Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: sense clasificar
Se va Bush y asume el primer presidente negro
13 des 2008
La derrota del candidato de Bush en las elecciones norteamericanas y el triunfo de Obama, el primer presidente negro, marcan algo mucho más profundo que un mero recambio electoral. La caída de Bush es la caída del proyecto político, económico y militar imperialista de ânuevo orden mundialâ?, derrotado por una rebelión mundial de trabajadores y pueblos oprimidos. El crack económico es una de sus directas consecuencias.
Esta caída de Bush no significa que desapareció el imperialismo, ni mucho menos. Como ya lo indican los primeros pasos del presidente electo Barack Obama, apoyando el salvataje a los bancos y el nombramiento de economistas ligados a multinacionales y banqueros en su futuro gabinete, no llegó al gobierno un representante de los trabajadores y oprimidos. Obama es también un presidente imperialista. Pero en un marco mundial distinto, de crisis y debilitamiento del imperialismo yanqui y de todo el sistema imperialista.

Derrota en Irak y Afganistán

Hace unos días fueron destruidos 100 camiones en Pakistán con suministros para las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en el vecino Afganistán. Es otro hecho que muestra el total descontrol militar. Después de la caída del dictador Musharraf, amigo de Bush, la crisis del régimen pakistaní no se cierra y no controla las regiones montañosas vecinas a Afganistán. Por otro lado, en este país, ocupado desde el año 2000, según recientes informes del diario El País, de España, la resistencia tiene una fuerte presencia en un 72% del territorio.

En Irak, dice Bush que âestá cerca la victoriaâ? para las tropas ocupantes. Pero la realidad es opuesta. Los yanquis tuvieron que ir cediendo el control de grandes sectores del país, pactando con caudillos locales. Permanentemente hay grandes movilizaciones populares exigiendo que se retiren ya los invasores. El propio gobierno títere, tuvo que mostrar cierta independencia para no caer. En una negociación que duró dos meses, se acordó que los yanquis se retiran del país en 2011, pero que en 2009 se tienen que retirar de las ciudades.

La realidad es que los yanquis están sufriendo la segunda derrota militar en su historia (la primera fue en Vietnam). Y que sólo el colaboracionismo de las direcciones burguesas iraquíes y acuerdos semipúblicos con Irán, le evitaron hasta ahora tener que salir corriendo. Su objetivo actual es la retirada pactada y más o menos en orden.

Esta derrota es global en Asia central y occidental. El intento de extender la OTAN a Georgia terminó en un descalabro para el régimen georgiano, aliado de Bush, que fue derrotado militarmente por Rusia, sin que Estados Unidos pudiera hacer otra cosa que un pataleo diplomático. Su aliado israelí no pudo doblegar a los heroicos palestinos en Gaza. En Líbano fracasó el intento de desarmar a la milicia de Hezbolá. Y el plan de golpear a Irán terminó en un pedido de ayuda para controlar a Irak.

Descalabro en América Latina

En Latinoamérica las cosas no le fueron mucho mejor a Bush y su pandilla. Uribe, el pequeño títere de Bush, empezó el año masacrando gente y provocando a Venezuela y Ecuador. Termina con una crisis creciente, con huelgas de trabajadores y acusaciones de corrupción que le pegan cada vez más cerca.

El intento golpista y de autonomizar a Santa Cruz en Bolivia, alentado por el embajador yanqui Phillip Goldberg, terminó en un completo descalabro, con Goldberg y el embajador de Estados Unidos en Venezuela expulsados de ambos paises y con decenas de miles de indígenas campesinos indígenas cercando a Santa Cruz, la capital de los golpistas. Sólo la acción de Lula de Brasil y demás países de UNASUR y la propia política reformista de Evo Morales, salvó a los golpistas proyanquis de una derrota aún mayor. E impidió que la movilización de las masas barriera a los fascistas.

Alan García, el otro gobierno más afín a la política yanqui, es asediado por crecientes protestas populares que amenazan con tumbarlo. Pese al publicitado despliegue de la IV flota, el poder yanqui en América Latina disminuyó notablemente, y reveló incapacidad para contener las rebeliones populares.

¿A qué viene Obama?

Estas derrotas, producto de la resistencia obrera y popular a nivel mundial, se combinaron con el crack económico. En Estados Unidos se está produciendo el inicio de lo que puede ser una revolución en la consciencia popular. El 74% está contra la guerra y por el retiro de tropas de Irak. Pero además, gran parte de la población comienza a odiar a los banqueros y multimillonarios a los que comienzan a ver como lo que son realmente: ladrones, explotadores, estafadores. Este descontento popular se expresó masivamente como presión sobre los diputados para que no aprobaran el paquete de rescate a los bancos que perdió su primera votación en el Congreso.

Este estado de ánimo popular, puede ser el preludio de grandes movilizaciones ante la realidad de que la crisis se la van a hacer pagar a los pobres y trabajadores del mundo, también de Estados Unidos.

En este contexto, la elección de Obama fue una sorpresa, sólo explicable por la propia crisis. Repentinamente las barreras seculares del racismo caen para gran parte de la población que vota a un hombre âde colorâ? porque cree que está más cerca de la gente común, trabajadora y del cambio que necesitan. Tenía la aureola además de haberse opuesto a la invasión de Irak (aunque después votó por los presupuestos de guerra que propuso Bush).

Los primeros pasos confirman que Obama es un político del imperialismo. Confirmó a Robert Gates, heredado de Bush, como jefe del Pentágono (ministro de Defensa) y a Robert Rubin, ex secretario del Tesoro y ex directivo del Citigroup, en economía, entre otros belicistas y hombres de Wall Street. Indudablemente la crisis y derrota imperialista, obligará a Obama a algunos cambios en su discurso y política. Pero en lo esencial seguirá defendiendo los mismos intereses de los multimillonarios imperialistas.

El imperialismo no se caerá solo

El imperialismo en crisis no se va a caer solo. Buscará la forma de hacernos pagar la crisis a los trabajadores y pueblos del mundo.

Habrá que derrotarlo para impedirlo. Para esto hay que comprender que se han debilitado. Tenemos que derrotar a todos sus sirvientes (...) que pretenden que la crisis la paguemos nosotros. Para eso tenemos que formar nuestras propias expresiones políticas y de lucha, echando a los burócratas traidores, y unirnos cada vez más a los trabajadores y pueblos latinoamericanos, a los trabajadores de Europa y a los de Estados Unidos que comiencen a luchar. Empezar a transitar ese camino es el desafío del 2009.
Mira també:
http://uit-ci.org/modules/news/article.php?storyid=566

This work is in the public domain
Colera camping CNT