Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Febrer»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Accions per a Avui
16:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: corrupció i poder
La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Tras 28 años de hegemonía nacionalista, se multiplican los inquietantes síntomas de fractura en la sociedad catalana, en forma particularmente grave entre las nuevas generaciones. Sirva este texto como un mensaje en la botella, como una señal de alarma ante un silencioso proceso que apenas es mencionado por los medios de comunicación del país.
crumb50.jpg
Suele afirmarse que la juventud es el futuro de un país. En Catalunya se está produciendo una inquietante polarización social e identitaria entre la juventud trabajadora de los barrios de la periferia, de lengua castellana, y la juventud de las clases medias de los centros urbanos y de lengua catalana. Un fenómeno difícil de registrar en términos estadísticos pero que resulta perceptible para un observador mínimamente atento de la sociedad catalana.
En la etapa final del franquismo y al principio de la Transición, la oposición a la dictadura, en torno a las organizaciones de izquierda y particularmente del PSUC, fue el punto de encuentro entre los sectores más conscientes de la juventud de ambas clases sociales. Entonces, el factor identitario, aunque relevante, no ocupaba la centralidad que ha asumido actualmente. El posicionamiento ideológico en torno al vector franquismo/democracia, derecha/izquierda trazaba la frontera que, al mismo tiempo, dividía y unía a los jóvenes de los 60 y 70. La reivindicación de los derechos nacionales y la lengua catalana era asumida por amplios sectores de la juventud obrera como uno de los puntos esenciales de la lucha democrática en Catalunya. No obstante, Alfonso Carlos Comín y Juan N. García-Nieto, impulsores del grupo Cristianos por el Socialismo, observaron en 1974, a través de una encuesta sociológica realizada en Cornellà, en el corazón del área metropolitana de Barcelona, una tendencia que, con el correr de los años, se haría hegemónica.
A su juicio, el problema de la cultura catalana radica en su limitación a “un área cuyo epicentro queda totalitariamente determinado por la lengua” y cuya base social procede de “la izquierda cultural de la pequeña burguesía radicalizada, como de sectores de la burguesía catalana con menor capacidad”. En los años del desarrollismo, amplios segmentos de la clase obrera autóctona se promocionaron, abandonando el trabajo manual por funciones de supervisión y convirtiéndose en cargos de confianza de las empresas. En el otro extremo se encontraban los inmigrantes procedentes en su mayoría del sur de España en proceso de asentamiento. Frente a las tesis integracionistas que parten de la “convicción de la inferioridad del otro” y que “supone apriorísticamente que los inmigrantes no pueden aportar ninguna clase de valores propios capaces de enriquecer a la sociedad receptora”, el inmigrante joven muestra una gran capacidad de innovación y no se somete a las presiones integracionista de ésta, aunque no manifiestan ningún rechazo por la lengua y culturas catalanas. Por el contrario, se muestran abiertos a enraizarse en el nuevo país, pero al hacerlo remueven la sociedad receptora y “entre otros problemas plantean la cuestión del bilingüismo”, rechazada explícitamente por los ideólogos del entonces nuevo catalanismo. Esta situación provoca “un grave vacío histórico” que se intenta suplir recordando ritualmente las viejas reivindicaciones catalanistas.
Comín y García-Nieto apostaban por un proceso ósmosis entre los jóvenes de la vanguardia obrera y los de los sectores radicales de la pequeña burguesía, que entonces militaban en la misma organización política, a fin de crear “unos nuevos valores populares”1. La brutal crisis económica de finales de los 70, que destruyó el modelo fordista de desarrollo capitalista con sus grandes concentraciones fabriles, y el estallido del PSUC no sólo volvieron inviable este proceso, sino que iniciaron una evolución en sentido diametralmente opuesto.
Como ha señalado Josep Maria Fradera, el ascenso y consolidación del pujolismo se produjo en un contexto marcado por “la caída de las oportunidades de empleo de la clase media catalana”. El acceso a la condición de funcionario de la Generalitat se convirtió en la tabla de salvación “para unos sectores indefensos y muy vulnerables psicológicamente ante el cambio social provocado por la reestructuración del sistema productivo”. Este fue también uno de los elementos que explican la condescendencia y la débil oposición ejercida por PSC e IC al régimen pujolista, en la medida en que estas formaciones imitaron su ejemplo en las áreas de poder municipal que controlaban y que fueron cubiertas por cuadros procedentes de las clases medias.
De este modo, se produjo una curiosa inversión hegeliana de uno de los lugares comunes del imaginario del catalanismo, consistente en la contraposición de la improductiva e ineficaz burocracia castellana con el laborioso y emprendedor empresario catalán creador de riqueza, y del contraste entre el somnoliento campesino mesetario frente al despierto obrero del país. Ahora, el funcionariado devino el refugio de los retoños de las clases medias. En este marco se explica no sólo la enorme expansión burocrática de la administración autonómica, sino la adhesión de amplios estratos de la pequeña burguesía al imaginario simbólico pujolista que, al fin y al cabo, les aseguró puestos de trabajo y prestigio social.

La escuela y los medios de comunicación de la Generalitat,
TV3 y Catalunya Ràdio, jugaron un papel primordial en la difusión de los valores del nuevo catalanismo que sirvieron de argamasa ideológica a unas clases medias depauperadas y desorientadas. Se generó un esquema binario y simple que no requería grandes esfuerzos intelectuales: todo lo genuinamente catalán era positivo y superior frente al carácter negativo e inferior de todo lo proveniente del resto de España. Ello a despecho de las grandes transformaciones modernizadoras al otro lado del Ebro y al contenido aparentemente xenófobo de estos planteamientos que impregnó muchas manifestaciones de la vida pública catalana, vistiendo increíblemente los ropajes del discurso progresista. En realidad, el diferencialismo identitario actuó como un marcador o selector social de matriz clasista3, por utilizar la expresión de Jesús Royo, y como un fuerte estimulante para las pretensiones de superioridad social de unas clases medias traumatizas por la crisis.
La exigencia de catalanización o integración quizás hubiera podido ser aceptada por amplios estratos de la clase trabajadora si hubiera estado acompañada por un incremento del nivel de vida. En los 80 sucedió lo contario, la presión identitaria coincidió con un generalizado deterioro de sus condiciones de vida y de trabajo y con su invisibilidad pública.
Presión identitaria
Los años 90 significaron una profundización de la presión identitaria con la promulgación de los Decretos de Inmersión (1992) y la Ley del catalán (1998). También en esta década irrumpió en la escena política una nueva generación formada bajo la égida de la hegemonía política y cultural nacionalista.
Fueron esos los años de la refundación de ERC, que encuadró a los jóvenes de clase media cuyo referente ideológico era el independentismo, la llamada “generación independencia”. Definitivamente, el marco autonómico se percibía como una estrecha camisa de fuerza y una fase de transición en la larga marcha hacia la plena soberanía del país donde las clases medias no tendrían que rendir cuentas y compartir el poder con el gobierno español.
La clase trabajadora no es un todo homogéneo y los efectos de prolongada hegemonía nacionalista no fueron iguales para todos sus estratos. Para sus capas inferiores fue un periodo de intensa segregación y aculturación. No sólo por la magnitud del paro juvenil, el más elevado de Europa occidental, como reveló el informe Petras4, sino por la presión identitaria que les relegaba a la condición de ciudadanos de segunda mientras no renunciasen, despreciasen sus orígenes y abrazasen el credo nacionalista. Para las capas cualificadas, la llamada aristocracia obrera, se produjo un proceso de promoción, al calor de la recuperación económica. Algunos elementos de estos sectores emergentes decidieron pagar el peaje identitario que venía a culminar su ascenso social, otros por el contrario se negaron hacerlo de modo que su posición económica no se correspondió con sus expectativas de reconocimiento político y social.

Da la impresión que la Generalitat
gobierna para las clases medias, a las
que les deben sus cargos y su poder.
Los sectores políticamente conscientes de
la juventud de las clases medias de lengua
catalana seorientan mayoritariamente
hacia el independentismo radical.

Pero, incluso, los sectores remisos a la integración catalanista se hallaban en una incómoda tierra de nadie identitaria: cuando en los veranos regresaban a sus pueblos de origen les llamaban “los catalanes”, pero en Catalunya seguían siendo considerados como extranjeros, por no emplear una expresión más fuerte. Una de las manifestaciones más clamorosas de este fenómeno radica en la elevada abstención en las elecciones autonómicas en contraste con su participación en las generales, donde votan mayoritariamente al PSOE. Esta abstención dual tiene un doble significado: por un lado, mostrar que no se sienten parte de la Catalunya oficial; por otro, castigar a los partidos de izquierda sometidos al discurso nacionalista.
A mediados de la década se produjo un doble movimiento, coincidiendo con el gobierno de José María Aznar y el rearme del españolismo conservador. Sectores emergentes de la clase trabajadora, cuyos hijos habían accedido a los estudios superiores, pero también de las clases medias de lengua castellana –pues los Planes de Desarrollo franquista atrajeron hacia Catalunya a profesionales cualificados del resto del resto de España– empezaron a manifestar su rechazo hacia la hegemonía nacionalista. En efecto, los apellidos de origen español y el escaso dominio de la lengua catalana se alzaban como obstáculos insalvables para culminar su promoción social o para obtener el reconocimiento del que gozarían en otras comunidades autónomas.
Como apuntó Josep Ramoneda: “hubo en su día un pacto implícito entre nacionalistas y la izquierda tendente a garantizar que los catalanes de origen monopolizaran el ejercicio del poder político en Cataluña”; pero también social y cultural, podríamos añadir nosotros.
El éxito de Aleix Vidal-Quadras, en la etapa que ocupó la presidencia del PP catalán, la resistencia de CADECA y la Asociación por la Tolerancia a los decretos de inmersión o la impugnación del Foro Babel a la Ley del catalán marcaron los jalones de esa contestación.

Montilla y Ciutadans
La constitución del primer tripartito concitó muchas esperanzas entre estos sectores sociales. Al menos, se pensaba, se aminoraría la presión identitaria y se impulsarían medidas de corte socialdemócrata de redistribución de la riqueza, tras los 23 años de políticas económicas neoliberales de CiU. La decepción fue mayúscula. En el terreno político, la legislatura estuvo determinada por el interminable debate sobre el Estatut, en ámbito lingüístico, como ejemplifican las Oficines de Garanties Lingüístiques6 o la representación exclusiva de autores de lengua catalana en la Feria de Frankfurt, la presión identitaria no sólo no aflojó sino que se incrementó. Tampoco, en política económica y social –a excepción de la Ley de Barrios, concebida para mejorar las condiciones urbanísticas de algunos de los barrios más degradados– se apreciaron grandes cambios respecto al pujolismo. En sanidad y enseñanza incluso se aumentó el drenaje de fondos públicos hacia los centros concertados.
La gestión del primer y del segundo tripartito permite afirmar que Pujol instituyó un marco político y unas reglas de juego que los dirigentes de la izquierda catalana no estaban dispuestos a modificar. Da la impresión que la Generalitat gobierna para las clases medias, que son quienes mayoritariamente participan en los comicios autonómicos y a quienes les deben sus cargos y su poder.
El malestar provocado por la deriva nacionalista del primer tripartito precipitó la caída de Maragall y el ascenso de José Montilla, ante el temor de la dirección del PSC a una debacle electoral si el ex alcalde de Barcelona optaba a la reelección. Por primera vez, desde la reinstauración de la Generalitat, un político procedente de la inmigración accedía a la primera magistratura
del país, sobrecargada de connotaciones simbólicas para los nacionalistas, y rompiendo uno de los tabúes de la política catalana. Lo cual, dicho sea de paso, generó un enorme malestar entre los sectores más fundamentalistas, como manifestó en un tono despectivo Marta Ferrusola, esposa de Pujol y paradigma de la mujer nacionalista, al criticar que el president de la Generalitat no hubiese catalanizado su nombre de pila, o de Felip Puig, número dos de CiU, quien se mostró indignado por su pobre nivel en el uso de la lengua catalana. Ahora bien, Montilla resulta la expresión del inmigrante que ha pagado todos y cada uno de los peajes identitarios para verse aceptado en el statu quo nacionalista, cosa que no ha logrado del todo, a pesar de sus profesiones de fe catalanista. Esta impostación tampoco ha levantado demasiado entusiasmo en los sectores de la inmigración que supuestamente representa. En este sentido, sus apuros expresivos, su torpeza oratoria, sus enervantes silencios se revelan como un símbolo de las dificultades que deben arrostrar los “otros catalanes” para ser aceptados en los círculos de poder de la sociedad catalana.
El inesperado éxito de Ciutadans, que obtuvo tres diputados en los pasados comicios al Parlament de Catalunya, muestra la otra cara de la moneda. Esta formación representa a las capas de la clase media catalana de lengua castellana, como revelan los perfiles socioprofesionales de sus tres parlamentarios, todos ellos con estudios superiores. Unos estratos agraviados por los efectos de la negativa a pagar los peajes del catalanismo que les relega a una posición política y socialmente subalterna. Acaso ello explica su estrategia de situarse en el centro del espectro ideológico, con una fuerte propensión hacia el liberalismo político y hacia el nacionalismo español, alineándose con muchos de los planteamientos del PP, como pudo apreciarse en la reciente marcha por el bilingüismo celebrada en Barcelona.

Un error estratégico.
En Catalunya existe efectivamente un clamoroso vacío de representación política, pero en el espectro de los socialistas, no en el del PP, cuyo electorado ha demostrado una notable fidelidad. Así, mientras PSC obtuvo en los pasados comicios al Parlament de Catalunya 796.173 votos, PSOE consiguió en las últimas generales en el Principado 1.672.777 votos. Un fenómeno que se repite sistemáticamente en todas las elecciones celebradas en el Principado, aunque en esta ocasión la abultada diferencia, de 876.604 votos, fue más amplia a causa del voto útil de electores de ICV, incluso de ERC, para barrar el paso a Mariano Rajoy.
Sólo la constitución de una formación de no nacionalista y nítidamente de izquierdas podría colmar el vacío denunciado por Comín y García-Nieto, que ahora se ha convertido en un abismo. La polarización identitaria opera mediante el desplazamiento de las contradicciones sociales hacia el terreno identitario donde las clases dominantes imponen fácilmente sus reglas de juego. Es más, el pleito de las identidades oculta la verdadera naturaleza de las específicas condiciones de dominación social sobre la clase trabajadora
en Catalunya. En este sentido, la experiencia de Ciutadans constituye no sólo un fiasco político, pues significa un obstáculo más a vencer para la creación de una fuerza política de izquierdas y no nacionalista, sino que ha servido para legitimar el discurso hegemónico del nacionalismo burgués y pequeño-burgués.

En Catalunya se están dando las
condiciones para un choque identitario de
inquietantes e imprevisibles dimensiones.

Polarización identitaria
Desde mediados de los 90, los sectores políticamente conscientes de la juventud de las clases medias de lengua catalana se orientan mayoritariamente hacia el independentismo radical, encuadrados en un sinfín de casals independentistas y organizaciones afines. Este movimiento ha ido experimentado un notable crecimiento, como se demostró con el éxito, en las pasadas municipales, de las Candidatures d’Unitat Popular (CUP), que consiguieron representación en ciudades importantes como Mataró, Manresa, Molins de Rei, Vic, Vilafranca del Penedès o Vilanova i la Geltrú, a expensas de ERC.
El discurso de la autodenominada izquierda independentista pivota sobre posiciones próximas a
la extrema izquierda marxista en el terreno social y a la reivindicación de la soberanía de los Països Catalans con posturas muy semejantes a las de ERC, pero más radicalizadas, tanto en el plano político como en el lingüístico-cultural. Este cóctel ideológico les aleja irremediablemente de la clase trabajadora de lengua castellana, pero resulta muy atractivo para sectores de la juventud de las clases medias catalanohablantes.
Por el contrario, amplios sectores de la juventud trabajadora castellanohablante carece de organizaciones sociales y políticas análogas y se mueve en un plano de casi completa alineación y aculturación, sólo cuestionada por un creciente españolismo, fácilmente manipulable por la derecha y la extrema derecha neofascista. Este pasado verano, con motivo de la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa, miles de jóvenes de los barrios del extrarradio de toda Catalunya salieron a la calle enarbolando banderas españolas, muchas con el toro de Osborne, gritando ¡Viva España!, hasta quedarse afónicos. Se trató de un fenómeno sociológico sin precedentes
que mostró cómo las políticas asimilacionistas de la Generalitat están provocando el efecto contrario y la expansión del nacionalismo español más virulento entre amplios sectores de la juventud trabajadora. Este efecto boomerang ya había sido apreciado por algunos profesores de secundaria que habían
observado cómo sus alumnos, con sobradas competencias en lengua catalana, pues han sido educados en este idioma, se negaban a emplearla y utilizaban exclusivamente el castellano como una expresión de su rechazo a la inmersión lingüística vigente en Catalunya. La respuesta de las autoridades educativas de la Generalitat ha sido aumentar la presión lingüística, que ahora se plantea extenderse a la Universidad, lo cual a su vez incrementa la resistencia de los jóvenes castellanohablantes, en un círculo vicioso que se hace cada vez más estrecho. El discurso, aparentemente bien intencionado, de la integración de los inmigrantes, está provocando el efecto contrario; es decir, ingentes dosis de exclusión social.
Si, como decíamos al principio del artículo, la juventud es el futuro del país, en Catalunya se están dando las condiciones para un choque identitario de inquietantes e imprevisibles dimensiones.
El impacto de la inmigración extracomunitaria puede exacerbar estas tensiones en ambas polaridades –catalanista y españolista– que podrían percibirla como una amenaza a sus respectivas identidades o bien presionarla para que se alinee con una de estas opciones enfrentadas.
La responsabilidad de la izquierda catalana, sometida al discurso hegemónico del nacionalismo y renunciando a impulsar políticas económicas de redistribución de la riqueza, es muy elevada. En vez de combatir los planteamientos del nacionalismo etnolingüístico, lo han legitimado con una versión “progresista” del mismo, a años luz de un discurso genuinamente democrático y socialista. De este modo, han abandonado a su suerte a la juventud trabajadora, dejando el camino expedito para la demagogia españolista, fronteriza con la extrema derecha.
Resulta cada más urgente revertir el debate identitario hacia su auténtico epicentro social. Lamentablemente no se aprecian signos en la sociedad catalana de movimientos en
esa dirección, sino por el contrario de una creciente y peligrosa polarización!

El pleito de las identidades oculta la
verdadera naturaleza de las condiciones de
dominación social sobre la clase
trabajadora en Catalunya.

Notas
1. A.C. Comín y J.N. García Nieto. “Juventud y conciencia de clase.”
Cuadernos para el Diálogo. Madrid, 1974
2. Josep Maria Fradera. La rectificació. La tradició a la intempèrie,
Ed. Destino, Barcelona, 2006.
3. Jesús Royo. Argumentos para el bilingüismo. Ed. Montesinos,
Barcelona, 2000.
4. James Petras. Padres-hijos. Dos generaciones de trabajadores
españoles. Ajoblanco, Verano, 1996.
5. Josep Ramoneda. El País, 26 de junio de 1998.
6. Las Oficines de Garanties Lingüístiques, denominadas por sus detractores “oficinas de delación lingüística”, fueron creadas por iniciativa de ERC en febrero de 2005, durante la presidencia de Maragall. Su objetivo es fomentar el uso social del catalán y canalizar las denuncias de los ciudadanos que observen vulneraciones respecto a la legalidad vigente y a quienes la Generalitat garantiza la confidencialidad. Estas denuncias, por ejemplo sobre la rotulación en catalán en los comercios, han servido para sancionar a algunos establecimientos.

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Aquest text no l´entenc... què és molt demanar que s´escrigui en català a IMCBarcelona?
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
IMC Barcelona admet el català, el castellà, l'anglès i l'esperanto. Si ets usuari de la pàgina fa temps que ho deus saber.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Y el autor de todo este estudio tan sesudo como se explica que los independentistas catalanes hayan hecho Presidente con sus votos a un inmigrante andaluz cuando podrían haver optado y de, hecho, aun pueden optar, por hacer Presidente a uno de CIU que representaría mejor a " las supuestas clases medias catalanohablantes"??? Y este estudio tan sesudo tampoco tiene en cuenta el factor "los nuevos ricos hijos de la inmigración de los años 60" que se han hecho de oro después de años de construcción y especulación inmobiliaria y que parece que se decantan por el PP y en el discurso del "yo soy español, si no hay trabajo, moros fuera". ¿Será que los castellano-hablantes oprimen a los trabajadores árabes?
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
"el viejo topo", 30 anys al servei del sistema capitalista espanyol amb verborrea comunista. Des que donaven premis a Jimenez Losantos a articles tan patètics com aquest, les seves fal·làcies ja només provoquen rialles.

Segons ells la culpa de l'alienació de bona part de la joventut és l'existència de la nació catalana, com si a la resta de l'Estat el fenòmen no fos igual o major.

El culpable és el règim neofranquista i el pensament únic promogut pels mitjans del sistema (entre ells el viejo topo, per descomptat) el que vol fer creure a les classes treballadores que l'enemic no és l'Estat i el Capital, sinó "los nacionalismos"
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Si el viejo topo "està al servei del capitalisme" (!!!!!!!??????), per aquesta regla de tres, "el temps" és una filial de la CIA i "el punt" una versió en català de "el alcázar".

Molt de difamar sense saber ni llegir (per cert un bon article però crec que de fa ja uns anys, de poc abans de què Montilla fos president)
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Deu ni do...

Ciutadans, estudios superiores... classe mitja?
Apali viejo topo, como se nota que no ves nada!

Salut.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
jo no crec que ni el Viejo Topo estigui al servei del capital ni tampoc que el jovent estigui manipulat pel nacional socialisme. per favor, el Viejo Topo és una publicació que em sembla molt respectable. no soporto els fanatismes de cap tipus ni nacionalistes (espanyols o sobiranistes), ni religiosos ni de cap mena. serietat i consciència. ni C's ni NS ni res, anticapitalistes!
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
efectivament l'article és del 1998. perdem el temps fent comentaris a indymedia i no ens dediquem a coses constructives. quines ganes d buscar merder. per cert, no embruteu el nom de la bona revista 'el Viejo Topo' amb desqualificacions barates. Si no us agrada l'article és un altre tema.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
i perquè hem de ser seriosos?
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Si l´article és de 1998 vol dir que l´erudit autor ha fallat en totes les seves prediccions. És més, el país està integrant a 2 milions de nous ciutadans i els seus fills van a l´escola i aprenen català i en català sense cap inconvenient, sense que hagi passat el que aquest senyor pronosticava o el que ha passat en molts països europeus en una situació similar, l´aparició del racisme a gran escala. Només cal mirar que passa al nostre llevant, a la Itàlia de Berlusconi, o al nostre nord, a la França de Sarkozy.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Disculpeu, companys, però jo diria que l'article és del 2005 quan Montilla no era encara president sinó "presidenciable" (la data de 1998 surt en una nota alusiva a un article de J. Ramoneda).

A mi, en un panorama editorial als quioscs, durant dècades en què sols hi havia "el Papus" en pla satíric, el Ajoblanco (i cada cop es va tornar més "tou") i "El Viejo Topo" com a gairebé úniques publicacions periòdiques radicals, quan no hi havia Internet, etc., que surti un ninyato (no pot ser altra cosa que un ninyato) a desqualificar-la, em senta com una patada als collons.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Doncs espero que et faci mal per bona estona la patada del ninyato als teus sants collons, com si m´importé gaire si l´article és de 1998 o de 2005.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
Doncs jo, soc més cortès, i sols espero que una benigna necrosi als ous tel's desintegri i no et facin mal ni bé. Com si a mi m'importés la nació catalana, el pessebre muntat al voltant de tots els nacionalismes ni els problemes d'acné ni de necrosi cerebral de cap ninyato.
Re: La juventud catalana se polariza
12 set 2009
us convido a que no perdeu el temps amb debats estèrils, que no crec representin els moviments socials. la gent que reiteradament comentem aquí no representem ni molt menys la totalitat dls moviments i el bo és q es creen falses opinions i mites. la mateixa gent comentant any rere any -crec- adolescents o daltres amb adolescència tardana i pixatinters esquerranistes varis.
no soc ni molt menys fanàtic nacionalista de cap tipus ni vull tenir l'independentisme com a pal de paller de la meva lluita. ara bé tampoc em vull apropar a aquells que fan del motiu principal de la seva lluita l'anti-nacionalisme -des de postures ciutadanistes (més o menys liberals o més o menys socialistes, socialdemòcrates o altres) o altres que tenen conceptes patriòtics socialistes, que no nacionalistes, o d'altres que també.
és cert, crec que caldrien més anàlisis rigorosos i no pamflets, però això en tots els àmbits i no només independentistes, en general, però tampoc sé fins a quin punt -no només a indymedia, que és bo recordar no és l'únic mitjà alternatiu -per bé-. crec que hauríem de reflexionar més abans d'atacar-nos els uns els altres, uns que si reformistes, uns que si nacionalistes, etc. a mi me la bufa tot plegat jeje i aprendre a comunicar-nos millor i no fer com si els fòrums d'indymedia fossin un xat. a la merda el missengir i el feisbuc. jo també crec q no estan al mateix nivell una calçotada juvenil o un concert punkarra q un anàlisi polític, però tampoc crec q això sigui molt negatiu. si és el que passa a BARCELONA!! i és el que hi ha doncs ja està. jo tampoc sóc un gran defensor del nacionalisme, però prefereixo no cridar l'atenció per, com he dit, no aproximar-me a daltres corrents. tot i que entenc aquest debat, crec que no és massa productiu.

visca indymedia i els mitjans alternatius! visca la IV internacional!

[missatge escrit sense pensar massa i senses ser rellegit, com la majoria dels que posem aquí]
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
pregunto, algú es llegeix els textos abans de comentar? com pot ser del 98 si parla en passat de l'elecció de montilla. pel de dalt, parla també dels Ciutadans i exposa clarament que s'alineen amb el nacionalisme espanyol (cosa que si més no ja implica que lautor discrepa de l'antinacionalisme català i espanyolista.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
pel que fa referència a fer el joc a opcions de dretes, de ciutadanistes socialistes crec que no nhi ha, com a molt ciutadanistes socialdemòcrates o a favor en el millor dels casos d'una democràcia més participativa. el problema rau en que la majoria es situen com a molt a la centre esquerre, quan no centre-dreta. o sigui, molta ambiguetat. http://www.ciudadanismo.es/ o veure organitzacions com C's (amb una suposada oposició interna a l'anti-nacionalisme imperant al seu partit) o Alternativa Ciudadana Progresista, a diferència daltres netament nacionalsites com UPyD o d'extrema dreta com PxC o encara més singulars MSR, patriotes socialistes.

Doncs bé, el problema de tots aquests grupuscles populistes, al meu parer és que no qüestionen els el capitalisme, ni el model de mercat, ni molt menys la propietat privada.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
http://www.cntvalladolid.es/spip.php?article239
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
penso que l'article no està pas malament, però cal dir que una revista no ha de coincidir necesariament i de forma absoluta amb l'opinió de tots els autors o entrevistats que hi puguin haver escrit. pel que gosa afirmar que està al servei del capitalisme el convido a lligir-ne articles per veure que no és així en absolut


http://www.elviejotopo.com
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
l'article te vuit mesos.
aci vos podeu descarregar el PDF original:
http://www.elviejotopo.com/web/archivo_revista.php?arch=1158.pdf
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
no cal llegir res que sigui sospitos d'espanyolisme, amb la pudor que fa deseguida ens podem adonar.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
Tu debes ser de Karcelona. Pero deberias saber que la sociedad catalana no se limita exclusivamente al area metropolitana de barcelona (que por cierto, pese a la polarizacion es la que hace presidente al PSOE), y fuera de tal area creo que la realidad es muy distinta.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
el text està plé de cagades, falsetats i una notable falta de coneixement del tema i l'indret.
Només cal veure el començament on es redueix catalunya a bcn i rodalies, explicat en forma de tópics en versió facilona l'estructura social ja no de 7 milions sino de 4.5. I a sobre amb generalitzacions insultants del tipus "español=obrero" "catalan=burgesia".
Només em queda que agrair-li a l'autor que no fomenti el racisme i la catalanofóbia, que tal i com recomana, a partir d'ara, per tal d'integrar els nouvinguts, deixaré de xerrar-lis en llengua catalana, així evitarem la seva exclusió social. I gràcies per informar-me que si parlo català ja no tinc que buscar feina malpagades pq ara resulta que pertanyo a la burgesia de classe mitja.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
als pobles és diferent la cosa?
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
Aquest text és bastant reprobable des d'un punt de vista marxista. Ja que basa el seu anàlisi en dogmes, que a més a més són bastant arcaics. Em refereixo a les teories que l'exmilitant del Psuc i posterior "padre de la constitución" (va acabar la seva trajectòria política fent de senador del Psoe) Jordi Solé Tura va fer en un llibre on argumentava que la llengua catalana era la llengua de la burgesia i el castellà de la classe obrera radicada sobretot a l'àrea metropolitana. Quan no és veritat que als Països Catalans no hi hagi classe obrera catalanoparalant. A més a més aquest anàlisi parteix d'un pensament completament reduccionista, com és la unitat cultural de l'estat Espanyol més enllà de la realitat purament institucional, cosa més que dubtable. Però aquest anàlisi encara que enfoca un fet concret no difereix en absolut en el discurs nacionalista espanyol (i per tant opressor) del PCE, hi ha un text interessant al respecte de l'Iñaki Gil de San Vicente. Una pregunta concreta: perquè en el text no s'analitza el procés migratori de caràcter econòmic que al implicar poblacions forànees (bàsicament andaluses i extremenyes) tenen un impacte cultural sobre un territori ocupat i amb una cultura i una llengua minoritzada?

Xalut
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
El Viejo topo és una revista transformadora i molt crítica, però també és plural, d'aquí que aquesta PORQUERIA d'article (pq d'estudi no en tés res) també s'hagi publicat.

La consciència de classe fa anys que es va perdre i va ser per la deriva nacional del socialisme democràtic en la II Guerra Mundial.

I el PSUC era molt catalanista i molt integrador i tenia ben clara la defensa de la cultura i la llengua catalana. I això no és ser ni nazi, ni independentista, ni nacionalista, etc. Al cap i a la fi són burdes etiquetes.

A mi el debat nacional me la reventa bastant però no soporto que el nacionalisme d'estat es cregui "no nacionalista" i el perifèric que se suposa "resistent a la homogeneïtzació" i per tant a la pèrdua de la riquesa cultural del país; se'l consideri "excloent" i l'únic nacionalisme existent. Altre debat seria parlar de la burgesia catalana i l'ús dels esquemes nacionals pels seus interessos de classe.
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
pel que es veu aquest home pertany a Alternativa Ciudadana Progresista, "ciutadanisme socialista"
Re: La juventud catalana se polariza
13 set 2009
no és que estigui d'acord amb el modus operandi del sucial ni molt menys, però no entenc pq li borreu el seu post -que no és de massa qualitat- però això serà el conte de mai acabar si el torna a publicar. si no es fes tan rebombori el "text" passaria com tants altres
Re: La juventud catalana se polariza
14 set 2009
Ostia! Realmente el ilustre Santamaria, faro de occidente ha dado en el clavo. La desestructuración de la conciencia de clase de la clase obrera, su desarraigo y filitreo con posiciones de derecha racista no tiene su orígen en los cambios sociales y de consumo, en la traición eurocomunista y social liberal, en la caída del bloque soviético, en la expansión de la economía de servicios... NO! todo es debido a que en una pequeño país (el autor diría región...) unos señores nacionalistas, junto con sus acólitos del PSOE, ICV-EUIA y ERC (algo así como el 90% del electorado) llevan oprimiendo a una clase obrera castellanohablante... Por favor! has salido alguna vez de tu raval chupiguay, bastardo? Te has dado una vuelta por 9barris, la verneda, etc.? te has dado cuenta que quien más se ha beneficiado del período de capitalismo neoliberal abosluto que se vive desde 1996 es este estrato social del que hablas? Nuevos ricos con capacidad de consumo y acitutdes protoautoritarias de tengo dinero y hago lo que quiero? Esta supueata clase media, profesional y/o funcionaria no ha gozado de las mieles del paraíso neoliberal.
cada vez lo veo más claro, hay un sector de gente fracasada e incapaz que culpa de su fracaso el llevar toda una vida en estse país y no saber defenderse en su lengua propia. Si tan moderno es madrid y Segovia, porque no os buscais el futuro ahí? No hablamos la lengua universal? O ves a Los angeles a fregar platos de ilegal, pallaso!
Des de la guineueta, donde la clase obrera va en mercedes!
Re: La juventud catalana se polariza
14 set 2009
es diu banlieu
Re: La juventud catalana se polariza
14 set 2009
el texto tiene partes ciertas y partes que distan un poco de la realidad como bién dice Joan Gil y la Bainleu
Re: La juventud catalana se polariza
14 set 2009
per Joan Gil:
resulta patetico ver en lo que se han convertido la tercera generación de estalos-catalufos.
De agentes de la GPU a las ordenes de Stalin, asesinando 'opositores', saboteando revoluciones, 'fent pinya' con el ala mas reaccionaria del catalanismo a patética izquierda-pija que de izquierda solo tiene el nombre y que basicamente aspira a pillar poder, buenos sueldos y poltrona a cargo del contribuyente... Igualicos que los del PP solo que con discurso marxistoide.
¡Si Comorera, Comin o Lopez Raimundo levantaran la cabeza!
Re: La juventud catalana se polariza
15 set 2009
a les imatges de la cantada als segadors d'enguany els de CiU portaven un grupillo d'immigrants extracomunitaris amb banderes de CiU. Em pregunto quant els deurien haver pagat.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more