Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme
El anarquismo individualista en España: 1923-1938
21 oct 2009
190px-Anarchy-symbol.svg.png
El anarquismo individualista en España: 1923-1938
Autor Xavier Díez/Virus Editorial
domingo, 07 de octubre de 2007
El individualismo anarquista es una corriente dentro del anarquismo que se desarrolla en la segunda mitad del siglo XIX
en Europa y EE. UU., especialmente a través de la obra de pensadores como Stirner o de Thoreau, y que vive su
eclosión a finales del XIX y principios del XX con las aportaciones, entre otros, de Armand, Ryner, Warren y Tucker. Las
ideas individualistas llegan a finales del XIX a España de la mano de revistas como La Revista Blanca de Federico
Urales y Soledad Gustavo, y de las primeras traducciones de Nietzsche, Ibsen, Tolstoi o del propio Stirner, en un
momento en que el mundo intelectual, en plena crisis por los desastres coloniales, está en un proceso de acercamiento
al anarquismo, en cuyas publicaciones colaboran autores de renombre como Unamuno, Azorín o Pío Baroja. Aunque no
se puede hablar de un individualismo anarquista propio en España, dada la ausencia de grandes pensadores adscritos
a esta corriente de pensamiento, lo cierto es que las ideas individualistas tienen una gran presencia en el mundo
libertario hispano a partir de la década de los veinte y hasta el final de la Guerra Civil. A continuación, publicamos un
extracto de esta novedad de la editorial Virus.



Aun siendo siempre una corriente

minoritaria, y en pleno auge del anarcosindicalismo, las temáticas propias del

individualismo —el conflicto individuosociedad, la autoformación como forma de

liberación, la crítica de la revolución, la crítica del industrialismo, el

naturismo, el nudismo, el amor libre, la educación sexual, el antimilitarismo,

el anacionalismo, etc.— llegan mucho más allá de los reducidos círculos

individualistas e impregnan los debates de todo el movimiento anarquista, ya

sea provocando rechazo o adhesión. El individualismo no llegará a contar en

España nunca con ningún tipo de estructura organizativa propia, y se organizará

a partir de grupos de afinidad reunidos en torno a entidades como el Ateneo

Naturista Ecléctico y Els Amics del Sol, o infinidad de agrupaciones vinculadas

a movimientos como el naturista, el antimilitarista o el esperantista, y sobre

todo a partir de publicaciones propias como Ética, Iniciales, Al Margen o

Nosotros, o afines como La Revista Blanca—en su segunda época— o Estudios;

todas ellas con una importante labor de traducción de los pensadores europeos y

norteamericanos, y de edición de libros divulgativos.





El individualismo anarquista tendrá en

España una importancia cultural de primer orden, y buena parte de sus ideas y

cuestionamientos siguen teniendo una gran importancia a la hora de reflexionar

sobre un futuro de libertad y justicia para toda la humanidad.











EXTRACTO: ASPECTOS

PRELIMINARES/UNA MALETA PERDIDA...







En

los primeros días del gélido febrero de 1939, en plena retirada del Ejército

republicano de Cataluña, entre la interminable columna de centenares de miles

de civiles que trataban de atravesar la frontera francesa, un hombre afligido,

de edad avanzada, a quien las fuerzas comenzaban a abandonar, decidió

deshacerse de la mayor parte de un voluminoso y pesado equipaje. Miguel Giménez

Igualada, que pocos meses antes había sido el director de la última revista

anarquista individualista, que había editado y prologado la última edición

española de la biblia del individualismo El Único y

su propiedad, de Max Stirner, excavó un agujero, bajo un árbol, y

enterró una maleta cargada de libros y escritos inéditos, con ideas,

reflexiones y pensamientos que había acumulado en unos últimos años prolíficos

e inspirados. Pocos días antes, en Barcelona, los cargó a toda prisa con la

esperanza de salvarlos del fuego seguro a que los condenarían los novios de la

muerte y enemigos de la inteligencia. Aquella mañana de invierno creía que

cuando hubiera pasado la tormenta de la historia, cuando regresara el buen

Eutsi - Pagina de izquierda Antiautoritaria
http://eutsi.org/kea Potenciado por Joomla! Generado: 21 October, 2009, 17:26
tiempo, los podría recuperar. Muchos años después, hacia la década de los

setenta, murió en su exilio francés sin poderlos volver a ver. Todavía hoy,

hasta la fecha presente, no consta que nadie haya encontrado ninguna maleta

cargada de libros y escritos, a nuestro entender, enormemente valiosos para

poder entender unas ideas y una época que trataron de ser borradas de raíz.





El

autor de esta investigación escuchó esta anécdota, una tarde, también fría, de

diciembre, pocos días antes de una nevada que cubrió de blanco, efímeramente,

los tejados de Barcelona y media Cataluña. Era un miércoles y nos disponíamos a

grabar un programa radiofónico más de la tertulia histórica La Memoria Silenciada en unos precarios estudios

ubicados en la Plaza Real. El tema sobre el cual debíamos hablar era sobre el

papel de los Ateneos en la difusión de la cultura en la Cataluña de las décadas

de los treinta. Cuando ya se había iniciado la grabación, con las

intervenciones del historiador Francisco Madrid y el crítico teatral Francesc

Foguet, acompañado de Manel Aisa, presidente del Centre de Documentació

Històrico-Social de Barcelona, apareció un tercer invitado de quien había

oído hablar. Con la respiración entrecortada por los interminables peldaños de

una escalera que conducía a la emisora y la niebla producida por el espeso humo

de tabaco negro, y excusándose por el retraso, se presentó Federico Arcos.





El

programa de aquel día, el único que hasta aquel momento no habíamos realizado

en directo, decidimos interrumpirlo por unos minutos. Federico Arcos, que fue

un militante de las Juventudes Libertarias, un veterano del movimiento que

vivió con intensidad la década de los treinta, y que en la actualidad reside en

Canadá, desde donde trabaja activamente en la preservación del patrimonio

documental del anarquismo, hacía pocos días que había aterrizado en el

aeropuerto del Prat para pasar unas semanas en la que, muchos años atrás, había

sido su ciudad. Fuera de micrófono empezamos a hablar un poco de todo. Tenía

muchas ganas de relatar recuerdos, vivencias y sensaciones que, en su casa, en

el frío país del norte, debía administrar en dosis homeopáticas por ausencia de

interlocutores interesados en sus palabras. El programa prosiguió sin más

problemas que el de la prohibición tácita de fumar, en deferencia a los

problemas respiratorios de nuestro invitado más veterano, testimonio vivo de lo

que debían ser aquellas experiencias culturales en las instituciones

ateneísticas de hacía cerca de setenta años.





Como

suele suceder en estas ocasiones, lo más interesante del programa es todo lo

que se dice cuando se ha acabado, cuando ya no hay cerca ningún micrófono. Ya

afuera, en plena Plaza Real, me apuntó la historia que encabeza esta

introducción. Algunos días después, en una conversación telefónica, me dio

algunos detalles más. Él la oyó directamente de boca de su protagonista.

Giménez Igualada y Arcos se conocieron en el campo de concentración de Argelès,

en el invierno de 1939. En las precarias condiciones de reclusión involuntaria,

con otros militantes jóvenes como Raúl Carballeira, se habían creado núcleos

informales de discusión y aprendizaje en el cual el individualista iba

adquiriendo una cierta aureola de maestro sabio. Debía ser en uno de aquellos

atardeceres, frente al mar, cuando Arcos pudo escuchar la confidencia que,

sesenta y dos años después, me trasladó en aquella noche de diciembre de 2001.







La situación actual de la historiografía sobre el anarquismo puede recordar la

maleta enterrada bajo un pino de Las Alberas. No parece existir un gran interés

en recuperar el patrimonio documental e histórico de un movimiento que en

nuestro país resultó fuerte y potente, cargado quizá de incoherencias,

complejidades y una gran multiplicidad de tensiones, y a pesar de todo, hoy

olvidado... ¡o casi! No tratamos aquí de reivindicar nada perteneciente a la

esfera de la política, para ello ya existen otros instrumentos. Sin embargo, en

Eutsi - Pagina de izquierda Antiautoritaria
http://eutsi.org/kea Potenciado por Joomla! Generado: 21 October, 2009, 17:26
el campo estricto de la historiografía parece inexplicable e ilógico que un

mundo tan extraordinario —desde una acepción despojada de valoraciones—

permanezca en los limbos de la memoria colectiva, desdibujada en la proyección

del pasado construida expresamente para justificar el presente. A veces, cuando

se exploran las novedades bibliográficas, los textos escolares, las

representaciones mediáticas del pasado o las conmemoraciones auspiciadas por

las instituciones oficiales bajo el patrocinio de destacadas entidades

financieras, podría parecer que el anarquismo permanece en el terreno onírico

de los sueños de una noche de verano, y que los anarquistas del pasado se hayan

transformado en irreales personajes, como los fantasmas indeterminados de Los Otros, la película escrita y dirigida por

Alejandro Amenábar.


Una buena muestra de este menosprecio por un tema que, tácitamente, es visto

como menor es la gran indiferencia oficial respecto del patrimonio documental y

archivístico del anarquismo histórico, la mayor parte del cual, especialmente

el que hacer referencia al siglo XIX, se ha dispersado por el extranjero, de

manera mayoritaria en el IISG de Ámsterdam o en el CIRA de Lausana, o en

archivos particulares como los de Federico Arcos, en Canadá, sin que hasta

ahora haya constancia de un interés inequívoco por parte de las autoridades

culturales y académicas de nuestro país para reclamarlo o, como mínimo,

digitalizarlo de manera sistemática.







El

anarquismo, aunque sea desde un terreno estrictamente cultural e

historiográfico, es contemplado con prejuicios y suspicacias. Existe un

imaginario invisible que convierte este movimiento y filosofía en una

caricatura en la cual se mezcla irracionalidad, primitivismo, retraso

económico, subversión y violencia, y hace de todo aquel que se aproxima, aun

motivado por un interés estrictamente científico, en sospechoso.





Si

esto pasa con el anarquismo en general, ¿qué podemos decir cuando se investiga

una de sus corrientes minoritarias, que por otra parte levanta suspicacias

entre buena parte de la militancia libertaria? Evidentemente implica, en

expresión afortunada de Àngel Duarte, caer en la heterodoxia dentro de la

heterodoxia2, por lo cual, si añadimos a los anarquistas la condición de perdedores

de los perdedores, podría parecer que esta investigación venga motivada por un

interés investigador sobre experiencias marginales.





Nada

más lejos de las intenciones de quien suscribe este libro. No existe ninguna

curiosidad morbosa, ni ningún interés sospechoso por los marginados de ayer y

hoy. Hay más bien la vocación convencional de cualquier historiador de rescatar

una historia —de interés y utilidad para el individuo y la colectividad— del

olvido del pasado. En este sentido, desde que, hace seis años, inicié este

trabajo, mi intención ha sido encontrar aquel pino de las Alberas, desenterrar

la maleta, abrirla y devolver su contenido a su legítimo poseedor, es decir, a

la comunidad cultural —desde una acepción amplia de la expresión— de la cual

todos formamos parte. La metáfora de la maleta perdida del viejo individualista

describe con precisión todo el proceso llevado a cabo en los últimos años.

Buscando y reuniendo textos diseminados por archivos diversos, tratando de

ordenarlos, organizarlos y de darles coherencia hasta poder reconstruir su

discurso, y finalmente poniéndolo a disposición de un público, gran parte del

cual ignora que haya existido jamás ninguna maleta, ningún individualismo

anarquista, ningún Giménez Igualada, o que ni siquiera exista nadie como

Federico Arcos, quien, desde el gélido Canadá, trata de preservar los

documentos y la memoria de una historia enterrada.





He

planteado esta investigación como una historia de las ideas, de recuperación,

Eutsi - Pagina de izquierda Antiautoritaria
http://eutsi.org/kea Potenciado por Joomla! Generado: 21 October, 2009, 17:26
reconstrucción y análisis de un discurso concreto, el del individualismo

generado en los medios anarquistas, en el contexto de una cultura política

intensamente activa en la cronología propuesta. Pero... ¿qué son las ideas? Las

ideas lo son todo, son como el agua para los peces, puesto que constantemente

nos movemos entre ellas, y son ellas las que condicionan nuestras vidas y

nuestras formas de pensar, de actuar y de responder ante los problemas que

debemos resolver cotidianamente, a pesar de que difícilmente llegamos a ser

conscientes de su presencia. Si en la actualidad no resulta difícil percibir

cómo la ideología dominante condiciona, en buena parte, nuestra forma de

gestionar nuestras reacciones, emociones y actitudes desde los mínimos gestos

cotidianos hasta los asuntos más trascendentes, ¿cómo podemos obviar que ideas

y valores condicionaban estrechamente las vidas y los comportamientos de la

gente en un pasado relativamente reciente? Si hoy sabemos de la existencia de

personas que plantean sus vidas de una manera muy diferente a los convencionalismos

comúnmente aceptados, por su creencia en ideas y valores alternativos, resulta

lógico, hace setenta años, que ideologías alternativas y heterodoxas llegaran a

influir entre personas próximas a los ambientes en los cuales se generaban. O

que incluso las ideas del pasado hayan permanecido en el substrato de muchas

conciencias e influyesen, posteriormente, en la forma de pensar y actuar de

muchas personas.





Es

más, las ideas, como Marx sugería, pueden transformar la realidad. La

publicidad es quizá, una de las profesiones que consiste en aplicar este

principio, con la intención de condicionar nuestras decisiones cotidianas. Sin

embargo, y más allá de frivolidades, cualquier persona con un mínimo de

perspectiva temporal ha podido asistir a profundas transformaciones en los

ámbitos más íntimos de la existencia. Por ejemplo, aunque de alguna manera

relacionado con la investigación que hemos desarrollado, ha habido suficiente

con una generación para asistir a la evolución revolucionaria de la concepción sobre

la sexualidad, a lo largo del último tercio del siglo XX, pasando de un cierto

ascetismo cínico y represivo, a una permisividad y desacralización sexual

intensa. Las ideas han jugado aquí un papel más importante que los avances

técnicos en la contracepción. El planteamiento de la existencia como un espacio

temporal limitado desde el cual hay que disfrutar hedonísticamente, acompañado

de una coyuntura política y social favorable, desplazó el planteamiento moral

más estricto que el nacionalcatolicismo franquista había tratado de imponer, a

veces con demasiado éxito. Un proceso inverso, en cambio, sucede en diversas

sociedades como las del Magreb. La influencia de unas escuelas religiosas

rigoristas, provenientes del Golfo Pérsico, acompañada de una coyuntura de

crisis generalizada del modelo social y político, está permitiendo una

orientación reaccionaria, según la cual la sexualidad no pertenecería a la

esfera individual, sino que pasaría a ser el patrimonio exclusivo de una

presunta divinidad. Los contraceptivos existen, sin embargo son las ideas y

creencias las que guían la actuación humana.





La

historia, en sí misma, como conocimiento erudito y aislado de la realidad

presente, no nos sirve. Solamente funciona en tanto que existe la actualidad

con el ahora y aquí, que se relaciona directa o indirectamente con nuestras

vidas, de la misma manera que nuestras decisiones actuales condicionan el

futuro individual y el colectivo. Una historia de las ideas resulta útil para

comprender mejor la complejidad del pasado, y por tanto es una herramienta útil

también para el presente. Nuestro planteamiento es éste: tratar de describir y

analizar unas ideas, surgidas en un contexto determinado, que viven en unas

condiciones difíciles y que realizan aportaciones —como veremos— nada

despreciables para una mejor comprensión del presente.





Una

investigación como la realizada aquí se convierte fácilmente en un especial

ejercicio didáctico. Sirve de aprendizaje intenso a quien la realiza, no

solamente porque permite descubrir un universo desconocido, abrir la maleta

Eutsi - Pagina de izquierda Antiautoritaria
http://eutsi.org/kea Potenciado por Joomla! Generado: 21 October, 2009, 17:26
metafórica con la cual encabezábamos este capítulo y extraer enseñanzas

olvidadas del pasado, sino —y sobre todo— porque, gracias al propio proceso de

investigación y reflexión, se favorece la adquisición de una nueva perspectiva,

con matices más contrastados, en la mirada sobre cualquier otro fenómeno, más

allá de las coordenadas espacio-temporales. De la misma manera, quien suscribe

este trabajo espera y aspira a que los lectores no solamente puedan obtener

información sobre una realidad poco conocida, sino que adquieran elementos de

reflexión que les permita una mejor resolución visual y analítica sobre el

presente. Una investigación de estas características enriquece personalmente a

quien la realiza. Espero y aspiro a compartir esta riqueza con los lectores.





La

historia debe velar siempre por el rigor, aunque jamás pueda ser neutra. Esta

última afirmación no está únicamente motivada por el hecho de que esta frase es

una de las primeras que se aprendía en las asignaturas de introducción a la

historiografía, sino porque ni los actores históricos ni los historiadores ni

los lectores lo pueden ser nunca. Todos tenemos nuestra pequeña o gran historia

personal, vivimos situaciones trascendentes o intrascendentes que acaban

marcando su ubicación social y moral, y por tanto, acaban condicionando la

lectura de los acontecimientos. Y ésta es una regla a la cual nadie puede

sustraerse. Únicamente mediante la adquisición de una buena cultura y una

actitud abierta ante la complejidad del mundo que nos rodea podemos llegar a

ser más o menos empáticos, o disponer de suficiente flexibilidad para

comprender puntos de vista diferentes, o apercibirnos de una realidad llena de

matices. Una de las utilidades de los análisis de discurso es ésta. Tratar de

recuperar, y quien dice esto, dice también dignificar una cultura y un mundo

intelectual hoy tan enterrado como la maleta del viejo Giménez Igualada supone

un pequeño gesto de participación en la reivindicación intelectual de una

temática y unas ideas olvidadas.







El

anarquismo, en nuestro país, fue muchas cosas, algunas enriquecedoras, otras no

tanto. Todos los fenómenos históricos poseen luces y sombras. Lo que no puede

negarse en absoluto es la importancia de la cultura, el pensamiento y la

riqueza del mundo intelectual surgido en su seno. En este sentido, esta

investigación se enmarca en un conjunto de trabajos, aparentemente no demasiado

conectados entre sí, aunque parten de principios similares: la recuperación y

relectura, sin prejuicios, de los múltiples aspectos de un anarquismo que

cuestionó seriamente el orden sobre el cual se fundamentaba la sociedad, obras

y libros que comentaremos en otro apartado de este mismo capítulo y que, de la

misma manera que nuestras intenciones, han desenterrado unas cuantas maletas

cargadas de libros, ideas y valores.















Xavier Diez





El anarquismo individualista en España





(1923 – 1938)





ISBN 978-84-96044-87-6 | 392 págs. | 20 euros





www.viruseditorial.net | virus ARROBA pangea.org | aurora 23 baixos |

Eutsi - Pagina de izquierda Antiautoritaria
http://eutsi.org/kea Potenciado por Joomla! Generado: 21 October, 2009, 17:26
08001 barcelona | tel+fax 934 41 38 14







Virus Editorial







Porque

el lenguaje es un virus

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

Re: El anarquismo individualista en España: 1923-1938
21 oct 2009
Molt interessant, però colló, 20 ecus...
Re: El anarquismo individualista en España: 1923-1938
22 oct 2009
això es va publicar el 2007. jo ho he penjat pq mha smblat curiós, tot i no tenir ni jo res a veure am Virus -pq no digueu k fan publi- ni tampoc massa am lactual context d crisi...

ptser tns raó am lo dls 20 lelos. no c. tot val diners, xo segur k smpre hi ha punts intermitjos. x cert, jo he comprat varis llibre d la dita editorial i eren força ms barats. no crec k ells tinguin massa a veure alhora d fixar els preus.

apa, salut, socialisme llibertari i lluita social!
Sindicat