Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder
La Fiscalía impide a la familia ver el cuerpo de Anza por orden del Ministerio de Justicia
12 mar 2010
El hospital de Toulouse donde habría fallecido Jon Anza no ha facilitado ninguna información sobre el militante independentista a la familia, a quien la Fiscalía impide ver el cuerpo por orden del Ministerio de Justicia.

Editorial: Anne Kayanakis debe dar una explicación veraz
La noche en que Francia dejó de pertenecer al "mundo civilizado"
Txelui Moreno: "Hay dudas muy razonables que llevan a pensar que esto ha sido un montaje"
EB pide que "se despejen todas las dudas cuanto antes"
Lokarri pide una comisión de investigación formada por entidades de "reconocido prestigio",,,,,,,,,,,,,,
TOULOUSE. Negativas es lo que ha recibido la familia de Jon Anza en Toulouse. Le han negado la posibilidad de hablar con el médico que le habría atendido en el hospital, no le han dado la ropa del fallecido y, por orden del Ministerio de Justicia, la Fiscalía no le ha permitido ver el cuerpo. Además, no ha consentido que un médico de confianza tome parte en la autopsia.

La única confirmación de que el cadáver "aparecido" en la morgue de Toulouse es el de Jon Anza es la derivada de las pruebas de ADN, ya que la familia no ha podido acceder al cuerpo, según ha informado el movimiento pro amnistía.

Cuando los familiares del militante independentista han solicitado hablar con el médico que le atendió le han respondido que no les iban a decir nada. Tampoco les han dado la ropa, alegando que se halla en manos de la Policía.

El mutismo en el hospital es absoluto y remiten a la fiscal de Baiona, que comparecerá esta tarde, ante cualquier pregunta.

Preguntas sin respuesta

El movimiento pro amnistía, que no duda ligar la muerte de Anza a la "guerra sucia", plantea una larga serie de preguntas ante la versión filtrada por la Policía francesa: "¿Dónde ha estado Jon durante los once días que ha estado desaparecido?, ¿quién ha llamado avisando que han encontrado a Jon en un banco?, ¿quién recogió y trasladó a Jon al hospital?, ¿dónde estaba el dinero que llevaba?, ¿quién era el médico responsable mientras estuvo hospitalizado?, ¿dónde están los partes médicos?, ¿dónde está el certificado de defunción?, ¿dio el hospital aviso de la muerte de Jon a jueces y policías?, ¿investigaron de quién podría ser el cuerpo?, la Policía tenía el ADN de Jon y de sus familiares, ¿le hicieron las pruebas al cadáver? ¿cuáles fueron los resultados?".

Recuerda, además, que la desaparición de Anza fue difundida a los cuatro vientos. Plantea, en este contexto, cómo no se vincula esa desaparición a la aparición en esas fechas de una persona "desconocida", con un billete de tren, en un hospital.

"¿Por qué se filtra a los medios la información antes de informar a la familia?", pregunta el movimiento pro amnistía.

Manifestación el domingo en Donostia

Asegura que en la muerte y "ocultamiento" de Anza han tomado parte las policías francesa y española, así como que mantener "escondido" el cuerpo durante un año es una decisión política.

Llama a denunciar estos hechos en la calle y a participar en las movilizaciones que se convoquen.

Bajo el lema "Errepresioa eta gerra zikina amaitu!" saldrá una manifestación el domingo, a las 17.30 horas, del Boulevar donostiarra.
http://www.gara.net/azkenak/03/187876/es/La-Fiscalia-impide-familia-ver-://www.avisderecherches.interieur.gouv.fr/personnes2.asp?D=374&X=D

This work is in the public domain

Comentaris

La noche en que Francia dejó de pertenecer al"mundo civilizado»
12 mar 2010
Una llamada de un colega nos previene con apenas unos minutos de antelación. «¿Tenéis la televisión encendida en la redacción? ¡Conectad France 3!». Son las 18.45. La cadena francesa emite su programación para Euskal Herria.

«En la morgue de Toulouse hay un cuerpo que ha sido identificado como perteneciente a Jon Anza», avanza el locutor. El silencio se instala en la redacción y las preguntas se ahogan en la garganta. Descolgamos a toda prisa los teléfonos. Periodistas de la cadena hablan de «fuentes de toda confianza».

Conversaciones posteriores sitúan hipotéticamente la fuente en la Policía Judicial de Baiona. Suena el nombre del responsable del «dossier Anza»: Tellier. En la sede policial no atienden llamadas. No hay forma de comprobar la información. La procuradora Anne Kayannakis responde por fin a la llamada de «Le Journal du Pays Basque».

La noche se anuncia tan larga como oscura para Maixo, la compañera de Jon Anza, y para una familia que busca desde hace ya casi un año a un ser querido. Hay muchas interrogantes y pocas respuestas. La procuradora no habla. ¿Y no es ella la voz autorizada para atajar una filtración sobre este grave suceso?

No, la procuradora que convocó a los medios el mismo día en que este diario publicó que Jon Anza habría sido interceptado por policías españoles y enterrado en suelo francés, no quiso manifestar anoche absolutamente nada sobre la supuesta localización del cuerpo del refugiado.

Ni siquiera para dar cuenta de que la Policía había prevenido a la familia a las 17.30 de que procedían a identificar un cadáver en Toulouse.

Me invade una imagen cruel. Un agente de la PJ descuelga el teléfono para dar ese escueto anuncio a una familia dolorida. Y nada más colgar, o quizás tras tomar un café con los compañeros de brigada, vuelve a descolgar el auricular, esta vez para llamar a un periodista. Puede que la imagen no sea real; el hecho es que no hay datos, porque la Justicia es muda en Francia. Por eso, dibujo sombras. ¿Qué tendrá el «caso Anza» que aparece tan oscuro incluso cuando se nos avanza una noticia que, sólo quizás, puede acercarnos a su esclarecimiento?

¡Que despierte Zola! Sacudan el polvo de los tomos sobre el caso Dreyfus. Pero, sobre todo, que se agite en su tumba René Cassin, porque nadie puede reconocer a la patria de los derechos humanos con el trato indigno, inhumano, otorgado a una familia durante este largo año.

«Me confirman en la PJ que preguntaron en todas las morgues de Francia; primero, claro está, en la de Toulouse». Es la voz autorizada de un periodista al que nadie puede acusar de connivencias con el sector político que ha vivido con un escalofrío en la espalda este año de tormento.

Los periodistas franceses, algunos periodistas, han puesto la lupa sobre un caso que, constatan, está plagado de puntos oscuros. «Le Monde», «Le Journal du Dimanche», y a sólo unos días del «hallazgo» de ayer, «Libération» han remarcado los «puntos oscuros» de la desaparición. El periodista de este último diario se mostraba dubitativo sobre la aparente «falta de diligencia» de la Policía gala. Karl Laske consideraba «improbable» que la Policía científica gala no hubiera comprobado de la mano de sus homólogos españoles que las huellas que halló en el zulo de Senpere, cinco meses antes de su desaparición, fueran las de Anza. Se lo tuvo que decir ETA...

No conozco al colega de «Libé», pero presumo que a él, como a cualquiera que tenga el vicio de pensar, alguna duda debe plantearle que la reputada Policía francesa no pueda encontrar a una persona, de la que tiene todos los datos, y un año después aparezca el cuerpo de ésta en el primer lugar en el que todos la buscaron
Anne Kayanakis debe dar una explicación veraz
12 mar 2010
Resumiendo mucho, una persona sin identificar habría muerto de causa natural en uno de los hospitales más importantes de Toulouse tras padecer un desmayo en las calles de esa ciudad. Entre sus pertenencias habría tan sólo el billete de tren entre Baiona y Toulouse. Durante once meses habría permanecido sin identificar en ese centro hospitalario. Durante todo ese tiempo los familiares y allegados de Jon Anza, las autoridades francesas y varios periodistas han estado infructuosamente buscando su cuerpo, incluyendo el trayecto del tren, todos los hospitales de la zona y, cómo no, las morgues. Las características de Anza se han distribuido por todas las comisarías del Estado francés. De repente, fuentes policiales informan a la Fiscalía y a los medios de comunicación de que la persona que estaba en Toulouse podría ser Jon Anza. Inverosímil desde todo punto de vista.

Si se confirman algunos de esos elementos y no se aclaran otros extremos, la duda seguirá sobrevolando el caso Anza. Se trataría, sin lugar a dudas, del mayor escándalo de las últimas décadas para la Policía Judicial y el Ministerio de Interior francés. Las versiones difundidas anoche suponen una fuerte presión para los encargados de la investigación y para las autoridades francesas. La Fiscalía de Baiona, con la fiscal Anne Kayanakis a la cabeza, se han mostrado hasta ahora diligentes y cuidadosos en esta investigación. La información que puedan dar hoy al respecto es crucial. De ello depende, en gran medida, la credibilidad del sistema judicial francés.
Re: La Fiscalía impide a la familia ver el cuerpo de Anza por orden del Ministerio de Justicia
12 mar 2010
Vergonyós, guerra bruta, terrorisme d'estat, GAL... sempre sota l'empara dels Socialdemocrates i tots tancant files al seu voltant. Ningú hauria de parlar amb RuGALcaba, ni amb Zapatero, però els venuts de IU, els dats pel sac d'ERC, l'escoria d'ICV... no hi tenen res a dir perquè saben que a ells per ara no els tocaran.

I que dir delshereus del feixisme majoritariament al PP però molts amagats al PSOE, CIU, PNV...

El Terrorisme d'Estat, esl crims fets epr una maquinària imparable que diu respresentar-nos a tots és l'aberració més greu que podem tolerar.

Perquè ningú condemna? Perquè no s'il·legalitza a PP, PSOE, IU, ICV, ERC... al rei... a tots els aficionats a condemnar els crims dels febles però reacis a comentar la violencia institucional?
Re: La Fiscalía impide a la familia ver el cuerpo de Anza por orden del Ministerio de Justicia
13 mar 2010
bo, que plastes que sou, un etarra pateix un infart i ja esteu amb la cantinela de sempre...inventant xorrades perdeu tota credibilitat...
Sindicat