Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
Guerra en Interior por el control de los confidentes
27 nov 2009
El ministro del Interior, José Antonio Alonso, y su secretario de Estado, Antonio Camacho, tienen el proyecto de establecer una base de datos con la identidad de los confidentes que tengan todos y cada uno de los agentes de la policía y la Guardia Civil.
"La ficha de los confidentes, personas cuya identidad hasta el momento únicamente conocen los agentes a los que informan, debería incluir sus datos personales –nombre y apellidos, dirección, trabajo, vinculaciones…– y el listado completo de todos los pagos que se les han hecho. Además, se abriría un expediente para recoger las informaciones y trabajos realizados, que permitiera seguir con las máximas garantías el devenir de sus actividades. Éste es uno de los proyectos que comenzó a estudiarse en el Ministerio del Interior, con el impulso del Congreso de los Diputados.

El fin es sacar más provecho a la información que tengan los confidentes y poder utilizarlos en todas las misiones en que puedan ser necesarios, al margen de que su controlador participe o no en ella. Para ello, es necesario que los altos mandos operativos de Interior, la policía y la Guardia Civil conozcan su identidad y sus campos de actuación. Además, en Interior creen que éste sería un buen mecanismo para evitar que se pierda al CONFIDENTE cuando el policía o el guardia civil cambian de destino, algo que ocurre con frecuencia.

Además, hay otro objetivo que consideran muy importante: evitar ilegalidades en el pago a confidentes. En Interior piensan que hay que aumentar sus gastos en fondos reservados, pero que antes hay que conseguir hacerlos más transparentes y eficaces. Con este fin, se han planteado la necesidad de regular la figura del informador policial, estableciendo un protocolo de actuación, que deban seguir forzosamente los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

“Se trata –señalan fuentes políticas conocedoras del tema– de controlar el dinero público, por un lado, y por otro de evitar que el pago a confidentes se haga con droga u otros sistemas. En definitiva, se trata de protocolarizar a los confidentes y su relación con los policías, para que ambos sepan a qué atenerse y estén protegidos si actúan correctamente. No hay que olvidar que actualmente a los confidentes ya se les conceden atenuantes en los juicios si ayudan a los cuerpos de seguridad en sus investigaciones”.

El pago en droga motivó hace algunos años un gran escándalo en la Guardia Civil, al ser detenidos varios integrantes de la UCIFA que habitualmente pagaban a sus confidentes del mundo del narcotráfico con droga, entre otros motivos porque carecían de dinero de los fondos reservados.

“No hay ningún proyecto de modifi cación previsto” sobre confidentes y gastos reservados.

Los planes del Ministerio del Interior, que parecen una locura a los policías, se aplican desde hace muchos años en instituciones tan prestigiosas como el Scotland Yard británico y el Centro Nacional de Inteligencia.

Fichas en el CNI

El funcionamiento de los confidentes en el servicio de inteligencia español se hace de la siguiente forma, según ha contrastado este semanario. Existe un manual secreto denominado ICAS (Informantes, Colaboradores y Agentes), en el que se define todo lo relacionado con esas tres figuras tan importantes.

Ahí se establece que todos los confidentes deben tener una ficha personal, con todos sus datos. Esa ficha incluso reserva un espacio para la foto. Es cierto que muchas de ellas no la tienen, pero también lo es que en algunas ocasiones se han llegado a montar operaciones clandestinas en las que agentes del Departamento de Apoyo Operativo han fotografiado a colaboradores de cierta relevancia sin que éstos llegaran a saberlo.

La obligatoriedad de abrir una ficha a los confidentes no admite excepciones en el CNI y afecta también a los que son captados fuera de España. Así, cuando un delegado en el extranjero viene a España, tiene que desplazarse a la sede central en Madrid para rellenar los datos de sus nuevos colaboradores.

En el CNI, oficialmente a ese archivo tiene acceso todo el centro y el resto de las FSE incluyendo las policias autonómicas.

Todos los informes que cada una de las divisiones hacen a sus jefes incluyen una portadilla en la que se especifican los nombres de los analistas y obtenedores del CNI que han participado y el de los colaboradores e informantes que han aportado datos, mencionados por el alias con que La Casa les ha bautizado.

Mensualmente, cada división hace un informe en el que especifica el dinero que ha pagado a cada uno de sus confidentes, detallando la cantidad que es fija y la que es variable, según lo que haya aportado ese mes. Estos datos son guardados en un programa informático, que permite saber en cada momento cuánto es lo que se ha llevado cada uno de los confidentes y compararlo con la ayuda prestada en informes concretos.

Ese archivo intenta conseguir uno de los objetivos que persigue el Ministerio del Interior: que los colaboradores no se pierdan con un cambio de destino del agente. La experiencia del traspaso de confidentes, no obstante, es complicada: una parte de los informantes sólo quiere colaborar con la persona con la que tiene confianza y no con su sustituto.

Cuando en el servicio de inteligencia se impuso este sistema, se descubrió que una parte de los colaboradores de los agentes, que llevaban cobrando mucho tiempo cantidades fijas mensuales, eran un invento para sacarse un sobresueldo. Varios de estos casos se produjeron en el área de Involución en los años ochenta, donde algunos agentes tenían puestos como informantes a compañeros de promoción militar. Interior sospecha que falsedades como ésa están ocurriendo ahora en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

En el CNI hay unas cantidades límite para confidentes, pero también hay mecanismos sencillos que permiten saltarse la norma. Es el caso de Mikel Lejarza, El Lobo, el más famoso infiltrado en ETA. Como La Casa le pasaba mensualmente una cantidad más alta de la permitida, en el listado de colaboradores de la División de Inteligencia Interior aparecía El Lobo dos veces, una con su verdadero nombre y otra con un nombre supuesto. Como los altos mandos del espionaje lo habían autorizado previamente, nunca hubo problemas. "
...

JARRAI TXAKURRA!!
BIETAN JARRAI!!

This work is in the public domain
Sindicat