Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
negación y "memoricidio" d la limpieza étnica de Palestina
09 oct 2009
"No hay mayor dolor en el mundo que el de perder la tierra natal"
(Eurípides).

"Forzar a las personas al exilio constituye una acción terrorista que viola la dignidad humana."
Ana Frank en un sello alemán

Durante la Segunda Guerra Mundial, una ciudadana alemana adolescente de religión judía, escribió un diario sobre el sufrimiento de su comunidad religiosa. Esto dio como resultado un libro que habitualmente forma parte de las lecturas obligatorias en muchos colegios de nuestro país.

Referirse al actual holocausto palestino que se lleva a cabo desde hace más de 61 años, así como a sus consecuencias en la salud mental, no solamente se censura, sino que de antemano se descarta. En las escasas ocasiones en que se ha propuesto y/o logrado exponer el tema en algún congreso de salud mental en nuestro país sobre el sufrimiento y la salud mental de los niños palestinos, así como de la población civil palestina expuesta a la violencia y al terrorismo de la ocupación de los europeos-sionistas, los ponentes (siendo semitas) hemos sido discriminados como «provocadores» y «antisemitas», negando, de esta forma, el holocausto palestino que transcurre, lento y silencioso, delante de nuestras propias narices, debido a la buena posición que habitualmente disfrutan determinados personajes pertenecientes a la ideología sionista en diversas organizaciones, los cuales, paradójicamente, suelen presentarse como defensores de los derechos humanos violados en diversas épocas y lugares. Pero permanece su talón de Aquiles en el holocausto palestino.

¿Acaso el Diario de la adolescente alemana judía Ana Frank, merece también estos calificativos? ¿O también la incesante conmemoración del holocausto de la Segunda Guerra Mundial?

El Programa de Salud Mental de Gaza, con la Organización Mundial de la Salud, organizó el 27 y 28 de Octubre de 2008 una conferencia internacional en el gueto de Gaza, titulada «Siege and Mental Health… Walls vs. Bridges», sobre el impacto del bloqueo sionista-israelí en la salud mental del pueblo palestino que sobrevive en la zona de Gaza ocupada. Las autoridades militares de la ocupación extranjera, sionista-israelí prohibieron la entrada al territorio palestino a psicólogos y psiquiatras, especialistas en esta materia procedentes de diferentes partes del mundo, para debatir el tema y participar en dicho evento académico internacional.

Los trastornos psicológicos derivados de esa ocupación militar extranjera están ampliamente documentados en base a los diversos estudios científicos y empíricos desarrollados por diferentes autores e instituciones, de acuerdo con los auténticos acontecimientos históricos que ocurren en los Territorios Ocupados, en el gueto de Gaza y en Cisjordania, resumidos en este estudio de análisis de información secundaria (1).

Los muros, vallas y guetos y el formateo del sistema cognitivo cerebral implantados por el sionismo, han ido más allá, alcanzando todos los confines del mundo. Así, en los meses de abril y mayo de 2008, llegaron a Chile 117 refugiados palestinos pertenecientes a 29 familias, originarios de las ciudades palestinas de Haifa, Jaffa, Deir Yassin y Nablús, cuyos habitantes huyeron luego de la invasión europea-sionista y las masacres perpetradas en esas ciudades palestinas arrasadas por las bandas terroristas sionistas Irgún, Haganna y Stern en el año 1948. Los supervivientes nativos fueron expulsados de dichas ciudades ancestrales palestinas y huyeron del horror y el terrorismo de los europeos-sionistas hacia países árabes, Europa y América.

Posteriormente, los que se instalaron en Iraq tras el denigrante y maquiavélico atentado de las torres gemelas, que dio la luz verde requerida e incontestable para la acentuación descarada de la intervención estadounidense en dicho país y en Palestina, con el objetivo histórico habitual (desde Oriente Medio a América Latina) de instaurar gobiernos afines a los requerimientos de dominio y control de EEUU. En este caso, en Iraq, el gobierno títere es de corte fanático chií, en el que se tortura y asesina a iraquíes y palestinos suníes y los derechos civiles de las mujeres han sufrido un severo deterioro y retroceso, debido a esa intervención estadounidense aliada con la dictadura implantada por el mal denominado «gobierno iraquí».

Los supervivientes palestinos pudieron trasladarse a nuestro país gracias a un innegable gesto humanitario del gobierno chileno. Pero, por supuesto, provocado y orquestado por la obstinada ocupación, desde hace más de 61 años, de un ente de procedencia étnica kázara-europea que además realizó otro acto de usurpación al denominar con el nombre semita-hebreo de «Israel» al actual ente sionista-israelí que transforma, desvía y manipula a los adherentes de la religión judía, con el propósito de convertirlo en una nación, negándole de esta forma su verdadero carácter. Destruyendo la universalidad de la religión y particularizándola en forma racista, concordando con la idea del nazi alemán Adolfo Hitler. Y negándose tozudamente, una y otra vez, a acatar las varias resoluciones de la ONU incumplidas.

¿Por qué razón la ONU no presionó a EEUU con el término de la intervención militar en Iraq para que no se produjeran más masacres y refugiados? ¿No sería esto más lógico y saludable que solicitar, una vez realizado este daño, «acogida» en otros países que nada tienen que ver con tan nefasta ocupación, así como con su respectiva cosecha económica? (2).

¿Por qué no pide al Estado europeo-sionista de «Israel» que cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas? ¿O por qué inaudita razón no se exige a «Israel» que permita el regreso de los palestinos, sus hijos y sus nietos, que fueron expulsados el año 1948, a las propiedades y ciudades palestinas que les pertenecen y de cuyos arrasamientos sobrevivieron, como ellos mismos han solicitado desde el inicio de su exilio? (3).

Tratar la salud mental de la población civil de Gaza, sin duda, nos lleva a referirnos al tema tan temido por el sionismo: «los refugiados palestinos», ya que el objetivo de esa ideología fascista y racista, gemela del nazismo, es precisamente empujar, «transferir» a través de estas condiciones infrahumanas al restante pueblo palestino que sobrevive en Palestina y en las fronteras de los países árabes hacia el exilio perpetuo, echarlos al mar. Tal y como literalmente ya es un hecho consumado.

¿Cuál es el objetivo final de distanciarlos aún más de su tierra ancestral? ¿Y continuar permitiendo a «Israel» que gracias a la usurpación de Palestina, desde el año 1948, y que hasta el día de hoy, el pueblo palestino continúe sufriendo masacre tras masacre? (4).

¿Es posible, que la vida de un kázaro-europeo perseguido durante el holocausto de la Segunda Guerra Mundial se perciba como superior a la de un semita-palestino perseguido durante el actual holocausto, producto de la ocupación militar extranjera europea-sionista?

Debido a lo anterior, lamentablemente, se ha vivido también una negación universal del holocausto palestino, una fractura de la memoria, del expolio y posterior exilio de un pueblo entero, por diferentes oleadas y a diferentes puntos del planeta, incluso en nuestro país, consistente en:

- Visión errada y peyorativa hacia los refugiados palestinos.

- Distorsionada postura de «asistencia» al deber de instaurar actitudes y conductas humanitarias de alimento, cuidado de la salud y abrigo.

- Falta de asistencia psicológica al colectivo reasentado en general, en el que clínicamente se observan depresión, ansiedad y síndrome postraumático.

- Carencia de apoyo psicológico a casos concretos de personas que padecen enfermedades crónicas.

Cabe mencionar que cualquier intervención terapéutica se produciría dentro de un contexto de impunidad, debido a la perpetuación de la ocupación de Palestina y al consecuente exilio. Impunidad que proseguirá hasta que el ente europeo primogénito de EEUU se digne acatar las resoluciones de las Naciones Unidas. Lo cual, indudablemente no se conseguirá sin el perceptivo boicot, sanciones correspondientes y supresión de relaciones diplomáticas y comerciales con esa entidad artificial y religiosa creada a costa del genocidio, expulsión y limpieza étnica del pueblo palestino; la condena y estigmatización de la resistencia palestina a la ocupación europea-israelí, calificándola de «terrorista», así como el nulo respeto hacia un gobierno legítimamente elegido por el pueblo palestino, o mejor dicho «el castigo por el voto democrático» (5), han conducido a inmovilizar la solidaridad con la resistencia, y por eso el holocausto palestino se perpetúa desde hace más de 61 años.

Debido a lo expuesto y a lo que resumidamente se continuará describiendo, acorde a vivencias directas, es que siempre se ha considerado de vital importancia la formación de equipos afines para este tipo de trabajo. Con una salud mental compatible con este quehacer, con el fin de que los objetivos estén insertos en los intereses emocionales, económicos y vitales de los propios refugiados, para una reparación por lo menos parcial, debido a que se mantienen las causas reales y circunstancias que originan y mantienen los trastornos psicológicos. Es por esto que un equipo de trabajo para estos efectos debe ser «apto», lo que obviamente implica participar en la búsqueda de la verdad de la historia y de allí, fiel a esta verdad, la justicia. Similar a los equipos «Prais» de nuestro país (Programas de atención y reparación en salud y derechos humanos), dirigido a chilenos retornados, o Exil-Bélgica (creado inicialmente en Bruselas por el psiquiatra y exiliado político chileno Jorge Barudy, apoyado por el Fondo Voluntario de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura), que actualmente mantiene sedes en otros países y brinda una atención médico-psico-social a víctimas de violaciones de derechos humanos procedentes de las dictaduras militares en Latinoamérica.

En el caso de nuestro país, y es digno de destacarse, si bien se ha implementado un subsidio habitacional para los refugiados palestinos en igualdad de condiciones con cualquier ciudadano chileno, que puede optar a éste manteniendo ciertos requisitos, existe carencia de una institución con un programa con características predeterminadas, dotada de un equipo multidisciplinario, para la atención de refugiados políticos extranjeros en nuestro país.

Considero necesario crearlo antes de continuar recibiéndolos, ya que éste es el factor que se constituye en uno de los elementos centrales para el logro del proceso de integración social de un refugiado: esto es, el reconocimiento de su biografía basado en la verdad histórica, como mantenimiento de un discurso y denominador común, desinteresado y libre por parte de todos los actores y sectores que intervienen en este proceso de integración psicosocial.

Para ayudar a los refugiados es imprescindible respetar profundamente a las personas a quienes se quiere ayudar. Sería ridículo que los equipos a cargo de la reparación de los refugiados de la comunidad religiosa judía durante la segunda guerra mundial hubiesen sido nazis alemanes. O más recientemente, sin ir más lejos, si en nuestro país, Chile, hubiesen estado a cargo de la reinserción de los retornados chilenos, y/o de los torturados, personas afines a una postura de negación de que en Chile hubo una dictadura militar.

Dar testimonio de esto también es una labor de cualquier equipo de reparación «integral». Mantener un vínculo terapéutico comprometido implica una actitud éticamente no neutral (6). El vínculo terapéutico comprometido refleja la manera de enfrentar la tarea terapéutica en medio de la represión política, el holocausto palestino y la negación del mismo implementadas por el sionismo a nivel mundial. Vale decir: no contribuir a negarlo, o lo que equivale a lo mismo: el silenciamiento de la verdad histórica.

Así, es inadmisible lo siguiente, observado y vivido de forma directa en nuestro país:

- Presencia de determinado personal abiertamente ligado al sionismo y, paradójicamente, integrantes de organismos vinculados a la ONU, tales como ACNUR, y a la Institución a la que hasta la actualidad se ha derivado como un «Programa de Refugio», la Vicaría Pastoral Social. Esas personas, aparentemente amparadas y avaladas por sentirse, y de hecho ubicarse, en supuestos lugares de «poder», se permitieron el lujo de soltar expresiones arrogantes, ignorantes y/o malintencionadas como las siguientes:

a) «Ahora el pueblo palestino quiere trasladar su problema a la Comunidad Internacional».

b) «El proyecto de reasentamiento palestino en Brasil se ha visto en dificultades debido a la agresividad de los refugiados palestinos».

¿Que pasaría si estas frases se hubieran expresado hacia la comunidad religiosa judía cuando huía del holocausto? Parece que precisamente las personas encargadas de generar una matriz de opinión positiva, buscan lo opuesto al olvidar que:

- El refugiado palestino es una víctima de la violencia de la ocupación israelí. La mayoría son mujeres y niños necesitados de acogida y solidaridad. Además he observado, curiosamente, lo opuesto, que dada la dependencia que tienen estas personas de las Naciones Unidas, que intentan una equívoca reparación de la injusticia y el pecado original cometido en la partición de la Palestina histórica en 1948 cediendo al chantaje de EEUU y el gobierno de Truman y su injerencia de la época, asumen una especia de resignación e incapacidad para defender sus derechos vulnerados y la legítima reclamación del derecho de retorno a sus ciudades usurpadas.

- La integración del refugiado palestino en la sociedad es una riqueza para el país, ya que contribuye con su trabajo y su cultura al desarrollo del mismo. Ésta ha sido la experiencia real en los países de acogida desde la expulsión del pueblo palestino en 1948 por la creación del ente sionista de «Israel», donde los palestinos en el exilio se han destacado por su esfuerzo y estudios.

Además de constituir penosas e inconsecuentes palabras para funcionarios que trabajan en organismos de índole «humanitaria», donde parece ser que el olvido opera de manera óptima y funcional a sus propios intereses, es decir, a los intereses de quien es capaz de permitirse emitir tales aberraciones, estas aseveraciones frente a una concurrencia nueva y ajena al tema palestino, en Chile, inevitablemente pretendían instaurar prejuicios raciales y conllevan una carencia de elementos imprescindibles para ayudar a la elaboración de un duelo (7) en este ámbito, ya que lo anterior produce:

a) manipulación y tergiversación perversa de los hechos,

b) ocultamiento de la verdad,

c) amedrentamiento permanente,

d) falta de identificación y sanción a los responsables,

e) aislamiento y rechazo social

f) Falta de credibilidad por parte del entorno.

...

tictac...

:)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: negación y "memoricidio" d la limpieza étnica de Palestina
09 oct 2009
¿Y no se le ocurre pensar que el odio de los nazis a los judíos tiene algo que ver con la ideología racista y supremacista manifestada actualmente por el sionismo pero que forma parte de la tradición hebrea desde la época de la Torah (Antiguo Testamento) y el Talmud?

¿Por qué le endilga a los nazis el sionismo cuando los nazis fueron precisamente los peores enemigos del judaísmo?

¿Quizá porque usted mismo está "formateado" por la ideología vigente, obra de la extrema derecha judía que controla medio mundo a partir de su influencia en los EEUU y en la ONU?

Empiece a pensar, deje lo "políticamente correcto" y aténgase a la verdad. Sí, es cierto, hubo contactos entre los nazis y los sionistas, pero no porque los sionistas sean nazis, sino porque el NAZISMO SE INSPIRÓ EN EL RACISMO JUDÍO y conviertió a los alemanes en el publo elegido, justo lo contrario de lo que usted sugiere.

Pero dudo que se ponga usted a pensar. Usted no tiene cojones de pensar, se le nota un huevo que es un acomplejado que repite, casi inconscientemente, los mantras "antifascistas" de Sión. Sólo así puede parecer usted políticamente respetable...
Re: negación y "memoricidio" d la limpieza étnica de Palestina
10 oct 2009
!Vayaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

¿Y no se le ocurre pensar que el odio de los nazis a los judíos tiene algo que ver con la ideología racista y supremacista manifestada actualmente por el sionismo pero que forma parte de la tradición hebrea desde la época de la Torah (Antiguo Testamento) y el Talmud?

¿Por qué le endilga a los nazis el sionismo cuando los nazis fueron precisamente los peores enemigos del judaísmo?

¿Quizá porque usted mismo está "formateado" por la ideología vigente, obra de la extrema derecha judía que controla medio mundo a partir de su influencia en los EEUU y en la ONU?

Empiece a pensar, deje lo "políticamente correcto" y aténgase a la verdad. Sí, es cierto, hubo contactos entre los nazis y los sionistas, pero no porque los sionistas sean nazis, sino porque el NAZISMO SE INSPIRÓ EN EL RACISMO JUDÍO y convirtió a los alemanes en el pueblo elegido, justo lo contrario de lo que usted sugiere.

Pero dudo que se ponga usted a pensar. Usted no tiene cojones de pensar, se le nota un huevo que es un acomplejado que repite, casi inconscientemente, los mantras "antifascistas" de Sión. Sólo así puede parecer usted políticamente respetable...
No al islamofeixisme
11 oct 2009
Els unics nazis son Hamas, esta més que demostrat que no volen pau, únicament matar a tots els israelians.
Sindicat