Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: ecologia : guerra
¿Y si fuera verdad...?
10 des 2009
texto sobre el caos climático y el cumbre de copenhagen.
¿Qué se necesita para que lo llames un Apocalipsis? ¿La muerte del salmón? ¿cambios climáticos? ¿daños en la capa de ozono? ¿el agotamiento de más del 90% de la población de krill en Antártica? ¿la transformación del mar en una zona de muerte? ¿la muerte del coral? ¿la extinción de doscientas especies por día? ¿cuatrocientas? ¿seiscientas? Dame un límite concreto, un punto específico en el que podemos empezar a usar esta palabra...
Derrik Jenson

No es el cambio climático, no es el pico del petroleo, ni la gripe-A. No es la crisis económica, ni el extremismo religioso, ni el agotamiento de todos los recursos naturales potencialmente renovables (bosques, pesca, suelos, aguas dulces – lo que sea, lo estamos agotando). No es la crisis democrática. Son todas estas cosas. Ahora. No al final del siglo. No dentro de diez años. Ahora. Ya empezó. El sistema no está resolviendo los problemas y la crisis va a extenderse. No será bonito. Mis seres queridos van a sufrir. Los tuyos también. Esto ya está mal. Pero lo peor es que lo sabemos ya, y parece que no somos capaces de responder.

Dudamos. Nos aferramos a cualquier duda científica para argumentar que “no se sabe”. Decimos que los llamamientos a la acción contra el colapso ecológico son “alarmistas”, aunque sabemos en el fondo que, aun si las predicciones sobre los cambios climáticos fueran alarmistas, el agotamiento de los recursos, el envenenamiento del agua, el aire y la comida, y la extinción de los especies son reales, y que la crisis ecológica llega igual.

Gastamos. Nos apuntamos al “consumo ecológico”, cambiamos las bombillas para el bajo consumo, invertimos en el capitalismo verde, pagamos el euro extra para plantar un árbol con cada vuelo, y hacemos nuestras donaciones a Greenpeace, Amigos de la Tierra u otros.

Esperamos. Confiamos en el final feliz, el deus ex machina, la solución tecno-económica que va a salvar la humanidad, como si no fuera el sistema tecno-económico el que nos ha llevado hasta el borde del colapso...

Esta semana se reúne el COP15 de las Naciones Unidas. Gobiernos y los más poderosos actores de las empresas y ONGs se juntan para discutir “soluciones” a la crisis climática. Persisten en obviar los tipos de acción que podrían abordar los cambios climáticos de forma seria. Persisten en buscar sacar su trozo del pastel, sus beneficios del nuevo “capitalismo verde”, o sus fondos y poderes como gerentes de la protesta. Hasta los más reconocidos científicos (como James Hansen de NASA) dicen que el fracaso de la cumbre de Copenhagen sin acuerdo ninguno sería mejor que las falsas “soluciones” que están sobre la mesa...

Gobiernos y patronales, no sacrificarán su crecimiento para reducir emisiones de carbono. Su interés en la nueva retórica de “salvar el clima” es para poder justificar su represión, sus fronteras fortificadas, y sus guerras coloniales por los recursos naturales. Intentan enmascarar la guerra que el capitalismo esta librando. Pero no se puede librar de esta guerra hablando de gerencia o de “soluciones técnicas”. No se puede pretender que no existe, tapándose los ojos ante la represión y convirtiéndose en cómplice. No se puede aceptar la falsa promesa de la tranquila existencia y la protesta democrática (como nos hemos podido librar, o lavarnos las consciencias ante guerras, abusos, torturas, represiones y destrucciones más ajenas). Porque esta guerra abarca la totalidad de tierras, océanos y la atmósfera. Esta guerra va contra ti y contra toda la vida del planeta y está fuera del control. Y lo peor es que lo sabemos ya, y parece que no somos capaces de responder.

Este texto es alarmista, porque la situación es alarmante. El barco se está hundiendo y es muy probable que ya no se puede salvar. Seguro que vamos a perder muchos de los adornos de la llamada civilización. Muchos de ellos dan igual. Los que nos matan – los coches, el desodorante, el aire acondicionado, los aviones y las piñas envueltas en plástico en invierno – nunca fueron las cosas que dieron valor a la vida. Pero perderemos más que esto. Aunque en teoría el planeta pueda mantener a 6,5 billones de personas de forma sostenible, no vamos a llegar fácilmente a este punto sin perder muchas vidas en el proceso. Ante las crisis económicas, alimentarias y ecológicas, los gobiernos y empresarios, la OTAN y las fuerzas estatales ya están preparándose para un futuro oscuro, con las altas tecnologías del estado policial y las guerras constantes por los recursos incluso contra sus propias poblaciones.

¿Por qué no estamos aterrorizados? ¿Por qué no estamos enfadados?

Hay que empezar en algún lado. Quizás juntándose con amigos, vecinos y familiares para buscar soluciones basados en nuestra creatividad, libertad y pasión. Hay que dejar de fiarse de las elites políticas, económicas y financieras. El fracaso de Copenhagen demuestra claramente que han perdido toda legitimidad y autoridad. Tenemos que buscar soluciones que saquen el control sobre nuestras vidas de sus manos y nos quiten la dependencia al sistema capitalista y al petroleo. Tenemos que levantar la vista y empezar a valorar qué aspectos de esta llamada “civilización” estamos dispuestos a perder; movilizarnos en ocupaciones de tierras y espacios colectivos para la auto-producción local; ver, sentir y comprender lo que está pasando y perder el miedo de actuar directamente, sin intermediarios. Tenemos que identificar a los responsables: las grandes empresas energéticas; las petroleras; los actores en las violencias ecológicas cotidianas de pequeña y gran escala; y lxs que pretenden pacificar a la población hasta que sea demasiado tarde.

¡Nos están traicionando y nos quedan pocos años para enfadarnos!

Es hora de pensar ¿y si fuera verdad...?¿Cuál es tu limite concreto, el punto específico en la que dejarás de dudar, o gastar o esperar y empezarás a actuar? Y en este momento ¿qué vas a hacer?

Enlaces de interés*:

climateimc.org
climate-justice-action.org
desdelsboscos.blogspot.com
reclaimthefields.org
nevertrustacop.org
sindominio.net/ahtez
earthfirst.org.uk
es.wikipedia.org/wiki/Comunidad_de_transición


* estos sitios webs no tienen ningún vínculo con este texto, sólo nos parecen interesantes.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Y si fuera verdad...?
10 des 2009
http://storyofstuff.com/capandtrade/
Re: ¿Y si fuera verdad...?
11 des 2009
Menys carn, menys contaminació a l'atmosfera, menys residus. Menys peix, menys explotació de l'ecosistema marí....
No és la única solució però n'és una.
No és qüestió de que la gent no es cregui res. La gent té por de canviar el seu etsil de vida, els seus hàbits. "La comoditat és massa còmode..."
Re: ¿Y si fuera verdad...?
11 des 2009
www.decreixement.net

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more