Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: ecologia
Apoyo a Seralini y su equipo, investigadores perseguidos por evaluar los riesgos de los transgénicos sobre la salud.
18 mai 2010
ENTREGA 12ª. CAMPAÑA CONTRA LA PRESIDENCIA ESPAÑOLA DE LA UE.
Los colectivos que impulsamos el Área de Agroecología y Consumo Responsable del Movimiento contra la Europa del Capital, la Globalización y la Guerra nos adherimos a la campaña de apoyo a Gilles-Eric Séralini y el equipo de científicos franceses desprestigiados por desvelar las chapuzas de los estudios de riesgos presentados por Monsanto y aceptados por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria sobre los maíces transgénicos de esta multinacional autorizados para el cultivo y el consumo en la Unión Europea. Sus investigaciones evidencian que, con tales pruebas, no deberían haberse autorizado estos maíces transgénicos.
No es la primera vez. El Dr. Putzsai, investigador con 35 años de experiencia, fue expulsado del Instituto Roweet de Aberdeen (Escocia) en agosto de 1999, acusado de poco rigor científico cuando dijo en la televisión británica que, ratas alimentadas con patatas transgénicas, habían desarrollado cambios significativos en su sistema inmunológico. Seis meses más tarde, 23 investigadores de trece nacionalidades afirmaban, tras evaluar el trabajo de Putzsai, que “no presentaba errores y sus resultados eran ciertos”. Pero el daño estaba hecho y no fue rehabilitado.
En abril de 2010, Andrés Carrasco, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), era censurado en la Feria del Libro 2010 en Argentina por su propio instituto que vetó su charla sobre los efectos deformantes y enfermantes que provoca el glifosato fumigado en los campos argentinos en un experimento a gran escala con la pasividad de las autoridades gubernamentales. Las presiones a las que está siendo sometido tras desvelar los resultados de sus investigaciones, le han hecho abandonar el cargo de Subsecretario de Innovación Científica y Tecnológica del Ministerio de Defensa.
Las multinacionales y sus científicos a sueldo nos engañan con investigaciones falsas o insuficientes y desprestigian a los investigador@s independientes preocupados por la salud de la población para evitar que sus investigaciones tengan credibilidad y para aviso de navegantes.
Animamos a leer la carta de la Fundación para las Ciencias Ciudadanas (Francia) y la Alianza Europea de Científicos para una Responsabilidad Social y Medioambiental y, en su caso suscribirla dirigiéndose a la web http://sciencescitoyennes.org/spip.php?article1801

CARTA DE GILLES ERIC-SERALINI.

En defensa del diálogo científico y conocimiento en controversia (competing expertise) Apoyo a Gilles-Eric Séralini y sus colaboradores
El diálogo entre investigadores dentro de la comunidad científica es un motor fundamental en la construcción del conocimiento. Para ser reconocido como válido, un resultado debe resistir todos los intentos justos para su invalidación por parte de colegas.
Más aún, cuando estudios científicos tienen importantes consecuencias sociales, a la salud, económicas y políticas, un diálogo científico entre áreas del conocimiento diversas se vuelve aún más esencial para un buen funcionamiento de la democracia. Sin embargo, cuando ciertas perspectivas científicas son sistemáticamente excluidas de esta discusión, ¿cómo podemos estar seguros de que se generen buena ciencia y políticas públicas?
En el caso de las plantas genéticamente modificadas (GM) y su investigación científica y sistemática, el respeto por la crítica científica ha estado consistentemente bajo amenaza. Una tendencia preocupante se está generalizando en donde los investigadores que publican resultados que sugieren efectos inesperados y potencialmente negativos en la salud o medio ambiente, se vuelven el blanco de agresivas campañas de descrédito por parte de influentes miembros de la comunidad científica.
A pesar de la larga tradición de discusión y desacuerdo, que ha jugado un papel importante en la ciencia y en la democracia, Francia no es inmune a este desarrollo preocupante dentro de la comunidad científica. La situación actual de Gilles-Eric Séralini, profesor de biología molecular en la Universidad de Caen y co-director del centro multidisciplinario “Polo de Riesgos” (MRSH-CNRS, por sus siglas en francés), que se especializa en la investigación del riesgo the OGMs y pesticidas en la salud, es un ejemplo de esto. Séralini y sus colegas han re-analizado los datos generados originalmente por Monsanto para justificar la comercialización de tres diferentes líneas de maíz GM (MON 863, MON 810, NK603). Los re-análisis realizados por el profesor Séralini y colegas cuestionan la confiabilidad de los datos de Monsanto para probar formalmente lo inocuo de estas tres líneas de maíz GM (errores en la metodología, falta de robustez en los análisis estadísticos). A diferencia de la investigación realizada por la compañía, el trabajo del profesor Séralini y colaboradores ha sido sujeto de una rigurosa evaluación de pares antes de ser publicada en la literatura científica, en particular en 2007 y 2009.
Los descubrimientos del equipo de investigación del profesor Séralini cuestionan la validez de las autorizaciones otorgadas por la Comisión Europea, dadas con la asesoría de la Agencia Europea de Inocuidad de los Alimentos (EFSA, por sus siglas en inglés) para el consumo humano y animal de estas tres líneas de maíz. Dadas las implicaciones de este re-análisis para los intereses comerciales de Monsanto, las enérgicas reacciones de Monsanto son poco sorprendentes. Sin embargo, las críticas hechas por la EFSA y la Oficina de Control de Alimentos de Australia y Nueva Zelanda, deberían haber sido más balanceadas. Más aún, la naturaleza de su respuestas ha contribuido a potenciar la campaña de descrédito desde ciertos sectores de la comunidad científica (ver página siguiente), lo que amenaza no sólo la carrera científica del profesor Séralini, si no también sus fuentes de financiamiento para continuar con investigaciones para el bien común. Esto es totalmente inaceptable.
Nosotros, académicos, profesores e investigadores que firmamos este posicionamiento, consideramos como nuestra responsabilidad el defender los principios de la crítica científica respetuosa y el uso de conocimientos plurales en temas tan sensibles, complejos y potencialmente irreversibles como son los efectos del uso de cultivos GM. Denunciamos la estrategia de nuestros colegas, que usan la difamación y una lógica inconsistente/sesgada en lugar de argumentos científicos creíbles, para de manera injusta apoyar su postura. Nosotros sostenemos que este tipo de debate debe realizarse como una discusión transparente, sujeta a un sostenida evaluación por pares.

Nosotros otorgamos todo nuestro apoyo a GE Séralini y sus co-autores. El trabajo de GE Séralini y sus colegas puesto en contexto.
La publicación científica “A Comparison of the Effects of Three GM Corn Varieties on Mammalian Health”, donde el profesor Séralini es el autor para correspondencia, es un contra-análisis de los datos producidos por Monsanto. El acceso a los datos utilizados por el equipo del profesor Séralini es en parte el resultado de una orden judicial, donde la confidencialidad de una porción de los datos fue declarada ilegal por una corte alemana. Los datos de Monsanto disponibles eran de un estudio en ratas alimentadas por 3 meses con las tres líneas de maíz bajo evaluación regulatoria. Como ha sido enfatizado por el profesor Séralini y sus co-autores en sus artículos, en sus análisis ellos no aseguran que hay evidencia de toxicidad crónica de los OGMs bajo estudio porque el diseño experimental de la prueba de alimentación hecha por Monsanto contiene demasiadas deficiencias que impiden obtener conclusiones robustas. Lo que el profesor Séralini y sus colegas describen, es la existencia de signos de alerta en los datos, lo que puede llevar al desarrollo de una condición crónica y por lo tanto, se necesita llevar a cabo una investigación más profunda. En otras palabras, ellos refutan la habilidad de los datos provistos por Monsanto para de manera formal y científica demostrar la inocuidad de los tres eventos de maíz GM bajo investigación, dados el pobre diseño experimental y la falta de robustez estadística de la metodología escogida.
De manera incomprensible, la Asociación Francesa de Biotecnologías Vegetales, (AFBV, por sus siglas en francés), dirigida por Marc Fellous, Profesor de Genética y antiguo presidente de la Comisión de Ingeniería Biomolecular (una comisión gubernamental para la evaluación de OGMs agrícolas, donde el profesor Séralini fue miembro de 1998 a 2007), apoyado por profesores reconocidos, como Claude Allegre y Axel Kahn, declaró en un boletín de prensa fechado el 14 de diciembre de 2009, que “ El trabajo del profesor Séralini ha sido invalidado por la comunidad científica”. Estas aseveraciones son totalmente falsas e injustificadas. El trabajo conducido por el profesor Séralini y colaboradores no sólo ha sido publicado en revistas científicas internacionales después de un riguroso proceso de evaluación por parte de revisores anónimos, si no además, ninguno de sus trabajos ha sido objeto de ninguna invalidación científica formal.
Después de la participación del profesor Séralini en el programa de televisión “Health Magazine” del canal televisivo francés France 5 el 21 de enero de 2010 (donde él fue invitado a hablar sobre su última investigación), la misma AFBV mandó dos cartas (el 26 y 28 de enero) a los productores del canal y del programa, incluyendo al Alto Consejo Audiovisual, en donde denostaban al profesor Séralini al describirlo como un “mercenario del miedo” y un científico no reconocido. Parecería que miembros de la AFBV, todos declarándose a favor de los OGMs, están actuando más como un grupo político que como científicos.
Más aún, en enero de 2009 y 2010, la experiencia profesional del profesor Séralini fue solicitada por la Suprema Corte de India donde el gobierno Indio había pedido la revisión de datos crudos de los estudios de inocuidad conducidos por la compañía Mahyco con el fin de obtener la aprobación para la comercialización de la nueva berenjena GM (Bt brynjal), que produce una toxina insecticida. Basándose en esta revisión, que incluyó a varios expertos más, una moratoria al cultivo de esta variedad fue establecida. Desde entonces, el profesor Séralini ha sido reiteradamente sujeto de ataques difamatorios que se extienden más allá de la discusión científica y que carecen de cualquier justificación o méritos científicos. Dichos ataques debilitan de manera fundamental los principios de la discusión científica y la justeza de una sociedad abierta.
Usted encontrará en el apéndice (en inglés):
Artículo de Spiroux de Vendômois, et al. « A Comparison of the Effects of Three GM Corn Varieties on Mammalian Health ». Int. J. Bio. Sci., 2009, 5 : 706-726
La respuesta de Monsanto a este artículo Posición del Comité Científico del Alto Consejo de Biotecnologías
Posición de la Oficina de control de alimentos de Australia y de Nueva Zelanda (FSANZ)
Posición de la EFSA Boletín de prensa de la Asociación Francesa de Biotecnologías Vegetales (AFBV)
La respuesta de los autores a todas estas críticas

PDF CON TODA LA INFORMACIÓN Y ANEXOS SOBRE EL CASO SERALINI (EN INGLÉS): CLICAR AQUÍ.
Mira també:
http://www.nodo50.org/lagarbancitaecologica

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more