Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
[Palestina] Algo empieza a cambiar
05 des 2008
Sergio Yahni, The Alternative Information Center
La comunidad internacional prefiere no tratar los cinco temas que fueron delegados a las negociaciones finales por los Acuerdos de Oslo, y que nunca llegaron a negociarse. Estos cinco temas, que son el núcleo de la crisis en palestina, tienen referencia directa en la ley internacional, y son el establecimiento de un Estado Palestino, Jerusalén, las colonias israelíes en Cisjordania, las fronteras a las cuales se retirara Israel y el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

Mientras tanto, las instituciones políticas y periodísticas internacionales presentan una versión despolitizada de las reivindicaciones palestinas, excluyen las referencias a la ley internacional y favorecen temáticas relacionadas a aliviar la crisis humanitaria o a promover la construcción de una cultura de paz.

No hay nada malo en los esfuerzos para aliviar la crisis humanitaria que sufre la población palestina. Pero la ayuda humanitaria, que no alivia la situación de la población palestina, contribuye a reducir los costos de la ocupación israelí. Si la comunidad internacional obligara a Israel a cumplir con sus obligaciones como poder ocupante seriamos testigos de una mejora significante en la situación humanitaria en Palestina. De acuerdo a la ley internacional y al dictamen de la corte internacional de justicia del 9 de julio del 2004, Israel tendría que derrumbar el muro que ha construido en Cisjordania, desmantelar las colonias en los territorios palestinos ocupados y levantar los bloqueos de carreteras.

Tampoco tiene nada de malo promover la cultura de paz y el dialogo israelí-palestino. Pero, para que el dialogo palestino-israelí sea fructífero este tendría como precondición un acuerdo sobre los cinco temas que fueron dejados de lado por los Acuerdos de Oslo. O sea, un diálogo de posconflicto como el que se llevo acabo en Sudáfrica. Otro diálogo posible podría ser la coordinación en la lucha para que se resuelvan aquellos cinco puntos.

Para que el diálogo sea real, tiene que transformar las relaciones de fuerza existentes entre Israel y el pueblo palestino, porqué sino se trata de un diálogo que reproduce el discurso oficial negando el papel constructivo que podría tener la sociedad civil en la resolución del conflicto.

La contradicción de las voces oficiales de la comunidad internacional es obvia. Para poder conseguir sus objetivos humanitarios y promover una cultura de paz, la comunidad internacional precisa resolución política. Pero los objetivos humanitarios y de construcción de una cultura de paz son para la comunidad internacional una manera de evadir el tratamiento político que requiere la resolución del conflicto.

No obstante empezamos a ver ya un cambio en la actitud de la comunidad internacional frente al conflicto en palestina. En menos de un mes somos testigos de dos eventos de mayor importancia en el ambito internacional.

El primero fue un encuentro de representantes de la sociedad civil palestina, israelí e internacional que se celebró en Bilbao durante el 29, 30 y 31 de octubre de este año. En ese encuentro se trataron estrategias de la sociedad civil para imponer a Israel el cumplimiento de la ley internacional. En el encuentro de Bilbao, organizado conjuntamente por la red vasca Mewando y por organizaciones israelíes y palestinas, se elaboró un documento que resalta tanto porque llama a una campaña en base a los derechos del pueblo palestino y no en base a las formas de resolver el conflicto, sinó también porque adopta el método de boicot, desinversiones y sanciones como forma de presionar a Israel a respetar tales derechos.

El hecho de que el encuentro de Bilbao trate de los derechos del pueblo palestino y no de una fórmula para la resolución del conflicto no puede ser subestimada. Desde 1991 la comunidad internacional ha fracasado en resolver el conflicto en palestina dando prioridad a una resolución política del conflicto y sacrificando los derechos del pueblo palestino.

En Bilbao se ha invertido, o subvertido, esta fórmula dando prioridad a la cuestión de derechos. Esto permite a la sociedad civil retomar su papel de defensora de los derechos básicos del pueblo palestino dejando de ser promotora de soluciones políticas.

Es más, la defensa de los derechos rompe la reproducción de relaciones de fuerza generada en la sociedad política que lleva el proceso de paz de fracaso en fracaso. De por sí, esta ruptura permite relanzar el diálogo palestino-israelí generando nuevas formas de solidaridad.

De igual importancia es el hecho que en el encuentro de Bilbao se haya propuesto una agenda de acción llamando al boicot, las desinverciones y sanciones de Israel. Esta agenda permite la participación de la sociedad civil organizada en el proceso de cambio. En los últimos 17 años la comunidad diplomática capitalizo el proceso de resolución del conflicto marginando a la sociedad civil o relegándola a apoyar procesos ya consumados. En Bilbao se ha subvertido esa fórmula abriendo una puerta para la participación democrática. Ya no se trata de dejar que diplomáticos de carrera intenten de solucionar el conflicto en palestina sacrificando los derechos del pueblo palestino, sino en transformar a los derechos del pueblo palestino en una cuestión pública y transparente.

El segundo evento de importancia ocurrió el 24 de noviembre en las Naciones Unidas. En su discurso frente a la asamblea general de la ONU, Miguel d'Escoto Brockmann, llamó a la organización internacional a apoyar las iniciativas de boicot, desinversiones y sanciones generadas en la sociedad civil.

El discurso de Brockmann crea nuevas alianzas entre este organismo y la comunidad internacional en base al derecho internacional y a las metodologías necesarias para imponerlo. Tal alianza es necesaria como alternativa frente al fracaso de la comunidad diplomática en resolver el conflicto y defender el derecho de las personas.

Tanto el encuentro en Bilbao como el discurso del secretario de la asamblea general de la ONU demuestran que algo empieza a cambiar. Que ha llegado el momento en el cual la comunidad internacional puede y tiene que tomar las riendas para defender los derechos del pueblo palestino sin aceptar el chantaje diplomático constante de Israel. Es más, la formación de nuevas alianzas dentro de la sociedad civil y entre la sociedad civil y los organismos internacionales abren la posibilidad de imponer un nuevo respeto al derecho internacional.

Finalmente, en base al derecho podremos reabrir un diálogo fructífero y duradero entre la sociedad civil palestina e Israel. Queda todavía mucho que hacer, pero algo empieza a cambiar y eso es bueno.
Mira també:
http://www.palestina.cat

This work is in the public domain

Comentaris

Gaza gobernada per l'extremisme islàmic
05 des 2008
No és pot pretendre cambiar res a Palestina amb els terroristes islàmics de Hamas al govern.

S'ha de respectar que hagin sigut escollits, però que no ploring quan no hi ha pau per culpa seva.
Re: [Palestina] Algo empieza a cambiar
06 des 2008
No serà només pels palestins/es que no hi ha pau, no?... el mur de la vergonya, chek points,colons ultres...
No és tant fàcil.
Re: [Palestina] Algo empieza a cambiar
09 des 2008
Joan, com pots dir que Hamas son terroristes?...visca l'extrema esquerra

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat