Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió : indymedia : amèrica llatina : pobles i cultures vs poder i estats : guerra
Acción Urgente-09. Próxima liberación autores material de la masacre de Acteal
06 oct 2009
Compartimos nuestra acción urgente 09 ante la posible liberación de 31 personas sentenciadas como autores materiales de la masacre de Acteal e identificadas plenamente por los testigos y sobrevivientes.
También mandamos carta modelo.
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
A 5 de octubre de 2009
AU-09

Posible Liberación de 31 personas reconocidas por las víctimas como los paramilitares que cometieron la Masacre de Acteal

ACCION URGENTE

Este Centro de Derechos Humanos, ha recibido información que el 14 de octubre de este año, los Ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) deliberarán sobre las situación legal de las 31 personas que fueron sentenciadas por jueces federales como responsables de la Masacre de Acteal y que las víctimas y sobrevivientes las identifican como los autores materiales. Ante esta situación manifestamos nuestra preocupación ya que se tiene el precedente de la decisión del pasado 12 de agosto donde la SCJN resolvió poner en libertad a 20 de los sentenciados que también participación en dicha masacre, otorgándoles el amparo liso y llano, lo que significaría otro evento de denegación de justicia en este crimen de lesa humanidad.

Esta posible deliberación del SCJN pueden ir en el mismo sentido de los 20 ya liberados, es decir, centrarse en negligencias cometidas por agentes adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y que en su momento fueron avaladas por Jueces y Magistrados Federales. La liberación de las primeras 20 personas ha derivado en un clima de temor y de inseguridad en la región de los Altos de Chiapas, particularmente en las comunidades donde habitan integrantes de la Sociedad Civil Las Abejas. Clima de temor que se incrementaría de resolver la SCJN en el mismo sentido el próximo 14 de octubre. En esta ocasión, incluso podrían liberar a 5 asesinos confesos responsables de la masacre, considerados ?junto con los demás implicados- penalmente responsables de homicidio calificado, lesiones calificadas y portación de arma de fuego exclusivo del Ejército Mexicano.

Las resoluciones de la SCJN del 12 de agosto pasado, ponen en evidencia de manera contundente, que el Estado Mexicano incumplió su deber de garantizar el acceso a la justicia hacia las víctimas y sobrevivientes, dejando de observar el derecho a la verdad, justicia, reparación del daño, y medidas de no repetición, al no realizar una investigación seria y eficaz, a fin de castigar a los responsables, materiales e intelectuales y evitar la impunidad.

Riesgo inminente

Ante estas acciones de impunidad, aunada a la liberación de 20 autores materiales, este Centro teme que se reactive la violencia en contra de los miembros de la Organización Sociedad Civil Las Abejas y específicamente se realicen actos que pongan en riesgo su vida e integridad personal, por el hecho de haber sido testigos de cargo en los procesos penales internos.

Independientemente de que sea ha anunciado por el gobierno del estado de Chiapas que los agresores no retornaran a su lugar de origen, debe tenerse en cuenta que los familiares y demás miembros de su grupo continúan habitando dichas comunidades, que es precisamente donde se encuentran las armas, ya que hasta el momento el Estado no ha demostrado que haya desarticulado y desarmado a los paramilitares que continúan viviendo en el municipio de Chenalhó.

Los integrantes de la Sociedad Civil Las Abejas, tuvieron conocimiento de que las autoridades municipales de Chenalhó, han informado a los agentes municipales, que los ahora liberados emprenderán acciones en contra de los sobrevivientes y testigos de cargo en los procesos en que la SCJN concedió el amparo, debido a que han pasado más de 11 años en la cárcel.

Esta situación no ha sido considerada por el Estado mexicano quien además no tuvo la diligencia necesaria para una persecución penal adecuada y ha demostrado a lo largo de estos años, que no pone en práctica medida alguna que tienda a evitar la violencia y a reconstituir el tejido social de las comunidades indígenas de Chiapas. El ejemplo más notable de ello, es que los miembros que habitan actualmente en el campamento de desplazados conocido como Acteal, continúan en condición de desplazados de sus comunidades originarias, aunado a la presencia del Ejército Mexicano que ha contribuido al rompimiento del tejido social al igual que en otras partes del país.

En ese sentido existe un peligro inminente que pone en alta vulnerabilidad a las víctimas y sobrevivientes quienes actualmente no cuentan con ningún mecanismo de protección personal y quienes además han visto perjudicado su derecho a la justicia. Consideramos que la No liberación de las 31 personas, que los sobrevivientes ubican como sus agresores, sería la única medida a tomar para salvaguardar los derechos de las víctimas.

Cabe recordar al respecto que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) ha indicado que el Estado tiene la obligación de combatir la impunidad, por todos los medios legales disponibles, ya que ésta propicia la repetición crónica de las violaciones de los derechos humanos y la total indefensión de las víctimas y de sus familiares (Corte IDH, caso Paniagua Morales y otros, sentencia del 8 de marzo de 1998, párrafo 173).

Por lo anterior, este Centro exige lo siguiente:

1. Único: Que el gobierno mexicano, No libere a las 31 personas sentenciadas por cometer la masacre de Acteal, cuya situación legal está por resolver próximamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Antecedentes históricos

El lunes 22 de diciembre de 1997, un grupo de aproximadamente 325 personas se encontraban reunidas en la ermita de Acteal, realizando una jornada de oración y ayuno por la paz en el municipio de Chenalhó, Chiapas, México, dada la violencia desatada en la zona y los rumores de ataques por parte de los paramilitares. Dichas personas eran integrantes de la Sociedad Civil Las Abejas, en su mayoría desplazados que habían llegado al campamento de Acteal buscando refugio.

Alrededor de las once de la mañana, un grupo de hombres armados con machetes, cuchillos y armas de fuego de uso exclusivo del Ejército Mexicano, arribó a la Ermita. Dichos paramilitares rodearon la ermita y dispararon contra la gente que se encontraba afuera y en el interior, los desplazados salieron huyendo hacia la parte baja de la Ermita, escondiéndose en las zanjas y entre los árboles; sin embargo, los agresores los encontraron por el llanto de los niños y ahí mismo los masacraron.

El resultado de esta brutal agresión, fue la muerte de 49 indígenas tsotsiles (19 mujeres, 8 hombres, 14 niñas, 4 niños y 4 más que aún no nacían), y 17 personas heridas, en su mayoría menores de edad.

Favor de enviar sus llamamientos a:

Ministro Presidente Guillermo I. Ortiz Mayagoitia
Suprema Corte de Justicia de la Nación
Pino Suárez Número 2,
Colonia Centro, Delegación Cuauhtémoc,
C.P. 06065,
México, Distrito Federal.
Contacto: administrator ARROBA mail.scjn.gob.mx

Ministro Sergio Armando Valls Hernández
Suprema Corte de Justicia de la Nación
Pino Suárez Número 2,
Colonia Centro, Delegación Cuauhtémoc,
C.P. 06065,
México, Distrito Federal.
Contacto: administrator ARROBA mail.scjn.gob.mx

Lic. Felipe de Jesús Calderón Hinojosa
Presidente de la República
Residencia Oficial de los Pinos
Casa Miguel Alemán
Col. San Miguel Chapultepec,
C.P. 11850, México DF
Tel: (52.55) 2789.1100 Fax: (52.55 ) 5277.2376
Correo: felipe.calderon ARROBA presidencia.gob.mx

Dr. José Luis Soberanes Fernández
Comisión Nacional de Derechos Humanos
Periférico Sur 3469,
Col. San Jerónimo Lídice,
Delegación Magdalena Contreras,
C.P. 10200, México D.F.,
Teléfonos (55) 56 81 81 25 y 54 90 74 00, Lada sin costo 01800 715 2000
Correo Electrónico: correo ARROBA cndh.org.mx

Lic. Fenando Gómez Mont
Secretario de Gobernación
Bucareli 99, 1er. Piso, Col. Juárez,
Del. Cuauhtémoc,
C.P. 06600 México D.F.
Fax: (52.55) 50933414
Correo: secretario ARROBA segob.gob.mx

Sr. Santiago A. Cantón
Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos Correo: cidhoea at oas.org

Alberto Brunori
Rpte. de la Oficina del Alto Comisionado Para los Derechos Humanos en México
Dirección : Alejandro Dumas #165
Col. Polanco Delegación Miguel Hidalgo
C.P 11560 México D.F
Tel: + 52 (01 55) 5061-6350 Fax: 5061-6358
e-mail: oacnudh at ohchr.org

Enviar copia a:
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, A.C.
Calle Brasil 14, Barrio Méxicanos, 29240 San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
Tel: 967 6787395, 967 6787396, Fax: 967 6783548
Correo: accionurgente ARROBA frayba.org.mx
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Nombre
y dirección a quien mandas la Acción Urgente.

Lugar, fecha

Sr. (titulo función),

Manifiesto(amos) mi (nuestra) preocupación y firme rechazo ante la posibilidad de la liberación de 31 autores materiales de la masacre de Acteal por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ya que se tiene el precedente de la decisión del pasado 12 de agosto donde la SCJN resolvió poner en libertad a 20 de los sentenciados que también participación en dicha masacre, otorgándoles el amparo liso y llano, lo que significaría otro evento de denegación de justicia en este crimen de lesa humanidad.

Independientemente de que sea ha anunciado por el gobierno del estado de Chiapas que los agresores no retornaran a su lugar de origen, debe tenerse en cuenta que los familiares y demás miembros de su grupo continúan habitando dichas comunidades, que es precisamente donde se encuentran las armas, ya que hasta el momento el Estado no ha demostrado que haya desarticulado y desarmado a los paramilitares que continúan viviendo en el municipio de Chenalhó.

Los integrantes de la Sociedad Civil Las Abejas, tuvieron conocimiento de que las autoridades municipales de Chenalhó, han informado a los agentes municipales, que los ahora liberados y los posibles a excarcelar emprenderán acciones en contra de los sobrevivientes y testigos de cargo en los procesos en que la SCJN concedió el amparo, debido a que han pasado más de 11 años en la cárcel.

En ese sentido existe un peligro inminente que pone en alta vulnerabilidad a las víctimas y sobrevivientes quienes actualmente no cuentan con ningún mecanismo de protección personal y quienes además han visto perjudicado su derecho a la justicia.

El posible amparo y liberación de otros autores materiales, deja aún más en la impunidad la Masacre ocurrida el 22 de diciembre del 1997 en Acteal, donde fueron ejecutadas indiscriminadamente 49 personas, la mayoría mujeres, niños, niñas ancianas y ancianos, integrantes de la Sociedad Civil de Las Abejas.

Por la gravedad de la situación, exigimos:

1.- Único: Que el gobierno mexicano, No libere a las 31 personas sentenciadas por cometer la masacre de Acteal, cuya situación legal está por resolver próximamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Atentamente,

Nombre
Organización
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas A.C.
Calle Brasil #14, Barrio Mexicanos,
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
Código Postal: 29240
Tel +52 (967) 6787395, 6787396, 6783548
Fax +52 (967) 6783551
accionurgente ARROBA frayba.org.mx
www.frayba.org.mx

http://cmldf.lunasexta.org/files/091005_au_09_impunidad_scjn_masacre_act
http://cmldf.lunasexta.org/files/091005_carta_moedeo_AU9_Acteal.doc
Mira també:
http://cmldf.lunasexta.org/?q=node/15659
http://www.frayba.org.mx

This work is in the public domain

Comentaris

Podrían abandonar la cárcel otros 31 sentenciados por la masacre de Acteal
06 oct 2009
· Cinco paramilitares confesos, entre ellos: Frayba y Las Abejas
· El 12 de agosto pasado la Suprema Corte liberó a 20 implicados

Próximamente podrían salir libres otros 31 paramilitares, sentenciados por participar en la masacre de Acteal, Chiapas, el 22 de diciembre de 1997. Entre ellos, cinco de los asesinos confesos. Lo anterior se desprende de informaciones recibidas recientemente por la Sociedad Civil Las Abejas de Chenalhó y el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (CDHFBC).

Este último dijo haber recibido información de que el próximo 14 de octubre los ministros de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) deliberarán sobre las situación legal de 31 sentenciados como responsables de la masacre, a quienes "víctimas y sobrevivientes identifican como los autores materiales".

A su vez, integrantes de Las Abejas tuvieron conocimiento de que las autoridades municipales de Chenalhó informan a los agentes municipales "que los ahora liberados emprenderán acciones contra los sobrevivientes y testigos de cargo" en los procesos donde la SCJN concedió amparo a quienes llevan más de 11 años en prisión.

Ante esa posibilidad, el CDHFBC expresa preocupación, "ya que se tiene el precedente del 12 de agosto pasado", cuando la SCJN resolvió liberar a 20 sentenciados, también participantes en la masacre, "otorgándoles el amparo liso y llano, lo que significa otra denegación de justicia en este crimen de lesa humanidad".

La eventual deliberación del SCJN podría ir en el mismo sentido, es decir, "centrarse en negligencias cometidas por agentes adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado", avaladas en su momento por jueces y magistrados federales”. La liberación de los 20 paramilitares anteriores "ha derivado en un clima de temor e inseguridad en los Altos de Chiapas, particularmente en comunidades donde habitan integrantes de Las Abejas". En esta ocasión podrían salir cinco asesinos confesos de la masacre, considerados penalmente responsables de homicidio calificado, lesiones calificadas y portación de armas de uso exclusivo del Ejército.

Las resoluciones de la SCJN en agosto pasado pusieron en evidencia, sostiene el CDHFBC, "que el Estado mexicano incumplió su deber de garantizar el acceso a la justicia a víctimas y sobrevivientes", y no realizó "una investigación seria y eficaz, a fin de castigar a los responsables materiales e intelectuales y evitar la impunidad".

Aunque el gobierno de Chiapas asegura que los liberados no retornarán a su lugar de origen, debe considerarse que sus familiares y los demás miembros de su grupo paramilitar permanecen allí, "precisamente donde se encuentran las armas, ya que hasta el momento el Estado no ha desarticulado ni desarmado a los paramilitares en el municipio de Chenalhó".

Por lo visto, esta situación no ha sido considerada por el Estado, que además de no investigar adecuadamente, omite cualquier medida para reconstituir el tejido social de las comunidades indígenas y evitar la violencia. Esto lo ilustra el hecho de que los miembros de Las Abejas que aún habitan el campamento de desplazados conocido como Acteal, continúan fuera de sus comunidades originarias. Lo mismo puede decirse de los miles de desplazados zapatistas del municipio autónomo de Polhó.

Además, la presencia del Ejército Mexicano "ha contribuido al rompimiento del tejido social". Existe así "un peligro inminente" para los sobrevivientes. A juicio del CDHFBC, no liberar a estas 31 personas "sería la única medida para salvaguardar los derechos de las víctimas".

Cabe recordar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinó que el Estado tiene la obligación de combatir la impunidad por todos los medios legales, ya que propicia la repetición crónica de las violaciones de los derechos humanos y la total indefensión de las víctimas y de sus familiares.

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/06/index.php?section=politica&article
Acteal
06 oct 2009
Han pasado casi doce años de la matanza de Acteal, en el sudeste del estado mexicano de Chiapas. El día 22 de diciembre de 1997, cuando los miembros de la comunidad tzotzil de Las Abejas se encontraban reunidos para rezar en su humilde capilla, una construcción rústica de tablas atadas y sin pintura, noventa paramilitares del grupo Máscara Roja, expresamente transportados allí, pertrechados de armas de fuego y machetes, en un ataque que duró siete horas, dejaron en el terreno, entre hombres, niños y mujeres, algunas de ellas embarazadas, 45 muertos. La culpa de estos muertos era haber apoyado al Ejército Zapatista de Liberación Nacional. A 200 metros del lugar, un control de policía no movió un pie para ver lo que estaba pasando. Demasiado lo sabían ellos. Estuvimos en Acteal, Pilar y yo, poco tiempo después, hablamos y lloramos con algunos de los sobrevivientes que consiguieron escapar, vimos las señales de las balas en las paredes de la capilla, los sitios de las sepulturas, nos asomamos a la entrada de una cavidad en la ladera donde unas cuantas mujeres intentaron esconderse con los hijos y donde fueron asesinadas todos a golpes de machete y disparos a quemarropa. Regresamos a Acteal unos meses más tarde, el horror todavía se respiraba en el aire, pero se iba a hacer justicia.

Al final, no se ha hecho. Alegando errores de procedimiento, el Supremo Tribunal de Justicia mexicano acaba de poner en libertad a los casi veinte miembros de Máscara Roja que cumplían pena (imagínense) por posesión ilegal de armas, ignorándose deliberadamente que esas armas habían disparado y asesinado. A la media docena que todavía quedan en prisión no tardarán mucho en soltarlos también. Pero a los 45 tzotiles muertos con extrema crueldad, a esos no habrá manera de hacerlos resucitar. Hace pocos días escribí aquí que el problema de la justicia no es la justicia, sino de los jueces. Acteal es una prueba más.

http://cuaderno.josesaramago.org/2009/08/17/a


La sangre en Chiapas

Toda sangre tiene su historia. Corre sin descanso en el interior laberíntico del cuerpo y no pierde el rumbo ni el sentido, enrojece de súbito el rostro y lo empalidece huyendo de él, irrumpe bruscamente de un rasguño de la piel, se convierte en capa protectora de una herida, encharca campos de batalla y lugares de tortura, se transforma en río sobre el asfalto de una carretera. La sangre nos guía, la sangre nos levanta, con la sangre dormimos y con la sangre despertamos, con la sangre nos perdemos y salvamos, con la sangre vivemos, con la sangre morimos. Se convierte en leche y alimenta a los niños en brazos de las madres, se convierte en lágrima y llora sobre los asesinados, se convierte en revuelta y levanta un puño cerrado y un arma. La sangre se sirve de los ojos para ver, entender y juzgar, se sirve de las manos para el trabajo y para la caricia, se sirve de los pies para ir hasta donde el deber la manda. La sangre es hombre y es mujer, se cubre de luto o de fiesta, pone una flor en la cintura, y cuando toma nombres que no son los suyos es porque esos nombres pertenecen a todos los que son de la misma sangre. La sangre sabe mucho, la sangre sabe la sangre que tiene. A veces la sangre monta a caballo y fuma en pipa, a veces mira con ojos secos porque el dolor los ha secado, a veces sonríe con una boca de lejos y una sonrisa de cerca, a veces esconde la cara pero deja que el alma se muestre, a veces implora la misericordia de un muro mudo y ciego, a veces es un niño sangrando que va llevado en brazos, a veces diseña figuras vigilantes en las paredes de las casas, a veces es la mirada fija de esas figuras, a veces la atan, a veces se desata, a veces se hace gigante para subir las murallas, a veces hierve, a veces se calma, a veces es como un incendio que todo lo abrasa, a veces es una luz casi suave, un suspiro, un sueño, un descansar la cabeza en el hombro de la sangre que está al lado. Hay sangres que hasta cuando están frías queman. Esas sangres son eternas como la esperanza.

http://cuaderno.josesaramago.org/2009/08/19/la-sangre-en-chiapas
Sindicat