Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: ecologia
Europa, Transgénicos y Consumo Responsable Agroecológico (Junio 2004 a Mayo 2007)
24 mai 2010
14ª ENTREGA DE LA CAMPAÑA CONTRA LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UE
LA CONSULTA SOCIAL EUROPEA “LA POLÍTICA AGRARIA COMÚN Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN LA EUROPA DEL CAPITAL” (13 JUNIO DE 2004)

Iniciativa impulsada por diversos colectivos del Área de Agroecología y Consumo Responsable del Movimiento contra la Globalización, la Europa del Capital y la Guerra.

El día 13 de junio, al mismo tiempo que se celebraban las elecciones al Parlamento Europeo, diversos colectivos sociales del Movimiento Antiglobalización (MAG), teníamos previsto realizar una Consulta Social Europea (CSE). Pero la Junta Electoral Central comunicó, 4 días antes que se prohibía cualquier acto público cerca de los colegios electorales. Aunque la mayoría de las mesas no estaban en esta situación, se levantaron el 80%, impidiendo un derecho expresión libre de la ciudadanía.

En el año 2000 sí se permitió realizar la CSE (se movilizaron más de 10.000 militantes en todo el estado y se recogieron más de 1.400.000 votos) pero eran otros tiempos. El MAG tenía menor envergadura pero estaba más unificado y apoyó a las redes cristianas aplicadas a la reivindicación del 0,7% y de la deuda externa. En 2004, el Movimiento contra la Europa del Capital, la Globalización y la Guerra (MAG) tiene mayor calado, pero también está más fragmentado, porque al haber supuesto un gran movimiento popular, ha suscitado el interés de la izquierda capitalista y ha sufrido una enorme penetración por parte de colectivos vinculados a la socialdemocracia, lo que ha propiciado una división del movimiento antiglobalización. En lo que afecta a la CSE en Madrid, la estructura que controlaba más la organización de la misma es la parte que depende del Foro Social de Madrid, plataforma hegemonizada por el PSOE para intervenir en el movimiento. Como al nuevo gobierno no le interesa que se hagan elecciones paralelas al Parlamento Europeo, no utiliza la fuerza mediática que controla para darle difusión a esta campaña, como lo hizo, por ejemplo, en las masivas manifestaciones contra la invasión a Iraq. A consecuencia de ello, al no tener el altavoz de los medios de comunicación del grupo Prisa, la CSE 2004 tuvo muy poca repercusión y seguimiento.

A pesar de todo, algunos colectivos del Movimiento antiglobalización sí realizaron la consulta. Entre ellos, las áreas temáticas de “Libertades” y “Agroecología y Consumo Responsable” del MAG organizaron su participación en la Consulta en dos frentes: por una parte, recogiendo de forma individual las respuestas de personas cercanas (compañeros de trabajo, colectivo, familiares, vecinos...), que los miembros de cada área, recogieron entre sus allegados; por otra parte, ambas áreas tenían previsto instalar sus mesas en la Feria del Libro, por tratarse de un enclave que daría visibilidad a la Consulta ante la cantidad y diversidad de personas que acuden a la feria. Teníamos previsto colocar mesas y pancartas “ad hoc” para cada área, en el caso de la alimentación “CSE. VOTA POR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA, CONTRA LOS TRANSGENICOS Y LA COMIDA BASURA”. Pero, ante la imposibilidad de poner las mesas, cambiamos de estrategia y pasamos los cuestionarios por las casetas para recogerlos antes del cierre.

El cuestionario constaba tanto de preguntas comunes como específicas de cada área. Entre ambos procedimientos, la consulta personal y la consulta en la feria del libro, se han recogido 308 papeletas válidas, 191 de agroecología (88 papeletas de feria del libro y 103 de consulta personal) y 117 de libertades (85 de feria del libro y 32 de consulta personal). Aquí vamos a comentar sólo los resultados relativos al Área de Agroecología y Consumo Responsable. Nos detendremos más en la interpretación de los resultados de la consulta realizada en la feria del libro, considerando que ésta puede ser más representativa del sentir general en Madrid que la consulta personal.

1.- Política Agraria Común
La política Agraria Común sólo persigue el beneficio económico a través de la producción industrial de alimentos, su comercio mundial y el control de la cadena alimentaria en unas pocas empresas. Destruye las economías campesinas de los países del Sur y de los nuevos socios comunitarios. Elimina población y actividad campesina, promueve la contratación ilegal y en condiciones de esclavitud de jornaleros inmigrantes, hace peligrar la seguridad alimentaria (vacas locas, dioxinas en los pollos, fiebre aftosa ) y arriesga la salud de las personas y de la naturaleza con fertilizantes químicos, plaguicidas y transgénicos. Además, propicia que las multinacionales se hagan con el control mundial de los alimentos, lo que significa hambre en los países del Sur y generalización de la comida basura.
¿ESTARÍA DISPUESTO/A A APOYAR UNA LEGISLACIÓN QUE FAVORECIERA EL DERECHO, TANTO EN LOS PAÍSES RICOS COMO EN LOS PAÍSES EMPOBRECIDOS, A PRODUCIR ALIMENTOS SUFICIENTES, SANOS Y CULTURALMENTE APROPIADOS PARA SU PROPIA POBLACIÓN, IMPIDIENDO EL CONTROL DE LA PRODUCCIÓN Y EL COMERCIO MUNDIAL DE ALIMENTOS POR LAS MULTINACIONALES?
Consulta personal: SI: 96,1%, NO: 1%, NS/NC: 2,9%
Consulta feria del libro: SI: 82,6%, NO: 8,1%, NS/NC: 9,3%

2.- Seguridad alimentaria y consumo responsable
El consumo responsable se enfrenta al consumismo despilfarrador que no valora sus propias consecuencias. Promueve el consumo de alimentos de temporada, producidos o elaborados por pequeñas explotaciones campesinas cercanas, sin químicos ni ingeniería genética y respetando los ciclos naturales, la cultura rural y la vida digna en el campo, es decir, alimentos agroecológicos. Persigue unos precios razonables para las personas consumidoras y suficientes para los y las agricultoras con el fin de dignificar y sostener una actividad campesina de resistencia al despoblamiento rural que producen la Política Agraria Común y las multinacionales. Sabiendo todo esto;

¿ESTARÍA DISPUESTO/A A CAMBIAR SUS PROPIOS HÁBITOS DE CONSUMO, RECHAZANDO LA COMIDA BASURA Y LA COMPRA EN LAS GRANDES CADENAS ALIMENTARIAS?
Consulta personal: SI: 84,5%, NO: 7,75%, NS/NC: 7,75%
Consulta feria del libro: SI: 73,6%, NO: 13,8%, NS/NC: 12,6%

¿APOSTARÍA POR LA ADQUISICIÓN DE ALIMENTOS AGROECOLÓGICOS A TRAVÉS DE MERCADOS, TIENDAS DE BARRIO O GRUPOS DE CONSUMO ?
Consulta personal: SI: 95,1%, NO: 2%, NS/NC: 2,9%
Consulta feria del libro: SI: 73,9%, NO: 12,5%, NS/NC: 13,6%

Como cabía esperar, sigue existiendo una disociación en la población entre las decisiones políticas que deben tomarse a alto nivel y su experiencia cotidiana. En este sentido, el porcentaje de quienes apoyan un cambio en la legislación que favorezca una producción y distribución más justa de alimentos, garantizando alimentos suficientes y sanos para todos y controlando a las multinacionales, es considerablemente superior que el de quienes están dispuestos a cambiar sus propios hábitos de consumo. A pesar de todo, en los hábitos de consumo, en lo que toca la conducta personal y en el espacio en el que las personas intervienen directamente, el porcentaje de respuestas positivas decae, pero sigue siendo elevado. Esta diferencia es muy interesante porque denota la fractura entre nuestra conducta y las consecuencias de la misma en el sistema económico y social. Quienes van a comprar a las grandes superficies no tienen en cuenta los efectos que su pequeña conducta tiene en el conjunto general. Pero el hecho de que casi tres de cada cuatro personas manifiesten la voluntad no sólo de cambiar sus hábitos de consumo, sino apostar por alimentos agroecológicos a través de pequeño comercio y grupos de consumo, es decir, estarían dispuestos a hacer algo por sí mismos y no sólo a delegar, es estimulante para el Area de Agroecología y Consumo Responsable.

Aunque entre intenciones y acciones hay un camino por recorrer, esta voluntad se expresa de forma muy critica respecto a una publicidad y unos modelos culturales que estimulan el comportamiento individualista y consumista, desconsiderando todo lo demás. Un trabajo de sensibilización acerca de las consecuencias sobre nuestra salud, pero también su relación con el aumento de la pobreza, el hambre de la mayoría y el deterioro ecológico del planeta, podría movilizar estas voluntades hacia un cambio real de sus acciones. Aun en el caso de que fueran pocas las personas, sin duda fortalecerían las redes alternativas de consumo agroecológico en las ciudades y con ello, estimularía la aparición en el campo de productores agroecológicos de alimentos. Estos resultados estimulan la necesidad de seguir trabajando en la cultura del consumo responsable vinculando, en un esfuerzo cooperativo, desde abajo, el campo y la ciudad, la producción agroecológica y el consumo responsable de alimentos y el apoyo reciproco entre las distintas áreas temáticas del MAG, como hemos hecho en esta Consulta Social Europea. (En www.nodo50.org/caes puede consultarse el resultado completo de la CSE).

CAMPAÑA CONTRA LA CONSTITUCIÓN EUROPEA. REFERÉNDUM (20-2-2005)
Ante esta campaña, desde el GAK de CAES decidimos participar elaborando nuestras razones para oponernos a la Constitución Europea mediante un documento titulado “Desde la Agroecología y el Consumo Responsable: NO a la Constitución europea”. Igualmente dedicamos el editorial del boletín de febrero a este tema en un formato más reducido que reproducimos a continuación.

Desde la agroecología y el consumo responsable... No a la Constitución Europea

El 20 de febrero de 2005, el Gobierno convoca un referéndum sobre la Constitución Europea (C.E.). Esta C.E. es, en realidad, un Tratado (acuerdo entre Gobiernos) que incorpora más de 17 años de legislación comunitaria. La Unión Europea desde sus inicios como C.E.E. (1957), ha elaborado Tratados como Maastrich (1992) y Ámsterdam(1997) que fijaron el proceso y las condiciones para que, la moneda única y las políticas monetarias, constituyeran la columna vertebral de la UE, subordinando las políticas económicas y sociales. El gobierno del PSOE quiere mostrar su apoyo al eje franco-alemán, consiguiendo el respaldo de la población española en el referéndum.

En el terreno de la agricultura, la alimentación y el mundo rural, esta “Constitución Europea” no habla de política alimentaria, ni de política agraria, sino de política agrícola (Secc.4ª, título III, arts.121-128) en la que se incluyen agricultura, ganadería y pesca. La Política Agrícola Común (PAC), fue la primera política común europea, con presupuesto comunitario y el origen del mercado común europeo. La C.E. ratifica la visión mercantil de la 1ª PAC. Se limita a considerar los productos del campo como mercancías (Art. III-121 y 122), regulando su espacio de intercambio, en un mercado único, mediante la estabilidad de las producciones y el control, es decir, reducción de los precios. Para ello precisa“incrementar la productividad agrícola”(art. III-123), lo cual es el origen de la expulsión de campesinos, del deterioro ecológico y de la inseguridad alimentaria. Las normas se articulan mediante Organizaciones Comunes de Mercado que se rigen también por productos, sin distinción de condiciones sociales, ecológicas, territoriales o de tamaño de la explotación agraria, y donde el mercado nivela a favor de los más grandes y más competitivos, que a su vez, reciben más incentivos de la PAC, vía ayudas.

Las condiciones sociales del campo desaparecen (ni una palabra sobre jornaleros e inmigrantes) y se diluyen en un término económico, la renta, y en un lenguaje ambiguo “garantizar un nivel equitativo a la población agrícola” que se consigue, precisamente, reduciendo efectivos agrarios (mano de obra y pequeños agricultores eliminados por la competencia) o precarizando sus condiciones hasta la esclavitud de los inmigrantes. La C.E. no emplea “maquillaje” medioambiental en la PAC: el apoyo a las zonas desfavorecidas por condiciones estructurales o naturales es de cara al mercado (art. III-126). El Parlamento Europeo no dirige la PAC, lo hace el Consejo Europeo. Aunque mantenga aún cierta distancia con el modelo de modernización, mucho más agresivo, de EEUU, la PAC no es una política social, sostenible, que defienda la seguridad alimentaria, que impulse un mundo rural vivo y que proteja un modelo de agricultura vinculado al territorio y cohesionado al interior de la UE. La PAC es un instrumento de la globalización para la liberalización del comercio de mercancías alimentarias y la aplicación de la OMC en Europa. Sus reformas han secundado las políticas comerciales internacionales fijadas por la OMC como si fueran condiciones inevitables”. Estas políticas son responsables del hambre en los países empobrecidos y de la comida basura, la obesidad infantil, el deterioro ecológico y desaparición de las pequeñas explotaciones familiares y comunitarias en los países desarrollados como es el caso de España. La PAC no impulsa la soberanía y seguridad alimentarias de los pueblos europeos, sino la competitividad del bloque capitalista de la UE frente al de EEUU.


Desde la cooperación y el apoyo mutuo entre experiencias agroecológicas y de consumo responsable, intentamos recuperar una relación solidaria y directa entre colectivos del campo y la ciudad, oponiéndonos a que los alimentos sean tratados como mercancías y a la confrontación de intereses entre productores y consumidores. En coherencia con esta actividad, sólo cabe el RECHAZO a la Constitución de la Europa del Capital y la Guerra. Pero caben diversas formas de decir NO. Promovemos un RECHAZO que contribuya a oponerse no sólo al texto y al contexto social de la C.E. de la Europa del Capital, sino también a la campaña humillante y manipuladora del Gobierno a favor del sí. Promovemos este NO Ampliado, en la ABSTENCIÓN, mientras seguimos contribuyendo, con nuestra actividad cotidiana, a fortalecer la autonomía, el reconocimiento mutuo y la cooperación entre las distintas luchas sociales antiglobalización desde abajo.


CAMPAÑAS CONTRA TRANSGÉNICOS, PATENTES Y SEMILLAS ESTÉRILES

Nuestra preocupación por los transgénicos y las patentes es anterior a la gestación de los GAKs. Algunos de nosotros hemos dedicado tiempo y esfuerzos durante varios años a estas cuestiones desde nuestra actividad profesional, cuando la opinión publica desconocía su existencia, primero en la Plataforma Rural y luego en la COAG. Este bagaje nos ha hecho tener muy presente la importancia de conocer y transmitir información y de que, como consumidores debemos que tomar partido para impedir que se desarrollen los cultivos y alimentos transgénicos, no sólo por sus riesgos, sino especialmente por el secuestro que causan de la alimentación, las semillas y las patentes y porque hacen irreversible la vuelta a una forma agroecológica de producción y alimentación, impidiendo la soberanía alimentaria de los pueblos.
Desde los GAKs hemos secundado cuantas campañas se han realizado para impedir el desarrollo de los transgénicos. Pero el panorama ha cambiado radicalmente en los últimos dos años. Según reflejábamos en un artículo reciente, aunque “Durante casi una década, las principales ONGs ecologistas en el Estado Español (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y Greenpeace), en aplicación del ‘principio de precaución’ en el terreno de los transgénicos, han defendido una moratoria (paralización de su uso) ante los riesgos que, cultivos y alimentos transgénicos, podían causar sobre la salud y el medio ambiente. A partir de marzo de 2005 y sin renegar explícitamente del principio de precaución, abandonaron la exigencia de una moratoria y realizaron una campaña de captación de adhesiones a favor de una reglamentación de coexistencia de los cultivos transgénicos [1]. El motivo para este cambio fue la llamada para negociar, por parte del Gobierno del PSOE, los contenidos mínimos de esta normativa para la coexistencia de los cultivos transgénicos con los no transgénicos.” [2] Igualmente el contexto europeo ha cambiado al cesar la moratoria, entre 1998 y 2004, y sustituir el principio de precaución por la coexistencia regulada entre cultivos transgénicos y no transgénicos.
El GAK de CAES, nos sumamos a la petición de retirada del borrador de orden ministerial de marzo de 2004 y difundimos, con matices, la convocatoria menos contundente de Greenpeace y Amigos de la Tierra de diciembre de 2004. Pero no lo hicimos con el documento de mínimos impulsado en marzo de 2005 y titulado “Consideraciones mínimas a incluir en las normas españolas sobre coexistencia entre cultivos modificados genéticamente, cultivos convencionales y ecológicos”. No sólo hemos dejado de adherirnos nosotros. Ha habido otros colectivos, defensores activos de una agricultura y una alimentación libre de transgénicos que aunque apoyaron el documento de primavera de 2004, no han secundado éste. Conviene interrogarse sobre las razones de esta negativa y no sólo valorar las nuevas adhesiones. En nuestro caso, no firmamos porque consideramos que contenía la aceptación de los transgénicos al: 1) no reclamar la retirada de los maíces transgénicos autorizados para la siembra en la presente campaña y que son los responsables de los casos de contaminación denunciados; 2) no mantener la necesidad de una moratoria de cultivos, experimentación a campo abierto y alimentos transgénicos, cuando el fortalecimiento de la normativa europea de evaluación no garantiza que los eventos autorizados sean seguros (caso del maíz Bt11 entre otros), y se realizan con un déficit democrático importante (ante el empate de los Gobiernos, decide la Comisión, con una mayoría de la ciudadanía en contra de cultivar y consumir alimentos transgénicos); 3) dejar solas a iniciativas que, partiendo de la falta de soluciones a los problemas reales de contaminación de los agricultores ecológicos, estaban reclamando los puntos anteriores además de la defensa de las zonas libres de transgénicos.
Diversos colectivos que habíamos apoyado todas las campañas anteriores, decepcionados y perplejos, no suscribimos este cambio de rumbo y algunos denunciamos este “giro copernicano” en la trayectoria de oposición a los transgénicos que, bajo la forma de tender la mano al gobierno del PSOE, dando por bueno “un mínimo de contaminación inevitable”, tenía como consecuencia, en un momento en que ya había pruebas de contaminación en Navarra, Aragón y Cataluña, el debilitamiento y la división en la lucha contra los transgénicos. [3]
La oposición unitaria de todo el sector agroecológico al avance de los cultivos transgénicos, ampliamente fundamentada, se basaba en consideraciones como la siguiente: “Uno de los problemas reconocidos de la ingeniería genética es la inestabilidad de los genes implantados. Es inevitable que los cultivos transgénicos, en el caso del maíz a través de la polinización cruzada, transfieran los nuevos genes de unas plantas a otras, de unos campos a otros y a lo largo de la cadena alimentaria. Por lo tanto, la coexistencia normalizada de los cultivos transgénicos con los no transgénicos, significa aceptar la contaminación segura de los primeros sobre los segundos y también la transferencia de genes resistentes a antibióticos y plaguicidas, desde las semillas transgénicas a otras plantas y seres vivos. Esta secuencia aumenta los riesgos sobre la salud de las personas y del propio ecosistema del que los campos de cultivo y el ganado forman parte. Una vez que se acepta la contaminación como inevitable, se invoca el “principio de precaución” en vano y la normativa queda limitada a regular dicha contaminación mediante diversas soluciones que forman parte del problema.” [4] . La ausencia de argumentos que contrarrestaran estas razones, por parte de quienes han roto la unidad, nos permite hablar de una rebaja de contenidos injustificada y carente de motivaciones confesables.
Los Grupos Autogestionados de Konsumo (GAKs), ante la iniciativa de negociar la coexistencia de marzo de 2005, cuestionamos su viabilidad, sus razones y el debilitamiento del movimiento de lucha contra los transgénicos. A partir de aquí hemos ido apoyando las iniciativas que contenían un rechazo a la coexistencia, pero también señalando los problemas de esta estrategia seguidista del PSOE y sus servidumbres [5] .
El planteamiento dominante en el movimiento contra los transgénicos que lideran las ONGs ecologistas y sus socios, a favor de la coexistencia “pacífica” ante la imposición de cultivos y alimentos transgénicos [6] , se confirma como insuficiente para abordar los problemas de inseguridad alimentaria, por varias razones: 1) Está encerrado en la lógica interna de los transgénicos y dedicado a responder puntualmente a cada legalización, cada normativa, cada caso de contaminación, lo que impide enfrentar los problemas de la agricultura y la alimentación buscando una salida estratégica. 2) Señala la contaminación transgénica sobre la agricultura convencional, desvinculándola de la contaminación química de ésta última sobre el medio ambiente y la salud humana, cuyos daños llevan 50 años mostrándose, aunque ocurre como en los transgénicos, a medio y largo plazo y por acumulación. 3) El único argumento de participación esgrimido frente a la imposición de los transgénicos es el “derecho a decidir”. [7]
Es urgente la rectificación de las organizaciones ecologistas. Tanto en la querencia institucional, como en la toma de decisiones desde cúpulas muy selectas y politizadas. La contaminación de los transgénicos avanza y para detenerla, es necesaria la unidad y el pluralismo de los movimientos sociales. “Ni 50, ni 220 metros, es imposible la coexistencia. En aplicación del principio de precaución, prohibición de cultivos y alimentos transgénicos”.

Campaña de oposición al proyecto de ley de patentes sobre la vida del gobierno del PP (febrero de 2004)

Con motivo de la discusión de la Ley de patentes sobre recursos genéticos y para apoyar la Campaña de firmas contra la misma que organizó Ecologistas en Acción, elaboramos un texto propio que argumentaba la necesidad de oponerse a las patentes y, por tanto, de difundir esta iniciativa y recoger el mayor número de firmas posibles contra dicho proyecto. El documento de esta iniciativa puede consultarse en www.nodo50.org/caes

Campaña contra las semillas terminator y el comercio global de alimentos (febrero-marzo 2005)

En la reunión de la Cumbre de Biodiversidad que se celebró en Curitiva Brazil (20-31/3/2006) peligraba la moratoria de desarrollo de semillas transgénicas y estériles conocidas como Terminator [8] . Ante estos hechos y para secundar la iniciativa de la Campaña Internacional Terminar con Terminator, que animaban a sumarse a colectivos y organizaciones de todo el mundo el GAK de CAES elaboramos una campaña articulando las semillas transgénicas terminator con el comercio global de alimentos, y animando con ello a que se desarrollasen iniciativas similares en todo el Estado. Publicamos un artículo en la revista Pedimos la Palabra sobre este tema y dedicamos el editorial del boletín de abril de 2006, justo en los días en que finalmente se paró el levantamiento de la moratoria, aunque la amenaza sigue. [9]

Feria del Libro de Madrid 2007, Zona Libre de Transgénicos

El sábado 26 de mayo de 2007, los Grupos Autogestionados de Konsumo (GAKs) de Madrid realizamos una acción informativa contra los cultivos y alimentos transgénicos en la Feria del Libro. Los objetivos fueron:
a) Recoger firmas de librerías, editoriales y empleados de las casetas en apoyo a Josep Pàmies, agricultor de la Assemblea Pagesa encausado por una acción contra un cultivo experimental de la multinacional Syngenta que, además, no reunía los requisitos exigidos por la ley. Promovida por Assemblea Pagesa y Ecologistas en Acción de Aragón el 13 de septiembre de 2003, la acción consistió en la siega de dicho cultivo ilegal de maíz transgénico y la posterior entrega de una muestra de dicha siega y de un manifiesto en la Diputación de Lleida para denunciar la ilegalidad de tal cultivo.
b) Promover la adhesión de libreros, editores y trabajadores del gremio a la denuncia de los transgénicos colocando en su caseta un cartel con el siguiente contenido: “CASETA DE LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID LIBRE DE TRANSGÉNICOS. COEXISTENCIA CON TRANSGÉNICOS, NO, NO Y NO. CAMPAÑA DE LOS GRUPOS AUTOGESTIONADOS DE KONSUMO DE MADRID GAKS”.
c) Dar a conocer la indefensión ciudadana ante la imposición de los cultivos y alimentos transgénicos por la complicidad de multinacionales y gobiernos. Denunciar la represión como única respuesta de los poderes públicos contra quienes se atreven a denunciar la ilegalidad con la que se desarrollan cultivos comerciales y experimentales contaminando campos vecinos, cultivos y piensos ecológicos y semillas autóctonas.

Nada más abrirse las casetas, iniciamos un recorrido por toda la Feria llevando cuatro cartelones con los lemas “POR UNA FERIA DEL LIBRO DE MADRID, LIBRE DE TRANSGÉNICOS”, “COEXISTENCIA NO, NO Y NO”, “ABSOLUCIÓN JOSEP PAMIES”, “SOBERANÍA ALIMENTARIA EN EL NORTE Y EN EL SUR, “NO A LOS AGROCOMBUSTIBLES, POTENCIARÁN LOS TRANSGÉNICOS”, “MORATORIA DE TRANSGÉNICOS EN LA UNIÓN EUROPEA”.
A lo largo de dicho recorrido, repartimos miles de manifiestos a los visitantes de la Feria. Durante las casi cuatro horas que duró la acción, tuvimos la oportunidad de dialogar con centenares de personas ya que, muchas de ellas se paraban a leer los cartelones, nos pedían el manifiesto y nos preguntaban por los contenidos de los cartelones. Simultáneamente grupos de militantes de los GAKs dialogaban con las personas que estaban al cuidado de las 350 casetas, una a una, entregándoles el manifiesto, pidiendo solidaridad con Josep Pamies a través de su firma e invitándoles a colocar el cartel mencionado más arriba con la petición central: “COEXISTENCIA CON TRANSGÉNICOS NO, NO Y NO”.
Hacia la mitad del recorrido nos interpelaron policías municipales argumentando que no podíamos exhibir dichos carteles sin autorización. Contábamos con ello. Las policías municipales de Madrid y de otras ciudades pertenecientes a la Comunidad Autónoma están a la vanguardia de la eliminación de cualquier mensaje no comercial de las calles. Tras recordarles que tal autorización no era necesaria al estar asistidos por el derecho a la libre expresión de nuestras opiniones, sin interferir en la circulación de personas ni la actividad de la Feria, comprendieron que tendrían que llevarnos detenidos si querían que cesáramos en nuestra actividad y después, responder por la extralimitación de sus funciones y el abuso de poder con la finalidad de obstruir el ejercicio de libertades fundamentales. Todo ello con pruebas fotográficas que se estaban tomando y con numerosas personas que acudirían de testigos. Hicieron sus cálculos y decidieron seguir su camino. Y nosotros el nuestro.
La tarea que nos habíamos planteado era superior a la que podíamos realizar las 23 personas de los GAKs implicadas en ella. Durante la mañana sólo nos dio tiempo a una lenta procesión por el recinto de la Feria, el diálogo con los viandantes y los habitantes de las casetas. Recoger documentos firmados, volver “cuando estuviera el jefe”, reponer documentos y carteles extraviados, nos ha costado 4 días más.
Hemos podido comprobar que nuestra campaña contra los transgénicos en la Feria del Libro al estar vinculada con la defensa de los protagonistas de una acción directa, ha inhibido de firmar o poner el cartel a los sectores más conservadores. Sin embargo, lo prioritario era la solidaridad con Josep Pàmies y nos quedan miles de ocasiones para hacer campañas contra los transgénicos más “suaves”. A pesar de todo, el resultado de esta acción es el siguiente:
a) 24 casetas que firman como entidad;
b) 29 personas regentes de casetas que firman el manifiesto a nivel personal;
c) 186 firmas de trabajadoras de las casetas;
d) 36 carteles con el texto “CASETA LIBRE DE TRANSGÉNICOS…” entre los entregados y colocados;
e) varios libreros de Madrid nos pidieron manifiestos para incluirlos en la bolsa de cada persona que les comprara un libro.
Hemos dejado no menos de 1500 ejemplares a estas casetas a las que expresamos nuestro agradecimiento. Además de la difusión de nuestros lemas ante decenas de miles de personas que abarrotaban la Feria, hemos dialogado con cientos de viandantes y muy en particular con, al menos, 500 personas de las casetas pertenecientes al Gremio del Libro.

Todas las adhesiones han sido enviadas (los documentos originales) a las compañeras de la Assemblea Pagesa. Paralelamente los GAKs, junto a otros colectivos y redes sociales de Madrid, hemos recogido multitud de firmas que se les han enviado de manera descentralizada.

Ahora que es clamorosa la evidencia de la inevitable contaminación transgénica, más allá de cualquier reglamento de coexistencia entre cultivos transgénicos y no transgénicos, debemos incrementar nuestros esfuerzos para favorecer la rectificación de quienes han jugado a poner una vela a dios y otra al diablo. Debemos mirar hacia delante sin resentimiento, aunque también sin olvidar lo negativo de algunos comportamientos antidemocráticos e incluso represivos contra quienes no bailábamos al son de las negociaciones con el gobierno del PSOE. El objetivo hoy es la reconstrucción de un frente unido contra los transgénicos en base a:
1) la retirada de cualquier propuesta de normativa de coexistencia para una aplicación verdadera del principio de precaución;
2) la prohibición del cultivo comercial de maíz transgénico MON-810;
3) una moratoria europea de cultivos y alimentos transgénicos;
4) el sobreseimiento inmediato de todas las causas pendientes de los ciudadanos conscientes que se han arriesgado a enfrentarse personalmente contra los abusos de las multinacionales y la complicidad de las autoridades;
5) la declaración de millones de “Zonas Libres de Transgénicos. Coexistencia ¡NO, NO y NO!”
Fuente: extraído del libro “Agroecología y Consumo Responsable. Teoría y práctica” VVAA. Ed. Kehaceres. Madrid, 2006. Páginas 173-181. Puedes encontrarlo en la Librería Asociativa CAES. C/Atocha, 91 2º 28012-Madrid. Y del artículo “Nuevos aires en la lucha contra los transgénicos” (Junio 2007) que puedes encontrar en la sección Transgénicos de la web de La Garbancita Ecológica.
Para ver la totalidad de documentos producidos por el Area de Agroecología y Consumo Responsable del Movimiento contra la Europa del Capital, la Globalización y la Guerra durante la III Presidencia Española de la UE (primer semestre de 2002) http://www.nodo50.org/caes/todos.php?cat=37
Para la campaña actual durante la IV Presidencia (¡er semestre de 2010) http://www.nodo50.org/lagarbancitaecologica/garbancita/index.php?option=
Para un análisis detallado del movimiento contra los transgénicos en el Estado Español en los últimos 5 años, sus actores y sus documentos, ver la sección de Transgénicos de la web de La Garbancita Ecológica.
http://www.nodo50.org/lagarbancitaecologica/garbancita/index.php?option=
________________________________________
[1] “Consideraciones básicas a incluir en las normas españolas sobre coexistencia entre cultivos modificados genéticamente, cultivos convencionales y ecológicos” (30/3/2005). Puede obtenerse en Foro Transgénicos www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=335&more=1&c=1.
[2] GAKs “Transgénicos un año después, otra coexistencia es imposible”, mayo de 2006
[3] GAKs ibidem, mayo de 2006
[4] P. G. “La unidad de la izquierda y los transgénicos: una victoria pírrica”. Publicado en Viejo Topo, jul-ago 2005.
[5] A continuación incluimos enlace con textos que ilustran los límites de la negociación con el Gobierno en materia de coexistencia:El fin de la moratoria europea de transgénicos ¿A quién beneficia? (20/6/2004) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=317&more=1&c=1 ; No a los cultivos y alimentos transgénicos. Carta a la ministra de medio ambiente (24/11/2004) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=14&more=1&c=1; Apoyo a la iniciativa de Greenpeace y Amigos de la Tierra contra la normativa del gobierno en materia de coexistencia de cultivos transgénicos (23/12/2004) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=145&more=1&c=1; No a los transgénicos. Desde una iniciativa que potencie una agroecología y consumo responsables y una amplia participación social (20/4/2005)http://www.nodo50.org/caes/agroecologia_consumo_responsable/ficheros/tra ; La unidad de la izquierda y los transgénicos: una victoria pírrica (17/5/2005) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=347&more=1&c=1; Los daños colaterales de la alterglobalización en la agroecología y el consumo responsable (30 de julio de 2005) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=410&more=1&c=1; Carta a Zapatero sobre su política de transgénicos (30/11/2005)http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=515&more=1&c=1; Contra las semillas Terminator y el comercio global de alimentos (16/2/2006) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=570&more=1&c=1; Transgénicos, un año después. Otra coexistencia es imposible (18/5/2006) http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=623&more=1&c=1. Para más información, ver Foro de transgénicos en http://www.nodo50.org/caes/articulo.php?p=335&more=1&c=1
[6] Hace un mes Greenpeace se desmarcó de la coexistencia, con un informe elaborado junto con la Asamblea Pagesa y la Plataforma Trasngenic Fora cuyo título era “La Imposible Coexistencia”. Pero, en un nuevo giro hacia el pragmatismo, en estos momentos lidera, junto con la COAG, las alegaciones al último borrador de coexistencia (julio de 2006). Este es el doble lenguaje de las burocracias de las grandes ONGs ecologistas.
[7] Texto extraído del último artículo sobre transgénicos elaborado por los GAKs antes del cierre de edición del libro (agosto de 2006) “NI 50 ni 220 metros. Prohibición de cultivos y alimentos transgénicos”. Este artículo ha sido publicado en las páginas de Ecoportal http://www.ecoportal.net/content/view/full/61549 y Biodiversidad www.biodiversidadla.org
[8] Hemos desarrollado este asunto en el capítulo 2, pág. 67 del libro "Agroecología y Consumo Responsable. Teoría y Práctica". Ed. Kehaceres. Madrid, 2006.
[9] Para más detalles sobre contenidos de esta campaña puede visitarse la web www.terminarterminator.org y la web www.nodo50.org/caes sección transgénicos.

________________________________________COLECTIVOS FIRMANTES:
Grupos Autogestionados de Konsumo de Madrid (GAKs)
Grupo de Estudios Agroecológicos (GEA)
Cooperativa La Garbancita Ecológica (Madrid)
Asociación de Comerciu Xustu y Consumu Responsable Picu Rabicu (Asturias)
Colectivo Cambalache (Asturias)
ECOPORTAL.NET (Argentina)
Asociación Cultural y Ecológica CEFARES (Extremadura)
Asociación Lobo Cerval (Extremadura)
Asociación Ecologistas en Acción de Granadilla.
Colectivo Feminista Las Garbancitas. (Madrid)
Asociación de Cultura Popular ESTRELLA ROJA (Madrid)
CAES (Madrid)
ECOMEDITERRANIA (Productores agroecológicos de Valencia)
UJC-Madrid (Unión de Jóvenes Comunistas- Madrid)
Asociación Cultural CANDELA (Madrid)
Club de Amigos de la UNESCO de Madrid (CAUM)
Labranza Toledana (Productor@s de aceite ecológico-Los Navalmorales)
Grupo de Reflexión Rural (GRR) de Argentina.
RAP-AL en Chile (Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina).
Asociación Galega de Horticultura Urbana (AGHU).

PARA ADHERIRSE A LA CAMPAÑA, ESCRIBIR A
gaksmadrid ARROBA nodo50.org
lagarbancitaecologica ARROBA nodo50.org
Mira també:
http://www.nodo50.org/lagarbancitaecologica

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more