Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
4.500 presuntos criminales.
17 abr 2010
Muy oportunas observaciones las que escribes, Inex, como comentario al texto (de ayer) PIB español y razzia colonial (link:
http://euskalherria.indymedia.org/eu/2010/04/68360.shtml).
La llamada Transición fue un ataque y un desvío contra el importante ascenso obrero y popular, además de las luchas de liberación nacional (en primer lugar en Euskalherria, que con ETA puso realmente en las cuerdas al régimen) que desde finales de los 70, y especialmente después de la muerte del podrido dictador, hicieron quebrar a la vieja estructura estatal, la dictadura militar abierta.

Las potentes luchas de clases y nacionales obligaron a que el aparato franquista se viera obligado a cambiar de chaqueta para evitar una ruptura que podía haberse llevado por delante a la misma dominación económica, política y social de las clases que hasta entonces la habían sostenido y se habían beneficiado de ella, las burguesías españ-catalan-vasca, en particular.
Además la oligarquía europea, a través de la socialdemocracia alemana, ya estaba preparando la pista de aterrizaje (con mucha pasta entre medio) para lo que llego llamaron un transición y cambio.


Lo que suelen llamar izquierdas, tanto el PSOE como el PCE, así como sus brazos sindicales UGT y CCOO, contribuyeron decisivamente a hacer esto posible, con la firma de los Pactos de la Moncloa y la aceptación de los borbones. No sabemos todavía con cuanta pasta entre medio. Y naturalmente aceptando que la magistratura franquista siguiera trabajando: con más tortura y más terrorismo de estado a la vista contra todo tipo de luchas insurgentes, sobre todo en nuestro país.

No sólo, sino que esas izquierdas nacionalista españolas mismas, como dice JM Alvarez ( http://jmalvarezblog.blogspot.com/), se dedicaron directamente a manipular la opinión pública, reprimir con descaro, torturar, acusar sin juicio, planificar y organizar guerra sucia... (que normalmente) son trabajos que no suele efectuar la derecha clásica porque, por razones obvias, perjudica lo que llaman la credibilidad democrática. Esas funciones las asigna el régimen a los progresistas de izquierda. Ni la maquinaria de Hitler lo haría mejor.


Entonces, ahora algunos se enteran que 4.500 presuntos criminales andan sembrando justicia por las españas. ¿Hasta cuando?

This work is in the public domain
Sindicat