Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: sense clasificar
¿Defender a la Policía?
04 mai 2010
En cualquier lugar del mundo siempre hay algo en común: la Policía siempre es la Policía, aquí y en China. En algunos, aunque no aceptada, sí es respetada. Como siempre, en base a sus actos y servicios a la sociedad, y, claro está, a la clase social a la que se pertenece. Y Euskal Herria, infestado por más de veinte mil sujetos armados al servicio de dos estados, no es ninguna excepción.
Acorde con la estrategia que viene ejecutando el Gobierno de Lakua para fijar dosis ideológicas unionistas y españolas, reclaman a la sociedad que defienda a ultranza a la Policía autonómica. Lo de la Guardia Civil, Policía y Ejército español mejor obviarlo por su sinsentido. Será que los intentos para convertir a los ciudadanos en chivatos potenciales contra todo lo relacionado con la izquierda abertzale y la solidaridad hacia los presos políticos no están dando los resultados que necesitan. De la misma forma que Lakua dirige su política a la exclusión y eliminación de la comunidad vasca, donde la conculcación de sus derechos individuales y colectivos fijan el punto de partida del conflicto, es obvio que la Policía que dirige Ares no trabaja para el conjunto de la sociedad.

Demandan respeto y legitimidad, aunque lo primero no lo ganarán jamás por imperativo legal y, lo segundo, simplemente es imposible. No para una gran parte de este país; no, a mi juicio, para un vasco. No para quien coherente y consecuentemente no sea español ni francés. No para quien ve cómo reprimen salvajemente, cómo acosan a personas comprometidas con su país, cómo realizan montajes policiales, cómo rezuman odio por todos sus poros contra quien cuestiona el statu quo impuesto, no para quien sabe, sin tener que verlo, que en los calabozos maltratan para poder obtener así réditos políticos.

Y una de sus armas predilectas es insuflar miedo. Y aunque el temor sea una reacción natural, también es evidente que si con ello consiguen que uno claudique de sus principios e ideas son ellos los que ganan. Es lo que buscan y pretenden, y lo que, decenio tras decenio, no alcanzan, aunque cada vez renueven y mejoren sus técnicas. Casi logran que cinco jóvenes de Barakaldo fuesen condenados -¡a 33 años de cárcel!- por un cajero.

Como dice un grupo de música español, La Fuga, -por eso del pedigrí "democrático"-: "Prefiero ser mendigo que madero".

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more