56/, y http://economiacubana.blogspot.com).

Aunque la propaganda de uno y otro gobierno intenta convencer a los crédulos que existe intercambio y cooperación entre socios con recursos equivalentes, donde Cuba aporta conocimientos y recursos humanos calificados a cambio de un valor similar en petróleo y productos de la economía venezolana, basta con aproximarse con objetividad y mínimo juicio a donde laboran profesionales, técnicos y expertos cubanos en Venezuela para ver que sus saberes y competencias aportan muy poco a lo que existía previamente, y normalmente están allí porque al gobierno chavista le resultan políticamente sospechosos la mayoría de sus equivalentes locales, que además exigen ingresos y reivindicaciones que a esos cubanos les están vedadas.

En todo caso, el peor efecto de esta relación para el pueblo cubano es haber proporcionado una bombona de oxigeno a un régimen que se ahogaba, el cual pasó de ser comensal de la corte soviética a pensionista del albergue “bolivariano”, sin que el tránsito de una a otra situación implicase que el Estado ha dejado de ser un peso muerto para las sufridas costillas del cubanito de a pie.

- Pero, ¿no es distinto con Chávez?

Por el lado del pueblo venezolano, se intenta venderle el cuento según el cual, gracias al régimen chavista y a la colaboración gubernamental cubana, ha mejorado su acceso a la cobertura de necesidades como la salud o la educación, además de otros aspectos como el deporte y la cultura. Lo cierto es que aquí, tanto las cifras confiables disponibles (ver por ejemplo lo publicado en los informes anuales de PROVEA, accesibles en www.derechos.org.ve) como los múltiples testimonios que se escuchan en la vida cotidiana, demuestran que la situación es bien distinta al mito publicitario oficial, y si alguna vez pareció estar cercano a la verdad, por ejemplo con el impulso inicial a la Misión Barrio Adentro de salud hace 5 ó 6 años, ahora es claro el engaño.

Como se comprueba día a día, el absolutamente visible rol de más de 40.000 cubanos tiene cada vez menos relación con las necesidades colectivas antes mencionadas, y más con los instrumentos de control y represión del Estado venezolano. Son notorios en oficinas de identificación, en registros de documentación pública, como asesores para la comisaría política en cualquier dependencia oficial, y ni hablar de su papel en los “anillos de seguridad” que guardan espaldas, mansiones y lugares de trabajo del Big Boss y la alta burocracia. También, y admitido públicamente por Chávez el domingo 25/4/2010, está su presencia en el ejército, en plan que deja pequeño lo que en otros tiempos era la misión militar de los U$A.

Como conclusión, para los anarquistas hoy debe ser claro que el Estado cubano, por su misma supervivencia, es un parásito del Estado venezolano, que a su vez lo requiere para intentar sostenerse en el control y dominio de la sociedad que rige. Pero recordemos lo que decíamos al comienzo, sobre un supuesto esencial del anarquismo como lo es la solidaridad desde abajo entre los pueblos que luchan contra el Estado y cualquier otra forma de opresión. Por eso, los libertarios de Venezuela y Cuba estamos impulsando vínculos desde las bases sociales, pues la solidaridad es obligada para enfrentar retos comunes.

- Seis websites libertarios cubanos

Desde dentro y fuera de la isla, la escena libertaria cubana hace oír su voz a través de:
º www.mlc.acultura.org.ve = la página del Movimiento Libertario Cubano (MLC), de los anarquistas en el exilio;
º http://movimientolibertariocubano.entodaspartes.net = el blog del MLC, en español y en inglés;
º www.nodo50.org/ellibertario/cubalibertaria.html = boletín Cuba Libertaria, publicado por el GALSIC, Grupo de Apoyo a los Libertarios y Sindicalistas Independientes en Cuba;
º http://observatorio-critico.blogspot.com = blog de la red Observatorio Crítico, desde Cuba;
º http://elblogdelacatedra.blogspot.com = blog de la Cátedra Haydee Santamaría, desde Cuba;
º www.polemicacubana.fr = web solidaria con los libertarios de la isla, en francés y español.

También en la sección de textos del website de El Libertario www.nodo50.org/ellibertario, así como en diversos números de la publicación disponibles allí, hay una buena cantidad de documentación referida a Cuba y al anarquismo cubano.

EL LIBERTARIO, Venezuela - ellibertario ARROBA nodo50.org
Mira també:
http://www.nodo50.org/ellibertario

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Relaciones Cuba-Venezuela: ¿qué decir desde una perspectiva (A)?
30 mai 2010
AZNARQUISTES, deixeu de torpedinar la revolució
Re: Relaciones Cuba-Venezuela: ¿qué decir desde una perspectiva (A)?
30 mai 2010
el PC no ha entès res del que es parlava aquí a dalt...

Una mica d'humiltat i autocrítica és el que us fa falta...

Com a llibertaris, lo normal és que es critiqui les estructures estatlistes.
No?
Que no t'interessa aquest punt de vista...
doncs, felicitats. passa i xau!!
Re: Relaciones Cuba-Venezuela: ¿qué decir desde una perspectiva (A)?
30 mai 2010
Crítica d'uns supossats "anarkistes" que escriuen desde Miami??

VISCA FIDEL I LA REVOLUCIÓ
Colera camping CNT